Archivos de la categoria ‘educación’

Los avances de la medicina, en los últimos años, han dado un paso de gigante respecto al nacimiento de bebés prematuros, es decir, a aquellos que se producen antes de la semana 37 de la gestación. Precisamente, esas últimas semanas son decisivas para la formación completa del bebé y el perfecto desarrollo de todos sus órganos, por eso en muchos casos se necesita de cuidados extras para que el bebé no arrastre secuelas de salud para toda la vida.

Una vez el bebé ha superado esos momentos críticos de salud en los que, seguramente, habrá estado ingresado en el hospital, puede hacer una vida totalmente normal como cualquier otro peque. Sin embargo, no debemos olvidar que, en algunos casos, es importante extremar los cuidados, ya que su organismo está más frágil de lo normal, por lo tanto, cualquier pequeño inconveniente puede ser mucho más grave. Pero ¿cuáles son esos cuidados que debemos tener en cuenta?

En los bebés prematuros conviene extremar los cuidados FUENTE: pixabay.com

En los bebés prematuros conviene extremar los cuidados
FUENTE: pixabay.com

El bebé prematuro no ha completado todo su ciclo madurativo en el vientre materno, por eso puede presentar mayores riesgos a padecer ciertas enfermedades. Los primeros dos años serán vitales por eso es importante que extremes sus cuidados.

  • Higiene. Cualquier virus o bacteria puede afectarle mucho más, así que a la hora de tomarlo en brazos es importante que extremes tu higiene, manteniendo siempre las manos limpias. También es importante que mantengas su habitación bien limpia, así como su ropita y, en especial, el cambio del pañal.
  • Vacunas. Son muy importantes para todos los niños pero para ellos mucho más. También es conveniente que los adultos que conviven en el hogar estén perfectamente vacunados, incluso contra la gripe.
  • Alimentación. La nutrición perfecta para el prematuro es la lactancia materna ya que gracias a ella refuerza su sistema inmune. Algunos pediatras, y dependiendo de la evolución que lleve el bebé, recetan suplementos vitamínicos.
Un bebé prematuro necesita dormir más y que respetemos siempre su descanso FUENTE: pixabay.com

Un bebé prematuro necesita dormir más y que respetemos siempre su descanso
FUENTE: pixabay.com

  • Descanso. Un bebé prematuro duerme más que el resto, por eso es importante que respetemos su descanso que, en los primeros días puede estar en torno a las 18 ó 20 horas. Apenas se despertará para comer, pero no debemos preocuparnos ya que este tiempo de sueño le ayuda también a madurar.
  • Estimulación. Todos los niños necesitan ser estimulados por sus padres, darles mimos, hablarles y que poco a poco se vayan acostumbrando al espacio en el que viven. Aunque de forma sutil, es importante que vayan descubriendo el sonido, la luz… Eso sí, es importante que evites las aglomeraciones de gente e intenta no tener visitas en casa durante las primeras semanas, al menos hasta que haya madurado convenientemente.

Por último, recuerda no exponerlo mucho al bebe en zonas que concurra demasiada gente, puedes sacarlo a pasear de vez en cuando. Además, los bebés prematuros deben tener una revisión médica especial periódicamente para que el pediatra nos confirme su buen desarrollo saludable.

Seguro que has oído y visto en más de una ocasión que el bebé tiende a descalzarse, algunos niños más que otros, y siente un gusto especial por andar descalzo. Aunque muchos de nosotros creemos que es mejor que lleven siempre los zapatos puestos, también existe la teoría de aquellos que creen que es mucho mejor que los niños pequeños caminen descalzos de vez en cuando por casa.

Los niños tienen un proceso natural a la hora de acostumbrase a llevar la ropa y los zapatos. Recuerda que poco a poco deben sentirse a gusto con ellos, puesto que la vestimenta es algo que se lleva para protegernos del frío y de aquello que podría hacerles daño, en el caso de los pies, pero que también es una convención social. La moda va mucho más allá de la pura necesidad de vestirnos y como es algo que no forma parte de la misma naturaleza humana más que por protección, debemos acostumbrarlos poco a poco a llevarla.

Cuando el bebé está aprendiendo a andar necesita tener movilidad total en los pies e ir descalzo FUENTE: pixabay.com

Cuando el bebé está aprendiendo a andar necesita tener movilidad total en los pies e ir descalzo
FUENTE: pixabay.com

Así pues, es normal que tu bebé intente quitarse los zapatos y se sienta más cómodos caminando descalzo por casa. Además, cuando los bebés están aprendiendo a andar necesitan tener movilidad total en los pies con tal de poder adaptar las piernas de modo que puedan sentirse más estables. Con el tiempo aprenderán a andar con los zapatos, pero es natural que al principio se sientan más seguros a la hora de andar sin ellos.

