Archive for septiembre, 2012

Con el inicio del curso y la cercanía del mes de octubre, aparecen los primeros resfriados de la temporada en los niños. Los síntomas del resfriado común por lo general comienzan dos o tres días después de la infección, causada por un virus, generalmente, rhinovirus. A menudo incluyen secreción nasal, obstrucción de la respiración nasal, estornudos, dolor de garganta, tos y dolor de cabeza. La fiebre es generalmente leve, aunque puede subir hasta 38,5 grados centígrados en lactantes y en los niños pequeños de 1 a 2 años.

Constiparse es algo normal y más si nuestros peques van a la guardería o al cole. Pero para prevenir las infecciones causadas por el virus del resfriado y sobrellevar mejor los síntomas de la congestión, os recomendamos que empecéis a preparar ya los humidificadores y purificadores de aire. Y si no tenéis, que vayáis pensando en adquirir uno pronto.

Humidificador Humiplus de Miniland

Humidificador Humiplus de Miniland

Humidificador Minidrop de Miniland

Humidificador Minidrop de Miniland

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Chupetitos disponemos de algunos modelos que están pensados, exclusivamente, para la salud y el bienestar de bebés y niños pequeños. Es el caso del humidificador por  ultrasonidos de vapor frío Minidrop de la firma Miniland. Posee una boquilla giratoria  por donde sale el flujo de vapor regulable y tiene una autonomía de hasta 9 horas con flujo máximo. Es ideal para habitaciones de alrededor de 15 m².

También contamos con el humidificador Homiplus, también de Miniland, y ahora rebajado, perfecto para habitaciones más grandes y equipado con selector de humedad relativa y porcentaje de flujo de vapor constante y un higrómetro digital, que permite ajustar la humedad relativa deseada de manera automática,

Los humidificadores se recomiendan frecuentemente para aliviar la congestión nasal de estos resfriados comunes y, en algunos casos, de asma y faringitis o en problemas de las vías respiratorias superiores.

Con un humidificador, además, el riesgo de contraer infecciones respiratorias y alergias disminuye notablemente, siempre que mantengamos la humedad recomendada en aquellos sitios en los que permanezcan los niños. La humedad recomendada para lograr un ambiente agradable debe estar entre un 45 y un 65%.

Purificador Baby Pur de Miniland

Purificador Baby Pur de Miniland

Purificador Nano Babypur de Miniland

Purificador Nano Babypur de Miniland

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por su parte, los purificadores de aire de uso doméstico permiten que niños de todas las edades, incluyendo a los bebés, respiren aire sano y natural dentro de casa sin efectos secundarios de ningún tipo.

En Chupetitos disponemos de dos modelos el Baby Pur y el Nano Baby Pur de Miniland. Los dos aparatos son muy adecuados para reducir el riesgo de padecer enfermedades víricas, al tiempo que disminuyen la congestión nasal e hidratan la garganta.

Funcionamiento purificador Baby Pur de Miniland

Así funciona el purificador Baby Pur

 

¿Os los vais a perder? ¿Vais a dejar de crear una atmósfera agradable para toda la familia, especialmente para el bebé? No os lo recomendamos. Son la mejor inversión que podéis hacer con la llegada del fresquito y recordad que en cuatro días os los entregamos en casa.

No os descubriremos nada nuevo si os decimos que revisar y cuidar la vista y la boca de vuestros pequeños es más que necesario.

La vista es un sentido esencial para el desarrollo del niño

La vista es esencial para su desarrollo

La detección temprana de los problemas de visión y de dientes en un niño favorece la corrección y les puede evitar complicaciones futuras; algo que habréis oído, en infinidad de ocasiones, de boca de los pediatras. Pues bien, ellos son, realmente, los que mejor pueden aconsejaros cuándo podéis llevar a vuestros hijos al dentista o al oftalmólogo. Sobre todo, si detectan algo raro. Pero, nosotros también queremos ayudaros.

Hasta hace poco tiempo, la primera revisión de estas características se hacía de los cinco a los seis años, una edad en la que si se detecta algún problema, puede que sea un poco tarde corregirlo y asegurar su corrección.

Lo ideal es que cuando los peques tengan tres años realicen su primera visita al oculista y al dentista. Y os preguntaréis… ¿tan pronto? Pues sí, más vale prevenir con tiempo que llegar tarde.

