Cuando tienes que elegir el nombre de tu bebé,  te enfrentas a una de las tareas más difíciles. En primer lugar, porque la persona implicada no puede formar parte de esta decisión y debemos hacerlo por ella. La responsabilidad es tan grande que hemos de ser plenamente conscientes de ello y estar seguros y convencidos de que la opción que vamos a elegir es la opción con la que nuestros hijos vayan a estar a gusto.

Son varios los factores a tener en cuenta a la hora de elegir el nombre del bebé. Hay quien sabe cómo llamará a sus hijos desde mucho antes de tenerlos. Si perteneces a este grupo, si lo tienes claro, si siempre has sabido cómo se llamaría tu niña o tu niño y nadie pone objeciones estás de suerte, porque te has quitado una de las preocupaciones más difíciles de encima. En caso contrario, vamos a darte una serie de consejos para que elegir el nombre de bebé y que no te resulte una labor tediosa.
Piensa que el nombre es algo que acompañará al bebé durante toda su vida FUENTE: pixabay.com

Piensa que el nombre es algo que acompañará al bebé durante toda su vida
FUENTE: pixabay.com

Vivimos en una sociedad en que todo el mundo opina acerca de todo y cuando hay un niño en camino mucho más. Padres, abuelos, tíos, amigos que han sido padres… todo el que ha pasado por la experiencia de la maternidad y de la paternidad tiende a pensar que sabe todo lo que hay que saber y que ha de compartir su sabiduría con el resto del mundo. Esto puede ser útil en ocasiones, y un auténtico suplicio en otras.
Así que, para elegir el nombre de tu bebé, lo mejor es que, en primer lugar, pidas consejo si lo necesitas, pero no te dejes apabullar por las recomendaciones de otras personas. Elegir nombre de bebé es un tema en que casi todo el mundo cree tener derecho a opinar y es muy probable que sea una de las primeras cosas de las que te hablen cuando anuncies que esperas un hijo. No te dejes impresionar y mucho menos quieras atender las peticiones de todo el mundo, porque es imposible darle con el gusto a todo el mundo. Bueno, quizás es posible, pero es muy difícil.

La decisión de qué nombre de bebé elegir es algo que ha de concernir a los padres de la criatura y aunque los consejos y sugerencias del entorno pueden estar bien no has de sentirte coaccionado por ellos. Si varias personas sugieren un nombre que a ti no te gusta no te preocupes, olvídalo y sigue buscando.

De hecho, en ocasiones resulta de lo más complicado que los padres del bebé se pongan de acuerdo en un nombre. Imagina si se necesita más consenso. Es normal que a los miembros de la pareja les gusten distintos nombres, incluso que detesten el elegido por la otra parte. Es entonces cuando uno de los dos ha de ceder o se inicia la búsqueda de un nombre de bebé de común acuerdo.

Y sabiendo que no hay que dejarnos influenciar por el entorno está bien prestar atención a aquellas sugerencias que realmente te gusten, especialmente si estás indeciso y no hay acuerdo en la pareja. Apunta aquellos nombres que te gusten y crees que pueden encajar con tu bebé para hacer una criba posterior.

Una vez que tengas varias opciones hay algunas consideraciones que es recomendable tener en cuenta. Ya comentamos que el nombre de un niño o una niña es algo que le acompañará durante toda su vida, por lo que no hay que fijarse en el momento actual, sino pensar en años vista, en el futuro.

Así que si eres un gran aficionado de “Juego de Tronos” y te mueres por llamar a tu niña Arya o Daenerys piensa que cuando la criatura tenga 45 años nadie se acordará de la serie, mucho menos de los libros, e igual no se siente cómoda con él. Las series son fuente de inspiración para elegir nombres, pero hay que tener cuidado con ellas.

Cuando elijas el nombre de tu bebé, encárgale un chupete personalizado FUENTE: chupetitos.com

Cuando elijas el nombre de tu bebé, encárgale un chupete personalizado
FUENTE: chupetitos.com

Algo que también te puede ayudar es pensar en los apellidos que van a acompañar al nombre. Si tenemos un apellido raro o que pueda dar juego a bromas, cuidado con el nombre que ponemos delante. Asimismo, si tenemos apellidos más bien largos, es recomendable escoger un nombre corto y, si tenemos un apellido corto, un nombre largo puede quedar bien. Evita las rimas fáciles entre nombre y apellido como, por ejemplo, Ramón Redón.

