Si hay una cosa clara es que todos los bebés son diferentes, pero la mayoría de ellos están listos para recibir nuevos alimentos (además de leche de fórmula o leche materna) a sus dietas a partir de los 6 meses de vida. Para comenzar a ingerir alimentos sólidos, el bebé debe poder hacer lo siguiente:

  • Sentarse con apoyo.
  • Tener control de su cabeza y cuello.
  • Haber perdido el reflejo de extrusión (es decir, sacar la lengua cuando un objeto entra en contacto con la boca)

Si esto está superado, ten por seguro que ya puedes introducir a tu bebé la alimentación sólida.

bebe con alimentos solidos

A partir de los 6 meses los bebés están listos para recibir alimentación sólida
FUENTE: freedigitalphotos.net

Pero, ¿cómo hacerlo? ¿cuáles son los mejores trucos para que este gran paso no sea una catástrofe? En Chupetitos, hemos recopilado alguno de esos consejos y hoy os los vamos a contar de primera mano. ¡Estad muy atentos!

1.- Asegúrate de que los primeros alimentos que des a tu bebé sean papillas bien trituradas, para que su consistencia sea suave.

2.- Una magnífica combinación es mezclar frutas y verduras con un poco de leche (materna si puede ser) para dar un sabor más agradable.

3.- Para iniciar el proceso mejor, ofrécele los alimentos sólidos fuera de las tomas de pecho o los biberones. Recuerda que quizás debas intentarlo varias veces antes de que tu peque lo acepte bien.

4.- Una vez que el bebé esté contento con los alimentos sólidos, empieza a variar las combinaciones añadiendo un poco de queso fresco, fruta en pedacitos pequeños, trocitos de pan, etc.

5.- Procura no obligar a tu bebé a comer cuando se sienta cansado o en el proceso de dentición. Es mejor esperar e intentarlo más tarde, cuantas veces sea necesario.

6.- No pienses en la cantidad que toma, sino en la introducción con éxito de nuevos sabores y texturas.

7.- Cuando veas que tu bebé está listo, empieza a triturar menos las papillas. Es probable que, al principio, escupa las partes enteras, pero poco a poco aprenderá a masticarlas. Eso sí, evita los alimentos con los que pueda atragantarse (semillas, frutos secos, zanahorias crudas, pasas) y nunca lo dejes solo mientras come.

8.- Trata de no meterle prisa en su hora de la comida. Prepárate un sandwich o un bocata mientras le estés dando de comer y come junto a él para que el momento de la comida sea un agardable espacio de convivencia familiar.

9.- Deja que se ensucie mientras come. Fomenta que lo haga él mismo o ella misma y no le limpies hasta que haya terminado. Estar limpiándoles la cara y las manos constantemente puede agobiarle y, además, deja de ser divertido. Recuerda que para eso existen los baberos y los pechitos, para que disfruten de la comida y no se manchen en exceso.

Nosotros podemos ayudarte en esto mucho, porque tenemos una amplia gama de baberos con los que te olvidarás de las manchas durante la hora de la comida. Y algunos, incluso, los puedes personalizar como el babero azul con lunares o el babero rosa con lunares. Aquí lo puees ver en la fotografía.

babero para alimentos solidos

Babero azul con lunares personalizable, también disponible en color rosa
FUENTE: chupetitos.com

10.- Hazte con los mejores utensilios y accesorios para darle de comer. Eso, aunque parezca una tontería, es imprescindible. Una adecuada y práctica  vajilla infantil te ayudará mucho. El bol Suregrip, por ejemplo, con tenedor y cuchara, fabricado en duro duro polipropileno resistente,  tiene la forma conveniente para cereales, galletas y otros alimentos sólidos del bebé que te hará ayudará muchísimo.

Nadie dijo que introducir la alimentación sólida al bebé sea fácil, pero seguro que estos consejos os ayudan mucho. Los bebés se acostumbrarán pronto y vosotros disfrutaréis viéndolos comer.

Deja un comentario


− tres = 6