Archive for septiembre, 2013

Siempre estamos preocupados en saber qué alimentos son los mejores y cuáles los peores que podemos dar a nuestros bebés. Y, de igual forma que nos preocupan los alimentos, también nos preocupa qué bebidas son convenientes o no para nuestros peques.

Aunque en muchas ocasiones, recurrimos a la opinión del pediatra para resolver todas estas dudas, siempre es bueno tener una lista, a modo de práctica guía de comidas y bebidas para saber exactamente qué es lo mejor de lo mejor que le podemos dar a los bebés.

 

Mejores y peores alimentos

Los mejores alimentos para los bebés se basan en los denominados cuatro grupos básicos de alimentos: proteínas, lácteos, frutas y verduras y granos. De esta forma, especialmente si el bebé tiene de 6 meses hasta un año de vida, lo mejor son los siguientes alimentos:

vegetales

Frutas variadas y verduras verdes son alimentos muy recomendables

1. Calabaza

2. Lentejas

3. Verduras de hojas verde oscuro

4. Brócoli

5. Arándanos azules

6. Aguacates

7. Carne de res

8. Ciruelas pasas

9. Garbanzos

10.Mandarinas

Por otra parte, los peores alimentos para los bebés son aquellos que contienen un exceso de sal (patatas fritas, por ejemplo), un exceso de azúcar (chocolate y cremas) o aquellos que incluyen gas (refiriéndonos a las bebidas). He aquí la lista que hay que evitar:

bebidas con gas

Las bebidas con gas y tipo sodas no son recomendables para los bebés

 

1. Sodas o gaseosas

2. Zumos artificiales

3. Galletitas saladas

4. Comidas procesadas

5. Postres de gelatina

6. Chocolates

 

Por lo que respecta a las bebidas, las mejores son, sin duda alguna, las siguientes:

1. Agua (aunque no aporte energía o vitaminas) es imprescindible y vital. El agua es la mejor bebida natural en todas las edades de la vida.

2. Zumos naturales. Mejor naturales que industriales o artificiales y con azúcares añadidos. Aunque lo mejor es tomar toda la fruta con piel y pulpa, pero bueno, pelada y triturada en una buena papilla también es una opción muy recomendable.

 

Y las peores bebidas para los bebés, son, como ya os hemos ido indicando, las siguientes:

1. Refrescos. Especialmente los azucarados.

2. Zumos envasados. Hechos a base de agua y concentrado de frutas. Es importante saber de ellos que:

  • Contienen mucha cantidad de azúcares, incluidos los que declaran no tener azúcares añadidos. Esto hace que aumente el riesgo de desarrollar caries dental y también contribuyen a ganar peso en exceso.
  • No sustituyen a la fruta aunque se hagan con zumo: faltan la mayoría de las vitaminas y la fibra
  • Tras tomar un zumo, sube el azúcar en la sangre y por tanto disminuye el apetito. Eso aumenta el riesgo de que los niños coman menos de otros alimentos que son más necesarios para su crecimiento.
  • A muchos niños les producen molestias abdominales y diarrea, debido a algunos de los azúcares o edulcorantes que contienen (el sorbitol sobre todo).
  • Su consumo diario parece estar asociado al aumento de riesgo de desarrollar diabetes.
  • Aunque algunos contienen leche, es muy poca cantidad (10%). Los padres han de saber que el pequeño beneficio de esos 33 ml de leche del envase de 300 no compensa la gran cantidad de azúcares que llevan.

Es preferible que los peques tomen fruta fresca, lavada o pelada. La fruta tiene vitaminas y fibra que resultan muy saludables.

La manera de hablar a un bebé es la misma en el mundo entero. Cualquiera que sea nuestro idioma o cultura, tenemos el vicio de hablarles como si fueran de otro mundo. Que si “agugu tata”; que si les cantamos canciones sin sentido o que, directamente, dan miedo; que si  acompañamos todo lo que decimos con diminutivos: “cógeme la manita” o “cómete la sopita”. Pensamos que tenemos que hacer cualquier cosa con tal de que nos entiendan. Pero, ¿por qué ocurre esto?, ¿cuál es la explicación de esa extraña fuerza que nos obliga a hablar así a nuestros niños?

