Archivos de la categoria ‘Biberones Anticólicos’

Una de las cosas más importantes que las madres piensan durante el embarazo es la adecuada alimentación que le van a dar a sus bebés. Para ello, es imprescindible contar con el uso de un buen biberón, y a ser posible tener más de uno en casa e ir variando de tipos y formas, porque son muchas las tomas al día y tendréis que cambiar a menudo los biberones, dependiendo del peso y de los hábitos a los que se vaya acostumbrando vuestro bebé.

Las formas  y tamaños del biberón del bebé irá cambiando conforme vaya creciendo FUENTE: chupetitos.com

Las formas y tamaños del biberón del bebé irá cambiando conforme vaya creciendo
FUENTE: chupetitos.com

Se tiende a pensar que el uso del biberón es exclusivo para aquellas mujeres que no pueden dar el pecho por problemas de salud, por gusto o por déficit en la leche, pero no es del todo así. Contar con un número de biberones en casa para cuando comencéis a suministrar alimentos más sólidos a vuestro bebé o cuando se hace de forma diferida, almacenando la leche materna para tomas posteriores, es muy necesario, por la simple razón  de que la madre no se encuentre en casa. Por eso, es importante conocer la cantidad de tipos y formas de biberones que existen para así poder escoger el más adecuado para nuestro bebé.

Lo primero que debéis tener en cuenta a la hora de escoger el primer biberón que va a tener vuestro hijo es que la apariencia es lo de menos, no os fijéis en los colores o si es más o menos bonito, lo más importante es que sea funcional, práctico, cómodo para el bebé y fácil de esterilizar.

Lo primero en lo que os tenéis que fijar es en el material del que está hecho el vaso del biberón. Este puede ser de cristal o de plástico. En la medida de lo posible se recomienda los de cristal para los primeros meses de vida, además de ser los más fáciles de esterilizar. Una vez el pequeño pase a comer solo y pueda sostener él mismo el biberón, podréis pasar a escoger un biberón de plástico, para evitar posibles accidentes. Lo ideal es que además la superficie sea lo más lisa posible y que no se encuentre con muchas rugosidades, que a la larga pueden convertirse en una fuente de bacterias. Esto no significa que no pueda tener algún tipo de hendidura, algo que pueda convertirlo en más ergonómico y cómodo tanto para los padres como para el bebé.

Biberón anticólico Bebé Due de 300 ml., ideal a partir de los 6 meses de vida del bebé FUENTE: chupetitos.com

Biberón anticólico Bebé Due de 300 ml., ideal a partir de los 6 meses de vida del bebé
FUENTE: chupetitos.com

El siguiente paso es escoger el tamaño y la forma del biberón. Esto dependerá exclusivamente de la edad del pequeño, por lo que irá variando a medida que vaya creciendo y sus necesidades alimenticias cambien. Las medidas generales de los biberones son: 90 ml., aconsejados para los bebés recién nacidos. Esta es la toma que se realiza entre 8 y 12 veces al día, cada 3 horas aproximadamente. Cuando el bebé tenga entre 2 y 6 meses, pasaremos al tamaño de entre 120 y 180 ml. Una vez que ha cumplido los 6 meses de vida, pasaremos a los tamaños más grande de biberón que son a partir de 240 ml. e iremos incluyendo además los alimentos más sólidos a su alimentación.

Las formas variarán en función de lo práctico que nos sea. Los biberones clásicos son los cilíndricos, los más fáciles de esterilizar. Menos comunes son los triangulares, aunque mucho más cómodos para coger y también muy limpios. Los anchos son los más indicados cuando no se trata tanto de leche materna, sino de preparados a través de leche en polvo o cuando empezamos a incluir alimentos sólidos. Por último, están los de forma angular, también llamados antirreflujo por la forma en que el líquido sale.

Cuando somos padres por primera vez todos los accesorios que tienen que ver especialmente con la alimentación que hay en torno al bebé, nos resultan nuevos. Es cierto que todos sabemos que vamos a necesitar algún que otro chupete, biberones, pañales, toallitas para el culete, pechitos… pero hasta que no te toca de verdad y te ves en el momento, no te preocupas lo más mínimo por conocer estos productos, sus diferencias o los que son más adecuados para los peques.

