Archive for septiembre, 2016

Uno de los síntomas más habituales a lo largo del embarazo, especialmente durante el primer trimestre, son las náuseas. Esa angustia que se apodera de nosotras, que nos hace vomitar cuando nos levantamos por la mañana, o esa sensación de que incluso ciertos olores nos provocan malestar o andamos medio mareadas, suele pasarse conforme el embarazo avanza y nuestro cuerpo se va habituando a ese nuevo ser que llevamos en nuestro interior.

Las embarazadas que sufren náuseas tienen un 50% por ciento menos de posibilidades de tener un aborto espontáneo FUENTE: flickr.com

Las embarazadas que sufren náuseas tienen un 50% por ciento menos de posibilidades de tener un aborto espontáneo
FUENTE: flickr.com

Pero si suele ser un transtorno más o menos normal y habitual, ahora lo de las náuseas en el embarazo viene a dejarnos mucho más tranquilas porque, según un estudio realizado  por diversos investigadores de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de Estados Unidos, se confirma que aquellas embarazadas que sufren náuseas tienen un 50% por ciento menos de posibilidades de tener un aborto espontáneo. Así que aunque temáis las náuseas por las mañanas, éstas son en realidad una buena señal para el bebé, porque significa que vuestro embarazo va por buen camino.

En esta investigación, que ha sido publicada en la revista de medicina JAMA Internal Medicine, se ha hecho el seguimiento a 800 mujeres que, tras sufrir un aborto, quedaron embarazadas de nuevo, pidiéndoles que hicieran un seguimiento, especialmente por la mañana, de las sensaciones y síntomas que notaban.

Tras cotejar todos los datos que entregaron estas mujeres, se comprobó que aquellas que habían sufrido angustia, bien sola o acompañada con vómito, tenían entre un 50 y un 75%  de posibilidades menos de perder al bebé de forma involuntaria. Es así como se comprueba que, esa angustiosa sensación, no es síntoma de peligro.

Los vómitos podrían proteger al bebé frente a ciertas sustancias tóxicas o algunos patógenos FUENTE: pixabay.com

Los vómitos podrían proteger al bebé frente a ciertas sustancias tóxicas o algunos patógenos
FUENTE: pixabay.com

En realidad, no existe una teoría totalmente fiable del porqué de las náuseas durante los primeros meses y el efecto que tiene sobre el bebé. Pero, sí se ha barajado la idea, al respecto de estos resultados, de que los vómitos podrían proteger al bebé frente a ciertas sustancias tóxicas o algunos patógenos que se encuentran en los alimentos y bebidas que toma la madre. De esta forma, el cuerpo de la embarazada crearía un modo de defensa ante esas sustancias dañinas que, en algunos casos, podría ser la causa de pérdida del bebé.

En cualquier caso, los responsables de este estudio quieren ser cautelosos y no generalizar, ya que cada embarazo es totalmente distinto al otro. Por un lado, dar motivos positivos a las mujeres que sienten náuseas, borrando la idea de que pueda ser un mal síntoma; y al mismo tiempo, tranquilizar a las que no las padecen, ya que no es una “ley” estricta para todas las gestaciones.

Así que ya lo sabéis, las nauseas matutinas durante el embarazo pueden ser molestas, pero son una buena señal de salud para el bebé. ¡Mucho ánimo con ellas!

Si estáis embarazadas, no hace falta que os diga lo importante que es consumir alimentos ricos en ácido fólico durante el periodo de gestación. El ácido fólico es un tipo de vitamina B soluble en agua que reviste mucha importancia para nuestra salud. Pero, mucho más si estáis embarazadas, ya que esta vitamina cumple un rol valioso en la reconstitución celular y ayuda a prevenir varias enfermedades o tratarlas. Por eso, hoy quiero hablaros de los alimentos ricos en ácido fólico, para que todas vosotras podáis introducirlos en vuestra dieta de embarazo.

Las verduras son muy ricas en ácido fólico FUENTE: pixabay.com

Las verduras son muy ricas en ácido fólico
FUENTE: pixabay.com

- Verduras. Como es obvio, las verduras son ricas en ácido fólico, para ser más exactos, el brocoli es una de las verduras que contiene más ácido fólico, aunque no la única.

