Archive for noviembre 24th, 2016

A pesar de lo que podemos creer, los dientes de leche de los bebés también sufren caries y otras enfermedades. Por ese motivo, es necesario que empecemos a cuidarlos desde que aparecen. Hay que procurar que los dientes estén limpios el mayor tiempo posible y crear unos hábitos que acompañen a los peques durante la infancia y, de este modo, también más adelante. Poner unos buenos fundamento desde pequeños hará que en el futuro no tengamos que visitar al dentista más de lo deseado.

Con un cepillo dental de silicona puedes completar el proceso de higiene dental de tu bebé FUENTE: pixabay.com

Con un cepillo dental de silicona puedes completar el proceso de higiene dental de tu bebé
FUENTE: pixabay.com

Por ello, hoy quiero daros tienes algunos consejos para fomentar la correcta higiene dental de los bebés desde pequeñitos.

Los expertos aconsejan empezar a lavar los dientes desde su aparición, que suele producirse a los 4-6 meses. A esa edad no es recomendable cepillarlos porque la boca todavía es muy delicada. Sin embargo, después de ingerir alimentos sólidos puedes limpiar los dientes de tu bebé con una gasa humedecida en agua o suero fisiológico. Otra posibilidad es aplicar un gel para los primeros dientes, que cuide las encías durante este periodo.

A partir del año de vida, debes empezar a enseñarle a usar el cepillo de dientes, si bien tendrás que ayudarle a completar correctamente este proceso. Para eso, puedes usar un cepillo dental de silicona. En la web de Chupetitos tienen uno ideal para cuidar sus encías y sus primeros dientes. Puedes introducir tu dedo en el cepillo como si de un dedal se tratara y mediante un suave masaje puedes eliminar los restos de comida.

También es importante que te cepilles los dientes delante suyo, así comenzará a aprender este hábito por imitación. Y también es preciso que seas constante en el cepillado hasta convertirlo en una rutina como el baño.

Los cepillos de los bebés deben tener un tamaño pequeño y cerdas blandas y suaves para no dañar las encías FUENTE: chupetitos.com

Los cepillos de los bebés deben tener un tamaño pequeño y cerdas blandas y suaves para no dañar las encías
FUENTE: chupetitos.com

A la hora de iniciarle en la higiene dental, escoge un cepillo de dientes especial para bebés, que tenga un tamaño pequeño y cerdas blandas y suaves de modo que no dañen las encías. Para los más pequeños, existen cepillos de goma que les sirven para ir practicando el cepillado y además tienen un efecto masajeante que calma las molestias que provoca la salida de los dientes. El set de cepillos de Dientes de Kidsme es uno de los más apropiados porque está compuesto por un cepillo de con cerdas blandas para una limpieza suave y un cepillo suave y de goma para masajear las encias del bebé. Ambos son  de fácil agarre, están fabricados en polipropileno y están exentos de BPA.

En cuanto a la pasta de dientes, es bueno elegir dentífricos específicos para niños que no contengan flúor ni otras sustancias peligrosas en caso de que los ingieran, algo que, por otra parte, les encanta. Ponle siempre una cantidad mínima, ya que lo importante no es la pasta que se use, sino realizar un buen cepillado y hacerlo después de cada comida. En este sentido, siempre debes estar delante cuando se cepille los dientes para enseñarle, corregirle y prevenir cualquier percance.

A partir del segundo año, cuando a tu bebé ya le han salido todos los dientes, es recomendable ir al dentista para hacer una primera revisión. La prevención evita la aparición de enfermedades dentales y los consiguientes tratamientos, que pueden provocar que el bebé coja miedo al dentista. El uso de seda dental o enjuagues no es aconsejable hasta como mínimo los tres años; tu dentista te aconsejará sobre cuándo y cómo introducirlos en su higiene dental.

Recuerda que la causa de casi todos los problemas bucodentales, excepto los asociados a problemas de nacimiento, suele radicar en el descuido de unas normas de higiene elementales. Así que el cuidado de los dientes del bebé es fundamental.