El chupete va a ser uno de los accesorios más usados por vuestros bebés durante los primeros meses de vida, por ello resulta importante mantener su higiene, para evitar el contagio de bacterias y enfermedades virales. Antes del primer uso del chupete, es decir, antes de que le demos al bebé un nuevo chupete conviene esterilizarlo, aunque venga en su envase bien cerrado.

La esterilización de los chupetes no les impide a nuestros pequeños desarrollar su sistema inmunológico FUENTE: pixabay.com

La esterilización de los chupetes no les impide a nuestros pequeños desarrollar su sistema inmunológico
FUENTE: pixabay.com

Normalmente, los chupetes vienen listos para su utilización, pero si los esterilizamos antes de ofrecérselos al bebé, nos aseguramos de eliminar gérmenes que hayan podido depositarse durante el proceso de fabricación, manipulación y envasado. También, claro está, conviene esterilizarlos si se ha grabado en ellos el nombre del pequeño propietario, en el caso de que se trate de chupetes personalizados. Esto garantiza una total tranquilidad, sobre todo si hablamos de bebés recién nacidos o con algún pequeño problema de salud.

Los niños están expuestos a multitud de gérmenes; normal, porque el mundo está lleno de ellos. Esto no es malo en sí, ya que contribuye a que su sistema inmunitario vaya reforzándose y creando defensas contra posibles virus y bacterias dañinos. Los bebés que toman el pecho están protegidos por las defensas que la madre les transmite a través de su leche. Es decir, que no debemos obsesionarnos con la higiene, pero tampoco descuidarla.

La esterilización de los chupetes no les impide a nuestros pequeños desarrollar su sistema inmunológico. Quedarán expuestos a las bacterias de forma gradual en el hogar y su sistema inmunológico aprenderá a lidiar con estas bacterias. Esto, como han aclarado muchos médicos, es probablemente mucho más saludable para nuestro bebé que la ingesta de grandes cantidades de bacterias que se multiplican en los utensilios que no están correctamente limpios. La esterilización del chupete y otros accesorios también ayuda a proteger al bebé de las bacterias especialmente dañinas y de otro tipo de gérmenes que pueden estar presentes en el agua corriente, la leche o incluso, a veces, en tus manos. Incluso una pequeña cantidad de estos gérmenes puede hacer que el bebé se ponga malito, por lo que es lógico proteger al bebé frente a ellos en esta temprana edad.

Si el chupete está personalizado también conviene esterilizarlo para  FUENTE: chupetitos.com

Si el chupete está personalizado también conviene esterilizarlo para eliminar gérmenes que hayan podido generarse en el proceso de manipulación
FUENTE: chupetitos.com

Pero, volviendo a la pregunta de si es necesario esterilizar un chupete nuevo, os diremos que sí. Antes de utilizar un chupete por primera vez, debemos introducirlo en una cazuela con agua hirviendo durante 5-10 minutos. También podemos emplear esterilizadores de vapor eléctricos o los que se comercializan para el microondas. Después, hay que dejarlo enfriar y secar.

Un niño habituado al chupete y privado de él puede ser peor que la peor de las alarmas que te puedas imaginar. Así que en caso de urgencia, es decir, si no podemos esterilizar el chupete por lo que sea, debemos lavarlo con agua caliente y jabón y, a continuación, aclararlo bien.

¿Y después de esta primera vez? ¿Cada cuánto es conveniente esterilizar el chupete? La higiene del chupete depende de muchas variables: la edad, el ambiente o los hábitos, pero como ya os dijimos en otro post de nuestro blog, sobre todo, cuando se caiga al suelo, cuando los peques vengan de la guardería y cuando estén malitos.

Una respuesta a “¿Es necesario esterilizar un chupete nuevo?”

Deja un comentario


5 − cuatro =