Los espárragos cocidos (no en lata), la lechuga, el tomate, las espinacas (que también son ricas en hierro) o la remolacha roja natural son otras verduras que contienen unas cantidades bastante altas de ácido fólico y ayudan al desarrollo mental del bebé. Por eso, os recomiendo que las incluyáis en vuestra dieta de embarazo ya mismo.

- Frutas. La fruta siempre es muy importante en una dieta, sea de embarazo o no sea de embarazo. Fruta debemos consumir a diario. Pero claro, no todas las frutas tienen la misma cantidad de ácido fólico.

Las naranjas, el aguacate, las fresas, el pomelo o el plátano son frutas ricas en ácido fólico, así que os aconsejo que la incluyáis en vuestra dieta diaria.

- Las legumbres. Es muy importante que las legumbres que tomemos sean frescas, es decir, que no sean en lata, ya que al enlatarlas pierden muchas de sus propiedades, así que lo mejor es comprar la legumbre en el mercado para que tengan muchas más vitaminas y el ácido fólico en todas sus propiedades, que es de lo que estamos hablando.

Como hemos dicho, todas las legumbres son buenas para el embarazo, aún así, las más recomendadas para este cometido son los guisantes, las alubias y las judías.

- Los cereales. Los cereales, en general, son muy importantes también en la dieta de toda persona, ya que el cereal nos aportan determinadas vitaminas y nutrientes que no tienen otros alimentos, por lo cual siempre deben estar presentes en una dieta, sobre todo en el embarazo.

El maíz y la mazorca tienen muchísimo ácido fólico, por lo que os recomiendo que os hagáis a la plancha las mazorcas de maíz y las disfrutéis.

Los cereales aportan ácido fólico y determinadas vitaminas y nutrientes que no tienen otros alimentos FUENTE: pixabay.com

Los cereales aportan ácido fólico y determinadas vitaminas y nutrientes que no tienen otros alimentos
FUENTE: pixabay.com

Todo lo que sea integral, es decir, los componentes integrales del pan o los cereales, también contiene mucho ácido fólico, así que pasaos a lo integral para cuidar más de vuestra salud y de la salud de vuestro bebé.

El nivel de ácido fólico, la vitamina esencial de la gestación, debe duplicarse durante los tres primeros meses de embarazo con la mirada puesta en la formación del tubo neural del bebé. Ahora bien, la mayoría de las mujeres gestantes no logra alcanzar el aporte recomendado, por lo que los ginecólogos acostumbran a recetar al 90% de las futuras madres suplementos de esta vitamina. Su papel en la gestación es tan importante que algunos especialistas recomiendan su ingesta incluso un mes antes del embarazo. ¡No olvidéis el dato!

Sn muchos los padres que se preguntan a menudo cuándo debe irse un bebé a dormir por la noche y qué hacer para que duerman bien y de tirón. La respuesta no es fácil ni exacta para todos porque, entre oras cosas, los patrones del sueño de un bebé dependen de la edad y las necesidades que éstos tengan.

Conseguir que un bebé duerma durante toda la noche es un acontecimiento importante al que aspiran todos los papis y mamis de un recién nacido. Muy pronto, los baños calientes por la noche, los pijamas suaves y las lecturas de un cuento favorito para dormir, se volverán parte de la rutina de toda la familia y también de una apreciada tradición hogareña. Así que, desde bien pequeñitos, debemos acostumbrar a nuestros bebés a acostarse a su hora, porque eso les ayudará a  adquirir unos hábitos saludables de sueño, aparte de que conseguirán dormir mucho mejor. Y esa “hora” a la que es aconsejable que duerman, como os digo, se ajusta a su edad y a sus necesidades de alimentación, principalmente. Para que os hagáis una idea, aquí os dejo algunas orientaciones.

Los patrones del sueño de un bebé y la hora en que se van a la cama dependen de su edad y sus necesidades FUENTE: flickr.com

Los patrones del sueño de un bebé y la hora en que se van a la cama dependen de su edad y sus necesidades FUENTE: flickr.com

Durante los primeros meses de vida nuestro bebé se pasará el día durmiendo, pero conforme vayan pasando los meses la cosa cambiará. Por ello, debemos acostar a nuestro hijo sobre las 20:00 horas de la tarde, antes de que nuestro pequeño cumpla el año.