La vista es uno de los sentidos más importantes en el desarrollo de nuestra vida y casi el 20 % de los niños españoles necesita algún tipo de corrección visual, según la Asociación Española de Pediatría (AEPED). Por eso, aunque todo esté normal, lo correcto y conveniente es que el oftalmólogo haga una comprobación. Porque, además, a los 4 ó 5 años, cuando lo niños aprenden a leer, esta revisión ya debe estar hecha para evitar problemas de concentración y aprendizaje.

La exploración es muy sencilla: se observa el fondo del ojo, se comprueba si hay ojo vago o no, se mide la refracción y lse examina la agudeza visual.

 

Revisión de la vista

Una buena revisión de la vista ayudará a detectar problemas

 

Pero, ¡mucho ojo!. Si el niño se acerca en exceso a un texto de lectura, si se marea en el coche, si al mirar de lejos adopta una posición rígida, si a menudo dice que le duele la cabeza, le escuecen los ojos o tuerce uno, se cae injustificadamente  o es demasiado sensible a la luz, entonces, puede que haya algún problema visual y un especialista nos debe ayudar de inmediato. Antes, incluso, de que nuestro hijo haya cumplido los tres años.

No menos importancia hay que darle a los dientes, como ya os hemos comentado. De los dientes depende que los niños mastiquen bien los alimentos, aprendan a hablar bien y respiren bien. A pesar de lo que pensamos muchos padres sobre los dientes de leche y su temporalidad, éstos son más importantes de lo que creemos porque si sufren un golpe en una caída o contraen caries es muy importante tratarlos, con el fin de que no contraigan infecciones que puedan pasar a la encía o al diente definitivo que está debajo.

Revisión de los dientes

La revisión de los dientes previene problemas futuros

 

Hoy en día, cada vez son más los casos que oímos de niños que, con menos de cuatro años, ya tienen alguna carie. Y, además, la pérdida antes de tiempo de un diente origina que exista un hueco en la encía más tiempo del necesario, por lo que los dientes de al lado pueden desplazarse y ocupar ese espacio y, por tanto, dejar al futuro diente definitivo sin espacio para crecer correctamente.

Por tanto, con tres años, cuando los 20 dientes de la dentadura de leche de un niño ya han salido, una visita al dentista nunca está de más. Esta visita temprana puede ayudar a prevenir problemas.

Por favor, no os olvidéis de estas primeras revisiones de vista y dientes. Es un consejo que os damos en Chupetitos, no como especialistas en medicina, sino como amigos que quieren ayudaros a que vuestros hijos tengan una infancia sana y un adecuado desarrollo.

Si las madres pudieran elegir y los bebés también, estamos casi convencidos al 100 % que todos elegirían la lactancia materna como forma de alimentación indiscutible durante los primeros seis meses de vida del bebé.

pezoneras natural touch

Pezoneras Natural Touch

Tomar el pecho es la forma más natural que existe y el mejor regalo que un recién nacido puede obtener de su madre. Un bebé que mama recibe los nutrientes fundamentales que necesita en su primeros y cruciales meses de vida, pero, además, también los anticuerpos que que le ayudarán a no ponerse malitos ni contraer enfermedades. Para las madres, también hay muchas ventajas: perder peso más rápidamente y recuperarse bien del parto, desarrollar el mejor de los sentidos en el arte de criar y liberar oxitocina cada vez que tu hijo mama.

Los niños, como nos gusta decir en Chupetitos, vienen preparados para la lactancia, gracias a su instinto de succión, su olfato y su vista para detectar el pezón de la madre y el contacto piel con piel. Y, vosotras, las madres, aunque aprendéis poco a poco a instaurar una lactancia satisfactoria, también tenéis, por naturaleza, vuestros pechos lleno de calostro, vuestros niveles de prolactina a tope y vuestros brazos llenos de amor para vuestros peques.

Pero, claro, a veces, es necesario rodearse o tener a mano un conjunto de elementos que faciliten y desarrollen la actividad de la lactancia materna. Es el caso, por ejemplo, de los extractores de leche, una herramienta indispensable para prolongarla, sobre todo, cuando las mamis se han de incorporar al trabajo. En Chupetitos os recomendamos, especialmente, el Set de Extracción de Leche Manual de Nûby Natural SoftFlex, con el que se puede extraer, guardar y alimentar con cualquier biberón de Nûby a tu hijo. Incluye biberones Natural Nursy de 150 y 240 ml. con tetina de silicona, una canastilla vertical para extractor de leche, una tapa de almacenamiento  también de silicona y 12 almohadillas desechables para el pecho.

