Archive for enero, 2017

La decisión sobre cómo alimentar a nuestros bebés depende de nosotras la madres y, aunque la lactancia materna siempre es la opción más deseable, también es cierto que no siempre es posible. No obstante, como en ocasiones falta información sobre las diferentes posibilidades que ofrece la lactancia materna, y que permiten mantener las tomas incluso cuando las mamás ya hemos vuelto al trabajo, os hago un pequeño repaso sobre los distintos tipos de lactancia materna que existen, por si queréis y podéis aplicar alguno.

La lactancia materna permite varias posibilidades FUENTE: flickr.com

La lactancia materna permite varias posibilidades
FUENTE: flickr.com

1.- Lactancia materna exclusiva: Es la modalidad más conocida y consiste en alimentar a tu bebé exclusivamente con leche materna durante sus seis primeros meses de vida, tal como recomienda la Organización Mundial de la Salud. Este sistema de alimentación ofrece muchas ventajas para la mamá y el bebé, pero para tener éxito es recomendable iniciarla en las primeras horas de vida; que el lactante solo reciba leche materna, sin ningún otro alimento ni bebida, ni siquiera agua; y que se haga a demanda, es decir, con la frecuencia que quiera el peque, tanto de día como de noche.

2.- Lactancia materna mixta: Esta modalidad consiste en combinar el pecho y el biberón para alimentar a tu bebé. Puedes hacerlo solo con leche materna que te hayas extraído previamente o con leche de fórmula, si no tienes una producción suficiente. Su gran ventaja es que te permite seguir con la lactancia aunque no estés en casa, ya que puede darle el biberón al bebé (ya de sea de tu leche o de leche de fórmula) otra persona.

El biberón anticólico de Bebe Due Medic Happy, de 260 ml., es uno de los más efectivos a la hora de realizar la lactancia mixta y  de evitar los tan temidos cólicos del lactante. Su revolucionaria válvula AIR VENT de circulación de aire mantiene un nivel bajo de vacío que minimiza los síntomas de cólico y las regurgitaciones.

No demos olvidar que la lactancia mixta puede resultar perfectamente beneficiosa para el bebé y es también muy buena, ya que combina las ventajas de ambos sistemas y asegura que el recién nacido estará bien alimentado y recibirá todas las defensas y los otros nutrientes, así como los componentes saludables que contiene la leche materna.

El biberón anticólico de Bebe Due Medic Happy, de 260 ml., es uno de los más efectivos a la hora de realizar la lactancia mixta FUENTE: chupetitos.com

El biberón anticólico de Bebe Due Medic Happy, de 260 ml., es uno de los más efectivos a la hora de realizar la lactancia mixta
FUENTE: chupetitos.com

3.- Lactancia materna predominante: A partir de los seis meses de edad, tu bebé puede empezar a tomar otros líquidos (como agua, zumos, etc.) y alimentos (purés o papillas), pero la lactancia materna debe seguir formando parte de su dieta. En este sentido, se denomina lactancia predominante cuando la leche materna sigue siendo el principal alimento que ingiere, ya que, desde el punto de vista nutricional e inmunológico, es el alimento más completo y, además, la leche materna es más económica.

4.- Lactancia materna complementaria o parcial: Se llama así a la lactancia que se realiza cuando la dieta principal del bebé ya está compuesta por alimentos sólidos y otros líquidos que debes introducir, según las indicaciones de tu pediatra. Es la fase que comienza cuando la alimentación exclusiva mediante la leche materna deja de proporcionar al pequeño o la pequeña los nutrientes que necesita y se desarrolla en el periodo que comprende desde los 6 a los 18 ó 24 meses meses de vida. En esta fase es necesario que acudamos de manera periódica al especialista para medir el crecimiento y grado de desarrollo del bebé.

En cualquier caso, aunque tu bebé haya dejado de ser un lactante, puedes seguir dándole el pecho o leche materna en biberón y continuará disfrutando de sus ventajas.

Como veis, existen varias opciones que te permiten mantener la lactancia materna más allá de los seis meses, para poder seguir disfrutando de esta experiencia única. No renunciéis a ella, si es la opción que habéis elegido.

Época de frío, virus que nos rodean y, en  cualquier momento, ¡zas! nos vienen los resfriados. Si no estamos embarazadas, no pasa nada, recurrimos enseguida medicación. El problema surge si estamos embarazadas, no es bueno automedicarse ni mucho menos tomar medicinas sin que nos las prescriba el médico de familia o nuestro ginecólogo, ya que pueden afectar a nuestro bebé. Pero ¿qué hacer hacer si estás embarazada y te has resfriado?

