Seguramente, muchas de vosotras estáis afrontando la lactancia materna ahora en verano. Y quizá muchas, lo estéis haciendo por primera vez. En verano, la lactancia materna adquiere una especial importancia porque la leche materna es la única fuente de hidratación del recién nacido (de hecho,  la leche materna contiene un 85 % de agua), así que conviene seguir una serie de consejos para hacerla más llevadera.

Una de las primeras cosas que debéis tener en cuenta es que si estáis dando el pecho a vuestro bebé, no es necesario que le deis también agua, mejor esperad hasta los seis meses. El bebé estará suficientemente hidratado con vuestra leche.

La lactancia materna adquiere una especial importancia en verano porque es la principal fuente de hidratación del bebé FUENTE: commons.wikimedia.org

La lactancia materna adquiere una especial importancia en verano porque es la principal fuente de hidratación del bebé
FUENTE: commons.wikimedia.org

Por otro lado, como habréis comprobado, el bebé también suda mucho en esta época debido al calor, por lo que pierde líquido y aumenta el peligro de deshidratación. Para evitar este riesgo, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría recomienda la lactancia a demanda en verano. Es decir, dar el pecho siempre que tu bebé te lo pida y durante todo el tiempo que desee, sin seguir unos horarios fijos para las tomas.

Posiblemente, notaréis que en verano vuestros peques ingieren menos cantidad en cada toma. A menudo lo achacamos a que el calor ha quitado el apetito al recién nacido, pero en realidad la explicación es otra. En esta época, los pequeños necesitan hacer más tomas de menor cantidad, para recuperar el líquido que pierden con la sudoración. Además, tened en cuenta que el primer flujo de leche que sale del pecho es más acuoso, y después se vuelve más denso y nutritivo. Por lo que muchos bebés prefieren tomar solo la primera parte cuando tienen sed y mamar más tiempo en otra toma cuando tienen hambre. Otras veces lo que sucede es que el bebé decide terminar la toma antes de tiempo porque está incómodo o el contacto con el cuerpo de mamá le produce calor.

Para evitar o paliar todas estas situaciones incómodas, yo os recomiendo lo siguiente:

-Buscad un sitio fresquito para dar el pecho, pero sin corrientes de aire directas, especialmente procedentes del aire acondicionado o de los ventiladores.

-Elegid una postura en la que ambos estéis cómodos. No hace falta que siempre sea sentada con el bebé encima de tu cuerpo.

-Para evitar el calor que provoca el contacto directo piel con piel, podéis interponer una muselina de algodón, que es fresquita y favorece la transpiración.

-También es conveniente que el bebé vista la menor ropa posible mientras toma el pecho, ya que al comer aumenta su calor corporal. A menudo es suficiente con dejarlo con el pañal.

Si das el pecho en verano, ingiere mucho más líquido de lo normal FUENTE: pixabay.com

Si das el pecho en verano, ingiere mucho más líquido de lo normal
FUENTE: pixabay.com

Debéis tener en cuenta que, además de la deshidratación que provocan las altas temperaturas, la producción de leche materna también consume una cantidad de agua considerable de las reservas de vuestro organismo. Por esa razón, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria recomienda que las mujeres que dan el pecho beban más líquido, como mínimo 2,5 litros diarios. Pero no hace falta que sea siempre agua: también podéis beber leche, zumos de frutas, infusiones, etc. Eso sí, en verano y durante el resto del año debéis evitar el tabaco y el alcohol mientras dais el pecho y es conveniente que sigáis una dieta equilibrada con muchas frutas y verduras, para que la producción de leche sea a correcta.

Por ultimo, si habéis optado por la lactancia materna con biberón o la lactancia mixta, tened en cuenta que la leche que os extraigáis se estropea mucho más rápido con el calor. Después de usar el extractor de leche, es conveniente que pongáis la leche en un recipiente de conservación de leche materna y la guardéis inmediatamente en la nevera o el congelador, en función de si vais a usarla en las próximas ocho horas o más tarde.

¡Feliz lactancia materna, también en verano!

Deja un comentario


× dos = 10