Archive for octubre, 2017

Hay veces que los nacimientos se producen de forma inesperada y en lugares inesperados. En un taxi, en un avión, en la sala de espera del hospital… Cuando la fuerza de la naturaleza lanza toda su energía, es imposible pararla, y cuando un bebé elige el momento para ver la luz, tampoco es posible ponerle freno. Lo más singular de la noticia que conocimos hace unos días es que un bebé ha nacido en un supermercado canadiense, mientras su madre hacía la compra. Pero lo más insólito no es el lugar donde nació el pequeño, sino que la madre no sabía que estaba embarazada.

Fotografía de Jen Matchett con el bebé que nació en el supermercado FUENTE: Facebook de Jen Matchett

Fotografía de Jen Matchett con el bebé que nació en el supermercado
FUENTE: Facebook de Jen Matchett

Ashleigh Miller-Cross es una mujer canadiense que, como cualquier ama de casa, decidió salir a hacer la compra a un supermercado cercano para llenar su despensa. Estando en plena tarea le vinieron unos dolores muy fuertes que ella, en ningún momento, identificó como de parto. Y es que la mujer no sabía que estaba embarazada. Algo que parece totalmente increíble, de hecho muchos lo ponen en duda. Ante este desconocimiento suyo, Ashleigh manifesto que hacía sólo 10 meses que había sido madre, por lo tanto le resultaba inconcebible que pudiera volver a ser madre en tan corto espacio de tiempo.

Lo cierto y verdad es que la mujer, al sentir los dolores, entró al baño y descubrió que medio cuerpecito de su bebé ya estaba fuera. Alertados por los gritos acudió el gerente del supermercado y algunos empleados. Aunque pidieron ayuda médica, cuando quisieron llegar, el bebé ya estaba en brazos de su madre.

Su caso, rápidamente saltó a los medios de comunicación de Canadá y familiares de los padres del bebé aprovecharon el momento para pedir ayuda, dado que los progenitores, que no esperaban la llegada del nuevo bebé, no disponen de una situación familiar económica adecuada como para afrontar los gastos que supone cuidar de dos niños pequeños.

La fotógrafa plasmó al bebñe "ingrediente" más de la lista de la compra de la madre FUENTE: Facebook de Jen Matchett

La fotógrafa plasmó al bebñe “ingrediente” más de la lista de la compra de la madre
FUENTE: Facebook de Jen Matchett

Precisamente, la publicación del caso en los medios y la petición de ayuda fue la que hizo que la fotógrafa Jen Matchett  se ofreciera a realizar un book fotográfico al bebé, aprovechando que su nacimiento había sucedido en un lugar tan singular. Las imágenes, subidas al Facebook de la fotógrafa con una gran calidad y un gran toque de humor, pronto se convirtieron en virales y el bebé, que aparece en la mayoría de fotografías dentro de una cesta del supermercado, es incluido como un “ingrediente” más de la lista de la compra de la madre. ;-)

Estamos convencidos de que con los millones de visitas y comentarios que han recibido las fotos del bebé en la página de la fotógrafa, nos imaginamos que habrá ayudado de sobra a sus papás con la economía familiar, y para él y su otro hermano habrá sido todo un alivio el poder hacerlo.

¿Qué os parece la historia? Para nosotros, es una de esas historias sorprendentes que consiguen arrancarnos una sonrisa de los labios por su ternura y que van más allá de cualquier mito sobre el embarazo.

Seguro que en muchas ocasiones has oído que la leche infantil, bien de fórmula o leche materna extraída, no debe calentarse al microondas. Realmente, la propia Organización Mundial de la Salud dice que no utilicemos este electrodoméstico porque no calienta los alimentos de manera homogénea, y lo que puede ocurrir es que se formen bolsas de leche caliente que quemen la boca o el aparato digestivo del bebé.

Para calentar el biberón las opciones más recomendadas son recurrir al baño maría o a un calienta biberones, porque está especialmente diseñado para este propósito. Por su parte, el baño maría es el método de calentamiento por excelencia, y tiene la ventaja de que calienta los alimentos, en este caso la leche, de manera uniforme. Así, evitaremos tener problemas a la hora de encontrarnos leche demasiado caliente en medio del biberón.

