Al cumplir un año, aproximadamente, el bebé empieza una nueva etapa en su alimentación. Su dieta se asemeja cada vez más a la nuestra y el niño empieza a aprender a comer sin ayuda porque coordina mejor los movimientos de sus manos y su boca. Es pues el momento de buscar una vajilla práctica que le ayude en este proceso.

A artir del año, es bueno buscar una vajilla práctica que ayude al bebé en el proceso de aprender a comer FUENTE: flickr.com

A artir del año, es bueno buscar una vajilla práctica que ayude al bebé en el proceso de aprender a comer
FUENTE: flickr.com

Aunque le quedan por delante muchos meses de ensayo y de error, de comida que sale disparada hacia la pared más cercana, de caritas sucias y llenas de alimentos y de ropa que va directamente a la lavadora después de cada comida, el bebé lo conseguirá, si tenemos paciencia y los accesorios imprescindibles para su alimentación.

Aprender a comer solo es un proceso complicado, como aprender a dormir solito, a vestirse solito, o tantos y tantos hábitos que, a veces, parece que nos desbordan. Por eso, lo mejor es convertir en un juego el aprendizaje del niño para que sepa, poco a poco, cómo manejar los cubiertos, cómo beber agua del vaso, cómo sujetar su plato… en definitiva, cómo sentarse en la mesa de los mayores como uno más.

Elegir una vajilla para el bebé de un año que sea divertida y resistente es fundamental en todo este proceso. Al igual que lo es elegir también unos cubiertos sin bordes afilados y fáciles de manejar. Tened en cuenta que todos estos detalles harán esta experiencia mucho más fascinante para vuestros hijos.

Pensando en todo esto que os estamos contando, en Chupetitos tenemos vajillas infantiles y vajillas para bebés, desde divertidos bols con cucharas y platos con compartimentos para diversos alimentos, con el fin de que cada vajilla se adapte al bebé según su edad.

Por nuestra experiencia en venta de vajillas infantiles os diremos que lo mejor para que empiecen a explorar y jugar con la comida es elegir una vajilla de plástico, sencilla y apta para su tamaño. Por ejemplo, el Bol Sure Grip™ con tenedor y cuchara Easy Grip™, fabricado en duro polipropileno resistente y con la forma conveniente para cereales, galletas y otros alimentos del bebé. Este bol resulta perfecto para el bebé de un año y está disponible en colores verde o rojo.

El Bol Sure Grip™ + tenedor y cuchara Easy Grip™, es idóneo para cuando tu peque quiere empezar a comer solito FUENTE: chupetitos.com

El Bol Sure Grip™ + tenedor y cuchara Easy Grip™, es idóneo para cuando tu peque quiere empezar a comer solito
FUENTE: chupetitos.com

Su base antideslizante le permite adherirse a la mesa y estar donde tiene que estar, no en el suelo de la cocina o del comedor. Como veis en la fotografía incluye un tenedor y una cuchara Wacky Ware™ que han sido diseñados con un suave mango ‘soft-grip’ que tiene la forma perfecta y cómoda para las manos pequeñas.

Cuando van creciendo y dominando un poco el arte de comer, ya podréis pasar a una vajilla en la que, por ejemplo, se incluya un plato llano aparte del bol, porque conforme crezcan, la vajilla infantil ha de ir teniendo diferentes compartimentos para separar los alimentos e ir acostumbrándolos a que coman primer y segundo plato.

Por supuesto, lo que nunca debe faltar es que la vajilla esté fabricada en un material duradero y apto para los peques; y que tengan colores vivos y divertidos que les animen a comer. El modelo, por ejemplo, del Bol Sure Grip™ con tenedor y cuchara Easy Grip™, reúne todas las características que os estamos comentando.

Recuerda que para enseñar a comer a un niño son necesarias grandes dosis de paciencia. Primero tiene que familiarizarse con la comida, luego con los cubiertos y después atinar con la cuchara y el tenedor. Si empezamos con la vajilla idónea, le ayudaremos un montón y el aprendizaje será más rápido y mejor.

Deja un comentario


seis + 3 =