Archivos de la categoria ‘De paseo’

Cuando los niños son pequeños, ir al parque con ellos es uno de los planes de casi todos los días. Sobre todo, entre semana. Las ventajas de esta actividad para los niños son muchas, porque jugar al aire libre siempre es un placer para ellos, ya que allí no solo se encuentran con otros niños de su edad o con columpios y estructuras diseñadas para que se diviertan, sino que disfrutan moviéndose, imaginando aventuras, conociendo nuevos juegos, aprendiendo de otros…

Los parques están diseñados para incentivar la capacidad de juego de los niños al aire libre FUENTE: pxhere.com

Los parques están diseñados para incentivar la capacidad de juego de los niños al aire libre
FUENTE: pxhere.com

El parque es un lugar perfecto para disfrutar a lo grande, pero también para desarrollar el aprendizaje en distintos ámbitos. Así que os resumimos, las principales ventajas de que los niños jueguen en el parque, por si queréis seguir fomentando ese hábito:

1) Socialización al aire libre. Para muchos niños, el parque es el primer lugar de socialización que conocerán. Después vendrán la escuela infantil, el colegio, las academias donde acuden a clases extraescolares… Pero cuando todavía no ha empezado su etapa escolar, para muchos pequeños el parque será ese espacio donde conocerán a sus primeros amigos, donde aprenderán a relacionarse con otros niños, donde interactuarán con otros iguales… Por eso, es un lugar ideal para dejarles actuar a su aire, aunque estemos ahí por si nos necesitan. El parque es como una pequeña sociedad en la que los niños se relacionan con otros fuera del contexto escolar. Y esto también es importante ya que las relaciones en el aula no tienen nada que ver con la libertad de la calle.

2) Fomento de la capacidad de juego. Los parques están diseñados para incentivar la capacidad de juego de los niños, y lo consiguen con creces. Se trata de que imaginen, creen historias y personajes, desarrollen nuevos juegos… Las estructuras que hay en los parques (columpios, toboganes, casas de madera, pirámides hechas con cuerdas, etc.) no solo incentivan la diversión, también el juego al aire libre. Y, lo que es más importante, el juego tanto personal como con los demás.

3) Ejercicio. El 48,8% de los niños y adolescentes españoles pasa más de dos horas al día delante de una pantalla, incluso, comen mirando la televisión, el ordenador, el móvil o una tablet. La cifra asciende al 84% cuando se trata de fin de semana. Combatir esos números es clave para su salud, y el parque puede echarnos una mano. Allí corren, saltan, trepan, se deslizan. Un ejercicio saludable que además les sirve para liberar tensiones, igual que a los mayores.

El parque es un lugar perfecto para socializarse  y desarrollar el aprendizaje FUENTE: wikipedia.org

El parque es un lugar perfecto para socializarse y desarrollar el aprendizaje
FUENTE: wikipedia.org

4) Aprendizaje. Quienes diseñan los parques en los que juegan los niños son adultos expertos en el juego que investigan y analizan qué es lo que atrae a los más pequeños y cómo hacer de eso que les gusta algo que les sirva no sólo para divertirse, sino también para aprender jugando. Por eso, mientras disfrutan con el juego, desarrollan el aprendizaje tanto a nivel creativo, como social y psicomotor.

No olvidemos que los niños también se estresan y sufren tensiones en su vida diaria. Jugar, correr, reírse por nada… todo ello, les ayuda a desconectar y cuando vuelven a casa se sienten más felices. Ese ejercicio favorece a su vez que tengan más apetito y que descansen mucho mejor.

¿Qué pensáis? ¿Seguiréis llevando a vuestros niños y niñas al parque?

El verano es, sin duda, una época maravillosa para ir con los niños a la playaSon tantas las cosas que podemos hacer en familia en la playa que lo mejor es elegir un destino que nos ponga las cosas aún más fáciles para disfrutar de un tiempo de ocio y vacaciones, recargando pilas a tope.