Cuando tenga entre 1 y 3 años podemos acostar a nuestro pequeño mas tarde sobre las 20:30 horas y las 21:00 horas de la noche. En esta edad ya es bueno que los padres preparéis al peque para dormir. Es buena idea establecer una rutina para ir a la cama (hacer las mismas cosas, en el mismo orden y a la misma hora cada día). La rutina de unos 15 ó 20 minutos es la mejor. Tened en cuenta que a esta edad aparecen las resistencias para ir a la cama, por lo que las rutinas de preparación resultan idóneas y muy efectivas.

Y a partir de los 4 años de edad, es conveniente acostar a nuestro hijo sobre las 10 o las 10:30 de la noche, para que así duerma 8 ó 9 horas que son las recomendadas y no más.

No hay que olvidar tampoco que ante los “despertares nocturnos”, si el niño se despierta llorando hay que acudir a la habitación para comprobar que no ocurre nada. Es interesante también seguir siempre las mismas pautas para atender al niño en ese momento: acariciarle, arroparle y abandonar la habitación, de manera que entienda que no se le va a levantar de la cuna o de la cama. En sucesivos episodios este procedimiento se llevará a cabo retrasando progresivamente nuestra respuesta. De este modo, conseguiremos que el niño aprenda que llorando no conseguirá que sus padres lo levanten.

Dormir con peluches también puede ayudar a nuestros bebés a sentirse protegidos y a que se vayan a dormir a su hora FUENTE: chupetitos.com

Dormir con peluches también puede ayudar a nuestros bebés a sentirse protegidos y a que se vayan a dormir a su hora
FUENTE: chupetitos.com

No hay que hacer caso a su peticiones inesperadas, ni dejarles más rato levantado ni permanecer en la habitación hasta que él quiera. Es importante que sepa quién manda, así que hay que ser firmes y contundentes, pero siempre en calma y sin ponernos nerviosos. Los gritos solo crearán más tensión y discusiones.

Dormir con peluches también puede ayudar a nuestros bebés a sentirse protegidos y acompañados y a conciliar el sueño. Así que os recomiendo el doudou Monkey de la firma Happy House que, en la web de Chupetitos, está disponible en colores azul, blanco, rosa y marrón, con forma de mono y realizado con materiales muy suaves. Además, lo puedes personalizar con el nombre de tu bebé en color blanco.

Cuando los niños son bebés o muy pequeños aún, tienen la manía de llevarse todo a la boca, y mucho más sus propios juguetes, esos que han estado en el suelo o en cualquier parte de nuestra casa, sin considerar los peligros que existen al jugar con cosas que han estado expuestas a gérmenes u otros elementos externos. Por eso, hoy quiero hablaros de la limpieza de los juguetes ya que es importantísimo estén limpios para que si se los llevan a la boca no corran peligro o corran el menor peligro posible.

Los juguetes están expuestos a gérmenes y bacterias y hay que limpiarlos FUENTE: pixabay.com

Los juguetes están expuestos a gérmenes y bacterias y hay que limpiarlos
FUENTE: pixabay.com

Lo primero que tengo que advertir es que no lavéis nunca los juguetes con productos desinfectantes, ya que puede que queden algunos residuos después del lavado y al final sea peor el remedio que la enfermedad.

Todos los juguetes no son iguales, algunos son de plástico, otros de tela, otros de goma y otros van a pilas o batería. Por tanto, su modo de limpieza tampoco es el mismo. Los juguetes de plástico podemos lavarlos con agua fría y jabón de glicerina o jabón neutro, son los más sencillos de lavar y podemos hacerlo todos los días cuando los peques dejen de jugar. Si se trata de mordedores, debido a que tienen contacto directo con la boca del bebé, podéis limpiarlos con agua muy caliente y jabón. Incluso, podéis hervirlos en una olla durante algunos minutos. Eso sí, aseguraos de que todo el jabón se ha enjuagado antes de dárselos de nuevo a los peques.

Los muñecos de tela deberemos lavarlos igual que los anteriores, solo que estos tenemos que dejarlos en remojo un poco de tiempo, unos 10 minutos, para que toda la suciedad se desprenda de la tela. Después, puedes meterlos, incluso, todos juntos en la lavadora sin mezclarlos con nada más) y dejarlos secar bien.