Si estás embarazada y te has resfriado, no tomes medicamentos por tu cuenta FUENTE: pixabay.com

Si estás embarazada y te has resfriado, no tomes medicamentos por tu cuenta
FUENTE: pixabay.com

Como digo, existen medicamentos que tomados sin la supervisión médica, pueden afectar al feto, como algunos antiestamínicos e incluso ciertos jarabes para la tos. Así que, al final, como decían nuestras madres, los resfriados hay que pasarlos porque te das cuenta de que el paracetamol (que es, normalmente, lo que dejan tomar a la mayoría de embarazadas y no siempre), te mejora un poquito los síntomas, pero no te cura.

Por eso, estos remedios naturales, que os voy a dar a continuación, pueden ayudaros y no ponen en peligro la salud de vuestro bebé, si os habéis resfriado:

  • Bebe mucha agua o zumos ricos en vitamina C, ya que si tienes fiebre o abundante mucosidad, tu cuerpo podría  perder líquidos. Una buena sopa nutritiva también podría ayudara reponerte.
  • Toma alimentos apetecibles, que no te causen repulsión. Y sabes que no hay que pasar hambre durante el embarazo y menos durante un catarro.
  • Ingerir agua templada con limón y miel, así mejoramos el picor de garganta y la tos.
  • Descansar y procura evitar el estrés. Estar en cama o tumbada no va a acortar el resfriado, pero te hará sentir mejor, especialmente esos días centrales en los que la enfermedad se hace más evidente. Cuando estés recostada o tumbada, descansando o a la hora de dormir, tener un almohadón o dos que te eleven la cabeza hará que respires mejor por la nariz.
  • Evitar los ambientes muy secos y ten a mano un humidificador o una solución nasal salina (suero) porque te ayudarán a mantener los orificios nasales húmedos y a respirar mejor.
  • Si la garganta te duele o te pica, puedes intentar hacer gárgaras con agua salada templada.
  • Si tienes fiebre debes tomarte medicamentos compatibles con la gestación, recetados siempre por tu médico.
Beber agua, zumos, hacer lavados de garganta y evitar ambientes secos, pueden ser  buenos remedios FUENTE: pixabay.com

Beber agua, zumos, hacer lavados de garganta y evitar ambientes secos, pueden ser buenos remedios
FUENTE: pixabay.com

En cualquier caso, si los síntomas se te hacen insoportables, acude al médico para que te aconseje algún modo farmacológico seguro de aliviarlos, aunque es probable que te diga que mejor no tomar nada. Pero, sobre todo, acude de forma urgente si tu resfriado interfiere notablemente en tu alimentación, si hay dolor en el pecho, sibilancias o si expectoras fluidos verdosos o amarillentos. Lo normal es que todo quede en un catarro común y que con estos consejos que te he recomendado para aliviar los síntomas del resfriado durante el embarazo te hagan pasar mejor estos días complicados.

Los padres nos agobiamos mucho con los mocos de nuestros hijos y queremos quitárselos inmediatamente. Pero es cierto, que cuando un bebé tiene mocos, pero respira bien, no necesita de un lavado nasal. El problema viene cuando en la nariz de nuestros peques hay tanto moco que les dificulta el paso del aire, ya que los bebés y niños pequeños no saben respirar por la boca y usan sólo la nariz. Entonces es cuando los mocos se convierten en enemigos y sí es conveniente quitarlos con los lavados nasales.

Cuando en la nariz del bebé hay tanto moco que le dificulta el paso del aire es necesario hacer una limpieza nasal FUENTE: flickr.es

Cuando en la nariz del bebé hay tanto moco que le dificulta el paso del aire es necesario hacer una limpieza nasal
FUENTE: flickr.com

Con los lavados nasales conseguimos eliminar el exceso de mucosidad, lubricar las mucosas del bebé y limpiar los conductos nasales (de polen, polvo y otros residuos que entran en la nariz). Con ello, podemos contribuir a prevenir infecciones en las vías respiratorias y posibles complicaciones. Pero, cuándo, realmente, debemos hacer el lavado nasal y cómo se hace un buen lavado nasal. Si vuestro peque tiene dificultad para respirar deberéis hacer lavados nasales antes de dormir, antes de cada toma y cuando lo notéis incómodo. Si el peque no está muy congestionado, con una vez al día es suficiente.

