Una de las cosas más importantes que las madres piensan durante el embarazo es la adecuada alimentación que le van a dar a sus bebés. Para ello, es imprescindible contar con el uso de un buen biberón, y a ser posible tener más de uno en casa e ir variando de tipos y formas, porque son muchas las tomas al día y tendréis que cambiar a menudo los biberones, dependiendo del peso y de los hábitos a los que se vaya acostumbrando vuestro bebé.

Las formas  y tamaños del biberón del bebé irá cambiando conforme vaya creciendo FUENTE: chupetitos.com

Las formas y tamaños del biberón del bebé irá cambiando conforme vaya creciendo
FUENTE: chupetitos.com

Se tiende a pensar que el uso del biberón es exclusivo para aquellas mujeres que no pueden dar el pecho por problemas de salud, por gusto o por déficit en la leche, pero no es del todo así. Contar con un número de biberones en casa para cuando comencéis a suministrar alimentos más sólidos a vuestro bebé o cuando se hace de forma diferida, almacenando la leche materna para tomas posteriores, es muy necesario, por la simple razón  de que la madre no se encuentre en casa. Por eso, es importante conocer la cantidad de tipos y formas de biberones que existen para así poder escoger el más adecuado para nuestro bebé.

Lo primero que debéis tener en cuenta a la hora de escoger el primer biberón que va a tener vuestro hijo es que la apariencia es lo de menos, no os fijéis en los colores o si es más o menos bonito, lo más importante es que sea funcional, práctico, cómodo para el bebé y fácil de esterilizar.

Lo primero en lo que os tenéis que fijar es en el material del que está hecho el vaso del biberón. Este puede ser de cristal o de plástico. En la medida de lo posible se recomienda los de cristal para los primeros meses de vida, además de ser los más fáciles de esterilizar. Una vez el pequeño pase a comer solo y pueda sostener él mismo el biberón, podréis pasar a escoger un biberón de plástico, para evitar posibles accidentes. Lo ideal es que además la superficie sea lo más lisa posible y que no se encuentre con muchas rugosidades, que a la larga pueden convertirse en una fuente de bacterias. Esto no significa que no pueda tener algún tipo de hendidura, algo que pueda convertirlo en más ergonómico y cómodo tanto para los padres como para el bebé.

Biberón anticólico Bebé Due de 300 ml., ideal a partir de los 6 meses de vida del bebé FUENTE: chupetitos.com

Biberón anticólico Bebé Due de 300 ml., ideal a partir de los 6 meses de vida del bebé
FUENTE: chupetitos.com

El siguiente paso es escoger el tamaño y la forma del biberón. Esto dependerá exclusivamente de la edad del pequeño, por lo que irá variando a medida que vaya creciendo y sus necesidades alimenticias cambien. Las medidas generales de los biberones son: 90 ml., aconsejados para los bebés recién nacidos. Esta es la toma que se realiza entre 8 y 12 veces al día, cada 3 horas aproximadamente. Cuando el bebé tenga entre 2 y 6 meses, pasaremos al tamaño de entre 120 y 180 ml. Una vez que ha cumplido los 6 meses de vida, pasaremos a los tamaños más grande de biberón que son a partir de 240 ml. e iremos incluyendo además los alimentos más sólidos a su alimentación.

Las formas variarán en función de lo práctico que nos sea. Los biberones clásicos son los cilíndricos, los más fáciles de esterilizar. Menos comunes son los triangulares, aunque mucho más cómodos para coger y también muy limpios. Los anchos son los más indicados cuando no se trata tanto de leche materna, sino de preparados a través de leche en polvo o cuando empezamos a incluir alimentos sólidos. Por último, están los de forma angular, también llamados antirreflujo por la forma en que el líquido sale.

Deja un comentario


uno + = 9