Algunos adultos ya hemos intentado dar explicación a esta tendencia. Muchos dicen que si a los bebés se les hablase como a un adulto, no nos entenderían. Falso, por otra parte, porque nos entienden igual.

Hablar raro a los bebesLo que sucede es que hablar así a los bebés es como una tradición inconsciente que se lleva de generación en generación. Otros padres dicen que no se ven capacitados para hablar con normalidad a sus hijos, y se sienten con la necesidad de hacerse los graciosos todo el rato y de preguntarles cosas sin sentido al niño.

Sea como sea, lo cierto es que este fenómeno tiene un nombre y una explicación científica. Se le conoce popularmente como babytalk” o habla materna. Se trata de un tipo de entonación y modo de utilizar las palabras que todo adulto tiene a la hora de relacionarse con un bebé. Diversos investigadores han descubierto que cuando los padres hablan a un niño, alzan y bajan la voz de manera universalmente similar para expresar aprobación, atención, consuelo y sentimientos parecidos. Así que, no debemos preocuparnos por inventarnos palabras o no construir bien las frases cuando hablemos con nuestros hijos.

Una vez que conocemos la explicación del fenómeno, viene la difícil discusión de si es apropiado o no para los bebés hablarles a lo “babytalk“. Se supone que tanto la manera en que los padres hablan a los bebés, como la correspondiente atención y reacción de éstos a su voz son adaptaciones que sirven para la aprender bien del lenguaje. Los bebés y los niños están programados para absorber el ritmo del habla y la naturaleza general del lenguaje. Por esta razón, existe el miedo de que los diminutivos y onomatopeyas sólo consigan retrasar el desarrollo de los niños y sus progresos. Parece que deberíamos hablarles como personas adultas, para enriquecer su léxico y ayudarles a dar significados a las palabras, gestos y frases.

lenguaje del bebePero lo cierto es que hablar a los bebés así no tiene porqué conllevar algo negativo, siempre que sólo nos dirijamos a ellos de esta manera cuando se encuentren en una edad adecuada. Obviamente, si les hablamos así cuando tienen más de dos o tres años, a nuestros niños no les hará nada de gracia y nos mirarán extrañados. Otra cosa es que nos salgan palabras sin sentido cuando se trata de un bebé que sólo puede balbucear. Esto sólo es el resultado de la ternura que nos despiertan y de nuestra adaptación a sus chapurreos. De manera innata, con el paso del tiempo y con sus primeras palabras, a nosotros nos saldrá comenzar a tratarles y hablarles conforme a su edad.

Lo que sí es seguro es que los bebés son muy listos y es conveniente evitar que se nos caiga la baba con ellos y terminar inventándonos palabras cuando los vemos tan pequeños y adorables. Así que, no os preocupéis, no es una enfermedad ni algo que os durará eternamente. :-)

Quizá muchos de vosotros os hayáis hecho esta pregunta miles de veces, especialmente si sois madres y padres primerizos. Saber cuánto necesitan dormir los bebés es una de las grandes incógnitas de los papis, por eso hoy hemos querido explicároslo detenidamente.

Lo primero que tenéis que saber es cómo funciona el sueño del bebé  y cómo reconocer que está durmiendo adecuadamente. Aquí van unas pistas :

recién nacido durmiendo

Dormir y estar bien alimentado es muy importante para los bebés

El sueño, para los bebés, es casi tan importante como el estar bien alimentado , ya que durante ese tiempo de descanso se generan una serie de sustancias en el organismo que van a ayudarle a retener conocimientos, aprender y absorber todo el mundo que le rodea de una manera mucho más efectiva.

Pero dentro de nuestra ignorancia y angustiosa preocupación se nos generan un montón de preguntas ¿Es normal dormir tantas horas?, ¿por qué duerme tan poco? Y si duermen mucho, ¿no le pasará algo?

Lo cierto es que no sabemos que es mucho ni poco en comportamientos que no controlamos del todo. Aunque cada niño es un mundo, hay ciertas medidas generales que pueden serviros como guía.