 

Set extractor de leche Softflex

Set extractor de leche Softflex

Extractor de pezones Natural Touch

Extractor de pezones Natural Touch

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También disponemos de otros productos de gran utilidad como el Extractor de Pezones Natural Touch™ para pezones planos o invertidos. Son especialmente fáciles de usar, gracias a su embudo y aspirador natural que, con una suave succión, alarga temporalmente el pezón y le da una forma más conductiva para obtener un buen agarre.

 

almohadillas para pechos breast aid

Almohadillas para pechos Breast Aid

En nuestro afán por hacer la lactancia más cómoda, pensamos asimismo que las pezoneras de Natural Touch™ os pueden ayudar a proteger los pezones doloridos o agrietados durante el proceso de succión. Y, por último, las almohadillas para pechos Breast Aid™, os ayudarán a aliviar la molestia de la lactancia y disminuirán vuestro dolor, dandoos un alivio instantáneo en los pechos dolorosos como consecuencia de la sobreproducción, los conductos de leche bloqueados y/o la mastitis.

Todos estos productos, y muchos más, para hacer que la lactancia materna el mejor y más duradero de los momentos los tenéis a vuestra disposición en la sección de alimentación infantil, en el apartado de lactancia materna, de nuestra web (http://www.chupetitos.com/). También en la sección Todo Nûby, en el apartado Natural Touch, de la misma página.

Feliz lactancia para todas.

Bocadillos divertidos

Prepárales una comida divertida y apetitosa

Una de las fechas más especiales para los niños es el día de su cumpleaños. En ese día ellos son los auténticos protagonistas y disfrutan a lo grande con la familia, los amigos o los compañeros del cole.

Elegir el sitio idóneo para celebrar esa fiesta de cumpleaños es fundamental porque de lo que se trata es de pasar un rato agradable y en compañía. Para asegurarnos el éxito de la fiesta es muy importante que todo lo que elijamos para ellos esté adaptado a su edad. Podemos equivocarnos si organizamos cosas demasiado infantiles para su edad o al revés, por lo que en Chupetitos os aconsejamos que escuchéis bien a vuestros hijos y le dejéis participar siempre en la organización. Si vuestro hijo todavía es un bebé, es obvio que sois vosotros, los padres, los que decidiréis qué vais a hacer.

Lo mejor es que las fiestas infantiles de cumpleaños tengan siempre un contenido y una temática para que os permita utilizar  elementos en cuanto a la decoración, los juegos, la animación o la comida que deis en ella. Lo mejor es dar siempre lo que le gusta a vuestros hijos, porque ellos se sienten ese día pequeños gourmets y conviene transigir, aunque sea por un día, a sus exigentes paladares.

¿Cómo deben ser los menús de las fiestas infantiles? Sencillos y muy decorados. Lo mejor es realizar una decoración teniendo en cuenta sus preferencias, sus colores, sus superhéroes, sus princesas preferidas o el tema que los niños nos propongan.

La comida debe ser nutritiva y rica y se puede complementar con menús especiales para los peques: chuches, brochetas de fruta, gelatinas, galletas caseras, sandwiches… Acordaos que también a las fiestas puede acudir alguna mamá o papá, por lo que no se os debe olvidar preparar también algún aperitivo para ellos.

Chucherías y galletas

Detalles como chucherás y galletas divertidas nunca fallan

¿Cuál es el mejor escenario para la fiesta? El mejor escenario de una fiesta de cumpleaños es aquel en el que hay diversión. Conviene que busquéis animaciones entretenidas y donde todos los niños participen activamente. Pero siempre, no os olvidéis, la puesta en escena debe ser acorde a su edad.

Podéis, por ejemplo, organizarles un cuentacuentos, una sesión musical, unos juegos, podéis pintarles la cara, organizar una piñata o, incluso, una pequeña fiesta de disfraces. Lo que se trata es de que todos los invitados pasen un rato divertido y diferente en compañía de sus amigos.