Para calentar el biberón las opciones más recomendadas son el baño maría o a un calienta biberones FUENTE: chupetitos.com

Para calentar el biberón las opciones más recomendadas son el baño maría o a un calienta biberones
FUENTE: chupetitos.com

El microondas, sin embargo, sigue siendo usado por la mayoría de personas porque en una situación de emergencia, cuando estamos fuera de casa, o no tenemos acceso a una cocina o vitrocerámica, o no disponemos de un recipiente o agua para el baño maría, echamos mano de uso. Pero, hemos de tener mucho cuidado con él.

Es mejor utilizar siempre un biberón de cristal que de plástico cuando usemos el microondas para calentar, ya que si se calienta demasiado, el plástico puede liberar algunas sustancias. Recuerda, también, que el microondas tiende a calentar desde el centro hacia afuera, por lo que varía la superficie que esté caliente. A veces por fuera está caliente, pero frío por dentro, o al revés. También es fácil que se encuentre más caliente por la parte superior que la inferior. Para asegurarte de hacerlo bien en casos en los que no es posible utilizar el baño maría o el calienta biberones, sigue estos pasos:

1. Coloca el biberón sin tapa en el microondas, para que salga el calor, y recto, mirando hacia arriba (algo lógico, si no se derramaría la leche).

2. Caliéntalo a potencia media en intervalos de 15 segundos. Hasta que notes que se ha calentado, pero no en exceso.

3. Sácalo, ciérralo y dale la vuelta varias veces, de manera suave, sin agitar ni crear burbujas. Esto lo hacemos para que las partes más calientes y más frías se mezclen y se alcance una temperatura intermedia.

4. Vierte unas gotas sobre el reverso de tu muñeca. Comprueba que esté tibio y no demasiado caliente.

5. Si ves que ha calentado demasiado, colócalo debajo de un grifo con agua fría. Si está frío, puedes hacerlo mismo con agua caliente, o repetir el proceso.

Si puntualmente hemos de calentar el biberón en el microondas, es mejor utilizar siempre un biberón de cristal FUENTE: pxhere.com

Si puntualmente hemos de calentar el biberón en el microondas, es mejor utilizar siempre un biberón de cristal
FUENTE: pxhere.com

Ten en cuenta que la leche materna no debe calentarse demasiado o perderá parte de sus propiedades. Es mejor que quede templada que demasiado caliente. También deberás tirar lo que sobre del biberón tras haberlo tomado, pues no se pueden calentar varias veces. Además los biberones se deben preparar con una antelación máxima de 24 horas, así que no merece la pena guardar la leche sobrante.

Lo que sí podemos hacer con el microondas es el propio baño maría. Para ello, calentamos un recipiente con agua dentro del mismo, y al sacarlo sumergimos el biberón hasta que se caliente. Recuerda que siempre que emplees este método, el agua siempre debe quedar por debajo del tapón, para que no entre.

Por último, otra opción, siempre que el bebé no necesita mucha temperatura en la leche, es calentar el biberón bajo un grifo de agua caliente. Para no quemarnos, debemos un trapo de cocina y sujetar el biberón por el tapón, evitando siempre que este se moje. Así nos quedaría ligeramente tibio.

Ahora que estamos en plena época del cambio de tiempo, y que por las mañanas y por las noches refresca, pero por durante el día aún suele hacer calor en muchos puntos de España, es cuando más cuidado debemos tener con los resfriados de los bebés. Que el bebé coja un resfriado suele ser habitual porque su sistema inmunitario es mucho más débil que el de una persona adulta y se encuentra todavía sin desarrollar.

Si el niño está resfriado ponle un humidificador en a habitación cuando se vaya a dormir FUENTE: pixabay.com

Si el niño está resfriado, ponle un humidificador en a habitación cuando se vaya a dormir
FUENTE: pixabay.com

El otoño y el invierno son las épocas más propensas para coger un resfriado. Y si a esto unimos el hecho de que las fosas nasales del recién nacido son más estrechas y su sistema inmunológico esté aún inmaduro, lo hace un blanco perfecto para los resfriados y los catarros.