Uno de los beneficios, aparte de la comodidad del niño para andar, es que podrá articular mejor los movimientos con los pies, lo que podría darle una mejor agilidad y estabilidad frente a los niños que llevan siempre los zapatos puestos desde incluso antes de empezar a andar.

Algunas teorías también aseguran que el desarrollo nervioso del bebé será más favorable si camina descalzo durante los primeros meses de vida, ya que el pie va conectado con todo el sistema nervioso del organismo, por lo que necesita desarrollarse del mismo modo que cualquier otra parte del cuerpo. Si bien las manos van descubiertas y el niño puede tocar y tener sensaciones a través de ellas, lo mismo sucedería con los pies. Eso sí, has de tener en cuenta que el niño deberá andar siempre descalzo en casa o en zonas que hayan sido limpiadas y estén lejos de peligro para él y sin ningún objeto peligroso de por medio. Una buena opción es ponerle unos calcetines de los que tienen almohadillas en la parte inferior y así no podrá caerse y se sentirá más cómodo, sobre todo en invierno.

El hecho de llevar zapatos no hace que a los niños se les desarrolle mejor el pie

El hecho de llevar zapatos no hace que a los niños se les desarrolle mejor el pie FUENTE: pixabay.com

Poco a poco, podrás ir introduciendo los zapatos en el día a día del bebé, tanto en la calle como en casa, para que aprenda a caminar, mantener el equilibrio y tener las piernas y el resto del cuerpo bien desarrollado, con los pies protegidos y con la salud que se necesita para crecer sano y fuerte, además de feliz.

El hecho de llevar zapatos no hace que a los niños se les desarrolle mejor el pie. De hecho, igual que se dice que andar por la playa es muy saludable, andar descalzo por casa también lo es, porque de ese modo el pie adopta posiciones que con un zapato difícilmente adoptará, de ese modo se fortalece la musculatura del pie y del tobillo y de ese modo el  bebé estará más preparado para caminar, correr, saltar, etc.

La psicomotricidad es una técnica que ayuda a niños y bebés a dominar de una forma sana su movimiento corporal, mejorando su relación y comunicación con los demás. Tiene como principal ventaja que favorece la salud física y psíquica del niño. Este tipo de psicomotricidad infantil adquiere diferentes funciones dependiendo de la etapa de desarrollo del niño.

Durante el primer año de vida, el niño es cuando necesita más contacto corporal con el adulto, por lo que los juegos más aconsejables con los peques son el balanceo al ritmo de las canciones, llevarlo en brazos de un lugar a otro, interactuar con objetos, esconderlos, manipularlos, utilizar instrumentos que produzcan sonidos… etc.

La psicomotricidad infantil  FUENTE: freepik.es

La psicomotricidad infantil adquiere diferentes funciones dependiendo de la etapa de desarrollo del niño
FUENTE: freepik.es

En el segundo año de vida, el niño aprende a caminar y le fascina tanto la posibilidad de desplazarse, como la manipulación de objetos. Así pues, se implicarán en actividades como empujar carritos o coches de juguete, llenar y vaciar cestas con materiales diferentes, jugar con piezas o apilando cubitos, etc. Ya en el tercer año de vida, el niño es capaz de correr, saltar, lanzar la pelota… pues está en el momento de su desarrollo. En esta edad, son muy adecuados los juegos rítmicos que impliquen cualquier tipo de movimiento.

Entre los 3 y los 6 años de vida, presentamos a continuación una serie de actividades y juegos que favorecen la psicomotricidad infantil, fomentando el desarrollo motor a través de la capacidad del movimiento. En esta edad, ya podemos introducir juegos reglados con órdenes sencillas y seguirlos sin ningún tipo de dificultad. Estos juegos serán: unos más competitivos, otros más cooperativos, algunos basados más en la habilidad y otros en la expresividad. Así pues, algunos juegos que fomentan la psicomotricidad infantil son:

1.- Hacer un circuito: Lo mejor es hacer un circuito con diversos materiales de colores, como aros, pelotas, conos, etc. Trata de hacerle creer a los niños que se encuentran en una selva y ellos son valientes aventureros, capaces de sobrepasar todos los obstáculos que se encuentren por el camino. Coloca un banco para que los niños tengan que pasar por encima, imaginándose que es un puente colgante. Después, coloca folios azules simulando un río con piedras por el camino; río que deberán saltarlos para poder cruzarlo. Tras esto, deberán pasar por debajo de un túnel, el cual podremos simularlo con sillas colocadas en línea recta o formando una curva. Por último, al salir de éste, se encontrarán varios aros de colores que deben saltar a la pata coja y, así,  habrán llegado a su destino.

