Los mitos sobre el embarazo son tan comunes como los antojos y las náuseas. No paras de escucharlos cuando estás en cinta y siempre hay algún familiar o amigo que te cuenta alguna cosa con mayor o menor fundamento. Que si la forma de la barriga, los antojos o las náuseas, pueden ser señales premonitorias de cómo va a ser el bebé o el parto, que si comes ciertos alimentos el parto es más rápido….

Sin embargo, parece ser que algunos de esos mitos sobre el embarazo no son tan mitos. Tres estudios realizados recientemente en diversos lugares del mundo, han comprobado que existen tres cosas, que hasta ahora sólo se consideraban meras supersticiones, y que la ciencia ha podido comprobar como ciertas. Es decir, tres mitos sobre el embarazo que tienen algo de verdad y son ciertos. ¡Te los contamos!

Los mitos sobre el embarazo son tan comunes como los antojos y las náuseas FUENTE: pixabay.com

Los mitos sobre el embarazo son tan comunes como los antojos y las náuseas
FUENTE: pixabay.com

1.- Si comes mucho antes del embarazo e ingieres muchas calorías antes de la gestación, tienes más posibilidades de que tu bebé sea niño. Según un artículo publicado en la revista científica “ Science of Us“, y tras una investigación realizada hace nueve años, aquellas mujeres que han comido mucho antes de quedarse embarazadas tienen más probabilidad de tener un hijo varón.

Para llegar a esta conclusión, se tomaron como muestra a 740 mujeres en su primer embarazo y se estudió los datos de la alimentación que habían llevado a cabo durante el año previo a la gestación. Se las dividió en dos grupos, dependiendo de la cantidad de calorías que habían consumido. Las que habían tomado mayor cantidad, habían tenido niños en un 56% por ciento. Además de las calorías, también descubrieron que hay ciertos nutrientes que también influyen en la determinación del sexo del bebé. El calcio, el sodio y, sobre todo, el potasio puede favorecer a que durante el embarazo se geste un bebé varón.

2.- A las niñas les cuesta menos nacer. Al parecer el sexo es importante a la hora de presentarse el momento del parto. Según una investigación realizada en un hospital de Irlanda y tras analizar 8.000 nacimientos a lo largo de cuatro años, se pudo comprobar que el nacimiento de las niñas era menos largo y costoso que el de los niños. Según la investigación, el parto de las niñas duraba menos de seis horas, mientras que el de los niños superaba con creces ese periodo.

Además, el riesgo de padecer complicaciones era más elevado cuando venía un varón. El 29% de los bebés niños necesitaron ayuda para nacer, en cambio las niñas sólo era de un 24%. Por darle una explicación lógica, los científicos pensaron que podría deberse a que los niños suelen ser más grandes en tamaño que las niñas, y esto podría dificultar el parto. Pero también durante la gestación existe una diferencia: las mamás que llevan un varón en su vientre, consumen más calorías que las que llevan una hembra.

Si la mamá gestante padece de mucha acidez en el embarazo, el bebé nacerá con mucho pelo FUENTE: pixabay.com

Si la mamá gestante padece de mucha acidez en el embarazo, el bebé nacerá con mucho pelo
FUENTE: pixabay.com

3.- Acidez de estómago, bebé con mucho pelo. Desde la Universidad Johns Hopkins nos llega otro estudio sobre un mito sobradamente conocido por todos. Es normal que durante la gestación suframos acidez de estómago y ciertos alimentos no nos sienten bien. Siempre se ha dicho que si esto sucede, es porque el bebé viene con un abundant pelo y, al parecer, es así.

Para llevar a cabo la investigación se tomaron como muestra a 64 mujeres, de ellas 28 dijeron que sufrían acidez de estómago de forma leve o intensa. El resto, no habían notado esta sensación. La sorpresa fue cuando dieron a luz y comprobaron que, efectivamente, los bebés de estas mujeres tenían mucho más pelo que el resto.

Sin embargo, según la respuesta de los científicos, el misterio no es más que la producción hormonal de la embarazada. Al parecer, las hormonas que provocan la acidez son las mismas que regulan el crecimiento del pelo en el bebé, por lo tanto ambos “misterios”, lógicamente, van unidos.

Por tanto, como podéis ver, el tiempo ha puesto al escepticismo en su lugar y lo que se solía considerarse sabiduría popular ha llegado hasta la credibilidad de la ciencia. Si bien la mayoría de supersticiones del embarazo resultan falsas, tus tías y abuelas tenían algo de razón en estos tres mitos, que ahora ha recopilado la revista Science of Us.

Deja un comentario


− siete = 2