Y, sobre todo, no olvides que el nombre que pongas a tu hijo o hija puede influir en su personalidad. Por tanto, procura no ponerle un nombre de tendencia pasajera ni muy extraño. ¡Ah! Y ya sabes… una vez hayas elegido el nombre de tu bebé, acuérdate de comprarle un chupete personalizado que haga saber a todo el mundo cómo se llama y lo bonito que es, finalmente, su nombre. ;-)

Se acerca, poco a poco, el día de Halloween, de las brujas y los fantasmas y para los bebés de la casa es una fiesta llena de diversión y creatividad. En nuestro país, conforme han ido pasando los años, son cada vez más las personas que se apuntan a celebrar Halloween y a pasar unos días divertidos con los niños. Seguro que ya tienes pensando el disfraz para tu pequeño pero, ¿sabías que también puedes comprarle unos chupetes de Halloween y, además, personalizarlos con su nombre?

Para que tu bebé esté listo en la gran noche de Halloween, te hemos preparado una selección de chupetes de Halloween  con diferentes motivos: una bruja, una tela de araña, un murciélago y una calabaza. Todos ellos para celebrar una de las noches más terroríficas del año. ¿Te animas ?

Te los vamos a mostrar uno a uno.

1.- Chupete Halloween tela de araña: Si caes en su red que sea porque te gusta de verdad.

Chupete Halloween tela de araña FUENTE: chupetitos.com

Chupete Halloween tela de araña
FUENTE: chupetitos.com

2.-Chupete Halloween brujaUn chupete con una bruja buena y muy traviesa encima de la escoba y que nunca deja de volar.

Chupete Halloween bruja color naranja FUENTE: chupetitos.com

Chupete Halloween bruja color naranja
FUENTE: chupetitos.com

3.- Chupete Halloween calabaza: El básico por antonomasia. Uno de los elementos clave de la fiesta. Su color naranja junto con el negro del dibujo de la calabaza lo convierten en el chupete de Halloween más demandado de la fiesta.

Chupete Halloween calabaza FUENTE: chupetitos.com

Chupete Halloween calabaza
FUENTE: chupetitos.com

4.- Chupete Halloween murciélagos: con sus alitas  le darán el toque simpático al disfraz de los pequeños.

Chupete Halloween pareja de murciélagos negro FUENTE: chupetitos.com

Chupete Halloween pareja de murciélagos negro
FUENTE: chupetitos.com

Todos estos modelos de chupetes de Halloween están disponibles tanto en tetina anatómica de látex como de silicona, de 0-6 meses o de 6-36 meses, el escudo y la anilla están realizados en Tritán (Copolyester),  son libres de BPA y libre de phthalatos y cumplen con los estándares de la Unión Europea EN 1400, por lo que se adecuan a las exigencias en cuanto a calidad, durabilidad, funcionalidad y medio ambiente.

¿Os gustan? ¿Con cuál os quedaríais para celebrar la noche de Halloween?

Una de las cosas más importantes que las madres piensan durante el embarazo es la adecuada alimentación que le van a dar a sus bebés. Para ello, es imprescindible contar con el uso de un buen biberón, y a ser posible tener más de uno en casa e ir variando de tipos y formas, porque son muchas las tomas al día y tendréis que cambiar a menudo los biberones, dependiendo del peso y de los hábitos a los que se vaya acostumbrando vuestro bebé.

Las formas  y tamaños del biberón del bebé irá cambiando conforme vaya creciendo FUENTE: chupetitos.com

Las formas y tamaños del biberón del bebé irá cambiando conforme vaya creciendo
FUENTE: chupetitos.com

Se tiende a pensar que el uso del biberón es exclusivo para aquellas mujeres que no pueden dar el pecho por problemas de salud, por gusto o por déficit en la leche, pero no es del todo así. Contar con un número de biberones en casa para cuando comencéis a suministrar alimentos más sólidos a vuestro bebé o cuando se hace de forma diferida, almacenando la leche materna para tomas posteriores, es muy necesario, por la simple razón  de que la madre no se encuentre en casa. Por eso, es importante conocer la cantidad de tipos y formas de biberones que existen para así poder escoger el más adecuado para nuestro bebé.