2.- Juego de la tortuga: Para realizar este juego, utiliza un globo para simular que es una tortuga que debe cruzar, con la ayuda de los niños, al otro lado del río. De este modo, deberás colocar a los niños en fila y tendrán que pasarse el globo unos a otros, utilizando cualquier parte del cuerpo excepto las manos y los brazos, evitando que la tortuga caiga al suelo y llevándola sana y salva al otro lado de la orilla.

3.- Juego de los náufragos y los tiburones: Para llevar a cabo esta actividad, coloca varios bancos para que puedan subirse todos los niños. Al ritmo de la música, los niños tendrán que dar vueltas alrededor del banco mientras ésta siga sonando. Cuando se pare la música, todos los niños deberán subirse encima de los bancos, ayudándose unos a otros, con el fin de que ninguno se quede en el agua, pues hay un tiburón rondando por la zona y puede comérselos. Poco a poco, iremos quitando bancos, de manera que el espacio quedará cada vez más reducido. Ante esta situación, los niños tendrán que ayudarse o sujetarse unos a otros para que puedan subir todos y el tiburón no se coma a nadie.

4.- Juego del paracaídas: Se trata de un paracaídas de colores (rojo, azul, amarillo y verde) utilizado con frecuencia en animación y psicomotricidad infantil, con el que se suele realizar simulación de olas. Puedes comprar el paracaídas en tiendas de juguetes o bien, puedes utilizar una tela grande que tengas por casa.

Todos los niños deben coger el paracaídas a la altura de la cintura y deberán moverlo suavemente de arriba abajo. Teniendo en cuenta que en el centro se encuentra un agujero redondo, el juego consiste en echar una pelota de poco peso encima del paracaídas, y los niños deberán evitar que ésta se cuele por dicho agujero, pues de lo contrario habrán perdido.

El juego del paracaídas es uno de los más utilizados para estimular la psicomotricidad de los niños FUENTE: pixabay.com

El juego del paracaídas es uno de los más utilizados para estimular la psicomotricidad de los niños
FUENTE: pixabay.com

Con este material se pueden hacer diversas actividades. Otro juego interesante, es numerar a los niños del 1 al 3. Cuando estén moviendo el paracaídas, debes decir: “¡Que pasen por debajo los que tienen el número 2!” Los niños deberán subir el paracaídas lo más alto que puedan, y los que tenga el número 2 deberán pasar por debajo corriendo y cambiarse de sitio.

5.- Juego de la locomotora: Para realizar este juego, debes poner en el suelo tantos aros como niños haya, menos uno, pues éste será la locomotora y no lo necesitará. El niño elegido como locomotora se desplazará entre los aros, tocando la cabeza de alguno de sus compañeros. En la primera ronda se tocará la cabeza de pocos niños, aumentando progresivamente el número de niños elegidos a medida que vaya avanzando el juego. Cuando les tocan la cabeza, se colocan tras la locomotora formando un tren. La locomotora debe tocar el silbato, y en este momento, todos los niños que formaban el tren deben correr hacia un aro vacío. El niño que se quede sin aro será la nueva locomotora.

Las adivinanzas son un juego "diferente" y muy entretenido para los niños FUENTE: youtube.com

Las adivinanzas son un juego “diferente” y muy entretenido para los niños
FUENTE: youtube.com

Ahora que los peques han empezado el colegio y que las rutinas han aparecido en nuestras casas, es momento volver a pasar tiempo en familia y una forma maravillosa de hacerlo puede ser planteando adivinanzas para entretener a los niños y con las que, además, puedan aprender y ejercitar sus habilidades.

Son muchas las actividades que podemos compartir con los niños para entretenerlos: manualidades divertidas, alguna receta sorprendente o la lectura de un poema especial para ellos. Pero, precisamente jugando con las palabras, también podemos compartir buenos momentos y en eso una juego que se lleva la palma es el de las adivinanzas, una actividad divertida y que a los niños les encanta.