Las playas con bandera azul son seguras, limpias y ofrecen muchos servicios para los niños FUENTE: commons.wikimedia.org

Las playas con bandera azul son seguras, limpias y ofrecen muchos servicios para los niños
FUENTE: commons.wikimedia.org

Afortunadamente en nuestro país, los kilómetros de costa son abundantes y nos permiten que, a pocos kilómetros, podamos disfrutar del mar en toda su plenitud. Aunque nuestras playas gozan de buena calidad y acudimos a ellas con total seguridad, cada año, aquellas que presentan mejores condiciones, son galardonadas con una bandera azul, un distintivo que examina y entrega anualmente la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor y la Fundación de Educación Ambiental, e identifica los mejores arenales del país por sus servicios e instalaciones, como aseos, acceso al agua para carritos o sillas de ruedas, programas de educación medioambiental y limpieza.

Cuando en una playa vemos ondear esa bandera azul es que nos encontramos ante una playa segura, limpia y que ofrece las mejores garantías y servicios, algo que nos va a venir muy bien si acudimos a ella con nuestros niños. Este año 2017 se han otorgado un total de 579 banderas azules en nuestras costas, pero de esas 579 hay algunas que resultan mucho más cómodas y seguras para los niños que otras, sobre todo, porque sus aguas son más tranquilas y facilitan el baño para los más pequeños. Desde Chupetitos, te contamos cuáles son, este año,  las seis mejores playas con bandera azul para ir con los niños, por si te animas a visitarlas. ¡Toma nota!

1.- Playa de Xeraco (Valencia). Su suave arena y su flamante paisaje en el que se puede disfrutar de imponentes dunas, hace de esta playa, cuyas aguas son tranquilas, una de las preferidas para gozar en familia. Cuenta con todo tipo de infraestructuras, así como un constante servicio de vigilancia y diversos comercios, chiringuitos e incluso un centro cultural en los alrededores.

2.- Playa de Torrenueva (Motril, Granada). Dos kilómetros de arena fina y aguas muy tranquilas. Además de todas las infraestructuras necesarias, cuenta además con zonas verdes y con sombra. En ella también se pueden realizar actividades acuáticas, ya que tiene puestos de alquiler de kayaks o hidropedales.

3.- Playa las Marinas-Bolanga (Vera, Almería). Se trata de una de las mejores playas de la provincia y, además de ser muy extensa, cuenta con todo tipo de infraestructuras con las que hacer mucho más fácil la experiencia de la playa para los niños. Arena fina, aguas muy tranquilas y zonas ajardinadas con sombra, son algunas de sus ventajas. Sin olvidar zonas deportivas, tanto para los peques como para adultos.

4.- Playa de Trengandín (Noja, Cantabria). Se trata de una playa tranquila, pero cuyo máximo valor está en el paisaje que ofrece. Sobre la fina arena se levantan unas imponentes rocas que le dan una característica muy singular. Además, el mar crea una especie de pozas en las que los niños se pueden bañar tranquilos e, incluso, pescar camarones y lapas.

La playa del Castellar en Mazarrón tiene un amplio programa de actividades dedicado para los niños FUENTE: murciaturistica.es

La playa del Castellar en Mazarrón tiene un amplio programa de actividades dedicado para los niños
FUENTE: murciaturistica.es

5.- El Castellar (Mazarrón, Murcia). A lo largo de todo el verano, el ayuntamiento de Mazarrón se dedica a organizar un amplio programa de actividades dedicado para todos los públicos pero, sobre todo, para los más pequeños de la casa. Festivales de danza, de teatro, de música… cine al aire libre, visitas guiadas en barco o talleres y juegos durante todos los días, son algunas de esas actividades que completarán, además del disfrute de una suave arena y un mar relajado, un verano perfecto para los peques.

6.- Playa de Heliópolis (Benicassim, Castellón). Esta playa destaca por tener un servicio permanente de biblioteca, algo que nos puede venir estupendamente para disfrutar de una jornada de playa diferente y en la que invitar a los niños a divertirse con la lectura. Además, tiene espacios verdes, actividades para niños e, incluso, acoge un festival de teatro infantil.

