Cuando los niños son pequeños, ir al parque con ellos es uno de los planes de casi todos los días. Sobre todo, entre semana. Las ventajas de esta actividad para los niños son muchas, porque jugar al aire libre siempre es un placer para ellos, ya que allí no solo se encuentran con otros niños de su edad o con columpios y estructuras diseñadas para que se diviertan, sino que disfrutan moviéndose, imaginando aventuras, conociendo nuevos juegos, aprendiendo de otros…

Los parques están diseñados para incentivar la capacidad de juego de los niños al aire libre FUENTE: pxhere.com

Los parques están diseñados para incentivar la capacidad de juego de los niños al aire libre
FUENTE: pxhere.com

El parque es un lugar perfecto para disfrutar a lo grande, pero también para desarrollar el aprendizaje en distintos ámbitos. Así que os resumimos, las principales ventajas de que los niños jueguen en el parque, por si queréis seguir fomentando ese hábito:

1) Socialización al aire libre. Para muchos niños, el parque es el primer lugar de socialización que conocerán. Después vendrán la escuela infantil, el colegio, las academias donde acuden a clases extraescolares… Pero cuando todavía no ha empezado su etapa escolar, para muchos pequeños el parque será ese espacio donde conocerán a sus primeros amigos, donde aprenderán a relacionarse con otros niños, donde interactuarán con otros iguales… Por eso, es un lugar ideal para dejarles actuar a su aire, aunque estemos ahí por si nos necesitan. El parque es como una pequeña sociedad en la que los niños se relacionan con otros fuera del contexto escolar. Y esto también es importante ya que las relaciones en el aula no tienen nada que ver con la libertad de la calle.

2) Fomento de la capacidad de juego. Los parques están diseñados para incentivar la capacidad de juego de los niños, y lo consiguen con creces. Se trata de que imaginen, creen historias y personajes, desarrollen nuevos juegos… Las estructuras que hay en los parques (columpios, toboganes, casas de madera, pirámides hechas con cuerdas, etc.) no solo incentivan la diversión, también el juego al aire libre. Y, lo que es más importante, el juego tanto personal como con los demás.

3) Ejercicio. El 48,8% de los niños y adolescentes españoles pasa más de dos horas al día delante de una pantalla, incluso, comen mirando la televisión, el ordenador, el móvil o una tablet. La cifra asciende al 84% cuando se trata de fin de semana. Combatir esos números es clave para su salud, y el parque puede echarnos una mano. Allí corren, saltan, trepan, se deslizan. Un ejercicio saludable que además les sirve para liberar tensiones, igual que a los mayores.

El parque es un lugar perfecto para socializarse  y desarrollar el aprendizaje FUENTE: wikipedia.org

El parque es un lugar perfecto para socializarse y desarrollar el aprendizaje
FUENTE: wikipedia.org

4) Aprendizaje. Quienes diseñan los parques en los que juegan los niños son adultos expertos en el juego que investigan y analizan qué es lo que atrae a los más pequeños y cómo hacer de eso que les gusta algo que les sirva no sólo para divertirse, sino también para aprender jugando. Por eso, mientras disfrutan con el juego, desarrollan el aprendizaje tanto a nivel creativo, como social y psicomotor.

No olvidemos que los niños también se estresan y sufren tensiones en su vida diaria. Jugar, correr, reírse por nada… todo ello, les ayuda a desconectar y cuando vuelven a casa se sienten más felices. Ese ejercicio favorece a su vez que tengan más apetito y que descansen mucho mejor.

¿Qué pensáis? ¿Seguiréis llevando a vuestros niños y niñas al parque?

Deja un comentario


cinco − 1 =