No debemos olvidar que durante la primera infancia la mitad del tiempo se dedica al sueño y la otra mitad a estar despiertos. Según las estadísticas, hasta los 2 años, dedican 9.500 horas a dormir, un total de 13 meses, de los 24 que han vivido.

Aunque a partir de entonces irán bajando esas horas de descanso, durante sus primeros años es importante que cada noche cumplan 10 horas de sueño, independientemente de siestas o pequeñas cabezadas eventuales.

bebe en la cunaEl recién nacido duerme entre 16 y 17 horas durante todo el día. De estas, 9 son para la noche y el resto se van repartiendo durante el día.

Al cumplir los tres meses la cifra cambia y con 15 horas es suficiente. Al llegar al año volvemos a rebajar y nos encontramos con 11 horas por la noche y 3 durante el día.

Aunque muchos niños, durante este tiempo, abandonan la siesta siguen necesitando un total de 10 ó 13 horas al día, hasta cumplir los tres años. A partir de los 4 años, ya veréis como el sueño se concentra mayoritariamente por la noche y lo idóneo es que duerman unas 11 horas .

Por tanto,  no os agobiéis en exceso. Observad a vuestros peques y veréis que a lo largo del día se cumple sus horas de sueño. Y si no se cumplen a raja tabla, tampoco pasa nada, siempre que estén lo suficientemente descansados, porque ya sabéis que cada niño es diferente y el número de horas de sueño que necesita puede variar un poquito.

Llevar la merienda nunca va a ser más fácil y divertido que con las bolsas de merienda isotérmicas Zoolunchies de Skiphop. Son súper originales y prácticas y están ya a la venta en nuestra web, en la sección de Paseo Bebé.

Échales un vistazo porque, de verdad, merece la pena. Con caritas divertidas de animales, estas bolsas de merienda se convierten en compañeras inseparables de los más pequeños y hacen que la hora de la merienda sea original y se despierte el apetito.

bolsa comida

bolsa isotermica Zoolunchies mariquita

bolsa de alimentos

Bolsa isotérmica Zoolunchies dino

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

bolsa isotermica

Bolsa isotérmica Zoolunchies león

bolsa picnic

Las bolsas Zoolunchies son de fácil manejo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Su compartimento está totalmente aislado para mantener la comida fresca, tienen el tamaño perfecto para que nuestros pequeños puedan llevarlas a cualquier parte y su amplitud hace que puedan meter y sacar perfectamente los bocadillos, la fruta, las bebida, etc.

bolsa merienda

Así de amplio es el interior de la bolsa isotérmica

Además, las bolsas de merienda Zoolunchies Bee tienen detalles increíbles que facilitan su manejo entre los peques, ya que disponen de un bolsillo de malla interior y un asa ajustable para fácil transporte. Pero también son muy prácticas para vosotros, mamás y papás, porque su interior es de fácil limpieza y todas disponen de una etiqueta interna para poner el nombre de vuestra hijo o vuestra hija.

Si las queréis utilizar para la comida, un viaje o para una excursión,  estas bolsas también son fantásticas. Incluso, para algún picnic que hagáis un fin de semana en familia. Tan sólo habrá que preparar unos bocadillos, zumos, algo dulce… Y que no se os olvide la bolsa isotérmica Zoolunchies Bee para mantenerlo todo a la temperatura adecuada ¡Qué rico!

Recordad que disponemos de 14 modelos diferentes de bolsas isotérmicas para transportar la comida de los pequeños. Elegid la que más os guste para vuestro peque y alegradle la hora de comer. Su precio, como ya habrás visto es de 13,99 euros.

 

A estas alturas, poco podemos aportar más sobre los enormes beneficios que la música ofrece al desarrollo cognitivo, emocional y sensorial de los niños. Ya desde el vientre materno, la música se convierte en un modo de comunicación, consiguiendo que nuestro bebé se relaje, se anime o consiga un canal especial con el que acercarse al mundo exterior. Según el tipo de música que le ofrezcamos, vamos a hacer que reciba al mundo de una u otra forma.