¡Animaos a disfrutar de las mejores playas con los niños! ;-)

Pasar buenos ratos con nuestros hijos y entretenerlos cuando llega el verano es una de las principales preocupaciones de los adultos. Terminan las clases y no sabemos si comprarles juguetes nuevos para que pasen buenos ratos,  si llevarlos de viaje a un campamento, si inscribirlos a clases de arte o deportes, a extraescolares… Pero, hay algo muy importante que a veces se nos escapa y es que los niños ven el mundo de manera más simple de lo que lo hacemos nosotros, por lo tanto, ¡no es tan complicado hacerlos felices en verano y disfrutar con ellos en familia!

No importa que creas que es algo muy sencillo, seguro que tus hijos disfrutarán realizando actividades cotidianas más de lo que te imaginas. Por eso,  te vamos a proponer cinco con las que seguro se lo pasan en grande.

Ir a ver animales de cerca con nuestros hijos es una opción que les encantará FUENTE: pixabay.com

Ir a ver animales de cerca con nuestros hijos es una opción que les encantará
FUENTE: pixabay.com

1.- Ir a ver animales de cerca. No es una sorpresa que los niños pequeños sean fans de todo tipo de animales ya que, son los protagonistas de la mayoría de los cuentos que le leen, de los dibujos que ven o de los peluches que tienen en casa. En casa, son los mejores al imitar los sonidos de los animales: ¡Miau! ¡Guau! ¡Beee!, por eso, nada mejor que verlos en vivo y de cerca. Les hará mucha ilusión, más aún si es una especie que no conocían. La mayoría de los pequeños menores de tres años no le tiene miedo a los animales, aunque sean diez veces más grandes que ellos, como por ejemplo un caballo o un tigre. Así que ir con ellos a un zoo, a una granja o a un parque de animales es una gran opción.

2.- Escuchar música y bailar. A los niños, desde muy pequeñitos, les encanta escuchar música y al hacerlo, su cuerpo comienza a moverse. El baile es una reacción innata en los niños, tienen una predisposición natural a moverse al ritmo de la música y, casualmente, cuanto más sincronizan sus movimientos con la música, más les gusta. Son movimientos que les provocan placer y que suelen ir acompañados de una sonrisa.

Además, nuestros hijos tienen una gran ventaja sobre nosotros los adultos y es que se dejan llevar y no sienten ninguna vergüenza. Esa predisposición les permite disfrutar del baile con mayor libertad porque ellos crecen escuchando música, cantando canciones, y moviéndose al ritmo de la música, lo que les hace tener un mejor sistema sensorial y crear más enlaces en las conexiones neuronales de su cerebro.

3.- Escuchar historias. Los niños se sienten atraídos naturalmente a la fantasía y su imaginación no tiene límites. Les encantan los cuentos y cantar canciones que cuentan historias sencillas. Y es que, lo que no sabemos, es que a través de estas historias, ellos ven reflejada su propia realidad y descubren el mundo que les rodea. Piden las historias porque necesitan comprender muchas cosas. Al fin y al cabo, la finalidad más importante de los cuentos es transmitir el sentido de la vida. Así que os recomendamos que dediquéis tiempo a leer a vuestros hijos, a contarles historias de sus abuelos, de sus hermanos y de cuando ellos era más pequeños.¡Los vais a  hacer muy felices!.

4.- Disfrazarse y ver a personas disfrazadas. Si hasta para los adultos es impresionante ver espectáculos donde las personas van vestidas con trajes llamativos, imagina para los niños pequeños. Para ellos, es como ver en vivo y de cerca a los personajes de sus películas y cuentos favoritos, se emocionan tanto que seguro seguirán hablando sobre eso durante mucho tiempo después.

De igual forma, vestirse con ropa de otras personas, disfrazarse, y representar papeles de otros, los hace sentir creativos y en mundo de fantasía. Si regalas a tus hijos un baúl de ropa vieja o unos disfraces baratos se pasarán muchas horas entretenidos, interpretando diferentes papeles.