Está claro que cada bebé es un mundo y cada padre y madre también, pero son muchos los bebés que tienen cólicos en los primeros meses de su vida. Y un buen biberón les puede ayudar a que éstos sean menores. En este sentido, es bueno que sepáis que los biberones Dr. Brown’s han sido diseñados con un sistema anticólicos. Y como especialmente esos cólicos se dan, sobre todo, los tres primeros meses de vida, el biberón anticólicos de boca ancha de Dr. Brown’s de 120 mililitros, puede ser una gran opción para reducirlos y conseguir que nuestros bebés no sufran las molestias de tener gases.

A nuestro juicio, este biberón es especial y lo es, porque cuenta con un sistema único y patentado de ventilación que ayuda a reducir problemas de alimentación de los bebés como los cólicos del lactante y disminuye la oxidación de las vitaminas A, C y E presentes en la leche. Asimismo, el sistema previene también la otitis en el bebé.

Este sistema consigue reducir las burbujas de aire que causan la oxidación para que más nutrientes esenciales sean mantenidos mientras la leche se encuentra en el biberón. Y no se trata de un mensaje promocional sin más, sino que cuentan con estudios que lo avalan.

Un estudio universitario publicado en el ‘International Beastfeeding Journal’ en el año 2008 determinó que los biberones Dr Brown’s con su sistema de ventilación completo ayudan a mantener los niveles de importantes nutrientes como las vitaminas antes mencionadas en la leche. Se trata de la primera investigación que mide los niveles de nutrientes en la leche materna y artificial durante una toma típica de 20 minutos.

El biberón anticolico de Dr. Brown's de boca ancha de 120 ml, es uno de los más efectivos contra los colicos del lactante FUENTE: chupetitos.com

El biberón anticolico de Dr. Brown’s de boca ancha de 120 ml, es uno de los más efectivos contra los colicos del lactante
FUENTE: chupetitos.com

Además, los biberones  Dr. Brown’s cuentan en su haber con varios galardones. Ha sido el Ganador Oro en los Premios de Excelencia en el Diseño Médico, en el año 2000; y recibió el premio ‘Cool Stuff’ de Preemie Magazine al biberón para bebés prematuros, en el año 2006, entre otros.

Pese a que no se sabe a ciencia cierta la causa de los cólicos en los bebés, de lo que no hay duda es de que si podemos ayudarles de alguna manera, debemos hacerlo. Son muchos niños (más de los que deseríamos) que tienen cólicos y las tardes y las noches llegan a ser un verdadero sufrimiento para todos. Muchas de las personas que han dado a sus hijos la leche con este biberón anticólicos de boca ancha de Dr. Brown’s de 120 mililitros, han comentado que a los bebés le ayudó mucho, al menos, a beber sin tragar aire y que los cólicos se reducían considerablemente. Así que, este puede ser el momento idóneo para hacerse con uno. ;-)

Parece que dar el biberón al bebé es fácil, pero hay veces que muchos niños no pueden concentrarse a la hora de comer, no les gusta demasiado el momento de alimentarse y les cuesta más que a otros tomar el biberón.  En estos casos, saber cómo podemos darles bien el biberón es necesario; así que tener en cuenta una serie de consejos importantes nos vendrá bien a mamás y a papás.

Para dar el biberón a nuestro bebé de forma correcta, lo primero que hay que hacer es buscar un sitio tranquilo, donde todos estemos relajados y es muy importante no tener prisa; ya que algunos bebés son unos glotones y otros, simplemente, necesitan más tiempo y les cuesta más comer.

Busca un sitio tranquilo cuando le des el biberón a tu bebé FUENTE: youtube.com

Busca un sitio tranquilo cuando le des el biberón a tu bebé
FUENTE: youtube.com

Después, hay que preparar el biberón: la leche no debe estar a más de 37 grados ni a menos de 35. Si la leche está fría puede producirles retortijones. Además, cuando introduzcamos el preparado, hay que agitarlo bien, para que no quede ningún grumo que pueda obstruir la tetina.

El tercer punto a tener en cuenta es estar cómodos, tanto nosotros como nuestro bebé. Una buena postura sería con la espalda apoyada en algún lugar y el peque en brazos. Si lo necesitamos, podemos ponernos un cojín debajo del brazo que sostiene el biberón para nuestra mayor comodidad y para no tener el brazo tanto tiempo en tensión.

