¿Sabes lo que es el Síndrome de Burnout?  ¿Sabes que algunas mamás lo padecen? Se conoce como Síndrome de Burnout el trastorno emocional que padecen ciertos trabajadores relacionados con su responsabilidad y entrega. El estrés que les genera ese deseo de agradar y realizar bien su trabajo, así como el desgaste físico que este supone, les empuja a caer en un cansancio intenso y prolongado que les afecta tanto a su cuerpo como a su mente. No en vano, es una de las causas más frecuentes de bajas laborales.

Pues bien, este síndrome se aplica cada vez más al entorno familiar. Específicamente a las madres, tanto primerizas como a las que tienen más de un hijo. ¿Suena lógico, verdad? Las mamás no pueden dejar de asumir la responsabilidad que genera criar, cuidar y responsabilizarse de los hijos.

Las mamás no pueden dejar de asumir la responsabilidad que genera criar, cuidar y responsabilizarse de los hijos FUENTE: flickr.com

Las mamás no pueden dejar de asumir la responsabilidad que genera criar, cuidar y responsabilizarse de los hijos
FUENTE: flickr.com

Si este trastorno se da en aquellos oficios elegidos de forma vocacional y se presenta con bastante asiduidad en los médicos, las enfermeras o los profesores, no es de extrañar que también llegue hasta las madres, especialmente para aquellas que continúan con sus tareas laborales fuera de casa, con el cuidado del hogar y con la responsabilidad de la crianza de sus bebés. Mucho más si son madres que aspiran a ser perfectas en todos los ámbitos de su vida.

Y es que parece que la sociedad nos ha empujado a que las madres tengamos que ser perfectas. Siempre sonrientes, atentas, diligentes y amables, y que no podamos permitirnos el lujo de enfadarnos, salir con las amigas o dejar la cama sin hacer, aunque sólo sea por un día. Por muy “super-woman” que una sea, lo queramos o no, no hay cuerpo que aguante ese estrés, mucho más si nuestro peques han salido peleones y apenas nos dejan dormir. Como madres solemos exigirnos más de lo que podemos dar. Desde bien temprano iniciamos nuestra jornada junto a nuestros pequeñines y a mediodía ya sentimos que nos faltan fuerzas, pero continuamos. Y cuando llega la noche el agotamiento nos sobrepasa; y cuando por fin logramos dormir al bebé, queremos salir corriendo y la culpa nos ataca.

Eso puede hacer que surjan en nosotras los síntomas del Síndrome de Burnout: dolores de cabeza, agotamiento, insomnio y algún que otro problema gastrointestinal, por lo que, a veces, puede ser confundido con otro tipo de patología. Además, las madres podemos  sentirnos madres especialmente nerviosas, con claros síntomas de ansiedad y con la continua sensación de ser inservibles para nuestros hijos.

Pero ¿qué podemos hacer? Es importante que sepamos priorizar las tareas que tengamos que realizar durante el día y no angustiarnos si no llegamos a todas; sacar tiempo para nosotras, aprovechar los momentos en los que el bebé está descansando para echar una cabezadita, leer un poco o hacernos la manicura, por ejemplo, nos puede relajar. Y, por último, y más importante, pedir ayuda. ¿Por qué no? No es nada malo confesar que estamos cansadas, que el trabajo de madre nos ocupa las 24 horas del día los 365 días del año, así que no nos sintamos culpables por declararnos agotadas en muchas ocasiones. Seguro que la familia puede echarnos una mano, además los profesionales de la salud están ahí para hacer que nuestra vida se llene de tranquilidad y podamos disfrutar de nuestra labor maternal.

El Síndrome de Burnout está latente y debeos pedir ayuda a la familia cuando la necesitemos FUENTE: flickr.com

El Síndrome de Burnout está latente y debeos pedir ayuda a la familia cuando la necesitemos
FUENTE: flickr.com

Si no reconocemos que necesitamos ayuda, o que posiblemente el Síndrome de Burnout esté latente y ponemos manos a la obra para superar este cuadro, sólo permitiremos que nuestro malestar se agrave y que, incluso, la depresión postparto que se puede presentar durante los primeros meses de vida del bebé, se quede en nosotras por largo tiempo.

Deja un comentario


cinco − 1 =