Cuando acabas de ser madre y tienes por fin a tu bebé, hay muchas cosas que desconoces. Pero una de las que más recuerdan las madres y que menos se imaginaban que podrían ocurrir, son las de las pequeñas molestias que se pueden tener cuando comienzas la lactancia. El primer mes suele ser el más difícil y la primera semana, con diferencia, una de las más problemáticas. Y es que hay cosas que desconoces cuando comienzas la lactancia. De todas ellas, hemos seleccionado algunas. A ver si coincidís con nosotros.

1.- Bebé y cesárea: La subida de la leche no depende para nada si el bebé nace por cesárea o por parto natural, depende sólo de lo pronto que se coja el bebé y comience a succionar. Hay muchas mamás que se sienten mal y muy preocupadas cuando el parto es por cesárea, ya que piensan que no van a poder dar el pecho a sus hijos y no es así. Hay que tratar de poner siempre al bebé al pecho, aunque te sientas dolorida por la cesárea. Puede que no te sientas bien el primer día y el segundo, pero poco a poco, si el bebé se coge, podrás iniciar la lactancia materna sin problemas.

madre dando el pecho

En el proceso de acople, hay que tener mucha paciencia
FUENTE: Pixabay.com

2.- La madre y bebé deben aprender el proceso: Al ponerte el bebé en el pecho el instinto nace, pero siempre hay que ayudar al bebé. Hay que encontrar bien las posiciones corporales de ambos y también del pecho. La verdad es que hasta que no llega ese momento las posiciones para amamantar como que no las tienes controladas, pero, por suerte, si tienes a la matrona cerca te puede ayudar mucho y reforzar tu confianza.

3.- El bebé no necesariamente se engancha bien al pecho: Esto de enganchase es algo totalmente desconocido cuando acabas de ser madre. Hasta ese momento no descubres que el bebé debe meterse el pezón completamente en su boquita para poder mamar y cubrir la areola con los labios, no debe coger sólo la punta. ¿Y qué pasa? Pues que el pezón de todas las mamis no es igual y a veces es necesario sacar el pezón a través de masajes para que el bebé pueda succionar bien. En este caso, si al bebé le cuesta un poco más cogerse, es cuestión de que tú, como madre, te armes de paciencia y le ayudes. Ya verás como al final, va mejorando poco a poco.

dar el pecho

La leche, al principio, no aparece enseguida ni en grandes cantidades
FUENTE: Freedigitalphotos.com

4.- La leche no aparece de manera inmediata y no fluye como un río: Por eso, el primer día, cuando das el calostro, lo que sale de tus pechos es poquito, muy poquito líquido y hasta que no pasan los días no se va produciendo más leche. Una vez superado este momento, el cuerpo de la madre va generando más leche y, a medida que va succionando mejor el bebé, más leche se va produciendo. Si al principio produces poca, no te asustes, es normal. Lo que se puede hacer es estimularse con un extractor de leche para que el pecho se vaya acostumbrando. El extractor manual de Nûby Natural SoftFlex que tiene Chupetitos en la web, os vendría de maravilla.

5.- Dolor de pezón: Ésta es otra de las fases de la lactancia, que desconoces completo. Si el bebé no se ha enganchado bien al pecho puede ocasionarte heridas y grietas en el pezón. Hay muchas cremas que te aliviarán mucho el malestar, pero sin duda, tener a mano unas pezoneras  para que la lactancia sea más fácil y cómoda.

La verdad es que cada madre es diferente a otra y el proceso de amamantar cambia para cada una. Sin embargo, sí que es cierto que hay que esperar un poco a que el bebé aprenda y hay que relajarse y saber que sólo se trata de perseverar en la lactancia para que salga bien. Finalmente, se acaba consiguiendo la recompensa.

3 Respuestas a “Cosas que desconoces cuando comienzas la lactancia”

Deja un comentario


siete × = 49