Ir a la playa o jugar dentro del agua en una piscina es una de las actividades con las que más disfrutan los peques FUENTE: pixabay.com

Ir a la playa o jugar dentro del agua en una piscina es una de las actividades con las que más disfrutan los peques
FUENTE: pixabay.com

5.- Ir a la playa o jugar dentro del agua en una piscina. La verdad es que ir a la playa es algo que a todas las edades se disfruta, aunque en cada etapa de nuestras vidas se vive una experiencia completamente diferente. En el caso de los niños pequeños es perfecta porque es el lugar donde pueden sentirse libres para correr, gritar, saltar, jugar a la pelota y muchas otras cosas que dentro de casa están limitadas.

Si vives en alguna ciudad que no tenga playas, trata de planear unas vacaciones en la playa mientras tus hijos aún son pequeños. Juega con ellos a hacer castillos de arena, a enterrarse y a hacer pelotas de arena. Estas actividades en familia serán memorables para tus pequeños.

Y si no puedes ir a la playa, haz que jueguen dentro del agua en una piscina o que llenen globos con agua y organicen unas “guerras”, o que se disparen con pistolas de agua o, simplemente, que jueguen  con una manguera mientras riegan las plantas.

Os recomendamos poner en práctica estas cinco cosas con vuestros hijos. ¡El verano será para ellos mucho más divertido!

Viajar en avión con los bebés durante estos días es habitual y my divertido. Pero también necesitamos estar pendientes de ciertas cuestiones prácticas como documentos, accesorios para que se entretengan en el viaje, comidas, etc. Para los que viajáis en avión por primera vez con un bebé, seguro que vuestras preocupaciones y preguntas se multiplican: qué chupetes llevar, cuántos pañales, qué cantidad de mudas de ropa, si subimos el carrito al avión o lo facturamos y mucho más. Para que tengáis todo más controlado, os vamos a dar algún que otro consejo al respecto.

Los adultos que viajen con un bebé tendrán prioridad a la hora de realizar el check in FUENTE: pixabay.com

Los adultos que viajen con un bebé tendrán prioridad a la hora de realizar el check in
FUENTE: pixabay.com

Un primer punto importantísimo es que los adultos que viajen con un bebé tendrán prioridad a la hora de realizar el check in y también cuando se vaya a embarcar. No obstante, en algunos aeropuertos como Roma Fiumicino no es así y deberás hacer la cola con los demás. En vuelos internacionales se puede llevar cochecito o un asiento de auto más otro bulto por bebé. El total de ambos artículos no debe exceder los 23 kilos ni sobrepasar los 157 centímetros lineales. No será necesario facturar el cochecito con las maletas,se puede hacer en el momento de subir al avión.

Cuando se ha subido al avión los pasajeros que tienen bebés pueden ser acomodados en los primeros asientos de la cabina, cerca de la mampara, esto se haca para que se pueda colocar una cuna. Algo que contemplan algunas compañías, eso sí, previa necesaria reserva. Hay que tener en cuenta que la cuna es para bebés de menos de 10 kilos de peso y que, volvemos a repetir, esto podrá depender de cada línea aérea.

Son muchas las aerolíneas que tienen un cambiador y diferentes elementos de higiene como pañitos húmedos. Si quieres llevar tus propios elementos para limpiar y cuidar a tu bebé recuerda que no se pueden subir al avión envases de más de 100 mililitros.

Respecto a los alimentos que podemos llevar o no, vale la pena aclararos que son muchas las aerolíneas que dejan llevar los alimentos para el bebé, incluso dejan llevar leche en el envase original. Dependiendo de la duración del vuelo también se pueden pedir caldos dulces, salados y distintas papillas. En el caso de que necesites calentar algún alimento la mayoría de los aviones cuentan con microondas y el personal de abordo te lo puede hacer inmediatamente.

En lo que se refiere a la documentación que necesitaréis llevar sobre los bebés para acceder al avión recordaros que si el viaje es por España o por los países de la Unión Europea solo será necesario presentar el Libro de Familia. Existen países donde se necesitará el DNI o el pasaporte.

