Archive for mayo, 2013

Estamos rodeados de gérmenes y bacterias, eso lo sabemos todos y, por ello, es muy importante que tengamos una higiene adecuada para no tener ningún problema de salud.

Esto, aplicado a los niños, aún es más necesario porque ellos son los que menos cuidado suelen tener y los que más en contacto con bacterias pueden estar.

La importancia que tiene el hecho de que los niños se laven las manos es fundamental para cuidar su salud. Y lo idóneo es que se laven las manos muy a menudo, especialmente, antes de ingerir algún alimento.

lavarse las manos

Lavarse las manos es un hábito de higiene muy importante

Los peques, como bien sabéis, lo tocan todo, desde el suelo hasta la propia tierra, las papeleras, los papeles del suelo… Vamos, que no hay sitio que no dejen por tocar. Y claro, el problema viene después, cuando se llevan las manos a la boca.

Esto puede provocar que los niños cojan alguna enfermedad y no hablamos de un simple resfriado, sino de enfermedades un poco más  serias (bronquitis, hepatitis A, meningitis). Unicef lanzó ya hace tiempo una campaña de concienciación sobre este tema, en la que comunicaba que lavándose las manos con jabón antes de ir a comer y después de ir al baño, se reducirían la mitad de las muertes de niños por diarrea.

Además, el hecho de que se laven las manos podría reducir algunas infecciones respiratorias como la neumonía, que es una de las causas principales de muerte en niños pequeños.

pompas de jabón

Insistid a vuestros hijos que se laven las manos antes de comer

Puede que los niños no escuchen cuando les decimos que se laven las manos antes de las comidas, pero es un mensaje que vale la pena repetir. Lavarse las manos es, sin duda, la mejor manera de evitar la propagación de gérmenes y de que se protejan de enfermedades.

Desde Chupetitos os recomendamos que no subestiméis la importancia de que vuestros hijos se laven las manos. Los pocos segundos que estén haciéndolo y que vosotros también lo hagáis con ellos, os podrá ahorrar muchas visitas a la consulta del pediatra.

Con esto de los avances tecnológicos cada vez tenemos más opciones para los bebés, ya sea para que jueguen, para educarlos o para calmarlos, como es el caso de la última aplicación que descubrimos hace poco.

Baby Shusher

Baby Shusher calma con susurros al bebé

Hoy os queremos hablar de Baby Shusher, una aplicación que susurra automáticamente al bebé para calmarlo y que podréis instalar en vuestros smartphones, adquiriéndola a través de la AppStore y de Google Play por un módico precio (unos 5 euros).

Puede ser una herramienta muy útil para algunos padres porque hay bebés que a pesar de las caricias, las nanas y toda la atención que se les presta, no paran de llorar. Pero ¿será realmente una buena opción para calmar a los peques o es uno de esos inventos inverosímiles que pretenden sustituir el contacto directo con el bebé?

El “susurradorBaby Shusher tiene un temporizador que va de 15 minutos a ocho horas de sonido continuo, un ecualizador automático (la aplicación “oye” al bebé y ajusta el susurro al volumen de su llanto) y un grabador para poder dejar registrado nuestro propio susurro, tarareo, melodía, canción…

Ni siquiera con esta última opción de que sea la voz de mamá o papá la que escuche el bebé cuando llore, nos acaba de convencer a nosotros. Y, además, las personas que lo han probado recomiendan no poner el móvil con el susurrador al bebé y marcharse y dejarlo solo. Aconsejan estar junto a él como si los ruidos los hicieseis vosotros.

abrazar al bebé

Abrazar y acunar al bebé puede ser mejor opción que Baby Shusher

La verdad es que si lo pensamos bien, parece increíble que con el móvil podamos y queramos, a veces, sustituir nuestras tareas de padres.  Nos resulta un poco frío que las emociones se puedan reproducir artificialmente. Pero, como se suele decir en estos casos: para gustos, lo colores.

A vosotros ¿qué os parece este nuevo invento? ¿Hay alguien que ya se lo haya instalado en el móvil? Contádnoslo, por favor. Vuestra opinión siempre nos interesa mucho.

La hora del baño es hora de relax y de diversión. De hecho, puede ser para los niños uno de los momentos más divertidos y el más ansiado para acabar el día jugando feliz y contento.

Pero, para nosotros también debe ser un momento igual de ameno y no tenemos por qué preocuparnos todo el tiempo de que no se lleve el niño demasiados juguetes al agua porque, después, casi siempre los recogemos las mamás y los papás.