La cuarta clave es la postura, tanto la nuestra como la del bebé. Su cabeza debe apoyarse en nuestro brazo, estando a una altura mayor que el estómago para evitar posibles gases. Y para mayor seguridad aún, lo mejor es utilizar un biberón anticólicos como el biberón anticólicos de Dr. Brown’s de boca ancha de 120 ml., que es uno de los más efectivos a la hora de evitar los tan temidos cólicos del lactante. Dispone de un exclusivo sistema de ventilación completa que permite la entrada del aire en el biberón a través de una válvula colocada en la boquilla, impidiendo que el bebé trague aire o se mezcle con la leche, manteniendo todas sus vitaminas al reducir la oxidación de las mias y los cólicos del lactante.
Asimismo, previene la formación de vacío dentro del biberón y cavidad oral del bebé, disminuyendo el riesgo de otitis media por la acumulación de fluido en las trompas de eustaquio del bebé. Está fabricado en polipropileno, es libre de Bisfenol-A, cumple la Normativa Europea EN14350 y su tetina es de silicona pura de Nivel 1 (ideal para bebés de 0 – 3 meses).
El biberón anticólicos de Dr. Brown's de boca ancha de 120 ml., que es uno de los más efectivos a la hora de evitar los tan temidos cólicos del lactante FUENTE: chupetitos.com

El biberón anticólicos de Dr. Brown’s de boca ancha de 120 ml., es uno de los más efectivos a la hora de evitar los cólicos del lactante
FUENTE: chupetitos.com

La quinta clave es cómo colocar el biberón correctamente. Para ello, lo mejor es que la tetina siempre esté llena para que no trague aire y para poder hacerlo, el biberón debe estar inclinado. Hay que retirarlo de vez en cuando para que la tetina no se pegue y así el líquido pueda pasar correctamente.

Y, por último, los bebés han de echar los gases. Muchas veces, paran de comer porque tienen mucho aire en su estómago y, hasta que no lo echan, no pueden seguir comiendo. Por ello, para que lo echen, os recomendamos que lo coloquéis sobre nuestro hombros y le deis unas palmaditas ligeras en la espalda.

Conseguir que un bebé, después de haber estado alimentado con la lactancia materna, acepte bien el biberón, a veces no es fácil. Pero hay momentos en que no queda más remedio que hacerlo, porque las madres han de incorporarse al trabajo o porque, simplemente, se decide interrumpir la lactancia materna porque el bebé ya es más mayor y puede alimentarse con el biberón.

Es lógico que, al principio, cuando se interrumpa la lactancia materna, el bebé muestre rechazo por el biberón FUENTE: youtube.com

Es lógico que, al principio, cuando se interrumpa la lactancia materna, el bebé muestre rechazo por el biberón
FUENTE: youtube.com

Lo ideal es que el biberón no se lo ofrezca mamá, sino papá u otra persona. El bebé asocia a su mamá con el pecho, y se sentirá engañado si intentas alimentarlo con biberón. Si el motivo por el que dais el biberón al peque es porque volvéis a trabajar, disfrutad hasta el último día de lactancia, y dejad que sea la canguro o la cuidadora de de la guardería, por ejemplo, quien ofrezca esta nueva forma de beber leche.

Hay quienes creen que, cuanto más hambriento esté el bebé, mejor aceptará el biberón, pero esto es un error. Un bebé con mucha hambre llorará, se angustiará y tendrá más dificultades para succionar de la tetina. Así que lo mejor es siempre ofrecerle el biberón a las dos horas de haber tomado pecho, con el niño bien despierto y contento.Algunos bebés se sienten cómodos reclinados junto al pecho del cuidador, en una posición similar a la de amamantar. Otros, prefieren estar más sentaditos. Es cuestión de ir probando qué le sienta mejor a tu hijo.

Si queréis probar uno que funciona muy bien en estos casos, en Chupetitos os aconsejamos el biberón Bebé Due Medic de 160 ml. que, además, es uno de los más efectivos a la hora de evitar los tan temidos cólicos del lactante. Su cánula incorpora un práctico sensor de temperatura, pasando de color morado a rosa si el líquido supera los 37 grados y lleva una tetina de silicona velocidad lenta. El flujo continuo de este biberón facilita que el líquido salta al ritmo que el bebé necesita, sin tener que hacer esfuerzos antinaturales.

El flujo continuo del biberón Bebé Due Medic facilita que el líquido salta al ritmo que el bebé necesita, sin tener que hacer esfuerzos antinaturales FUENTE: chupetitos.com

El flujo continuo del biberón Bebé Due Medic facilita que el líquido salga al ritmo que el bebé necesita, sin tener que hacer esfuerzos antinaturales
FUENTE: chupetitos.com

Otra manera de que no rechace el biberón y locoja bien es distraerlo, cantarle, pasearlo, etc. Y algunos, lo cogen únicamente cuando están dormidos o adormilados. Si habéis hecho toda clase de intentos y el bebé sigue sin coger el biberón, probad con diferentes marcas de biberones o con diferentes marcas de tetinas. O variad la temperatura de la leche (algunos la prefieren natural, otros más tibia). Mojar o enjugar la tetina bajo el agua caliente del grifo también puede funcionar.