Recuerda darle el chupete al bebé durante el despegue y aterrizaje del avión, para evitar la presión en sus oídos FUENTE: chupetitos.com

Recuerda darle el chupete al bebé durante el despegue y aterrizaje del avión, para evitar la presión en sus oídos
FUENTE: chupetitos.com

Una vez estéis subidos en el avión te entregan un mini chaleco salvavidas y un cinturón extra para el bebé. Al terminar la explicación de seguridad uno de los asistentes te enseña como colocar el cinturón que no es más que una extensión del cinturón de seguridad que lleva el adulto.

Es importante que el bebé se hidrate antes o durante el vuelo. Intenta controlar las tomas diarias para que beba su biberón en esos momentos, ya sea antes o después. Si no está muerto de hambre es ideal hacerlo en dosis distintas antes y durante el vuelo. Llevar encima alguna crema hidratante para la piel también os irá bien. Asimismo, es muy importante darle el chupete al bebé durante el despegue y aterrizaje para evitar la presión en sus oídos. Así que no te olvides de él y si tienes un chupete personalizado mucho mejor por si acaso viaja algún bebé más en el avión.

Si estás pensando en comprar una silla para el coche para tu hijo o tu hija, ojo porque hay cambios en la normativa. La nueva normativa de Sistemas de Retención Infantil que entrará en vigor el próximo verano, contempla que los dispositivos ahora ya no se catalogarán por el peso, sino por la estatura de los niños.

A partir del verano, habrá que elegir la sillita del coche por la estatura de los peques y no por el peso FUENTE: pixabay.com

A partir del verano, habrá que elegir la sillita del coche por la estatura de los peques y no por el peso
FUENTE: pixabay.com

En esta decisión han influido los nuevos sistemas de seguridad de los propios vehículos que, al igual que ocurre con el airbag del asiento del acompañante, representan más riesgos que beneficios para los menores. La nueva normativa comunitaria obliga también a los fabricantes a que sus productos superen duras pruebas en colisiones tanto frontales como laterales. Los nuevos Sistemas de Retención Infantil, o SRI, ya son compatibles con los airbags de cortinilla que se montan en los laterales del vehículo. Evitan que la cabeza del pequeño salga del SRI y pueda quedar atrapado, por ejemplo, entre las cortinillas laterales y las puertas.

Pero, aparte de que habrá que elegir la sillita del coche por la estatura de los peques y no por el peso, la nueva normativa también incorpora los siguientes cambios:

  • Las sillas a contramarcha, no son obligatorias pero sí recomendables. Ya que numerosos estudios y test de choques simulando accidentes de tráfico demuestran que con las sillas situadas a contramarcha, nuestros pequeños sufren menos lesiones. Concretamente, sufren un 90% de lesiones de cabeza y cuello menos si viajan de este modo.
  • Los niños menores de 16 años y que midan menos de 135 cm no pueden viajar en el asiento delantero.
  • Los elevadores sólo podrán usarlos niños a partir de 125 cm siempre con respaldo para que sus hombros queden siempre sujetos. Los niños de menos estatura de 125 cm no podrán usar elevador. Esta norma, por cierto, está en vigor desde enero de este año.
  • Otra modificación interesante es que la ley no obliga a la utilización de ISOFIX, ahora es opcional.
Las medidas buscan una mayor protección de los niños cuando viajan en el coche FUENTE: pixabay.com

Las medidas buscan una mayor protección de los niños cuando viajan en el coche
FUENTE: pixabay.com

Por tanto, hemos de tener en cuenta todos estos cambios, así com los consejos y recomendaciones adicionales que nos da la Dirección General de Tráfico, para que nuestros pequeños no sufran daños en caso de colisiones o accidentes de tráfico:

- El primero de estos consejos es no llevar al niño o a la niña en brazos, ni utilizar un cinturón de seguridad para ambos. Nunca se debe utilizar el mismo cinturón para proteger a dos personas, pues no está diseñado para la seguridad de dos, sino de uno.

- Hacer movimientos para asegurarnos de que la silla está bien instalada. Ésta no debe moverse, lo mejor es optar por el sistema Isofix, que aunque sea opcional ahora es siempre una elección más segura.

- La DGT recomienda seguir utilizando el sistema de retención infantil homologado conforme a la estatura del menor. Una vez superada la altura de 150 cms. los niños y niñas no deberán usar elevador.