Los síntomas que nos anuncian que nuestro bebé puede padecer un resfriado es que si normalmente se muestra activo y juguetón, de repente deje de estarlo; este es uno de los primeros signos de alerta. La presencia de fiebre que dure más de dos o tres días puede ser otro, y ahí ya deberías empezar a sospechar que puede ser algo más que un simple catarro. La mucosidad es otra de la claves que nos anuncian la llegada de un resfriado, y es que podemos notar que nuestro bebé tiene bastantes dificultades a la hora de respirar a causa de los mocos. Éstos, unidos a la fiebre, pueden hacer que nuestro bebé duerma mal por las noches, y por lo tanto que no descanse adecuadamente.

Es normal que como padre o madre te sobresaltes si hay fiebre, pero simplemente se trata de una forma por parte del cuerpo del bebé de advertirnos que algo en su organismo no funciona bien. Por ello, durante los días que le dure el resfriado deberemos controlar su temperatura corporal. Debemos hacernos con un buen termómetro para poder medir la temperatura de su cuerpo y así poder ver si la fiebre remite o si por el contrario aumenta. Es recomendable que lo hagáis dos veces al día y si vuestro bebé tiene menos de tres meses y tiene fiebre es importante que acudáis a su pediatra, para que de esta forma os pueda orientar sobre lo que hacer.

Si tu bebé llora porque no puede respirar  límpiale la nariz con suero fisiológico FUENTE: pixabay.com

Si tu bebé llora porque no puede respirar límpiale la nariz con suero fisiológico
FUENTE: pixabay.com

Una vez que se hayáis detectado los síntomas y, efectivamente, sepáis que vuestro bebé padece un resfriado, debéis intentar que las condiciones en las que se encuentre sean las mejore posibles, y es que si por ejemplo la habitación en la que duerme o está habitualmente es demasiado seca, conviene poner un humidificador, para que de esta forma el ambiente este húmedo y así favorecer a que la fosas nasales de nuestro bebé se abran y pueda respirar mejor.

Otra parte del tratamiento consistirá en mantener las manos de nuestro hijo limpias en todo momento, ya que las manos suelen ser una acumulación principal de gérmenes, por eso debemos cuidar la higiene de esta parte del cuerpo. Otro producto que puede ayudar a que nuestro hijo respire mejor es el suero fisiológico. Es preferible utilizar ese tratamiento que usar gotas y sprays descongestionadores, ya que pueden ser malos para la salud de los bebés.

Una vez has decidido ser madre y lo has conseguido, tu vida empieza a cambiar.  Empiezas a modificar muchas cosas para poder llevar tu vida con, más o menos, equilibrio y tu tiempo deja de ser tuyo para convertirse en una alocada montaña rusa de sorpresas, urgencias inesperadas y cambios de planes sin sentido. Eso sí, a pesar de todo ello y mucho más, ser madre merece la pena.

La autora del libro es la Señorita Puri FUENTE: senoritapuri.com

La autora del libro es la Señorita Puri
FUENTE: senoritapuri.com

Esto es lo que intenta narrarnos el libro “Madre in Spain“, escrito por la conocida señorita Puri (Purificación García), con su humor tan característico. Y es que cuando eres madre te pasas el día poniendo lavadoras y planchando y, al final, se te pone el brazo hiperdesarrollado como a Popeye. Cuando te sientas a hablar con tus amigas sobre cine o televisión, si alguna te pregunta cuál es tu programa favorito, seguramente le respondas que el de prendas delicadas. Ya no sales por ahí porque te caes de sueño por las esquinas. Tu fiesta de la espuma es el baño de los niños y, si te coronasen como Miss Camiseta Mojada, solo sería por la cantidad de lavadoras que pones. Y de sexo, mejor ni hablar: cuando tienes críos, tu concepto de pasarlo bien en bolas es ir a la piscina de un Chiquipark, y echar un polvo mañanero es preparar el biberón de la niña.

Algo así es como ve la maternidad esta valiente bloguera que ha decidido escribir este libro acerca de la crianza y sus consecuencias. Un libro lleno de risas, de pasajes super divertidos con los que, lejos de adoctrinar o aconsejar, sólo quiere dar una visión simpática de la tarea maternal.

El libro no es una narración continua, sino un compendio de textos independientes y, aunque podamos leer cada capítulo por separado, la agilidad del lenguaje y de la redacción harán que lo devoremos de una sentada, siempre con una sonrisa y con no pocas carcajadas.

