Como ya sabréis, estimular al bebé desde que nace es muy importante. Estimular sus sentidos, su sensibilidad y su intelecto es lo mejor que podemos hacer. Pero, esa estimulación temprana es algo que comienza desde que el bebé está en la barriga y hasta los tres años. Existen una serie de juegos y actividades que se pueden realizar para estimular al bebé, pero siempre respetando la evolución de los peques y no desesperándonos si vemos que algo les cuesta más.

Estimular los sentidos, la sensibilidad y el intelecto del bebé es lo mejor que podemos hacer desde que nace FUENTE: pixabay.com

Estimular los sentidos, la sensibilidad y el intelecto del bebé es lo mejor que podemos hacer desde que nace
FUENTE: pixabay.com

A todos nos gusta ver que nuestros bebés empiezan a controlar sus movimientos, que empiezan a hablar o a dar sus primeros  pasos, pero lo cierto es que cada bebé necesita su tiempo para llegar a desarrollar toda su psicomotricidad. Con la estimulación enviamos información a su cerebro y eso les permite ir conociendo el mundo que les rodea, poco a poco. Por ello, es sumamente importante que realicemos tareas sensoriales y motrices que estimulen sus sentidos desde el nacimiento (el tacto, el olfato, el oído, la vista y el gusto), ya que de esta forma aprenderán mucho sobre ellos mismos.

Si no sabéis cómo estimular al bebé desde que nace, en Chupetitos os proponemos una serie de actividades:

1.- Hacer que prueben diferentes texturas: para esto podéis elegir distintos tipos de objetos de puericultura que no sean peligrosos para ellos como, por ejemplo, una pelota de tela de actividades, los sonajeros para tobillos o las mantitas Doudou Lapidou Taupe. Todos estos accesorios, los puedes encontrar en nuestra web y con ellos el bebé experimentará sensaciones distintas y le facilitará el desarrollo de sus habilidades sensoriales (visión y enfoque) y el fortalecimiento de sus músculos.

Los sonajeros para tobillos estimulan la visión y el enfoque del bebé y le ayudan a fortalecer sus músculos FUENTE: chupetitos.com

Los sonajeros para tobillos estimulan la visión y el enfoque del bebé y le ayudan a fortalecer sus músculos
FUENTE: chupetitos.com

2.- Darles un buen baño: uno de los momentos que más disfrutan los bebés es de su baño. En este momento, ellos mismo se estimulan bastante ya que se divierten alcanzando y atrapado los objetos de goma. Esto hace que estimulen y ejerciten sus manos.

3.- Que escuchen música: preferiblemente canciones de fácil comprensión. Esta tarea permite a nuestro bebé estimular el lenguaje y el oído.

4.- Realizar ejercicio físico con nuestra ayuda: especialmente, actividades donde tengan que realizar movimiento de brazos y piernas. una buena opción es extenderles de forma delicada sus brazos hacia abajo, arriba y hacia los lados repetidas veces; dejarlos descansar unos minutos y continuar el mismo ejercicio, pero con sus piernas. Los bebés también necesitan flexionar sus músculos.

Los doudous Lapidou de Nattou ayudan a perfeccionar el tacto y agarre de las manitas del bebé FUENTE: chupetitos.com

Los doudous Lapidou de Nattou ayudan a perfeccionar el tacto y agarre de las manitas del bebé
FUENTE: chupetitos.com

5.- Contarles cuentos antes de dormir y mostrarles distintos libros según su edad

Siempre que realicemos estas tareas de estimulación, es bueno que las hagamos en un ambiente seguro y tranquilo, porque esto hace que los logros y la consecución de metas de nuestros hijos sean mayores, al tiempo que conseguimos que se motiven más y que quiera seguir haciéndolo. En cuanto a la frecuencia, os podemos decir que lo más recomendable es realizar actividades de estimulación tres veces por semana, y siempre acompañados de nosotros los padres.

Lo más importante de estimular al bebé desde que nace es convertir a estos pequeños seres dependientes en independientes. No se trata de dejarlos solos en la vida, pero sí de que desarrollen capacidades que los hagan más independientes. De todas maneras uno debe seguir apoyándolos en su desarrollo para que sean niños con una gran seguridad y que se sienten queridos, pero que también se conviertan en niños y adultos capaces de confiar en que pueden resolver sus propios problemas.

Deja un comentario


2 − uno =