Hoy quiero comenzar la semana y este mes de junio debatiendo un poco sobre el tema del embarazo y la dieta. Un reciente estudio que leía hace unos días decía que el 55% de las mujeres que se quedan embarazadas modifican su alimentación para adoptar una dieta más saludable, pero todavía un 43% de ellas tienen dudas sobre el tipo de alimentos que pueden consumir durante la gestación y la lactancia.

Así, aunque el 70% de las embarazadas modifica su dieta durante el periodo gestacional para hacerla más saludable, sólo cuatro de cada diez asegura ingerir más cantidad de frutas, verduras, pescados y lácteos y la mayoría de ellas bebe menos agua de la adecuada (1,2 litros al día frente a los 2,3 recomendados).

Sólo cuatro de cada diez ingiere más cantidad de frutas, verduras, pescados y lácteos en el embarazo FUENTE: pixabay.com

Sólo cuatro de cada diez ingiere más cantidad de frutas, verduras, pescados y lácteos en el embarazo
FUENTE: pixabay.com

Todos estos datos, que se desprenden de la encuesta “Conocimientos en nutrición durante el embarazo y la lactancia“, elaborada por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (Fesnad), la verdad es que nos alertan, y mucho, sobre los hábitos de alimentación durante el embarazo. Y es que comer bien durante el embarazo es fundamental, pero también lo es alimentarse bien después del parto.

Según esta encuesta, el 43 % de las mujeres han manifestado haber tenido dudas sobre la alimentación a seguir durante el embarazo o la lactancia y esas dudas se centraban, mayoritariamente, en qué alimentos podían consumir o cuáles debían evitar. En este aspecto, los autores de la encuesta han llamado la atención sobre el importante porcentaje de mujeres que desconoce que el consumo de especies de pescado como el atún o el pez espada están desaconsejados durante la gestación y el tiempo de la lactancia debido a su alto contenido en mercurio, que puede afectar negativamente en el desarrollo del bebé. Y, por el contrario, sigue existiendo la falsa creencia de que no se pueden consumir sardinas, cuando se trata de un pescado óptimo para esta etapa.

La encuesta también analiza en profundidad el conocimiento que existe sobre los complementos vitamínicos y advierte de que sólo un 52 % de las embarazadas encuestadas tomaba algún tipo de complemento alimenticio (el 79 % ácido fólico, el 53 % hierro y el 41 % polivitamínicos y minerales).

Sin embargo, son pocas las mujeres que empiezan a tomar ácido fólico antes de quedarse embarazadas, tal y como está recomendado, por lo que esto nos hace ver la importancia que tiene planificar el embarazo y empezar a cuidar la alimentación antes de pensar en tener un bebé, ya que una buena alimentación o no fumar condiciona el futuro del hijo, no sólo durante la infancia, sino también en la edad adulta.

Pocas mujeres empiezan a tomar ácido fólico antes de quedarse embarazadas FUENTE: flickr.com

Pocas mujeres empiezan a tomar ácido fólico antes de quedarse embarazadas
FUENTE: flickr.com

Si cada vez somos más las mujeres que adoptamos hábitos saludables durante la gestación y nos interesamos por conocerlos bien, nuestros hijos e hijas seguro que nacerán más sanos y fuertes. Se acabó ya aquello que se dice de que “hay que comer por dos”; en el embarazo es normal engordar entre 11,5 y 16 kilos y durante el último trimestre es necesario incrementar un 20% el consumo de calorías. Eso sí, siguiendo las pautas alimenticias que nos recomiende nuestro ginecólogo. Porque yo creo que quien más nos puede ayudar en esto de la alimentación durante la gestación son los profesionales que se encargan de controlar y vigilar nuestro embarazo.

¿No creéis? ¿Vosotras les preguntáis?

2 Respuestas a “El 55% de las embarazas modifica su dieta, pero con dudas”

Deja un comentario


− cuatro = 5