Lo primero que debéis tener en cuenta a la hora de escoger el primer biberón que va a tener vuestro hijo es que la apariencia es lo de menos, no os fijéis en los colores o si es más o menos bonito, lo más importante es que sea funcional, práctico, cómodo para el bebé y fácil de esterilizar.

Lo primero en lo que os tenéis que fijar es en el material del que está hecho el vaso del biberón. Este puede ser de cristal o de plástico. En la medida de lo posible se recomienda los de cristal para los primeros meses de vida, además de ser los más fáciles de esterilizar. Una vez el pequeño pase a comer solo y pueda sostener él mismo el biberón, podréis pasar a escoger un biberón de plástico, para evitar posibles accidentes. Lo ideal es que además la superficie sea lo más lisa posible y que no se encuentre con muchas rugosidades, que a la larga pueden convertirse en una fuente de bacterias. Esto no significa que no pueda tener algún tipo de hendidura, algo que pueda convertirlo en más ergonómico y cómodo tanto para los padres como para el bebé.

Biberón anticólico Bebé Due de 300 ml., ideal a partir de los 6 meses de vida del bebé FUENTE: chupetitos.com

Biberón anticólico Bebé Due de 300 ml., ideal a partir de los 6 meses de vida del bebé
FUENTE: chupetitos.com

El siguiente paso es escoger el tamaño y la forma del biberón. Esto dependerá exclusivamente de la edad del pequeño, por lo que irá variando a medida que vaya creciendo y sus necesidades alimenticias cambien. Las medidas generales de los biberones son: 90 ml., aconsejados para los bebés recién nacidos. Esta es la toma que se realiza entre 8 y 12 veces al día, cada 3 horas aproximadamente. Cuando el bebé tenga entre 2 y 6 meses, pasaremos al tamaño de entre 120 y 180 ml. Una vez que ha cumplido los 6 meses de vida, pasaremos a los tamaños más grande de biberón que son a partir de 240 ml. e iremos incluyendo además los alimentos más sólidos a su alimentación.

Las formas variarán en función de lo práctico que nos sea. Los biberones clásicos son los cilíndricos, los más fáciles de esterilizar. Menos comunes son los triangulares, aunque mucho más cómodos para coger y también muy limpios. Los anchos son los más indicados cuando no se trata tanto de leche materna, sino de preparados a través de leche en polvo o cuando empezamos a incluir alimentos sólidos. Por último, están los de forma angular, también llamados antirreflujo por la forma en que el líquido sale.

Hay veces que los nacimientos se producen de forma inesperada y en lugares inesperados. En un taxi, en un avión, en la sala de espera del hospital… Cuando la fuerza de la naturaleza lanza toda su energía, es imposible pararla, y cuando un bebé elige el momento para ver la luz, tampoco es posible ponerle freno. Lo más singular de la noticia que conocimos hace unos días es que un bebé ha nacido en un supermercado canadiense, mientras su madre hacía la compra. Pero lo más insólito no es el lugar donde nació el pequeño, sino que la madre no sabía que estaba embarazada.

Fotografía de Jen Matchett con el bebé que nació en el supermercado FUENTE: Facebook de Jen Matchett

Fotografía de Jen Matchett con el bebé que nació en el supermercado
FUENTE: Facebook de Jen Matchett

Ashleigh Miller-Cross es una mujer canadiense que, como cualquier ama de casa, decidió salir a hacer la compra a un supermercado cercano para llenar su despensa. Estando en plena tarea le vinieron unos dolores muy fuertes que ella, en ningún momento, identificó como de parto. Y es que la mujer no sabía que estaba embarazada. Algo que parece totalmente increíble, de hecho muchos lo ponen en duda. Ante este desconocimiento suyo, Ashleigh manifesto que hacía sólo 10 meses que había sido madre, por lo tanto le resultaba inconcebible que pudiera volver a ser madre en tan corto espacio de tiempo.

Lo cierto y verdad es que la mujer, al sentir los dolores, entró al baño y descubrió que medio cuerpecito de su bebé ya estaba fuera. Alertados por los gritos acudió el gerente del supermercado y algunos empleados. Aunque pidieron ayuda médica, cuando quisieron llegar, el bebé ya estaba en brazos de su madre.

Su caso, rápidamente saltó a los medios de comunicación de Canadá y familiares de los padres del bebé aprovecharon el momento para pedir ayuda, dado que los progenitores, que no esperaban la llegada del nuevo bebé, no disponen de una situación familiar económica adecuada como para afrontar los gastos que supone cuidar de dos niños pequeños.