Para realizar la limpieza nasal necesitaremos botellitas monodosis de suero fisiológico, así como también toallas en las que apoyar y recostar al bebé y pañuelos para secar la carita de nuestro bebé y quitar los mocos. Los pasos recomendados que hay que seguir son los siguientes:

  • Poner al bebé boca arriba con la cabeza ligeramente inclinada hacia atrás.
  • Calentar con nuestras manos la botellita monodosis de suero fisiológico.
  • Aplicar el suero lentamente hacia el interior de la nariz por un agujero (unos 2 ml., es decir, media botellita monodosis). El suero pasará de un orificio a otro y una parte caerá hacia la zona más posterior de la nariz y hacia la garganta y arrastrará el moco. Los que están más pegados se hidratarán y así se despegarán más fácilmente en el siguiente lavado.
  • En los bebés de corta edad, tomaremos la precaución de cerrarles la boca, así les obligaremos a hacer una inspiración forzada. Normalmente, suelen llorar, no os engaño, pero al llorar hacen una inspiración muy grande, lo que ayuda a arrastrar los mocos mucho mejor.
  • Si el niño es más mayor y ya tiene 2 ó 3 años o incluso más, le pediremos que inspire con fuerza, una vez hemos puesto el suero.
  • Repetiremos los mismos pasos con el otro orificio, usando la mitad restante de la botella monodosis.
Pon siempre al bebé boca arriba con la cabeza ligeramente inclinada hacia atrás, encima de una toalla para hacerle la limpieza nasal FUENTE: chupetitos.com

Pon siempre al bebé boca arriba con la cabeza ligeramente inclinada hacia atrás, encima de una toalla para hacerle la limpieza nasal
FUENTE: chupetitos.com

Las ventajas de hacerlo así, en lugar de hacerlo de lado o sentado, es que limpiamos la parte más posterior de la nariz, donde nuestros bebés suelen acumular la mucosidad, ya que están mucho rato tumbados, y al no ladear la cabeza impedimos que el suero entre en los oídos (concretamente en las trompas de eustaquio).

Los mocos pueden salir por la nariz, por la boca, puede que se los trague y salgan con la caquita (por eso, puede cambiar su color y volverse más verde) o que los vomite. No os preocupéis. Lo importante es que se arrastren y se limpien los orificios nasales.

Si sois dos personas, siempre es más fácil realizar un buen lavado nasal al bebé, ya que uno podrá sujetar al bebé y el otro hacer la limpieza nasal.

Los ftalatos son productos químicos habituales que podemos encontrar en plásticos, al igual que los hallamos en perfumes, cosméticos, desodorantes… Su uso más común es añadirlo a los plásticos para aumentar su flexibilidad. En productos para la higiene personal, como desodorantes, perfumes o similares es un producto bastante habitual, al igual que en determinados juguetes. La exposición a ftalatos en productos infantiles que deben chuparse o morderse es un peligro para la salud de los más pequeños. Por eso, antes de comprarlos, hemos de fijarnos en que estén libres de ellos.

Todos los chupetes de Chupetitos están libres de ftalatos  FUENTE: chupetitos.com

Todos los chupetes y productos infantiles de Chupetitos están libres de ftalatos
FUENTE: chupetitos.com

La utilización de estos compuestos químicos e incluso los metales pesados y tóxicos como el cadmio, zinc o plomo son perjudiciales para la salud. La fabricación y comercialización de productos para bebés y niños está regulada por instituciones que salvaguardan la seguridad y la salud de éstos, por este motivo, están prohibidos su fabricación, aunque no en todos los países se rigen por la misma norma. Lo que debemos tener en cuenta que los ftalatos son nocivos para la salud, y más aun para nuestro bebé e incluso durante el embarazo.

La exposición a los ftalatos puede provocar un bajo peso en nuestro bebé al nacer. Además existe el riesgo de asma, de un parto prematuro, obesidad infantil, autismo, diabetes; ya que no todos los ftalatos provocan el mismo grado de riesgo. Por eso, en Europa, donde la norma es más estricta, se ha prohibido, desde el 2008, el uso de ftalatos en uso alimentario y productos para bebés. Numerosos estudios han demostrado ya que estos compuestos alteran el sistema hormonal, sobre todo en varones y especialmente en niños. Entran a través de la piel, por la vía respiratoria o digestiva, pasan al torrente circulatorio y por la sangre se distribuyen por todo el organismo, pasan a las células de los tejidos y en algunos tienen efectos tóxicos importantes (no de forma aguda, sino con el paso del tiempo).