Al título genérico de “Madre in Spain” le acompaña un subtítulo que va a darnos una pista muy acertada de lo que vamos a encontrarnos en sus páginas: “Historias de una madre que sueña con depilarse las dos piernas el mismo día”. Y es que ¿a cuántas de nosotras no nos ha sucedido esto alguna vez?

Narrado en primera persona, y con un un desternillante sentido del humor, la Señorita Puri consigue ponernos frente a frente ante el espejo de nuestro día a día. Pequeños gestos cotidianos que han cambiado con la llegada de los niños, diversiones a las que se acaba renunciando para dedicarse al cuidado de los peques o esas tareas interminables que han convertido en auténticas heroínas de las labores del hogar y la crianza.

Pero, ¿sabes cómo reconocer a una Madre in Spain? Según su autora, se la reconoce por todas estas cosas:

La autora del libro ha escrito cada hoja con un desternillante sentido del humor FUENTE: Twitter @senoritapuri

La autora del libro ha escrito cada hoja con un desternillante sentido del humor
FUENTE: Twitter @senoritapuri

- Suele llevar una sola pierna depilada.
– Tiene rastros de vómito o babas en la camisa.
– Las ojeras le llegan a los zapatos.
– Sus zapatos también tienen restos de algo.
– La única manera de despertar su deseo sexual es con una güija.
– Su casa parece el Toys”R”Us después de un bombardeo.
– La última vez que salió de marcha pagó en pesetas.
– Cuando le hablan de cumpleaños infantiles le da un tic en el ojo e hiperventila.
– Su bolso tiene la misma capacidad que el de Mary Poppins. Incluso más.
– Su mejor vestido de noche es un pijama de franela.
– Tiene el pubis más poblado que México DF.
– Puede manejar más temas a la vez que el malabarista del Circo del Sol.
– Su mayor fantasía sexual es dormir.
– Un plan relajante es ir sola al dentista a sacarse tres muelas.
– Viste a su hijo de esquimal en pleno agosto por si refresca.

¿A que te sientes identificada? A todas las madres les ha pasado. Así que si eres madre, primeriza o no, da igual, el libro te gustará. Además, este es el tercer libro de la Señorita Puri, después de ‘Te dejo es jódete al revés’ y ‘La familia: alojamiento con tensión completa”; con lo cual el éxito ya está casi asegurado.

El suero fisiológico tiene varios usos para el cuidado del bebé. Muchas veces, es para ellos un líquido milagroso que le va a servir para un sinfín de usos y que, seguro, ya te va acompañar el resto de tu vida, aunque siempre hemos de utilizarlo consultando antes con un pediatra.

El suero fisiológico resulta muy útil para aliviar ciertas molestias al bebé FUENTE: flickr.com

El suero fisiológico resulta muy útil para aliviar ciertas molestias al bebé
FUENTE: flickr.com

La mayoría de papás seguro que os habéis hecho asiduos al suero fisiológico una vez ha llegado un bebé a casa, sin embargo resulta muy útil para hacer que nuestra vida sea mucho más fácil, aliviando ciertas molestias de forma natural.  Y, cuando entra se queda casi para siempre entre los imprescindibles dentro del botiquín. Pero ¿sabéis cómo utilizarlo en el día a día de nuestro bebé? ¡Os ayudamos un poco!

El suero fisiológico no es más que agua con sal disuelta a temperatura ambiente y cuyo uso es, principalmente, la limpieza externa de nuestro bebé. Precisamente, al tratarse de un producto natural, lo podemos utilizar en aquellas zonas más sensibles y delicadas como pueden ser los

De todos modos, y precisamente por tratarse de zonas muy delicadas, es importante que antes de su uso en los bebés, consultéis con el pediatra o el farmacéutico. Aunque es un producto natural, es importante que sepamos usarlo con precaución y siempre que su uso haya sido aprobado por los profesionales.

El suero fisiológico se vende en las farmacias y puedes encontrarlo en distintos formatos y tamaños. Durante los primeros años del bebé, posiblemente lo vayáis a utilizar con bastante frecuencia, pero podéis decidir qué tipo os viene mejor, ya que lo podemos encontrar en botellas para varios usos o en formato de monodosis, que resulta la mar de práctico.

