Una nueva forma de crianza que está consolidándose en España son las madres de día, profesionales tituladas que cuidan de un máximo de cuatro bebés en sus propias casas, mientras los padres trabajan. Se están convirtiendo, poco a poco, en una alternativa a las guarderías y están afianzando un modelo típico en Europa, aunque polémico por no estar aún regulado.

Generalmente son mujeres, pero también hay hombres que se dedican a esto. Se trata de una figura muy arraigada en el extranjero: en Alemania se llaman tagesmütter, en Inglaterra childminder y en Francia assistante maternelle. En estos países su trabajo sí está regulado e incluso hay ayudas públicas para costear el servicio.

Las Madres de Día se están convirtiendo en España en una alternativa a las guarderías y escuelas infantiles FUENTE: pixabay.com

Las Madres de Día se están convirtiendo en España en una alternativa a las guarderías y escuelas infantiles
FUENTE: pixabay.com

En España, la situación es muy diferente: las madres y padres de día no están regulados a nivel estatal, sólo existen normativas en la Comunidad de Madrid y en Navarra. Y esta situación de “alegalidad” está generando una considerable incertidumbre y ha movido a las madres de día a organizarse en asociaciones y establecer normas para autorregularse.

Una de las entidades más activas es Red Madres de día, que en su web establece los requisitos básicos que deben cumplir las personas que quieren ser madres de día:

-Tener un hogar adecuado y seguro para niños de 0 a 3 años.

-Contar con formación en educación infantil, pedagogía y psicología.

-Cuidar en su hogar a un máximo de 3 ó 4 niños menores de 4 años.

-Ofrecer un programa de educación y desarrollo que estimule a los niños.

-Estar dadas de alta en el régimen de autónomos o como empleada del hogar.

Esta asociación también ofrece cursos y prácticas para convertirse en madre de día. Sin embargo, conviene aclarar que estos estudios no tienen carácter oficial ni tampoco hay un control público fuera de las dos únicas comunidades que han regulado el sector.

Las madres de día dan gran importancia a las experiencias afectivas de los niños y a la crianza con apego FUENTE: pixabay.com

Las madres de día dan gran importancia a las experiencias afectivas de los niños y a la crianza con apego
FUENTE: pixabay.com

Por lo tanto, los padres no tienen ninguna garantía sobre la preparación y la labor que realizan las personas a cuyo cargo dejan a sus hijos, más allá de la confianza que les generen o las recomendaciones de otros usuarios. Otro inconveniente de las madres de día a tener en cuenta es su coste, más alto que el de una escuela infantil al tratarse de grupos reducidos y no existir subvenciones ni ayudas públicas. Por norma general suele situarse entre 300 y 500 euros, aproximadamente. A cambio, las madres de día ofrecen una atención más personal que en una guardería con ocho o diez niños.

Además, ese “amor de madre” que prestan se traduce en cosas muy concretas, como mucho contacto físico, mucha presencia, muchas ocasiones de atención no dividida, atención continua hacia sus necesidades, escucha a sus señales, contacto visual, determinados tonos de voz y determinada forma de tocar en los cuidados diarios, cierto tipo de lenguaje, ser tenido en cuenta en sus características particulares, etc, etc. En definitiva, todo lo que de forma natural surge de cualquier mujer que se permite entregarse a su instinto de madre.

Cada madre de día tiene su propia tendencia pedagógica. Aún así, por norma general suelen ser afines a la pedagogía respetuosa de los ritmos de desarrollo de cada niño, dando gran importancia a las experiencias afectivas de los mismos y a la crianza con apego.

¿Os habéis planteado llevar a vuestro bebé a una madre de día? ¿Lo haríais o preferís las guarderías?

Deja un comentario


5 − = cuatro