Para eso, la Rana Frog Pod y la Mariquita Bug Pod son los productos más prácticos y adecuados. El niño siempre está a gusto jugando y nosotros también, porque sabemos que después sus juguetes los vamos a recoger rápidamente.

Frog Pod

Con la pala recoges todos los juguetes que han quedado en el agua

Frog Pod

Con la base de montaje de pared, podéis almacenar los juguetes con comodidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ambos artículos ayudan en la limpieza del baño de los niños, al proporcionar una pala con drenaje para recoger y secar los juguetes y una base montada en la pared para almacenar los productos de baño. El Frog Pod y el Bug Pod se fijan a la pared de la bañera mediante una de estas tres opciones: cintas adhesivas, ventosas o tornillos.

La pala extraíble proporciona una manera rápida y fácil de recoger los juguetes de baño, mientras que los agujeros de drenaje de la pala permiten que se sequen todos los juguetes a la vez.

La pala la podéis colgar en la base de montaje de pared, con el fin de que podáis almacenar los juguetes con comodidad, y los dedos de las patas de ambos animalitos los podéis utilizar para colgar accesorios de baño.

Bug Pod

De igual forma, puedes recoger los juguetes de la bañera

Los agujeros de drenaje permiten que se sequen todos los juguetes a la vez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿A que es cómodo?

Pues en nuestra web los tenemos a tu disposión.

Este tipo de accesorios para el baño se pueden utilizar con mucha facilidad ya que son muy cómodos y fáciles de colocar en la bañera. Lo importante es que los niños estén a gusto y contentos, que puedan jugar tranquilamente y que nosotros podamos disfrutar con ellos de su rato de juego en el agua, sin pensar que luego va a ser un rollo recoger, pieza a pieza, cada uno de los juguetes que se haya metido en el agua.

Es normal que a los recién nacidos les den pequeños ataques de hipo. No debéis alarmaos si esto ocurre ya que, normalmente, aparece sin motivo y no reviste ningún problema.

El hipo se debe a una repentina contracción del diafragma, que empuja el aire en los pulmones, lo que causa el cierre de las cuerdas vocales y produce un ruido característico. Lo que sí que es cierto es que al verles tan pequeñitos nos sabe mal verlos sufrir por el hipo y queremos que se les pase lo antes posible.

hipo comiendo

El hipo es un transtorno frecuente en los bebés

En muchas ocasiones está causado por la inmadurez del sistema nervioso, ya que la falta de un buen control provoca contracciones repentinas del diafragma. Estas contracciones se pueden producir por un mal trago, por comer demasiado o rápido, por tragar aire o por un cambio de temperatura. Cuando son tan pequeños son muchos los factores que les pueden afectar.

Si queréis evitarlo, dentro de lo posible, es bueno que el bebé no coma cuando tenga mucho hambre, debéis darle el pecho antes de que quiera devorar. Si veis que empieza a comer muy rápido, retiradle el pecho unos segundos para que se calme y pueda seguir mamando con tranquilidad.

Después de darle el pecho, es importante que le mantengáis en posición vertical para que expulse los gases y estos no le provoquen el molesto hipo.

 

Chupete Nûby

Chupete Brite de Nûby de 0 a 2 meses

Si el ataque de hipo dura demasiado tiempo, nos referimos a horas o incluso un día, debéis llevarle al pediatra y que él os aconseje. Lo que nunca hay que hacer para aliviar el hipo es tapar la nariz al niño para obligarle a retener la respiración: en muchos casos, sólo se obtiene que el niño llore desconsoladamente.

Recordad que un buen chupete de diseño de Nûby, de los que tenemos en Chupetitos, puede ser también el remedio más eficaz. Al menos, es el más casero y, posiblemente, uno de los que mayor fundamento tenga, ya que al succionar la tetina del chupete, el estómago se prepara para recibir más alimentos y acelera el proceso de vaciado.

 

 

¿Cuántas veces hemos querido decir que sí a todo sólo para mantener la calma con nuestros peques?

Sin embargo, los buenos padres, a veces, tenemos que ser los malos de la película y hacer que se respeten las reglas.  Y aunque no es fácil para ningún padre ver a su hijo triste o montando un berrinche, es necesario que existan límites por su propio bienestar y en pro de su buen desarrollo.

comunicación padres e hijos

Dialoga con tus hijos y determina las reglas

Todos los niños necesitan límites y el que crea que no, igual no es un buen padre. Los expertos dicen que desde pequeños, es importante que nuestros hijos sepan qué está permitido para ellos y qué está prohibido. De esta manera, es cómo los niños pequeños empiezan a desarrollar el control sobre sí mismos.