Además de utilizarlo como un elemento de limpieza, también es aconsejable su uso en esos episodios de resfriados en los que la mucosidad se acumula en las vías respiratorias del bebé, especialmente la nariz. Si le aplicáis unas gotitas del suero en las fosas nasales, el suero hará que el moco se ablande y sea arrastrado hacia el exterior, permitiendo que el peque o la peque puedan respirar más libremente.

También para los ojos puede ser un buen aliado, especialmente cuando al bebé se le acumulan legañas. De todos modos, y debido a que los ojos del bebé son muy delicados, es mejor consultar antes con el pediatra para ver de qué modo utilizarlo sin causarle ningún daño.

El suero fisiológico es muy adecuado para limpiar las legañas de los ojitos del bebé FUENTE: pixabay.com

El suero fisiológico es muy adecuado para limpiar las legañas de los ojitos del bebé
FUENTE: pixabay.com

Resulta también muy útil en los casos en los que el bebé presenta algún tipo de afección en la piel, bien por el calor o alguna rozadura: pañal, ropa… Primero, tendréis que lavarlo cuidadosamente, y veréis que es mucho más efectivo que el agua y el jabón, al tiempo que le alivia el picor y el escozor. Pero aquí también debemos tener cuidado ya que lo que nos puede parecer un sarpullido pasajero, podéis esconder algo peor como una alergia o una enfermedad que viene acompañada con granitos. Así que lo mejor, antes de nada, será consultar con el médico.

Cuando los niños son más mayorcitos y empiezan a gatear, andar e iniciarse en la independencia de movimientos, el suero fisiológico os va a ser muy útil para lavar esas heridas que se producen al caerse o arrastrarse por el suelo. Una vez bien lavada la herida con el suero, entonces le aplicaréis las medidas necesarias para mantenerlas libres de cualquier infección.

Cuando alguien a quien conocemos acaba de dar a luz, es normal que nos haga mucha ilusión y queramos hacerle un regalo. Depende de la relación que tengamos con esa persona, puede que le hagamos varias sorpresas y que algunas de ellas se las lleguemos a dar antes de que la madre haya dado a luz. Pero, normalmente, siempre que hacemos un detalle lo hacemos cuando vamos a ver al bebé y a la madre al hospital.

Cuando vamos a visitarlos, tenemos varias opciones a la hora de hacerle un regalo, pero si lo que queremos es hacer un presente original, podemos hablar con la madre con antelación y preguntarle qué necesita. Si no lo preguntas y prefieres decidir por tu cuenta, son muchas las cosas que se necesitan cuando se tiene un bebé, como algo de ropa, el carrito, el cambiador, la bañera, los objetos y muebles de su habitación, el chupete, los pañales, un doudou, un peluche etc.

Un chupete siempre es buen regalo porque el bebé va a necesitar varios por si alguno no le acaba de gustar o por si los pierde, o por si se ha de dejar alguno en casa de los abuelos, para cuando cuiden al bebé. Si, además, el chupete está personalizado, el regalo es aún más original y divertido. En Chupetitos, tenemos una gran variedad de chupetes personalizados para recién nacidos de primera calidad, fabricados en España, con diversos diseños y diferentes tipos de tetinas para que puedas elegir. Sólo tienes que escoger el packde chupetes que más te guste y un tipo de tetina y personalizarlo con el nombre del bebé.

Un chupete siempre es buen regalo que llevar a un bebé en el hospital FUENTE: chupetitos.com

Un chupete siempre es buen regalo que llevar a un bebé en el hospital
FUENTE: chupetitos.com

Hay personas a las que les gusta hacer regalos no solamente al bebé, como ropa, juguetes o complementos que suelen ser los más clásicos, sino también a la madre. Debemos recordar que estar embarazada es un momento muy feliz y especial en la vida de la madre, pero que el momento de dar a luz también puede ser difícil para algunas de ellas. Por lo que seguramente valoren inmensamente que también hayas pensado en ellas a la hora de traer un regalo al hospital. Lo mejor en estos casos es siempre optar por algo fácil y práctico como un álbum de fotos o un ramo de flores.

Recuerda que lo más importante es el hecho de que hayas pensado en esta persona que acaba de dar a luz y hayas tenido la buena voluntad de pensar en algo para regalar . Por lo tanto, no es tan importante qué compres o cuánto dinero te hayas gastado, sino el hecho de haber tenido un detalle. Algo que, seguramente, le hará mucha ilusión a la madre.