Algunos bebés que no quieren saber nada con el biberón aceptan alimentarse de otra manera. El vasito evolutivo es una buena alternativa, porque la leche va fluyendo al ritmo que quiere el bebé. Y cuando el bebé tiene más de seis meses y comienza con la alimentación complementaria, se puede obviar la leche y ofrecerle una papilla o un yogur cuando la mamá está ausente.

Acéptalo, hay algunos bebés que no quieren beber ni comer hasta que no regresa su mamá. Si este es tu caso, tu hijo no sufrirá desnutrición: simplemente, querrá compensar con más tomas de pecho el tiempo que pasas lejos de él. Te despertará más seguido por las noches y mamará durante más tiempo cada vez que lo pongas al pecho. Vamos, serán unos meses difíciles, pero también esto pasará porque se acabará acostumbrando al biberón.

Viajar con un bebé es asumir que él se convierte en el protagonista de las vacaciones y del equipaje, mientras nosotros pasamos a un segundo plano. Desde la ropa a la alimentación o los juguetes, debemos contemplar todo lo que le puede hacer falta a nuestro hijo cuando estemos fuera de casa. Por eso, os aconsejamos un kit de lactancia y alimentación básico, para cuando viajéis con vuestros bebés.

Como punto de partida y dado que se trata de un kit de lactancia y alimentación básico para viajar con el bebé, hemos hecho un esfuerzo para distinguir lo imprescindible de lo que no lo es (al fin y al cabo hay muchas cosas que podremos comprar en el lugar de destino) y también un esfuerzo por fijarnos en la edad del bebé y en lo largo que vaya a ser el viaje. En cualquier caso, el kit que te proponemos es lo equilibrado posible e idóneo para viajar o irse de vacaciones tanto a la playa como a la montaña.

Si tu bebé es aún menor de seis meses y habéis optado por la lactancia materna, se simplifica todo bastante (aunque también puedes necesitar un sacaleches); pero si toma lactancia mixta o lactancia artificial y ya ha comenzado con la alimentación complementaria tendréis que llevar varias cosas. ¡Allá vamos!

1) Biberones: para la leche y también para el agua. Podéis valorar si necesitáis un calienta biberones o un portalíquidos  o si podréis prepararlos en algún establecimiento, en el medio de transporte en el que viajéis o en el lugar que tengáis de alojamiento. en cualquier caso, lo mejor es optar siempre por un biberón anticólicos. Los Bebe Due Medic son una buena opción porque su exclusivo sistema de anticólicos evita que el aire se mezcle con el alimento y su cánula incorpora un práctico sensor de temperatura, pasando de color morado a rosa si el líquido supera los 37 grados. El flujo continuo facilita que el líquido salga al ritmo que el bebé necesita, sin tener que hacer esfuerzos antinaturales.

Biberón Bebe Due Medic anticólicos con 160 ml de capacidad FUENTE: chupetitos.com

Biberón Bebe Due Medic anticólicos con 160 ml de capacidad
FUENTE: chupetitos.com

2) Leche en polvo, tarritos, cereales, agua y otros alimentos: al menos, la cantidad suficiente para el viaje de ida y el primer día, luego los podéis ir comprando en el lugar de destino. Si vuestro bebé ya come sólidos, podéis llevar algunas galletas o alguna pieza de fruta.

3) Termo para conservar la comida caliente. También es muy útil llevar una pequeña nevera o bolsa isotérmica para mantener los alimentos en buen estado. Los termos de comida de Skip Hop son uno de los más prácticos porque, aparte de tener  unos dibujos y un colorido llamativo para los niños, son uno de los recipiente de acero inoxidable que mejor mantienen calientes o frías las comidas infantiles durante horas. Además, incluyen una cuchara-tenedor y una capacidad de 325 mililitros.

El termo de comida búho de Ski Hop es de acero inoxidable y mantiene calientes o frías las comidas infantiles FUENTE: chupetitos.com

El termo de comida búho de Skip Hop es de acero inoxidable y mantiene calientes o frías las comidas infantiles
FUENTE: chupetitos.com

4) Baberos: al menos un par de ellos, que podrás ir lavando a mano si se ensucian mucho.