Las autoridades sanitarias aconsejan utilizar envases de cristal o acero inoxidable, sobro todo durante el embarazo. Al igual que no abusar de pinturas, disolventes y ambientadores artificiales. Aunque el grado de peligrosidad de los ftalatos es muy discutido hoy día, los estudios realizados indican la relación entre la exposición paulatina de estos compuestos químicos y enfermedades como el asma. Por lo que si, además, estamos embarazadas, la situación puede ser más agravante y preocupante.

A nuestros bebés debemos ofrecerles siempre productos y accesorios sin ftalatos FUENTE: pixabay.com

A nuestros bebés debemos ofrecerles siempre productos y accesorios sin ftalatos
FUENTE: pixabay.com

Por supuesto, una vez haya nacido nuestro bebé, debemos ofrecerle siempre productos y utensilios sin ftalatos, aunque, como os he comentado, la UE prohibió su uso en chupetes, tetinas y mordedores infantiles. No obstante, sin queréis estar completamente seguros, mirad siempre las composiciones y los envases de dichos productos y siempre comprad en sitios, webs o tiendas online de confianza. En Chupetitos, podéis estar completamente seguros de que todos los biberones, chupetes, tetinas, vasos, tazas, vajillas, termos, cucharas y demás productos que tienen en su web están libre de ftalatos. 

Se preocupan mucho por nuestros peques y no compran productos hechos de vinilo o PVC (cloruro de polivinilo), porque saben que acabarían en la boca de tu bebé y serían peligrosísimos. Siempre tienen artículos seguros y cuando son de plástico, buscan aquellos hechos de plásticos con polietileno o polipropileno en vez de vinilo o PVC. 

Cuando estamos embarazadas, hay determinados hábitos que nos favorecen y mucho. Somos conscientes de ello, pero, es cierto, que a veces, aun queriendo tener cuidado e intentando seguir un orden en las comidas y un control en los alimentos, es inevitable que, en algún momento, no caigamos en la tentación de saltarnos esos buenos hábitos.

Si estás embarazada no debes obsesionarte tampoco y puedes darte, en algún momento puntual, ciertos caprichos, siempre y cuando no sean excesivos y que consultes antes con tu matrona o ginecólogo, ellos son los más adecuados para aconsejarte.  Pero, es cierto que tener hábitos saludables, un orden en las comidas y hacer un poquito de ejercicio es fundamental. Nada extraño que no se le pueda pedir a cualquier persona que quiera llevar una vida sana y mantener su salud.

Tener hábitos saludables, un orden en las comidas y hacer un poquito de ejercicio es fundamental en el embarazo FUENTE: pixabay.com

Tener hábitos saludables, un orden en las comidas y hacer un poquito de ejercicio es fundamental en el embarazo
FUENTE: pixabay.com

¿Y cuáles son, pues, los 5 hábitos más saludables para las embarazadas? Pues yo me atrevería a decir que son estos: ciertas pautas, tanto en nuestra alimentación como en las rutinas de nuestro día a día.

1) Hacer cinco comidas al día y no saltarse ninguna. Especialmente el desayuno. Esta debe ser la comida más importante. En él debes incluir algún lácteo, alguna pieza fruta y algo de cereales (pan, galletas…)

2) Tomar al día cinco piezas de fruta o verdura. Las frutas y los vegetales van a ser de gran apoyo para un mal muy frecuente en el embarazo: el estreñimiento. Pero, además, debes saber que ofrecen una gran cantidad de vitaminas y nutrientes y no sólo a ti que estás embarazada, sino también a tu bebé. Eso sí, has e lavarlas y cocerlas bien, siempre y te las puedes hacer en zumos variados.

3) Beber mucha agua. Los expertos recomiendan de 2 a 3 litros al día. De hecho, el agua purifica el organismo, ayudando al cuerpo a deshacerse de las cantidades innecesarias de sodio y evita todo tipo de infección en el tracto urinario de la mujer. Pero, también hidrata el cuerpo, depura la sangre materna de toxinas y hace que la corriente sanguínea llega más limpia al bebé y evita la hipertensión, así como el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, durante el embarazo.

4) No abusar de los azúcares, los fritos, los refrescos y los dulces. Todo esto, debes consumirlo con mucha moderación, ya que en exceso este tipo de alimentos se transforman en grasa. Así que si te entra un ataque de hambre, nada mejor que comer una fruta o una barrita de cereales. Es mucho más saludable y menos perjudicial para ti y para el bebé.