De hecho, afirman que los niños necesitan tener límites establecidos ya que les hace sentir que su alrededor es más predecible y por consecuencia, se sienten más seguros. Criar a un hijo no sólo implica tener una buena relación con él, sino que también hay que hacerle saber qué es lo que se espera de su comportamiento.

Pero ¿cómo podemos enseñarles a nuestros hijos cuáles son esos límites?

Es muy importante que una vez les digamos “no” a algo, no cambiemos de opinión.  Eso sí, debemos pensar muy bien antes de dar una respuesta para que nos podamos mantener firme. También, tenemos que asegurarnos de cumplir con nuestras promesas. Hemos de procurar que nuestros pequeños sepan que cada vez que hay un comportamiento que no es aceptable, habrá una consecuencia. Asimismo, si exhibe buen comportamiento tendremos que elogiarlos para que se den cuenta de que notamos eso también.

Límites en los hijos

Forma parte de la educación de nuestros hijos ponerles límites

Para ello, lo mejor es argumentar o negociar sus puntos de vista, poner prioridades, ayudarles a diferenciar entre las responsabilidades y el tiempo libre y, sobre todo, ser consistentes y coherentes.

Nuestros hijos de normal tratarán de probar los límites para ver hasta dónde pueden llegar, pero no debemos dar el brazo a torcer. Seamos firmes en lo que decidamos para que no demos lugar a que la próxima vez que digamos no, crean que podemos cambiar de opinión si siguen rogando. Puede que al principio sea difícil para los niños aceptar que le respondemos negativamente pero, poco a poco, se darán cuenta de que cuando decimos no, es no.

Hasta que nuestros hijos puedan tomar decisiones apropiadas por sí mismos, debemos ser los padres los que debemos crear límites y estructura en sus vidas. Así que digámosles lo que esperamos de ellos, con firmeza y amor, y cumplamos con consistencia lo que prometemos.

Quitar el chupete al bebé requiere tiempo y paciencia, no nos vamos a engañar. El chupete tiene numerosos beneficios durante la primera etapa del desarrollo del bebé: le calma y le tranquiliza, previene la muerte súbita del lactante, le ayuda a conciliar el sueño …

Pero, cuando consideremos que nuestro hijo o hija es lo suficientemente mayor como para dejar de usar el chupete, deberemos iniciar una retirada. Pero, cómo ha de ser ¿gradual o de golpe? Porque todos somos conscientes de que separarse del chupete no es fácil para el pequeño.

Bebé con chuepete

La retirada gradual del chupete es mejor

En Chupetitos creemos que lo mejor es quitarle a los bebés poco a poco el chupete y averiguar antes de hacerlo si están preparados para dar este paso. La edad indicada es entre los 12 y los 24 meses, cuando el niño empieza a separarse de la mamá y a encontrar satisfacciones en otras actividades, como el juego.

Dependiendo de su grado de apego, podemos establecer una serie de normas:

- Se puede usar dentro de casa pero fuera, no. Cuando vayamos a salir, ya no lo llevaremos encima.

- Se puede usar para dormir, pero no durante el día. Conviene elegir un sitio, de acuerdo con el niño, para que sea él quien guarde su chupete durante el día y que sólo lo coja cuando se vaya a dormir.

Chupete Nuby 18 meses

Chupetes Prism de Nûby para 18 meses

 

- Se puede usar sólo en determinados momentos. Si el pequeño está muy apegado a su chupete, iremos eligiendo algunas actividades en las que no lo use. Por ejemplo, mientras juega o a la hora del baño.

 

– No hay que ridiculizar al niño cuando lo usa, pero sí elogiarle en los momentos en que no necesite su chupete y decirle lo mayor que es. Pero, sobre todo, no hay que enfadarse ni gritarle comparándole con otros niños que ya han dejado el chupete. Cada niño tiene su ritmo.

 

Si alguien está en estos momentos quitando el chupete a su hijo o a su hija, le deseamos mucha suerte. Y si ya habéis superado este proceso, os felicitamos. Pero, en cualquier caso, no os olvidéis de compartir con todos nosotros vuestros consejos y experiencias y contadnos si lo hicisteis poco a poco o de golpe.