Sin duda, estas nuevas medidas que se recogen en la nueva normativa de tráfico buscan una mayor protección de los niños cuando viajan en el coche, así que conviene tenerlas en cuenta de aquí al verano. El objetivo último y que todos deseamos, ya sabéis cuál es:  reducir la mortalidad infantil en las carreteras por muchos años.

Llega la primavera, ya la tenemos a la vuelta de la esquina. Es la época en la que salimos más con nuestros bebés, porque los días van alargando un poco, mejora la temperatura y las terrazas de las calles comienzan a llenarse. ¿Qué hacemos cuándo a los peques les entra el sueño y han de dormir en cualquier parte?

Los niños tienen que acostumbrarse a que la vida es cambiante y hay que adaptarse a lo que haya. Es verdad, que cuando son bebés muy pequeños conviene establecer rutinas y no salirse de ellas hasta que aprendan qué ahora toca comer,a qué hora toca dormir, después jugar, a continuación el baño… Eso les da seguridad y se adaptan a un orden que viene bien a toda la familia.

Yondi es una almohada ideal para que duerman los peques cuando están fuera de casa FUENTE: chupetitos.com

Yondi es una almohada ideal para que duerman los peques cuando están fuera de casa
FUENTE: chupetitos.com

Pero cuando se hacen un poco más mayores y empezamos a disfrutar de ellos y, como os decía antes, empezamos a salir a casi cualquier parte porque mejora el clima, si tienen que cambiar las rutinas un poco, se acostumbrarán, y cuando tengan que descansar o dormir, se dormirán en su cochecito sin problemas.

Con un bebé de pocos meses, hay que respetar sus horarios casi a rajatabla, porque si alteramos sus ritmos, se descentrará, se mostrará irritable, comerá mal, dormirá peor… Pero con un bebé un poquito más mayor podemos dejarle que se eche una siestecita en cualquier parte, mientras nosotros estamos tranquilamente tomando algo o paseando por la calle.

No se trata de salir de marcha con el pequeño hasta la madrugada, pero sí puede adaptarse a dormir en una terraza, un lugar no muy ruidoso y bien ventilado. Para ello, os recomiendo unos accesorios que os vendrán de maravilla si queréis dormir a vuestro bebé en cualquier parte. Si lo veis con sueño, lo mejores darle su chupete y, después, su almohada para que se duerma.

A mi, personalmente, me gusta mucho la almohada de viaje Yondi de la marca Trunki porque es suave y mullida, ideal tanto para la sillita de paseo como para la del coche, ideal para que el bebé duerma en cualquier sitio. Además, se fabrica con las formas de simpáticos animalitos y son perfectas para la seguridad de los más peques, porque evitan movimientos bruscos en el cuello mientras van de camino.

Esta almohada evita movimientos bruscos en el cuello mientras vamos con los peques en el cochecito FUENTE: chupetitos.com

Esta almohada evita movimientos bruscos en el cuello mientras vamos con los peques en el cochecito
FUENTE: chupetitos.com

Hay  diferentes modelos: con la forma y la cara de un búho, de un oso panda, de un dinosaurio, de un mono; y otros dos modelos en azul y en rosa con la forma de un perrito. Todas ellas están especialmente diseñadas como almohadas de máxima seguridad, se conectan bajo la barbilla con dos imanes para proporcionar seguridad a los más pequeños, son de tacto suave y de gran calidad e impiden que los niños, en caso de baches o movimientos bruscos, puedan hacer malos gestos con el cuello, lo cual les puede evitar un montón de lesiones y molestias. En definitiva, hacen que los niños viajen cómodos y puedan dormir también en su carrito o cochecito.

En la web de Chupetitos las podéis adquirir, dentro de la sección de rebajas (ya que sólo cuestan ahora 9,50 euros) y ya veréis como os gusta su tejido de acogedora felpa, que proporciona un total confort y una facilidad de lavado en todo momento; y como su relleno de microfibra o microperla da una perfecta sujeción y comodidad al peque. Dormirá súper a gusto durante todos los trayectos que hagáis.