No abusar de los azúcares, los fritos, los refrescos y los dulces ayudará a prevenir enfermedades al bebé FUENTE: pixabay.com

No abusar de los azúcares, los fritos, los refrescos y los dulces ayudará a prevenir enfermedades al bebé
FUENTE: pixabay.com

5) Hacer un poco de ejercicio viene fenomenal. Al estar embarazada mucho mejor que no sea excesivamente agresivo. Caminar, por ejemplo, puede ser una opción estupenda.

No olvides que no llevar hábitos saludables durante el embarazo puede generarte un exceso de peso, algún problema de salud, no sólo causa problemas de salud en la mujer, sino también en la criatura que se está gestando en su interior. Son muchos los estudios que relacionan el exceso de peso de la embarazada con problemas del recién nacido. Obesidad, diabetes o problemas cardíacos, son algunos de esas enfermedades que podemos dejar como herencia a nuestro pequeño, para toda la vida, si no le damos importancia a nuestro peso y no nos esforzamos por llevar una vida sana.

Supongo que habréis oído hablar en alguna ocasión de la prestigiosa marca de puericultura Kidsme. Es especialista en puericultura ligera y en Asia, Australia, Norteamérica y Holanda sus productos disfrutan ya de gran prestigio. Pues bien, en Chupetitos hay tres productos infantiles de esta gran marca que puedes comprar desde su web: el bol de succión Aquamarina con cuchara de temperatura, el bol de succión Lima con cuchara de temperatura y el sujetachupete Lima, para mantener el chupete o el alimentador limpio y seguro.

Bol de Succión Aquamarina de Kidsme con ventosa antideslizante FUENTE: chupetitos.com

Bol de Succión Aquamarina de Kidsme con ventosa antideslizante
FUENTE: chupetitos.com

Con Kidsme te aseguras que tanto el producto, la selección de la gama, el packaging, los display… todo se adapta a ti y a las necesidades de tu bebé.  La marca es, sobre todo, pionera en accesorios con la alimentación complementaria, esa tarea que nos da tanta faena en los primeros meses. Todos sus productos son libres de BPA, muy coloridos, originales y muy útiles.

En el caso de los boles de succión Aquamarina y Lima con cuchara de temperatura que tenéis en Chupetitos, llevan una ventosa antideslizante que incluye una cuchara termo-sensitiva encajable en la tapa. Siempre viene bien tener uno de estos, la verdad. Yo ya tenía platos con ventosa hace unos cinco años, pero no llevaban cuchara ni tapa incorporada, por lo que éstos de Kidsme son ideales para casa y para salir de casa y que no vuelen platos ajenos.

Tanto el bol de succión Aquamarina como el lima son aptos para bebés de 9 meses en adelante y están fabricados en polipropileno y plástico TPR.

Bol de Succión Lima de Kidsme con cuchara de temperatura FUENTE: chupetitos.com

Bol de Succión Lima de Kidsme con cuchara de temperatura
FUENTE: chupetitos.com

Por lo que respecta al sujetachupete Lima, os diré que tiene un diseño único que permite colgarlo en cualquier tipo de ropa. Su correa es impermeable (para facilitar su limpieza) y muy colorida. Está libre de metales y de BPA y fabricada en Terileno. Es apta desde el momento en que nace el bebé. Pero, como valor añadido, este sujetachupetes sirve también para los alimentadores infantiles.

La verdad es que si nos paramos a pensar bien, de entre todos los elementos imprescindibles para los peques, el sujetachupetes es el rey de la casa junto con el chupete. Con el tiempo descubrimos que las probabilidades de que el chupete caiga al suelo son mucho más que altas. Y una vez que se ha caído, y si estamos fuera de casa, no queda otra que recurrir a un chupete de recambio o ir corriendo a esterilizarlo en algún sitio. Y, vosotros mismos lo habréis comprobado. Cuando te pasa, es un rollo porque no siempre has cogido un chupete de recambio o no encuentras cerca un establecimiento donde poder lavar y esterilizar el chupete.

Sujetachupete Lima de la marca Kidsme, para mantener el chupete o el alimentador limpio y seguro FUENTE: chupetitos.com

Sujetachupete Lima de la marca Kidsme, para mantener el chupete o el alimentador limpio y seguro
FUENTE: chupetitos.com

Con Kidsme y estos tres productos que puedes encontrar en Chupetitos, podéis estar tranquilos. Son productos seguros e innovadores que benefician al desarrollo del bebé y capacitan a los niños para participar activamente con ellos y descubrir sabores, texturas y sensaciones siempre nuevas. ¡Echa un vistazo!