Archive for septiembre 27th, 2016

Sn muchos los padres que se preguntan a menudo cuándo debe irse un bebé a dormir por la noche y qué hacer para que duerman bien y de tirón. La respuesta no es fácil ni exacta para todos porque, entre oras cosas, los patrones del sueño de un bebé dependen de la edad y las necesidades que éstos tengan.

Conseguir que un bebé duerma durante toda la noche es un acontecimiento importante al que aspiran todos los papis y mamis de un recién nacido. Muy pronto, los baños calientes por la noche, los pijamas suaves y las lecturas de un cuento favorito para dormir, se volverán parte de la rutina de toda la familia y también de una apreciada tradición hogareña. Así que, desde bien pequeñitos, debemos acostumbrar a nuestros bebés a acostarse a su hora, porque eso les ayudará a  adquirir unos hábitos saludables de sueño, aparte de que conseguirán dormir mucho mejor. Y esa “hora” a la que es aconsejable que duerman, como os digo, se ajusta a su edad y a sus necesidades de alimentación, principalmente. Para que os hagáis una idea, aquí os dejo algunas orientaciones.

Los patrones del sueño de un bebé y la hora en que se van a la cama dependen de su edad y sus necesidades FUENTE: flickr.com

Los patrones del sueño de un bebé y la hora en que se van a la cama dependen de su edad y sus necesidades FUENTE: flickr.com

Durante los primeros meses de vida nuestro bebé se pasará el día durmiendo, pero conforme vayan pasando los meses la cosa cambiará. Por ello, debemos acostar a nuestro hijo sobre las 20:00 horas de la tarde, antes de que nuestro pequeño cumpla el año.

Cuando tenga entre 1 y 3 años podemos acostar a nuestro pequeño mas tarde sobre las 20:30 horas y las 21:00 horas de la noche. En esta edad ya es bueno que los padres preparéis al peque para dormir. Es buena idea establecer una rutina para ir a la cama (hacer las mismas cosas, en el mismo orden y a la misma hora cada día). La rutina de unos 15 ó 20 minutos es la mejor. Tened en cuenta que a esta edad aparecen las resistencias para ir a la cama, por lo que las rutinas de preparación resultan idóneas y muy efectivas.

Y a partir de los 4 años de edad, es conveniente acostar a nuestro hijo sobre las 10 o las 10:30 de la noche, para que así duerma 8 ó 9 horas que son las recomendadas y no más.

No hay que olvidar tampoco que ante los “despertares nocturnos”, si el niño se despierta llorando hay que acudir a la habitación para comprobar que no ocurre nada. Es interesante también seguir siempre las mismas pautas para atender al niño en ese momento: acariciarle, arroparle y abandonar la habitación, de manera que entienda que no se le va a levantar de la cuna o de la cama. En sucesivos episodios este procedimiento se llevará a cabo retrasando progresivamente nuestra respuesta. De este modo, conseguiremos que el niño aprenda que llorando no conseguirá que sus padres lo levanten.

Dormir con peluches también puede ayudar a nuestros bebés a sentirse protegidos y a que se vayan a dormir a su hora FUENTE: chupetitos.com

Dormir con peluches también puede ayudar a nuestros bebés a sentirse protegidos y a que se vayan a dormir a su hora
FUENTE: chupetitos.com

No hay que hacer caso a su peticiones inesperadas, ni dejarles más rato levantado ni permanecer en la habitación hasta que él quiera. Es importante que sepa quién manda, así que hay que ser firmes y contundentes, pero siempre en calma y sin ponernos nerviosos. Los gritos solo crearán más tensión y discusiones.

Dormir con peluches también puede ayudar a nuestros bebés a sentirse protegidos y acompañados y a conciliar el sueño. Así que os recomiendo el doudou Monkey de la firma Happy House que, en la web de Chupetitos, está disponible en colores azul, blanco, rosa y marrón, con forma de mono y realizado con materiales muy suaves. Además, lo puedes personalizar con el nombre de tu bebé en color blanco.