Archive for septiembre 21st, 2017

El chupete es uno de los elementos infantiles de mayor consuelo.  Su utilización a lo largo de la historia ha sido habitual desde los inicios de la humanidad. Se cree que su uso era ya común en el Neolítico, aunque el primer registro que tenemos de él como de otros utensilios domésticos, conservado en las condiciones idóneas, fue en Egipto y data de más de 3.000 años.

Las primeras versiones del chupete se confeccionaron de trapo y datan de 1900 FUENTE: pixabay.com

Las primeras versiones del chupete se confeccionaron de trapo y datan de 1900
FUENTE: pixabay.com

Las versiones más tempranas de chupete se confeccionaban de trapo, que se rellenaba con harina, miel o semillas de amapola para mantener sedado al niño. Pero, el chupete, tal y como lo conocemos hoy en día, data del año 1900, cuando un farmacéutico de Manhattan llamado Christian W. Meinecke unió un pezón de goma a un escudo circular, inventando así el chupete actual, o algo parecido, vamos. Aunque el prototipo original se ha ido modernizando (el caucho de los primeros chupetes estaba tintando de blanco y se hacía con sulfuros, lo que dejaba un olor desagradable en la boca del bebé) el chupete actual es, esencialmente, el mismo.

Se suele decir “es más simple que el mecanismo de un chupete, pero de simple no tiene nada, ya que su uso está fundamentado en la necesidad biológica e instintiva de succionar que poseen todos los bebés. A este instinto se le conoce como SNN (Succión No Nutritiva), una succión fácilmente reconocible en los bebés recién nacidos cuando se chupan el dedo, la mano o cualquier cosa que les acerques a la boca. Este instinto de succión es, según los expertos, un reflejo normal que ayuda a la supervivencia en términos primitivos y que se inicia cuando el bebé está aún en el vientre de su madre (se ha podido observar a bebés neonatos chupándose el pulgar en algunas ecografías).

Durante años ha habido diferentes críticas y teorías relacionadas con el uso del chupete, al que se acusó de fomentar “ensanchamiento de la lengua”, “deformación de la boca” o “confusión con el pezón”. Incluso se ha discutido sobre si es mejor chupar un chupete que el dedo o si la succión prolongada digital altera el cierre bucal, altera la posición de la lengua o puede causar apiñamiento de los dientes y alterar el reflejo fisiológico de la deglución, sin entrar en el debate de que el hábito de la succión digital es muchísimo más difícil de eliminar.

En Chupetitos puedes encontrar una enorme variedad de chupetes FUENTE. chupetitos.com

En Chupetitos puedes encontrar una enorme variedad de chupetes
FUENTE. chupetitos.com

Hoy en día, se ha comprobado que el correcto uso del chupete tiene efectos positivos en los bebés; además del evidente efecto calmante, ciertos estudios científicos han demostrado que refuerza su sistema inmunitario e incluso reduce las probabilidades de muerte súbita en bebés hasta 12 meses. E, incluso, se ha innovado mucho en modelos de chupetes: chupetes personalizados, chupetes de diseño, chupetes con frases, chupetes calmantes, chupetes nocturnos que tienen luz, etc. Una enorme variedad y modelos, como los que puedes encontrar en la web de Chupetitos.

Ahora bien, sí que es cierto que es recomendable controlar el uso del chupete. La edad recomendada por los especialistas para ir retirando el chupete está entre los 12 y los 24 meses, por supuesto, conviene hacerlo preparando al bebé poco a poco para este gran cambio en su vida.

¿Aún te parece simple el chupete? ¿Qué te ha parecido lo que te hemos contado acerca de la historia, patente y uso del chupete?