La fotógrafa plasmó al bebñe "ingrediente" más de la lista de la compra de la madre FUENTE: Facebook de Jen Matchett

La fotógrafa plasmó al bebñe “ingrediente” más de la lista de la compra de la madre
FUENTE: Facebook de Jen Matchett

Precisamente, la publicación del caso en los medios y la petición de ayuda fue la que hizo que la fotógrafa Jen Matchett  se ofreciera a realizar un book fotográfico al bebé, aprovechando que su nacimiento había sucedido en un lugar tan singular. Las imágenes, subidas al Facebook de la fotógrafa con una gran calidad y un gran toque de humor, pronto se convirtieron en virales y el bebé, que aparece en la mayoría de fotografías dentro de una cesta del supermercado, es incluido como un “ingrediente” más de la lista de la compra de la madre. ;-)

Estamos convencidos de que con los millones de visitas y comentarios que han recibido las fotos del bebé en la página de la fotógrafa, nos imaginamos que habrá ayudado de sobra a sus papás con la economía familiar, y para él y su otro hermano habrá sido todo un alivio el poder hacerlo.

¿Qué os parece la historia? Para nosotros, es una de esas historias sorprendentes que consiguen arrancarnos una sonrisa de los labios por su ternura y que van más allá de cualquier mito sobre el embarazo.

Seguro que en muchas ocasiones has oído que la leche infantil, bien de fórmula o leche materna extraída, no debe calentarse al microondas. Realmente, la propia Organización Mundial de la Salud dice que no utilicemos este electrodoméstico porque no calienta los alimentos de manera homogénea, y lo que puede ocurrir es que se formen bolsas de leche caliente que quemen la boca o el aparato digestivo del bebé.

Para calentar el biberón las opciones más recomendadas son recurrir al baño maría o a un calienta biberones, porque está especialmente diseñado para este propósito. Por su parte, el baño maría es el método de calentamiento por excelencia, y tiene la ventaja de que calienta los alimentos, en este caso la leche, de manera uniforme. Así, evitaremos tener problemas a la hora de encontrarnos leche demasiado caliente en medio del biberón.

Para calentar el biberón las opciones más recomendadas son el baño maría o a un calienta biberones FUENTE: chupetitos.com

Para calentar el biberón las opciones más recomendadas son el baño maría o a un calienta biberones
FUENTE: chupetitos.com

El microondas, sin embargo, sigue siendo usado por la mayoría de personas porque en una situación de emergencia, cuando estamos fuera de casa, o no tenemos acceso a una cocina o vitrocerámica, o no disponemos de un recipiente o agua para el baño maría, echamos mano de uso. Pero, hemos de tener mucho cuidado con él.

Es mejor utilizar siempre un biberón de cristal que de plástico cuando usemos el microondas para calentar, ya que si se calienta demasiado, el plástico puede liberar algunas sustancias. Recuerda, también, que el microondas tiende a calentar desde el centro hacia afuera, por lo que varía la superficie que esté caliente. A veces por fuera está caliente, pero frío por dentro, o al revés. También es fácil que se encuentre más caliente por la parte superior que la inferior. Para asegurarte de hacerlo bien en casos en los que no es posible utilizar el baño maría o el calienta biberones, sigue estos pasos:

1. Coloca el biberón sin tapa en el microondas, para que salga el calor, y recto, mirando hacia arriba (algo lógico, si no se derramaría la leche).

2. Caliéntalo a potencia media en intervalos de 15 segundos. Hasta que notes que se ha calentado, pero no en exceso.

3. Sácalo, ciérralo y dale la vuelta varias veces, de manera suave, sin agitar ni crear burbujas. Esto lo hacemos para que las partes más calientes y más frías se mezclen y se alcance una temperatura intermedia.

4. Vierte unas gotas sobre el reverso de tu muñeca. Comprueba que esté tibio y no demasiado caliente.

5. Si ves que ha calentado demasiado, colócalo debajo de un grifo con agua fría. Si está frío, puedes hacerlo mismo con agua caliente, o repetir el proceso.

