Archive for abril 28th, 2014

Nadie dijo que fuera fácil ser padres, es más ya sabíamos antes de serlo que no era fácil. El ser padres no sólo es una tarea de desgaste físico, mental y emocional, es mucho más. Y aunque en Chupetitos pensamos que es una tarea muy satisfactoria (si no nadie tendría hijos), no es un camino de rosas, tiene muchas complicaciones. Ser buenos padres no sólo influirá en el futuro de la educación de nuestros hijos, también en nuestra propia satisfacción con nuestro papel de padres. Por eso, debemos esforzarnos día a día para conseguirlo. Y  qué mejor que tener cerca un decálogo de los buenos padres, una serie de reflexiones, para que las  las pongáis en práctica siempre que podáis. Son pautas que, sin lugar a dudas, en nos harán ser buenos padres.

familia feliz

No es fácil ser padres, pero con responsabilidad podemos llegar a ser unos buenos padres
FUENTE: Primicias.com

1.- Los buenos padres no le dan a sus hijos todo lo que necesitan, les enseñan que ellos mismos son capaces de conseguir lo que quieren.
2.- Los buenos padres no buscan hacer felices a sus hijos, les enseñan que la felicidad depende de cada uno.
3.- Los buenos padres no le dan oportunidades a sus hijos, les enseñan a buscarlas, a crearlas y a aprovecharlas.
4.- Los buenos padres no le dan a sus hijos lo mejor para que sean felices, les enseñan a disfrutar y a encontrar lo mejor, aún en lo más sencillo.
5.- Los buenos padres no les enseñan a su hijos a superar siempre a los demás, les enseñan a superarse a sí mismos.
6.- Los buenos padres no les enseñan a su hijos a decir todo lo que piensan, les enseñan que lo que pensamos no es la verdad absoluta y que debemos ser cautelosos al expresar nuestras opiniones, teniendo en cuenta siempre los sentimientos de los demás.
familia

Ser buenos padres será más fácil con este decálogo
FUENTE: La prensa grafica.com

7.- Los buenos padres no le resuelven los problemas a sus hijos, les enseñan a asumir responsabilidades y a aprender de sus errores.
8.- Los buenos padres no les enseñan a sus hijos a evitar los fracasos, les muestran que el fracaso es parte del camino hacia el éxito.
9.- Los buenos padres no convencen a sus hijos de la importancia que tienen en la sociedad, le enseñan que siendo amables se volverán importantes para ella.
10.- Los buenos padres no le enseñan a su hijos a ser críticos y resentidos ante las injusticias, les enseñan a contribuir en paz y a construir lo que es justo para todos.
Si tenemos presente este decálogo, y demostramos a nuestros hijos que los queremos cuando les abrazamos, los besamos y les damos el cariño que necesitan, entonces, seguro que seremos unos buenos padres.