La esterilización de biberones, chupetes y otros utensilios del bebé es importantísima para la salud de los más pequeños, ya que cuando nacen están expuestos a muchísimos gérmenes y bacterias que pueden provocarle infecciones y problemas subyacentes. Mantener una correcta higiene de los chupetes y biberones que se vayan a utilizar es crucial y hay diversas razones para hacerlo.  Incluso, si los biberones o chupetes son nuevos. ¡Te las contamos!

Esterilizar chupetes y biberones es crucial para evitar enfermedades, cuando el bebé es pequeño FUENTE: youtube.com

Esterilizar chupetes y biberones es crucial para evitar enfermedades, cuando el bebé es pequeño
FUENTE: youtube.com

1.- En primer lugar, por algo tan fundamental como básico: cuando el bebé es aún pequeño, sus defensas inmunitarias no están totalmente desarrolladas, de manera que no esterilizar sus utensilios o no lavarlos correctamente puede derivar en infecciones intestinales, así como otras afecciones relacionadas.

Existen varias maneras de esterilizar los biberones o los chupetes del bebé, pero antes de que optes por alguna de ellas, siempre es conveniente lavar previamente con agua caliente y jabón muy minuciosamente los chupetes y biberones con un cepillo y darle la vuelta a las tetinas de los biberones, para arrancar cualquier resto de leche que haya quedado pegada.

2.- En segundo lugar porque las bacterias más dañinas para un bebé se pueden transferir desde las manos de las personas adultas o los restos de leche acumulados en biberones y chupetes. Un lavado a fondo de nuestras manos y de los utensilios de succión y alimentación del bebé ayudarán a reducir este riesgo, y la esterilización garantizará que se elimine cualquier bacteria que haya podido permanecer ahí.

3.- En tercer lugar porque podría sufrir con más intensidad enfermedades como amigdalitis, faringitis, afecciones bucales, o gastroenteritis. De hecho, en la actualidad, la diarrea de los lactantes es un motivo habitual de consulta pediátrica y de hospitalización en Europa. La gastroenteritis se ocasiona por la invasión de gérmenes en la mucosa digestiva. Para evitar esto, o al menos disminuir el riesgo de infección, no sólo es conveniente vigilar la higiene de los alimentos que va a tomar, sino que es importante esterilizar los biberones y las tetinas de tu bebé, puesto que están en contacto directo con su boca.

Las bacterias más dañinas para un bebé se pueden transferir a través de los restos de leche acumulados en biberones y chupetes FUENTE:

Las bacterias más dañinas para un bebé se pueden transferir a través de los restos de leche acumulados en biberones y chupetes
FUENTE: pxhere.com

Así que, conocidas las tres razones principales por las que debes esterilizar chupetes y biberones, ten en cuenta, además, los siguientes factores:

  • Un biberón que se ha esterilizado, dura esterilizado de 4 a 6 horas, ya que al entrar en contacto con el medio ambiente comienza a contaminarse de nuevo.
  • Después de usar el biberón y las tetinas, conviene lavarlo con agua y jabón para evitar que los residuos que hayan quedado se queden pegados. Es importante que queden muy bien enjuagados.
  • Para facilitar la labor de lavar el biberón y los chupetes sin que quede algún resto, conviene que utilices un cepillo.
  • Si quieres secar el biberón o el chupete esterilizado antes de guardarlo, es preferible que utilices un trapo exclusivo para usarlo en los biberones y chupetes del bebé y así evitas que haya alguna transferencia de grasa de los otros trapos que usas.
  • Guarda los biberones, tetinas y chupetes esterilizados en un tupper u otro lugar, pero que sea específico para ellos. Se mantendrán higiénicos por más tiempo y evitarás que el polvo entre en contacto.
  • A partir de los cuatro meses, tu pequeño querrá llevárselo todo a la boca. Aun así, no está de más que sigas esterilizando el biberón y los chupetes para evitar que algún resto que haya quedado de leche o de sus zumos pueda generar gérmenes.

Deja un comentario


× 8 = cuarenta