Aprender música

Aprender música desde pequeños ayuda a desarrollar el cerebro

Generaciones de niños han pasado por escuelas de música y conservatorios para ocupar sus tardes aprendiendo a tocar un instrumento. Pero ahora, para ahondar más en los grandes beneficios que produce esta reina de las artes, diversos estudios recientes de investigadores estadounidenses han descubierto que aquellos niños que tienen una formación musical, aunque sea durante un breve periodo de tiempo, poseen mejores habilidades auditivas, de atención y de memoria.

Aunque pueda parecer que las clases de música en el colegio son un modo de rellenar tiempo educacional que no va más allá, o creamos que la música es un pasatiempo ajeno a su crecimiento, se ha comprobado que los niños que  han sido educados en música, aunque fuera por un breve periodo de tiempo, están mucho más capacitados para procesar los sonidos y, por lo tanto, para memorizar, distinguir y atender.

estudiando música

La música desarrolla las habilidades de atención y memoria en los peques

Los estudios realizados han demostrado que, ciertamente, el aprendizaje musical en la
infancia mejora las capacidades de lectura, el dominio lingüístico, las
habilidades matemáticas y la agilidad mental en general.

Aprender a leer e interpretar una partitura
implica asimilar y apropiarse de las estructuras cognitivas de un nuevo tipo de lenguaje que, en su abstracción, enriquece el modo de estructurar el
pensamiento.

Además está el hecho que la educación artística
en general potencia la creatividad y la imaginación de los peques y les ofrece una nueva vía de comunicación para canalizar su expresividad emocional.
Eso fortalece su autosatisfacción y su bienestar interior.

Como aseguran muchos expertos, el hecho que desde una edad temprana nuestros
hijos practiquen música de forma académica, no sólo lúdica, potencia también su
madurez, su sentido de la responsabilidad y su capacidad de esfuerzo. Valores que, por otra parte, hoy en día les pueden ser muy útiles.

¿Conocéis algún método o escuela musical que enseñe a los niños, desde pequeños, a aprender música?  Si es así, compartidlo con  nosotros y  contadnos si vuestros hijos e hijas lo han probado.

Siempre nos han parecido divertidos los bodys personalizados para bebés y ahora por fin los podemos ofrecer en nuestra web. La verdad es que no hemos inventado nada nuevo, pero sí algo diferente.

Los bodys pesonalizados para bebés de Chupetitos son los más originales y con ellos vuestros bebés se sentirán especiales. Y ¿por qué decimos esto? Pues porque nuestros bodys personalizados son diferentes al resto. Son divertidos, entrañables y con mensajes llenos de ternura que describen a la perfección lo que son nuestros bebés: “Material frágil”, “Ladrones de Sueños”, “Marqueses y Marquesas de la casa”, “Genuinos”… En definitiva, únicos,  irrepetibles y con personalidad propia.

body genuine

Body 100% genuino

Body sueños

Body ladrón de sueños

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

body niña

Body Marquesa de la casa

body niño

Body material frágil

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nuestra intención es que, con estos bodys, los niños y niñas lleven ropa personalizada con los diseños que más se identifiquen con ellos, pero también con sus nombres (para eso, tenemos un modelo liso en colores blanco, azul y rosa donde únicamente va estampado el nombre de tu bebé. Por eso, utilizamos prendas de algodón 100% de primera calidad, para la piel delicada de tu bebé.

Todos los bodys son fáciles de usar y lavar. No tienen botones, ni nada que se pueda clavar o pueda incomodar al recién nacido, a excepción de los corchetes en la entrepierna que permiten cambiar al bebé de una manera facilísima y en cuestión de segundos. Y, algo muy importante, están confeccionados y estampados en España. Su precio: 12,50 euros.

Nuestros bodys personalizados no sólo son apropiados para dar la bienvenida a vuestro bebé, sino también para el bebé o los bebés de algunos de vuestros amigos o familiares. Como regalo resultan ideales y muy divertidos y, además, son un recuerdo original para los padres cuando los hijos han crecido.

En Chupetitos está claro que pensamos como los niños y como ellos queremos ropa personalizada y divertida, llena de mensajes originales para no aburrirse.

Estamos convencidos de que nunca la ropa de primera puesta había sido tan divertida. Seguro que encontraréis lo que hace tiempo que andabais buscando.

¿Qué pensáis vosotr@s?