Los juguetes de goma del baño puedes limpiarlos con vinagre para eliminar cualquier foco infeccioso FUENTE: chupetitos.com

Los juguetes de goma del baño puedes limpiarlos con vinagre para eliminar cualquier foco infeccioso
FUENTE: chupetitos.com

Por su parte, los juguetes de baño, tipo los patitos de goma o similares, que son especialmente sensibles a la formación de hongos por estar en contacto permanente con el agua y con superficies que son un foco de bacterias, lo más conveniente es que lo coloquemos al sol una vez que se hayan utilizado, para que se sequen. Además, para lograr una higiene más profunda es positivo que periódicamente se limpien con vinagre para eliminar cualquier foco infeccioso.

Por último, los muñecos que lleven pilas o batería deberemos lavarlos con un trapo o un cepillo de dientes o de cerdas suaves, dependiendo de la limpieza que hagamos, si es más superficial o profunda. Estos juguetes no podemos meterlos en el agua, ya que se estropearían. También es muy apropiado y práctico limpiarlos con un trapo mojado con un poco en alcohol. No olvides quitar las baterías antes del juguete.

Ahora bien, si lo que quieres es limpiar un peluche  porque tiene un mecanismo o electrónica en su interior que no se puede lavar, entonces tendrás ue hacer una limpieza en seco. Puedes humedecerlo con agua (con un vaporizador por ejemplo) y espolvorear después bicarbonato sódico hasta que quede impregnado todo el juguete. Después, lo metes en una bolsa de plástico y lo cierras durante una noche. Al día siguiente, con un cepillo puedes retirar el bicarbonato del peluche ya limpio.

Como veis es muy fácil mantener la higiene de los juguetes para que no les pase nada a nuestros hijos. Con todos estos pequeños consejos y trucos para desinfectar los juguetes de tu bebé conseguirás que tu pequeño esté alejado de bacterias, virus y gérmenes que puedan atacar su salud durante sus juegos infantiles.

Muchos bebés parece como si quisieran estar permanentemente pegados al pecho de mamá, y no siempre es por su deseo de alimentarse, sino para confortarse. La cercanía al cuerpo de mamá y sentirse abrazados brinda al bebé un contacto piel a piel, la posibilidad de sentir el olor de su madre o de sentir el calor corporal de mamá; lo que da como resultado una sensación de seguridad y tranquilidad al bebé. Pero, ¿qué pasa cuando el bebé utiliza el pecho como sustituto del chupete?

Es cierto que los bebés humanos (y, en general, todos los mamíferos) nacen con la necesidad biológica de succionar el pecho de su madre. Pero no siempre será posible que una madre pueda tener al bebé en brazos, y menos prendidos del pecho, por lo que se pueden hacer algunas cosas para ayudarlo a reconfortarlo cuando no tengan necesidad de tomar leche materna.

Ofrecer el pecho al bebé cuando no sea porque quiere alimento puede acostumbrarlo mal FENTE: pixabay.com

Ofrecer el pecho al bebé cuando no sea porque quiere alimento puede acostumbrarlo mal
FENTE: pixabay.com

El momento más difícil en el que los bebés pueden utilizar el pecho como sustituto del bebé es al final de la tarde, cuando ya tienen cansancio acumulado por toda la actividad del día y parece que lloran sin razón. En este caso, en vez de darle el pecho y que tome un poco y luego se suelten, puedes ayudarlo a liberar sus tensiones dándole un baño tibio, dándole masajes, escuchando música suave o cantándole una canción. La idea es reconfortarlo con algo que sea diferente a la succión del pecho.

Otro momento complicado se presenta durante la noche, el bebé tiene un estómago pequeño y necesitará alimentarse constantemente, lo hará durante la noche y de madrugada, aunque conforme vaya creciendo irá dejando las tomas nocturnas para dormir toda la noche. Pero, a veces, el bebé se despierta más de la cuenta y no necesariamente para alimentarse, y nuevamente necesita reconfortarse para poder conciliar el sueño nuevamente. Si se despierta hambriento y llorando, se le puede alimentar con el pecho rápidamente y con ello saciará su hambre, pero si se despierta llorando porque no puede dormir, lo mejor es calmarlo, acunándolo en tus brazos y cantándole una canción suavemente, pero manteniendo tu pecho lejos de él. Esto de acunarlo y cantarle es muy bueno,  si además le ofrecemos el chupete mientras lo tenemos en brazos y en contacto con él. De esta forma, además, se acostumbrará y entenderá que lo que no tiene es hambre, sino un desvelo que no le permite dormir.