Si puntualmente hemos de calentar el biberón en el microondas, es mejor utilizar siempre un biberón de cristal FUENTE: pxhere.com

Si puntualmente hemos de calentar el biberón en el microondas, es mejor utilizar siempre un biberón de cristal
FUENTE: pxhere.com

Ten en cuenta que la leche materna no debe calentarse demasiado o perderá parte de sus propiedades. Es mejor que quede templada que demasiado caliente. También deberás tirar lo que sobre del biberón tras haberlo tomado, pues no se pueden calentar varias veces. Además los biberones se deben preparar con una antelación máxima de 24 horas, así que no merece la pena guardar la leche sobrante.

Lo que sí podemos hacer con el microondas es el propio baño maría. Para ello, calentamos un recipiente con agua dentro del mismo, y al sacarlo sumergimos el biberón hasta que se caliente. Recuerda que siempre que emplees este método, el agua siempre debe quedar por debajo del tapón, para que no entre.

Por último, otra opción, siempre que el bebé no necesita mucha temperatura en la leche, es calentar el biberón bajo un grifo de agua caliente. Para no quemarnos, debemos un trapo de cocina y sujetar el biberón por el tapón, evitando siempre que este se moje. Así nos quedaría ligeramente tibio.

Ahora que estamos en plena época del cambio de tiempo, y que por las mañanas y por las noches refresca, pero por durante el día aún suele hacer calor en muchos puntos de España, es cuando más cuidado debemos tener con los resfriados de los bebés. Que el bebé coja un resfriado suele ser habitual porque su sistema inmunitario es mucho más débil que el de una persona adulta y se encuentra todavía sin desarrollar.

Si el niño está resfriado ponle un humidificador en a habitación cuando se vaya a dormir FUENTE: pixabay.com

Si el niño está resfriado, ponle un humidificador en a habitación cuando se vaya a dormir
FUENTE: pixabay.com

El otoño y el invierno son las épocas más propensas para coger un resfriado. Y si a esto unimos el hecho de que las fosas nasales del recién nacido son más estrechas y su sistema inmunológico esté aún inmaduro, lo hace un blanco perfecto para los resfriados y los catarros.

Los síntomas que nos anuncian que nuestro bebé puede padecer un resfriado es que si normalmente se muestra activo y juguetón, de repente deje de estarlo; este es uno de los primeros signos de alerta. La presencia de fiebre que dure más de dos o tres días puede ser otro, y ahí ya deberías empezar a sospechar que puede ser algo más que un simple catarro. La mucosidad es otra de la claves que nos anuncian la llegada de un resfriado, y es que podemos notar que nuestro bebé tiene bastantes dificultades a la hora de respirar a causa de los mocos. Éstos, unidos a la fiebre, pueden hacer que nuestro bebé duerma mal por las noches, y por lo tanto que no descanse adecuadamente.

Es normal que como padre o madre te sobresaltes si hay fiebre, pero simplemente se trata de una forma por parte del cuerpo del bebé de advertirnos que algo en su organismo no funciona bien. Por ello, durante los días que le dure el resfriado deberemos controlar su temperatura corporal. Debemos hacernos con un buen termómetro para poder medir la temperatura de su cuerpo y así poder ver si la fiebre remite o si por el contrario aumenta. Es recomendable que lo hagáis dos veces al día y si vuestro bebé tiene menos de tres meses y tiene fiebre es importante que acudáis a su pediatra, para que de esta forma os pueda orientar sobre lo que hacer.

Si tu bebé llora porque no puede respirar  límpiale la nariz con suero fisiológico FUENTE: pixabay.com

Si tu bebé llora porque no puede respirar límpiale la nariz con suero fisiológico
FUENTE: pixabay.com

Una vez que se hayáis detectado los síntomas y, efectivamente, sepáis que vuestro bebé padece un resfriado, debéis intentar que las condiciones en las que se encuentre sean las mejore posibles, y es que si por ejemplo la habitación en la que duerme o está habitualmente es demasiado seca, conviene poner un humidificador, para que de esta forma el ambiente este húmedo y así favorecer a que la fosas nasales de nuestro bebé se abran y pueda respirar mejor.

Otra parte del tratamiento consistirá en mantener las manos de nuestro hijo limpias en todo momento, ya que las manos suelen ser una acumulación principal de gérmenes, por eso debemos cuidar la higiene de esta parte del cuerpo. Otro producto que puede ayudar a que nuestro hijo respire mejor es el suero fisiológico. Es preferible utilizar ese tratamiento que usar gotas y sprays descongestionadores, ya que pueden ser malos para la salud de los bebés.