Archive for abril 11th, 2017

Cuando servimos la comida a nuestros niños o les preparamos las fiambreras porque van a comer fuera, puede que tengamos dudas sobre cuál es la cantidad adecuada para ellos. Ocurre que muchas veces, ofrecemos una cantidad muy grande de comida a nuestros hijos, proporcional a lo que consumiría un adulto, y por supuesto nuestro hijo dice que es demasiada y acaba tomando lo que su cuerpo necesita. Otras veces, les ponemos poco y cuando acaban nos piden repetir.

Es importante saber que la cantidad de comida que debe ingerir nuestro hijo y prepararla adecuadamente FUENTE: chupetitos.com

Es importante saber que la cantidad de comida que debe ingerir nuestro hijo y prepararla adecuadamente
FUENTE: chupetitos.com

Es importante saber que la cantidad de comida que debe ingerir nuestro hijo tiene que estar acorde a su edad, a su actividad física y a su individualidad. Debemos ser objetivos a la hora de valorar las necesidades de nuestros niños; nosotros sabemos mejor que nadie si hay signos que nos deban preocupar o que debamos consultar con el pediatra. Pero, desde luego, servir la cantidad de comida adecuada es muy importante para brindarle una correcta alimentación, con las calorías y nutrientes que necesitarán para su desarrollo.

A los pequeños de menos de cuatro años se les deberá servir porciones menores, pero estas porciones deberán estar formadas por alimentos de todos los grupos alimentarios sin excedernos en las calorías. Puedes servirle una cantidad pequeña y dejarlos que pidan más. Cuando los niños ya tienen cuatro años podrán comenzar a ingerir porciones regulares.

Un punto clave es dejar que los niños decidan, pero siempre contando con el seguimiento y la supervisión de los adultos. Los padres les tendremos que brindar una variedad amplia de alimentos, que sean sanos y nutritivos, pero ellos podrán decidir la cantidad que quieran comer. Así podrán comenzar a interpretar las señales de su cuerpo.

Es bueno dar todo el tiempo que necesiten para comer, sabemos que algunos niños tardan más que otros, solo es cuestión de paciencia y los resultados serán positivos. Además, el apetito podrá ir cambiando de día en día y de una comida a otra. Esto es normal y dependerá de las actividades que hayan realizado.

Cuando se llega a la adolescencia, incluso algunos años antes de esta etapa de la vida, no se tiene que sobrealimentarlos. Es muy importante que las raciones no sean excesivamente grandes ya que podrán generar sobrepeso. Evitar la incorporación de alimentos que tengan altos contenidos en grasas y harinas, evitar el exceso de alimentos que contienen mucha sal, reducir las porciones de patatas fritas, hamburguesas y bebidas con alto contenido de azúcar. Las golosinas deberán también ser ofrecidas en cantidades muy limitadas, lo mismo que las galletas. Una porción adecuada rondará las 100 calorías.

Las cantidades de comida para un niño deberán estar formadas por alimentos de todos los grupos alimentarios FUENTE:pixabay.com

Las cantidades de comida para un niño deberán estar formadas por alimentos de todos los grupos alimentarios
FUENTE:pixabay.com

Una manera adecuada de acostumbrarlos a comer bien es crear con ellos estas cantidades, especialmente si se va a crear una ración o estos paquetitos de no más de 100 calorías que se pueden compartir en meriendas o a media tarde. Podréis guiaros para formar las porciones por lo que dicen las etiquetas, estas etiquetas podrán tener muy buena información para saber si se está o no comiendo lo apropiado para su edad. Por ejemplo, se sabe que un niño menor de 10 años de edad que tengan una actividad moderada deberán ingerir al menos 2 raciones de vegetales por día.

Antes de los tres años de edad, los expertos consideran que podrán comer unas 40 calorías por cada 2,54 centímetros de altura. Por ejemplo, si el niño mide 81 centímetros tendrán que consumir aproximadamente 1.300 calorías, esta cantidad podrá ser diferente dependiendo de su constitución y de las actividades que realiza. Lo mejor, como siempre os decimos, es que ante cualquier duda consultéis con su pediatra.