Todos sabemos que criar un bebé no es tarea fácil y en muchas ocasiones nos dejamos aconsejar por los comentarios que nos hacen terceras personas y, entonces, es cuando la crianza del bebé se llena de mitos y tabúes que poco o nada tienen de realidad. Algunas de ellas, en la actualidad, nos parecen una tontería, pero hay otras que siguen tan arraigadas, que ya no sabemos distinguir dónde empieza o acaba el mito. De entre todas ellos, hoy en Chupetitos vamos a destacar cinco, aunque estamos seguros de que conocéis alguno más.

bebe escuchando musica

Que el bebé escuche música clásica es un mito, no aumenta su inteligencia
FUENTE: Dreamstime

1.- Si los bebés escuchan música clásica se hacen inteligentes.  Este es un mito muy extendido. Si fuera así lo tendríamos muy claro ¿verdad? A todas horas les pondríamos a los grandes genios de la música de todos los tiempos para conseguir seres súper inteligentes. Nadie quedaría excluido de este don. Es cierto que la música clásica calma a los bebés, pero la inteligencia, en la mayoría de los casos, viene intrínseca en su propio mapa genético.

2.- El azúcar vuelve a los bebés y a los niños hiperactivos. Sí que es cierto que el exceso de azúcar no es bueno para los bebés o los niños aún muy pequeños.Una correcta alimentación debe huir de la saturación en azúcares, pero de ahí a que este ingrediente les convierta en seres imparables y con déficit de atención, es otra cosa. El azúcar proporciona energía pero no para causarle este tipo de trastorno.

3.- El uso del andador en los bebés puede dañarles las piernas. En torno a este mito hemos oído, incluso, que puede que al bebé el andador le dañe las piernas y no llegue nunca a caminar. No hay nada cierto en esto.  Su uso debe ser recomendado y siguiendo las sugerencias del pediatra, pero, muy al contrario de lo que se cree, el andador ayuda mucho al bebés sentirse más seguro y le fortalece las piernas.

4.-  Los cereales son el mejor alimento para el bebé. Cierto es que los cereales son un estupendo alimento para que los bebés se acostumbren a los nuevos sabores, pero también lo son las verduras y las frutas. A partir de los 6 meses el bebé irá acostumbrándose a nuevos alimentos y no debemos centrarnos únicamente en los cereales. Un buen puré de verduras, por ejemplo, pueden ser igual de sabroso y mucho más sano.

niño comiendo cereales

Otro falso mito sobre la crianza del bebé: dar una cena sólida y abundante para que duerma mejor
FUENTE: Club Padres

5.- Dar alimentos sólidos al bebé a la hora de la cena hace que duerma mucho mejor. El sueño del bebé se va alterando conforme va cumpliendo los primero meses de vida. Muchos papás y mamás, a veces mal asesorados, creemos que dar un biberón con muchos cereales en la toma de la noche (a partir de los cuatro meses) o prepararles una buena papilla a la hora de cenar (cuando ya algo más mayorcitos) va a servir para que duerma más y de un tirón nuestro hijo o nuestra hija. Sin embargo, esta medida no es la mejor ni la más eficaz. La cena debe ser proporcionada a la edad del bebé y nunca sobrepasar las cantidades recomendadas. Y, por supuesto, cuando son bebés de pocos meses, olvidaros porque, por desgracia, la vigilia de los padres durante los primeros meses de crianza no tiene fácil solución. Quizá un buen chupete sea lo mejor.

2 Respuestas a “5 mitos sobre la crianza del bebé”

  • […] Si acabáis de ser madres o ya habéis pasado por esa experiencia, voy a recomendaros un cómic con el que vais a pasar muy buenos ratos. ¡Os va a encantar! Sobre todo, porque es muy divertido y, al mismo tiempo, refleja con casi toda fidelidad las vicisitudes que van ocurriendo a lo largo de la crianza de un bebé. […]

  • […] “El Club de las madres novatas” reivindica la identidad de las mujeres, pero sin centrarse exclusivamente en su nuevo rol familiar. Es una novela para todas aquellas madres (tanto primerizas como experimentadas) que, con bastante frecuencia, se han sentido solas e incomprendidas ante sus nuevas responsabilidades, para demostrarnos que la maternidad no es sinónimo de renuncia. […]

Deja un comentario


8 − = seis