La fiesta de Halloween es una de las más esperados del año para los niños. Los disfraces de terror, las calabazas, las brujas, los esqueletos, los caramelos, las golosinas… son los típicos elementos de la mágica y tenebrosa noche del 31 de octubre, que ya tenemos casi encima. Aunque Halloween es una fiesta de origen celta, con un gran protagonismo en los países anglosajones, su influencia se ha expandido por casi todos los rincones del planeta.

A los niños también les encanta celebrar Halloween porque es una fiesta especial y diferente. ¿Estáis preparados, pues, para pasar una noche de miedo con ellos? ¡Atentos a nuestras ideas y consejos!

En primer lugar, ya sabéis todos qué tienes que buscar un disfraz. ¡Ningún niño quiere quedarse sin disfraz esa noche! Si son pequeños, lo mejor es optar por algún traje que sepan identificar, que sea de “temática de Halloween” pero sin pasarse de terrorífico. ¿Qué tal un disfraz de bruja, de duende o de fantasma? Incluso algún disfraz asociado a animales como arañas, abejas o murciélagos. Es fácil encontrar alguno en cualquier tienda de disfraces, porque suelen tener un variado surtido. Y si aún usan chupete, podéis complementar el disfraz con alguno de los 4 modelos de chupetes para Haloween que tenemos en nuestra web. ¡Son muy divertidos!

chupete halloween chupetitos

El chupete bruja naranja puede ser un complemento al disfraz de los más pequeños
FUENTE: chupetitos.com

Cuando los niños ya no son tan pequeños, se les puede comprar disfraces más terroríficos. Una buena opción son los trajes asociados a personajes típicos de las novelas o películas de miedo, como Frankestein, Drácula o Miércoles, la niña de La Familia Adams. También se puede apostar por los clásicos, como los disfraces de esqueleto, de muerte, de vampiro, de zombi… o incluso modificar un poco un disfraz normal para que parezca terrorífico. En este caso, algún pequeño detalle como un poco de maquillaje pueden transformar el disfraz más plácido en el más aterrador.

Pero no sólo el disfraz es la clave del éxito de una noche de Halloween. La decoración es fundamental, especialmente si tienes previsto celebrar la fiesta del 31 de octubre en una casa particular. Prepárala con los niños, para que ellos se sientan parte de la fiesta en todas sus fases. Asegúrate que no faltan los elementos típicos de cualquier fiesta de este tipo: calabazas, murciélagos, calaveras, velas, telarañas de algodón.

También puedes optar por organizar una fiesta temática dentro del gran universo que es Halloween. Por ejemplo, que padres e hijos acudan vestidos iguales. Si tienes tiempo, busca las instrucciones para preparar alguna receta de Halloween. Puedes optar por recetas divertidas, como galletas en forma de fantasma, o por algo más básico que también esté relacionado con la fiesta. Por ejemplo, una crema de verduras de color naranja, de zanahoria o de calabaza. El naranja, junto con el negro, es el claro protagonista de la noche de Halloween.

menu halloween

Las recetas temáticas son una buena opción, como estas bolitas de arroz de calabaza
FUENTE: pequerecetas.com

Y, finalmente, no te olvides de preparar algunos juegos. Algunas ideas: un concurso a ver quién lleva el disfraz más terrorífico, un taller para decorar calabazas, una búsqueda del tesoro escondido a través de pistas o un juego de mímica para adivinar películas de terror.

Las variedades ya sabéis que son infinitas. Seguro que estas ideas junto a vuestra imaginación harán de la fiesta de Halloween la mejor de las diversiones.

Deja un comentario


8 − cuatro =