Animaciones y talleres para fiestas

Organízales pequeñas animaciones o talleres para la fiesta

¿Cómo deben ser los detalles de una fiesta infantil? Debéis tener en cuenta que hasta el último detalle es muy importante en una fiesta de cumpleaños. Podéis realizar invitaciones originales y con diseños personalizados para cada uno de los amiguitos que acudan a la fiesta. Y, como muestra de agradecimiento por haber asistido, podéis darles un regalo cuando se vayan para que todos recuerden el día tan especial que han pasado.

El presupuesto para la fiesta queda por cuenta de los padres, claro. Por esta razón, es importante no agobiaos con el tema y preparar una fiesta que no necesite de gastos extraordinarios ni de grandes proyectos.

Recordad que el cumpleaños de vuestros hijos es uno de los días más importantes para ellos. No se cumplen años todos los días, por lo que no os conviene fallar y debéis prepararlo todo a conciencia. Vuestros hijos y vuestros familiares os lo agradecerán y sus amigos también.

Si tenéis controlados todos los preparativos para la fiesta de cumpleaños con antelación, estamos seguros de que la fiesta será un éxito. Esperamos haberos ayudado.

Nuby

Logotipo de la marca belga Nûby

Cepillarse los dientes y llevar una buena higiene dental es un hábito que, a veces, cuesta inculcar en nuestros hijos. Parece un poco exagerado, pero el cuidado de la dentadura debe empezar a desarrollarse cuando el bebé tiene cuatro meses, es decir, cuando deja la lactancia y  empieza a tomar papillas y otras comidas.

Si no iniciamos nosotros esta rutina, cuando los niños se hacen más mayores consideran que cepillarse los dientes es un aburrimiento y nosotros, como padres, estamos perdidos y no sabemos cómo explicarles lo importante y necesario que es lavarse los dientes para mantenerlos sanos y prevenir enfermedades. Algo especialmente importante cuando ya han cumplido los dos años, que es cuando la mayoría de los dientes del niño han salido.

Hoy vamos a daros algunas pistas y consejos para que podáis enseñarles cómo cuidar sus dientes.

Ante todo, tenemos que considerar la higiene dental como un juego y hacer de este momento una expresión de amor y una necesidad más de su bienestar. Algo parecido a cuando los bañamos, les damos de comer o les aliviamos una molestia con un masaje relajante. Sólo así entenderán, conforme se hagan mayores, que con sus dientes sanos pueden sonreír, hablar y triturar sus alimentos mucho mejor.

Chupetitos tienda online

Chupetitos es la tienda de internet nº1 de Nûby

Los mejores aliados con los que contamos para este hábito son unos buenos cepillos de dientes, como los que nos propone la marca belga Nûby. En la tienda online de Chupetitos contamos con un set de tres cepillos de dientes Nûby, que os ayudarán a promover el desarrollo temprano de una buena higiene dental. Cada cepillo está pensado para llevar a cabo una perfecta higiene bucal desde los tres a los 12 meses.

Hay un cepillo para un primer ciclo, de tres a seis meses, dotado con una placa de goma blanda para masajear las encías y el paladar de vuestro bebé.

Hay otro cepillo para un segundo ciclo, de seis a 12 meses, con cerdas de goma, que limpia y reduce la irritación en los dientes de los bebés.

Y, por último, el tercer cepillo es un cepillo real para usar en un tercer ciclo, a partir de los 12 meses, dotado con cerdas de nylon blando para acostumbrarlos ya a la limpieza de sus dientes.

Cepillos de dienes Nuby

Set evolutivo Nûby compuesto por tres cepillos de dientes

Echadles un vistazo porque con los cepillos de dientes Nûby podéis estar seguros de que dais a vuestros hijos, desde bien pequeños, la mejor salud dental. El hábito de cepillar los dientes de forma regular y eficiente a vuestros hijos, desde que son bebés, es la mejor solución para evitarles la caries en un futuro. Pero, ante todo, es la mejor solución que tenéis para enseñarles la costumbre de cepillarse los dientes todos los días.

Con los cepillos de Nûby evitaréis que vuestros hijos sientan la higiene dental como una forma de castigo y os ahorraréis el trauma de llevarlos al dentista para resolver problemas que hubiérais podido evitar.

