Cuando tienes que elegir el nombre de tu bebé,  te enfrentas a una de las tareas más difíciles. En primer lugar, porque la persona implicada no puede formar parte de esta decisión y debemos hacerlo por ella. La responsabilidad es tan grande que hemos de ser plenamente conscientes de ello y estar seguros y convencidos de que la opción que vamos a elegir es la opción con la que nuestros hijos vayan a estar a gusto.

Son varios los factores a tener en cuenta a la hora de elegir el nombre del bebé. Hay quien sabe cómo llamará a sus hijos desde mucho antes de tenerlos. Si perteneces a este grupo, si lo tienes claro, si siempre has sabido cómo se llamaría tu niña o tu niño y nadie pone objeciones estás de suerte, porque te has quitado una de las preocupaciones más difíciles de encima. En caso contrario, vamos a darte una serie de consejos para que elegir el nombre de bebé y que no te resulte una labor tediosa.
Piensa que el nombre es algo que acompañará al bebé durante toda su vida FUENTE: pixabay.com

Piensa que el nombre es algo que acompañará al bebé durante toda su vida
FUENTE: pixabay.com

Vivimos en una sociedad en que todo el mundo opina acerca de todo y cuando hay un niño en camino mucho más. Padres, abuelos, tíos, amigos que han sido padres… todo el que ha pasado por la experiencia de la maternidad y de la paternidad tiende a pensar que sabe todo lo que hay que saber y que ha de compartir su sabiduría con el resto del mundo. Esto puede ser útil en ocasiones, y un auténtico suplicio en otras.
Así que, para elegir el nombre de tu bebé, lo mejor es que, en primer lugar, pidas consejo si lo necesitas, pero no te dejes apabullar por las recomendaciones de otras personas. Elegir nombre de bebé es un tema en que casi todo el mundo cree tener derecho a opinar y es muy probable que sea una de las primeras cosas de las que te hablen cuando anuncies que esperas un hijo. No te dejes impresionar y mucho menos quieras atender las peticiones de todo el mundo, porque es imposible darle con el gusto a todo el mundo. Bueno, quizás es posible, pero es muy difícil.

La decisión de qué nombre de bebé elegir es algo que ha de concernir a los padres de la criatura y aunque los consejos y sugerencias del entorno pueden estar bien no has de sentirte coaccionado por ellos. Si varias personas sugieren un nombre que a ti no te gusta no te preocupes, olvídalo y sigue buscando.

De hecho, en ocasiones resulta de lo más complicado que los padres del bebé se pongan de acuerdo en un nombre. Imagina si se necesita más consenso. Es normal que a los miembros de la pareja les gusten distintos nombres, incluso que detesten el elegido por la otra parte. Es entonces cuando uno de los dos ha de ceder o se inicia la búsqueda de un nombre de bebé de común acuerdo.

Y sabiendo que no hay que dejarnos influenciar por el entorno está bien prestar atención a aquellas sugerencias que realmente te gusten, especialmente si estás indeciso y no hay acuerdo en la pareja. Apunta aquellos nombres que te gusten y crees que pueden encajar con tu bebé para hacer una criba posterior.

Una vez que tengas varias opciones hay algunas consideraciones que es recomendable tener en cuenta. Ya comentamos que el nombre de un niño o una niña es algo que le acompañará durante toda su vida, por lo que no hay que fijarse en el momento actual, sino pensar en años vista, en el futuro.

Así que si eres un gran aficionado de “Juego de Tronos” y te mueres por llamar a tu niña Arya o Daenerys piensa que cuando la criatura tenga 45 años nadie se acordará de la serie, mucho menos de los libros, e igual no se siente cómoda con él. Las series son fuente de inspiración para elegir nombres, pero hay que tener cuidado con ellas.

Cuando elijas el nombre de tu bebé, encárgale un chupete personalizado FUENTE: chupetitos.com

Cuando elijas el nombre de tu bebé, encárgale un chupete personalizado
FUENTE: chupetitos.com

Algo que también te puede ayudar es pensar en los apellidos que van a acompañar al nombre. Si tenemos un apellido raro o que pueda dar juego a bromas, cuidado con el nombre que ponemos delante. Asimismo, si tenemos apellidos más bien largos, es recomendable escoger un nombre corto y, si tenemos un apellido corto, un nombre largo puede quedar bien. Evita las rimas fáciles entre nombre y apellido como, por ejemplo, Ramón Redón.

Y, sobre todo, no olvides que el nombre que pongas a tu hijo o hija puede influir en su personalidad. Por tanto, procura no ponerle un nombre de tendencia pasajera ni muy extraño. ¡Ah! Y ya sabes… una vez hayas elegido el nombre de tu bebé, acuérdate de comprarle un chupete personalizado que haga saber a todo el mundo cómo se llama y lo bonito que es, finalmente, su nombre. ;-)

Deja un comentario


− 1 = ocho