Desde el momento en que nace un bebé, nos preocupamos por darle los cuidados que necesita, en especial en lo que se refiere a su higiene, su salud y su bienestar. Cuidamos su piel con productos especiales, le curamos el cordón umbilical, comprobamos a menudo que sus uñas están con el largo adecuado para que no se arañen, les proporcionamos masajes para que descansen y no tengan gases, pero ¿y su pelo?. El suave pelo del bebé también necesita de cuidados especiales y de una atención.

El pelo del bebé también necesita ser cuidado de forma especial FUENTE: pixabay.com

El pelo del bebé también necesita ser cuidado de forma especial
FUENTE: pixabay.com

Por eso, hoy vamos a desvelarte algunos consejos sobre cómo cuidar el pelo del bebé desde que nace hasta que se va haciendo más mayor. En primer lugar, hemos de comentaros que el pelo del recién nacido no es el mismo que tendrá unos meses más tarde. En algunos casos, los bebés recién nacidos son calvos, en otros vemos bebés con una gran mata de pelo, generalmente encontramos pequeños que están en un punto intermedio. Su pelo normalmente será suave y muy finito y cubrirá parcialmente su cabeza.

Cuando el bebé nace está cubierto por la vérnix caseosa, una sustancia sebácea que puede quedar en su piel, en su pelo. El color de su cabello estará determinado por los genes heredados de la madre y del padre pero nadie podrá garantizar que tendrá un aspectoespecífico. A medida que pasen los meses, el pelo cambiará gracias a las células que son las responsables de su color, lo mismo que sucederá con el color de sus ojos. Su pelo nuevo tendrá, seguramente, una textura y un color diferente al de sus primeras semanas.

No debes temerle a su primer corte de pelo, sabemos que existen algunos mitos vinculados al tema pero ninguno de ellos tiene fundamentos científicos. Podrás cortarle el pelo al pequeño sin que esto le genere ningún tipo de daño, un buen corte no será para nada perjudicial.

Los expertos en la materia señalan que los bebés comenzarán a desarrollar los folículos de su pelo durante el sexto mes de gestación. De hecho, es frecuente ver en las ecografías el crecimiento del cabello de los niños. Cuando nacen sus cabezas se encontrarán cubiertas de una pelusa que, a medida pasen los días, será reemplazada por el pelo definitivo, el que será más fuerte y tendrá más textura. Cada niño es diferente, algunos nacerán con mucho pelo, otros con menos y algunos serán prácticamente calvos.

Un punto clave es establecer un correcto hábito de higiene, desde muy pequeños los bebés deberán disfrutar de ese momento. Sin importar la cantidad de pelo, durante el día se acumulará transpiración, lo que hará necesario un buen baño en el que se incluirá un champú acorde a su edad que evite la irritación de los ojos. Si notamos que el bebé se incomoda o llora en el momento de lavarle la cabeza tendremos que cantarle, hablarle, distraerlo, así se acostumbrará a este importante hábito de higiene que lo acompañará para toda su vida. También podemos recurrir a prácticos accesorios que nos faciliten la tarea, como los aclaradores de pelo de Munchkin con los que no les entrará más agua en los ojos, gracias a su borde suave. Su asa ergonómica única facilita el correcto enjuague del pelo del bebé y su gran capacidad de agua proporciona un mejor aclarado. En la web de Chupetitos, los tenéis disponibles en colores rosa y azul y a un precio de tan sólo 4,75 euros.

Con los aclaradores de pelo de Munchkin no entrará más agua en los ojos de tu bebé FUENTE: chupetitos.com

Con los aclaradores de pelo de Munchkin no entrará más agua en los ojos de tu bebé
FUENTE: chupetitos.com

Cuando los bebés se hacen mayores, también se puede complementar la función del champú con un acondicionador que ayude a desenredar el cabello. Al pelo con tendencia a enredarse (sobre todo los rizos) se le debe pasar un cepillo o peine de púas anchas, con mucho cuidado, para evitar causar dolor en el pequeño y hacer que el cuidado del pelo se convierta en un momento desagradable para el pequeño.

Asimismo, hay que tener en cuenta, por último, que la salud del cabello del bebé depende de la raíz, la zona que está debajo de la piel. Y, por lo tanto, ésta no debe verse afectada por la humedad ni por otros factores como, por ejemplo, lavar el pelo con mayor o menor frecuencia. La humedad sí afecta, sin embargo, al tallo piloso, la parte del pelo que emerge de la epidermis. Esto se debe a que el agua dilata las células cuticulares, lo que hace que, al peinarlo, atarlo o apoyarlo sobre otra superficie, la fricción sea mayor cuando está mojado que cuando está seco.

Como veis, el pelo del bebé también necesita cuidados especiales, pero con estos consejos seguro que lo haréis muy bien.

Deja un comentario


ocho − 7 =