5) Platos y cubiertos de plástico, para tomar las papillas. Las cucharas de silicona son ideales para las primeras tomas (en caso de que el bebé sea aún pequeño) porque no dañan sus encías. Y si tienen mangos ergonómicos de fácil sujeción, mejor qué mejor. Si el bebé ya es más mayor puedes optar también por los set de tenedor y cuchara Zootensils de Skip Hop, que ya están realizados en acero inoxidable, y son los mejores aliados para una comida divertida, gracias a su empuñadura suave para un agarre fácil.

Set de tenedor y cuchara Zootensils modelo búho de Skip Hop, el mejor aliado para viajar y hacer comidas divertidas FUENTE: chupetitos.com

Set de tenedor y cuchara Zootensils modelo búho de Skip Hop, el mejor aliado para viajar y hacer comidas divertidas
FUENTE: chupetitos.com

De todas formas, no estará de más que llevéis algún estropajo para limpiar las piezas de la vajilla y un esterilizador de biberones portátil.

Cuando vamos a comprar biberones y tetinas los expertos en la materia resaltan la importancia de elegir los modelos anticólicos, pero puede suceder que no sepamos muy bien qué es un biberón anticólicos y cómo funciona. Hoy quiero contarte para qué sirven estos biberones y por qué son uno de los mejores para alimentar a los bebés.

Cuando por diversos motivos, las madres tenemos que dejar de dar el pecho a nuestro pequeñín, (bien porque sufrimos mastitis, porque se nos irritan los pezones, porque nos salen grietas o porque tenemos que incorporarnos al trabajo), llega el dilema de elegir el biberón con el que alimentar a nuestros hijos. Si a este añadimos que nuestro bebé sufre de cólicos del lactante, los biberones anticólicos son la solución perfecta, ya que los cólicos de los lactantes pueden ser bastantes molestos y dolorosos y producen una contracción muy dolorosa en su abdomen.

Los biberones anticólicos son los que ayudan a que el aire ingrese a medida que el bebé vaya extrayendo la leche FUENTE: flickr.com

Los biberones anticólicos son los que ayudan a que el aire ingrese a medida que el bebé vaya extrayendo la leche
FUENTE: flickr.com

Por esa razón es muy importante elegir el biberón adecuado. Podemos llegar a tener dudas al respecto, ya que actualmente la infinidad de alternativas es casi infinita. Pero, los biberones anticólicos son los que tienen una funcionalidad que ayuda a que el aire ingrese a medida que el bebé vaya extrayendo la leche y ayudan a que se consiga un ritmo adecuado de salida de la leche, sin que el pequeño tenga que esforzarse. Podemos encontrar de diferentes tipos, en algunos casos, este tipo de biberones tienen un segundo orificio en la tetina, que facilitan que el aire ingrese en el biberón pero no en la leche, evitando el problema de la presión negativa.

Pero, por norma general, los biberones anticólicos están dotados de un sistema de ventilación especial. Están formados por una cánula que encaja en el cuello del biberón creando un circuito que provoca que el aire entre hasta el fondo mientras el niño se alimenta. De este modo, se evitan esas burbujas de las que os hablo que tanto perjudican a la barriguita del bebé.

Uno de los biberones anticólicos que más me gusta a mi es el biberón Bebé Due Medic de 330 ml. Su exclusivo sistema de anticólicos que evita que el aire se mezcle con el alimento. Su cánula incorpora un práctico sensor de temperatura, pasando de color morado a rosa si el líquido supera los 37 grados. El flujo continuo de este biberón facilita que el líquido salta al ritmo que el bebé necesita, sin tener que hacer esfuerzos antinaturales y es apto para los pequeños a partir de los 3 meses de vida.

El biberón anticólico de Bebe Due, es uno de el más efectivo a la hora de evitar los tan temidos cólicos del lactante FUENTE: chupetitos.com

El biberón anticólico de Bebe Due, es uno de el más efectivo a la hora de evitar los tan temidos cólicos del lactante
FUENTE: chupetitos.com

No obstante, te diré que, además de poder conseguir biberones anticólicos, también puedes adquirir las tetinas que cumplen esa función. Éstas se diferencian de las tetinas comunes por tener un sistema especial de ventilación que evita que el pequeño trague aire a medida va succionando, reduciendo la aparición de los cólicos y de los gases.

Estas tetinas cuentan con una válvula que está en la base de la tetina y a medida que el bebé las va usando actúan eliminando el vacío y evitando que trague aire. Siempre tendremos que escoger tetinas que sean con forma anatómica, ya que tendrán la forma más parecida al pezón de la madre y eso gustará mucho más a tu peque.