Archive for abril 8th, 2014

Como decía Leo J. Burke, “La gente que dice que duerme como un bebé, generalmente no tiene uno“. Muchos son las madres y padres que aún se desesperan porque su bebé no duerme bien y las noches se hacen interminables. Se despierta mucho, le cuesta conciliar el sueño de manera seguida, llora… Para intentar ayudaros, os hemos preparado hoy algunos consejos para enseñar a dormir a vuestro bebé, especialmente, durante la noche.

dormir al bebe

Bebé durmiendo
FUENTE: Fotos y Fondos

En Chupetitos sabemos que no siempre es fácil conseguir que se duerman. Somos padres como vosotros y somos conscientes de que enseñarles a dormir no es algo que se consiga de un día para otro. Sin embargo, sí que existen pautas que les pueden ayudar a adquirir  unos buenos hábitos de sueño y las compartimos con vosotros porque hemos comprobado que resultan muy prácticas.

1) Es importante sincronizar el ritmo de sueño y vigilia del bebé con el ciclo noche día. Desde el primer día en que nacen es importante ayudarle a distinguir el día de la noche. Durante el día debe haber luz, juegos y ruidos habituales; por la noche la luz debe ser más tenue y el niño debe permanecer tranquilo, sin juegos ni ruidos que puedan alterar su estado de tranquilidad.

2) Los horarios deben ser regulares y el sueño debe estar precedido de actividades rutinarias. Si nosotros como padres nos anticipamos a las diferentes actividades del día, daremos seguridad y tranquilidad al niño. Es el caso, por ejemplo, del baño relajante de la noche. Si lo hacemos siempre a la misma hora y a continuación le damos la cena y lo acostamos, su cuerpo se acostumbrará a eso y sabrá que después de todas esas rutinas toca dormir placenteramente.

3) Controlar la siesta durante el día. La siesta es un hábito normal en niños.Por regla general, el bebé realiza una siesta por la mañana y otra por la tarde a partir de los 4 ó 5 meses. A medida que el niño crece, necesita menos siestas y a partir de los 18 meses ya no suele dormir por la mañana. Controlar esas siestas de acuerdo a la edad del bebé,  también es importante para que el sueño no se altere por las noches.

4) Que se despierten por las noches es normal en los lactantes. Lo más habitual es que los bebés no duerman de forma estable y continuada durante los primeros meses de vida. No hay que desesperase. En condiciones normales eso es temporal e irá cambiando conforme el bebé se haga más mayor.

luz quitamiendos

Luz de noche oveja, diversos colores

5) El bebé debe dormir solo. Eso sí, durante los primeros cuatro meses de vida que es cuando el lactante se despierta más por la noche, es conveniente poner la cuna en la habitación de los padres. Sin embargo, es recomendable que duerma en su propia habitación a partir de los 6-12 meses. Eso les ayuda a entender que ese es su espacio para dormir y que mamá y papá van a estar atentos a cualquier cosa que les pase o puedan necesitar. Nuestros vigilabebés (si son muy pequeños) o la luz de noche Oveja (si son más mayorcitos) os harán sentir más cómodos a todos.

6) Nunca un bebé tiene que dormir en la cama de sus padres. El colecho no es aconsejable si de verdad queremos ayudar a dormir al bebé.

7) No hay que realizar actividad física por la noche. A pesar de lo que a menudo se cree, es recomendable disminuir la actividad física conforme se acercan las 20:00 horas de lactare y también después de cenar, para evitar que el niño se acueste nervioso y facilitarle la transición hacia la hora de acostarse. Eso que oímos a veces de “si se cansa y está hasta las 9 de la noche jugando, luego caerá rendido”, a veces no funciona. Corremos el riesgo de que el niño se active y, aunque caiga rendido, se despierte después a mitad de noche.

Y, por último, no olvidéis nunca algo muy importante tengan la edad que tengan: el cariño y los mimos. Una cuestión muy importante para enseñar a dormir al bebé es transmitirle el calor de mamá y papá. Acompaña siempre el momento de dormir con muchas caricias, besos y palabras dulces. Ellos os lo agradecerán de por vida.