Archive for abril 22nd, 2014

Mucho nos preocupamos las madres y los padres por la alimentación de nuestros niños, pero hay una verdad que no podemos negar: todo lo que los niños van a aprender, todo lo que ven, lo van a observar primero de sus padres y de las personas con las que pasan tiempo, por eso, en la alimentación de los niños también dentemos predicar con el ejemplo.

Si fuéramos a veces un poco más conscientes de la importancia que tiene educar también en la alimentación, nos daríamos cuenta de lo importante que es esto para el resto de su vida. Que las mamás y los papás escojamos unas buenas costumbres, tanto de alimentación como de actividad física, resulta decisivo para que los niños sigan el mismo camino.

En un hogar en el que los padres se alimentan de forma equilibrada es muchísimo más probable que haya alimentos sanos al alcance del niño. Numerosos estudios señalan que cuando en el hogar hay más frutas y hortalizas, los pequeños consumen mayor cantidad de ellas. Y viceversa: si en casa hay más alimentos no saludables, la ingesta del menor es menos saludable.

comer en familia

Los padres debemos educar a los niños en una alimentación sana
FUENTE: First Nutrition

Por otra parte, si los padres evitáramos un poco más también que los niños no pasaran tanto tiempo sin realizar ejercicio físico. El sedentario en los niños no es bueno. No debemos permitir , es muy poco  que nuestros hijos pasen horas frente al televisor o jugando a videojuegos. Hemos de hacer todo lo posible  para motivar al niño a que se muevao, ya sea mediante juegos, paseos, deportes o cualquier actividad que haga acelerar el corazón.

Tanto una alimentación sana en los niños como el ejercicio físico son pilares que sostendrán la salud de los niños durante el resto de su vida y prevendrán que sufra problemas de obesidad y una larga lista de enfermedades crónicas. Es por ello que, dentro de las normas que los padres seguimos a la hora de educar a nuestros hijos, deberíamos incluir también el compromiso con una dieta saludable que contemple los siguientes aspectos:

– Limitar la cantidad de alimentos poco sanos que hay en casa.

Existe un refrán que resume a la perfección este consejo: “Ojos que no ven, corazón que no siente“. Si el niño no tiene a su alcance alimentos llenos de calorías pero faltos de nutrientes, no tendremos que prohibírselos.

desayuno en familia

La hora de desayuno es un buen momento de alimentación en familia
FUENTE: Revista Hola

– Fomentar un mayor número de comidas compartidas.

Cada vez más investigaciones científicas confirman algo de sentido común: comer en familia mejora la calidad de la dieta del menor. Incluso existen estudios que indican que este hábito puede evitar comportamientos de riesgo en adolescentes.
Hoy en día es prácticamente difícil hacerlo a mediodía, porque muchos niños se quedan al comedor en los colegios, pero sí que podemos hacerlo a la hora de la cena y del desayuno. Aunque sean pequeños, los niños tienen que compartir comidas, cenas, meriendas o desayunos con los papis. Si son pequeños, el desayuno es el mejor momento para conversar, especialmente, los fines de semana. Y nada mejor que sentarlos en la mesa, con su biberón e inculcarles ese hábito desde pequeños.

– Promover la actividad física y restringir el tiempo que los niños dedican a actividades sedentarias.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) aconseja limitar a menos de 2 horas diarias el tiempo que los pequeños dedican a ver televisión, jugar a videojuegos o a navegar por Internet (los menores de 2 años de edad, ni deberían ver la televisión).
¿Predicáis con el ejemplo en la alimentación de los niños? Está en vuestras manos. Desde Chupetitos, os recomendamos que lo hagáis