Los recién nacidos son todo un mundo por descubrir. Y es que aunque tengas ya uno, dos o más y por muchos libros que hayas leído, siempre habrá algo que te vuelva a sorprender mientras les ves crecer y hacerse mayores. Cada bebé es un mundo y cada peque es especial, pero hay cosas que son iguales en todos ellos; cosas que igual no sabías sobre el recién nacido y que hoy te vamos a contar desde Chupetitos.

1- Los recién nacidos reconocen la voz de su madre nada más nacer. Han estado escuchándola durante los nueves meses de embarazo y lo único que suele tranquilizarles tras el parto es la voz de su mamá. Sin embargo, tardarán en reconocer la voz de su padre unas dos semanas.

Los recién nacidos lloran sin lágrimas porque aún no tienen abiertos los conductos lagrimales FUENTE: pixabay.com

Los recién nacidos lloran sin lágrimas porque aún no tienen abiertos los conductos lagrimales
FUENTE: pixabay.com

2- Los bebes recién nacidos lloran sin lágrimas. Sí, sí, son “lágrimas de cocodrilo”, que se suele decir, o un “llanto de mentira”. Pero, en realidad, la mayoría cuando lloran no sueltan ni una lágrima porque hasta que no cumplen las seis semanas de vida no se les abren los conductos lagrimales.

3- El cerebro de un bebé recién nacido representa el 10 por ciento del peso total de su cuerpo, mientras que en un adulto supone el 2 por ciento. Normalmente, pesa entre 300 y 400 gramos cuando nacen, alcanza los 900 gramos e, incluso, el kilo en los primeros años y, sin embargo, hacia los 14 años representa únicamente una sexta parte del cuerpo.

4- Las rodillas de los recién nacidos no tienen rótulas, ya que éstas se desarrollan a partir de los seis meses de vida. Bueno, en realidad, sí que tienen, pero en ellos es sólo cartílago, aún no la tienen osificada, por lo que en una radiografía ni se vería, de ahí que se diga que no tienen rótulas. De hecho, casi todos los huesos de los niños comienzan así y poco a poco se van osificando. Por eso, no puedes (ni debes intentarlo) ponerlo de pie, pues aunque no se le note, sus piernas están incompletas.

Cuando nacen, los bebés aún no tienen las rótulas osificadas FUENTE: publicdomainpictures.net

Cuando nacen, los bebés aún no tienen las rótulas osificadas
FUENTE: publicdomainpictures.net

5- A los bebés no les huele el aliento porque no tienen dientes, que es donde se acumulan las bacterias responsables de la halitosis.

6- Los bebés no huelen a sudor porque sus glándulas sudoríparas no están del todo maduras y se activan por las hormonas durante la pubertad. Así que si un recién nacido huele a sudor obsérvalo porque puede indicar la existencia de un desequilibrio hormonal o un problema metabólico. Si eso ocurre, plantéale esta preocupación a tu pediatra y llévale una de camiseta o prenda de ropa que le hayas puesto y que presente el olor, para que evalúe a tu peque más detenidamente.

7- Los bebés duplican su peso al nacer a los seis meses y lo triplican al final del primer año, de modo que si vas a tener o ya tienes un bebé, disfrútalo mucho porque crecen muy deprisa y cuando te quieras dar cuenta todas estas cosas curiosas que te hemos contado y que quizá no conocías, habrán desaparecido. ¡Más rápido de lo que creemos!

Deja un comentario


− cuatro = 5