El chupete calmante Avent de 0 a 3 meses, actúa como relajante para el bebé, ya que imita la succión en el pecho FUENTE: chupetitos.com

El chupete calmante Avent de 0 a 3 meses, actúa como relajante para el bebé, ya que imita la succión en el pecho
FUENTE: chupetitos.com

Para ello, puedes echar mano del chupete calmante Avent de 0 a 3 meses, que actúa como relajante para el bebé, ya que imita la succión en el pecho. En la web de Chupetitos, lo tienen disponible en diferentes colores y, ahora, con un 40% de descuento. Este chupete es de una sola pieza y tiene un bonito diseño de un oso, como podéis ver en la fotografía. Su escudo flexible se adapta cómodamente a la cara de los bebés de hasta 3 meses, está realizado en silicona médica y es libre de BPA.

Cantar canciones de cuna, o nanas, es algo que todas las mamás y papás hacen a sus pequeños, ya sea para dormirlos, para que se relajen o para que dejen de llorar, y es que esto lo aprendemos todos, generación tras generación. Se ha demostrado que cantar nanas al bebé favorece el sueño del bebé y mejora su calidad de vida, porque las nanas son melodías con un prodigioso efecto tranquilizador.

El vínculo entre la mamá y el papá con el bebé se verá reforzado si les cantáis nanas FUENTE: pixabay.com

El vínculo entre la mamá y el papá con el bebé se verá reforzado si les cantáis nanas
FUENTE: pixabay.com

Pues bien, hoy vengo a contaros que esto es tan importante para el bebé, que no podemos dejar de hacerlo, ya que hace que se sienta seguro y tranquilo. Según parece, el sonido de las canciones de cuna, ese sonido tan suave y relajante, tiene similitud con el sonido del latir del corazón, por lo que el bebé recién nacido se sentirá seguro, ya que creerá que aún está dentro de la mamá, donde ha estado tanto tiempo sin que le pase nada.

Pero esto no es todo, ya que el vínculo entre la mamá y el papá con el bebé se verá reforzado, lo cual siempre es bueno para que su crecimiento y su desarrollo emocional e intelectual sea más favorable. El tono cariñoso de la voz, además de ayudarle a adaptarse a su nuevo ambiente, le hace sentirse querido y cuidado, lo que refuerza vuestros vínculos afectivos como padres hacia él. Por eso, tanto papis como mamis debéis susurrarle a vuestros bebés nanas al oído: vuestras voces les resultaran familiares y mucho más sin son voces graves, por las que tienen especial predilección.

Pero, debéis tener en cuenta también que el ritmo melódico de la canción de cuna es mejor para el bebé si va acompañado del ritmo físico. Si meces a tu hijo en brazos mientras le cantas, bajito y muy cerquita, el poder relajante de la canción se incrementa. Los balanceos también ayudan al bebé a rememorar su vida intrauterina, cuando era mecido al vaivén de los movimientos de la madre.

Las canciones de cuna también se pueden utiliar para despertar la inteligencia del bebé cuando no duerme FUENTE: pixabay.com

Las canciones de cuna también se pueden utiliar para despertar la inteligencia del bebé cuando no duerme
FUENTE: pixabay.com

Aunque el objetivo fundamental de la nana es dormir al bebé, también puedes cantarle por el día, como una forma de estimulación. No olvides que las canciones de cuna están compuestas para los peques que no tienen sueño, que aún tiene ganas de jugar y aprender. De ahí que puedas utilizarlas para despertar su inteligencia. Mientras le cantáis, acercad vuestra cara a la suya, a pocos centímetros de distancia para que pueda veros bien, cambiad el tono de vuestra voz adaptándolo a los giros de la historia de la nana y gesticulad al ritmo cadencioso de la canción. Vuestro bebé observará las expresiones que acompañan a vuestras palabras y perfeccionará su sentido del oído y la coordinación de éste con los ojos y con el movimiento de las manos.

Cantadles siempre que os sintáis relajados y tranquilos. Los bebés son muy sensibles a vuestras emociones y se contagiarán fácilmente de vuestro estado de ánimo. Y tened en cuenta que, aunque sea muy pequeño, ya comprende la sustancia poética y el poder mágico y calmante que encierran vuestras canciones de cuna.

Así que ya sabéis, no dejéis de cantarles nanas, son muy importantes para ellos.