 

¿Os han gustado nuestros consejos y los cepillos de dientes Nûby? Pues no dejéis de compartir la entrada de este blog con aquellos padres que lo puedan necesitar.

¿Cuántas veces le habéis preguntado a vuestro hijo o hija qué era lo que había dibujado en su cuaderno? ¿Cuántas veces le habéis recalcado que coloreara sin salirse de la línea o forma de su dibujo? Seguro que más de una vez. Todos lo hemos hecho y lo hemos sufrido cuando éramos pequeños.

Interesarse por lo que nuestros hijos pintan es muy bueno, pero que un niño pinte con más destreza que otro o esboce mejor que otro sus ideas artísticas, no quiere decir que vaya a ser mejor o peor.

Hoy queremos explicaros, a grandes rasgos, cómo son los dibujos que pintan los peques desde que tienen un año o año y medio hasta que alcanzan, casi casi, la categoría de grandes pintores, que es sobre los cinco años de edad.

Garabeto

Con poco más de un año, se entra en la etapa del garabateo

Durante la primera etapa, la del garabateo,  el niño comienza a coger el lápiz. Todo trazo vale, no hay necesidad de expresar ninguna idea ni intención de hacer nada en concreto. Son muy pequeños, más o menos tienen un poco más de un año, y lo que les gusta realmente es divertirse haciendo rallajos en todas direcciones.

Cuando empiezan a ser un poquito más mayores, sobre los dos años, llega ya la etapa de crear aproximaciones de formas, de mezclar muchos colores, cuanto más llamativos mejor, y de empezar a reproducir ciertos contornos. En esta etapa hacen polvo los lápices de colores, pero comienzan a mostrar rasgos de su personalidad y su carácter.

Hacia los dos años y medio aparecen ya líneas unidas un poco más a las formas y los peques intentan hacer algo más que una simple figura. Comienzan a tener la idea en su cabeza, aunque los demás no entiendan qué es lo que han pintado.

Cuando cumplen tres años se supera la etapa anterior y los niños empiezan a comunicar más claramente sus emociones, situaciones y personas. Aparece la figura humana o ‘humanoide’, tipo renacuajo, con una gran cabeza y con brazos y piernas que salen desde ella. A veces, más de dos. Curioso, la verdad, pero muy común en esta edad.

 

Esquema de la figura humana dibujado por un niño de 3 años

Esquema de la figura humana, tipo renacuajo, cuando se acercan a los tres años

 

También se atreven a dibujar algún objeto cercano a ellos y que forma parte de su día a día: una pelota, una mascota, flores, pájaros…. Los hay que pintan algo más y se atreven con el sol que, por supuesto, siempre sonríe.

Una vez van aumentando los detalles, se inician en la figura humana, pero humana casi de verdad. Se pintan ellos mismos, pintan a mamá, a papá, a un bebé. Y es entonces cuando nos percatamos de que todos tenemos cuerpo y también pelo, ojos, boca y nariz. Incluso, orejas. Estamos ya en la etapa entre los tres años y medio y los cuatro años. Ya podemos decir que va surgiendo de ellos el pintor que llevan dentro.

Dibujo de un niño de 5 años

A los cinco años son capaces de crear formas y detalles

Y, conforme pasa el tiempo y se acercan a cumplir los cinco años, entonces, crean grandes obras en las que expresan su madurez emocional con detalles variados, formas, líneas y tamaños, combinadas armónicamente con colores variados de tonos más suaves. En esta etapa seguro que se atreven a hacerle un dibujo al Ratoncito Pérez, a Papá Noel o a los Reyes Magos.

Como véis, en un niño, perfeccionar el dibujo es sólo cuestión de tiempo. Es cierto que los psicólogos recomiendan que nos fijemos en lo que pintan nuestros hijos, en su actitud cuando pintan, en sus trazos, en los detalles que plasman, en cómo cogen el lápiz, en cómo reparten el espacio dentro del plano de la hoja. Dicen que todo influye para conocer la personalidad del niño y su estado emocional. Pero, si os sirve de algo, en Chupetitos, os recomendamos que dejéis pintar a vuestros hijos su mundo porque es la mejor forma de que comuniquen, imaginen y expresen su sensibilidad.

Ahora, si queréis, ya podéis contarnos qué pintan vuestros hij@s.