Siempre que llega el verano, la alimentación de los niños suele cambiar un poco, como también cambia la de los adultos y los bebés, ya que las altas temperaturas hacen que nuestro apetito y la necesidad de tomar agua y otros líquidos aumente. Por todos estos factores debemos saber que los platos calientes no son los más indicados para la época estival.

En verano tenemos que  elegir comidas ligeras y sanas para nuestros niños FUENTE: pixabay.com

En verano tenemos que elegir comidas ligeras y sanas para nuestros niños
FUENTE: pixabay.com

En verano disfrutamos de más horas de sol, por lo que el horario de los más pequeños puede verse alterados, se debe prestar especial atención a la comodidad y no caer en la tentación de comidas no demasiado sanas. Es muy importante que durante esta época del año, el agua sea la bebida principal de nuestros pequeños, puesto que deben estar muy hidratados.

En Chupetitos nos importa mucho la salud de los más pequeños, por lo que os dejamos una lista de alimentos con los que los niños (y en algunos caos, también los bebés) superarán el calor del verano con éxito:

  • Fruta de temporada: la fruta es uno de los alimentos que más hidratan y nos ayudan a combatir el calor. Además al estar fresquita, puede aliviar el dolor de los dientes si se trata de un bebé al que le están saliendo. La fruta está muy rica y aporta vitaminas y nutrientes para que nuestros pequeños crezcan sanos. Como opción más factible, os recomendamos siempre la fruta de temporada, por ejemplo, la sandía y el melón, cuya textura es blandita y gusta a niños y a bebés. Aunque, si lo preferís, podéis también podéis prepararles una rica macedonia de frutas o unos buenos purés de fruta si son más bebés.
  • Las verduras y las hortalizas son otra opción saludable, la crema de calabaza o calabacín fría o templadas son rápidas y fáciles de preparar. Para disminuir el sabor a verdura, que a veces no gusta a todos los niños, se le puede añadir patata o algún quesito cremoso.
Frutas como la sandía son recomendables porque hidratan y ayudan a combatir el calor FUENTE: pixabay.com

Frutas como la sandía son recomendables porque hidratan y ayudan a combatir el calor
FUENTE: pixabay.com

  • Helados o batidos de fruta naturales, son ideales para la merienda. Les aportará hidratación y no notarán pesadez en el estómago. Además, se pondrán muy contentos comiéndose su helado natural o su batido.
  • Carne, verdura y pescado: en verano es mejor preparar este tipo de alimentos a la plancha, hervidos o asados, ya que nuestros pequeños almorzarán de forma ligera y todos ellos le aportarán proteínas y minerales necesarios, además de una manera equilibrada y sana. La plancha, los hervidos, el vapor e incluso la barbacoa, si se hace con ingredientes saludables, son maneras de cocinar perfectas para esta época, cuando tal vez apetezcan menos los guisos. La carne magra y el pescado, cocinados de manera ligera, son siempre un buen aporte de proteínas y minerales.

Ahora bien, es importante que sepamos que es muy importante no saltarse ninguna comida, evitar comer en exceso en las reuniones familiares o de amigos y mantener siempre el mismo horario de comida. Si tu bebé aún toma pecho en verano, es normal que en época estival necesite más tomas, pues necesita hidratarse más debido al calor. Así que, tenlo también en cuenta.

Deja un comentario


× uno = 4