Esta es una de las eternas preguntas que nunca dejaremos de oír. ¿Es bueno usar el chupete? Y ¿hasta cuándo? La pregunta tiene respuestas muy variadas, sobre todo, dependiendo de a quién se la hagamos, pero lo que es bien cierto es que a muchos bebés succionar el chupete les gusta y les sirve para tranquilizarse cuando están irritables y también les calma el dolor (ya que la succión genera endorfinas).

Aunque se ha acusado al chupete de perjudicar a la lactancia materna, no se ha demostrado que influya tanto como se cree ni en el establecimiento ni en la duración de la misma; pero sí que es verdad que debe utilizarse bien. Por otro lado, diversos estudios han demostrado un efecto protector del uso del chupete durante el sueño sobre la muerte súbita del lactante. Así que el chupete, en su justa medida y bien utilizado, es bueno para el bebé.

El chupete le sirve al bebé para tranquilizarse cuando está irritable y para calmarle el dolor FUENTE: pxhere.com

El chupete le sirve al bebé para tranquilizarse cuando está irritable y para calmarle el dolor
FUENTE: pxhere.com

Para usar bien el chupete, básicamente, hay que seguir las siguientes pautas:

  • En niños que se alimentan con lactancia materna, hay que ofrecerles el chupete cuando ésta ya está establecida, a partir del mes de edad normalmente.
  • Cuando esto ocurra, es decir, cuando haya lactancia materna, se les puede ofrecer el pecho “como chupete”, pero es importante saber que, por supuesto, que esto supone una gran dedicación y esfuerzo por parte de la madre, por lo que debe ser una decisión personal.
  • Tanto en niños alimentados con lactancia materna como con leche de fórmula, no hay que ofrecerles el chupete cuando tienen hambre. El chupete no debe servir para retrasar o sustituir una toma. Si tiene hambre dadle la toma (es obvio, pero es necesario tener esto claro).
  • El chupete se puede y se debe utilizar para dormir, por su efecto protector sobre la muerte súbita del lactante. Si bien es cierto, que si el bebé lo usa para quedarse dormido es probable que por la noche lo reclame y tengáis que levantaros varias veces para ponérselo.
  • Algunos bebés pueden preferir chupar sus propios dedos, acto bastante frecuente hacia los 3 meses. Y se debe permitir, es una fase normal de su desarrollo (chupar sus propias manos y dedos cuando se los descubren). No os preocupéis por si esto hará que se chupe el dedo de más mayor, la relación, según pediatras, no está clara.
  • No obliguéis nunca a los bebés a aceptar el chupete si lo rechaza.

Recordad que hay muchos tipos de chupetes y que siempre es imprescindible que cumplan las normas de seguridad (de una pieza o dos inseparables, con escudo grande para que no quepa en la boca, etc.). Pero tened en cuenta que el hecho de que sean de unas formas u otras o de unos materiales u otros, no quiere decir que haya chupetes mejores o peores. El bebé, al final, será el que elegirá. Podéis ir probando hasta ver cuál le gusta a vuestro bebé.

Es bueno tener algún chupete personalizado porque se pierden con facilidad o se intercambian por otros por descuido si el bebé va a la guardería FUENTE: chupetitos.com

Es bueno tener algún chupete personalizado porque se pierden con facilidad o se intercambian por otros por descuido si el bebé va a la guardería
FUENTE: chupetitos.com

Por último, desde Chupetitos os aconsejamos que tengáis varios de reserva e, incluso, algún chupete personalizado porque se pierden con facilidad o se intercambian por otros fácilmente si el bebé va a la guardería. Y, muy importante, cuando se desgasten y estropeen por el uso, la limpieza, etc., los tiréis a la basura antes de que se deterioren mucho más.

A partir de los 12-15 meses de edad id reduciendo el uso del chupete en vuestro bebé, poco a poco, y siempre eligiendo el mejor momento para él, siempre en una situación tranquila y relajada, que no coincida con cambios importantes en su vida o en la  vida de la familia que puedan afectarle.

Deja un comentario


cuatro − = 1