Hoy, desde Chupetitos, os queremos dejar 20 adivinanzas, para que tengáis a vuestro hijos e hijas entretenidos y concentrados en un “juego” diferente. Aquí van:

  • Para ser más elegante no usa guante ni chaqué sólo cambia en un instante por una “efe” la “ge”. (El elefante)
  • Aunque yo nunca me mueva por mí suben, por mí bajan; soy de diversas materias y mi utilidad alaban. (La escalera)
  • Está en la navaja y está en el cuaderno; se cae del árbol antes del invierno. (La hoja)
  • Aparece por delante, por los lados, por la espalda, te descuidas un instante y te levanta la falda. (El viento)
  • Desde el día que nací corro y corro sin cesar, corro de noche y de día hasta llegar a la mar. (El río)
  • Por fuera corteza verde, por dentro estuche marrón. Mi carne blanca la muelen y hacen con ella turrón. (La almendra)
  • De tus tíos es hermana, es hija de tus abuelos y sobre todo destaca por ser la que más te ama. (La madre)
  • No es cama ni es león y desaparece en cualquier rincón. (El camaleón)
  • Comienzo la luna, termino el sol, estoy en el cielo pero en la tierra no. (La letra L)
  • Y lo es, y lo es, y no me lo adivinas en un mes. (El hilo)
  • Una señorita muy señoreada, que siempre va en coche y siempre va mojada. (La lengua)
  • No es león y tiene garra, no es pato y tiene pata. (La garrapata)
  • Fui a la plaza y las compré bellas, llegué a mi casa y lloré con ellas. (Las cebollas)
  • Es la reina de los mares, todos dicen que es muy buena, y por no ir nunca vacía, siempre va llena. (La ballena)
  • Adivina quién soy: cuanto más lavo más sucia voy. (El agua)
  • Todas las palabras sé y, aunque todas las explico, jamás las pronunciaré. (El diccionario)
  • Tiene yemas y no es huevo; tiene copa, no es sombrero; tiene hojas y no es libro. ¿Qué es lo que os digo? (El árbol)
Con las adivinanzas los niños se divertien, al tiempo que los incitamos a ampliar sus horizontes FUENTE: pxhere.com

Con las adivinanzas los niños se divertien, al tiempo que los incitamos a ampliar sus horizontes
FUENTE: pxhere.com

  • Blanca soy y, como dice mi vecina, útil soy en la cocina. (La harina)
  • Bolita tengo, tinta también, capucha llevo y escribo bien. (El bolígrafo)
  • Lámina que no se ve y nos protege del viento. Aunque la atraviesa el sol, se empaña con el aliento. (El cristal)
  • Vengo al mundo a trabajar y tengo tan mala suerte que si me pinchan fuerte no me puedo quejar. (El dedal)

Con estas adivinanzas infantiles desarrollaréis el ingenio de los peques y los tendréis entretenidos un buen ratito, incluso si vais a viajer en coche. Ellos se divertirán, al tiempo que los incitaréis a ampliar sus horizontes y poner en funcionamiento todas sus capacidades.

La psicología de los colores nos dice que éstos tienen un efecto sobre el ánimo de las personas, por tanto, es necesario saber la influencia que puede ejercer sobre nuestros bebés para saber cómo pueden afectarles a ellos.

Un punto clave para tener en cuenta es saber que la manera en que se perciben los colores será diferente en función de la edad. Cuando un bebé nace no llega a diferenciar todos los colores, porque su visión aún está inmadura. Seguramente, un bebé recién nacido podrá distinguir un contraste entre blanco y negro, después seguramente se les llamará la atención el tono o el color rojo.

El color blanco, es apropiado para las habitación del bebé porque se vincula con la calma, la armonía y la paz FUENTE: pixabay.com

El color blanco, es apropiado para las habitación del bebé porque se vincula con la calma, la armonía y la paz
FUENTE: pixabay.com

Por esas razones, es necesario que se decore el cuarto del pequeño usando tonos suaves, en lugar de colores primarios que resulten brillantes y alegres. Los bebés tendrán la capacidad de diferenciar, además del rojo el azul, el amarillo y el verde. Se puede escoger cualquier color, ya que en los recién nacidos aún no tienen influencias culturales del color.

A medida pasan los años, comenzarán a diferenciar las preferencias según el sexo del niño, ya sabrán qué colores les gusta y cuáles no y los adultos, en la medida de lo posible, tendremos que respetar sus intereses.

El efecto psicológico que tienen los colores es diferente y conviene tenerlo en cuenta. El rojo es uno de los colores que generará una gran atención visual. Estimulará su acción, incrementará su energía y también el apetito. Es aconsejable que se evite su uso si se quiere generar la sensación de calma, pero se lo puede combinar con otros colores neutros para estimular la alegría, el dinamismo y la calidez.

El color verde se lo relaciona con el descanso y el equilibrio, por eso te recomendamos no emplear en habitaciones de niños pequeños los verdes oscuros. Además, es un color que se encarga de trasmitir seguridad y un aspecto natural en los ambientes.

Cuando se esté buscando un efecto de calma nada mejor que el color azul, además se emplea para trasmitir estabilidad y armonía. Su uso en los dormitorios podría generar sensaciones de serenidad y mucha tranquilidad.

El color amarillo, por su parte, es el de la claridad, alegría y luminosidad. Los cuartos pintados de amarillo parecerán más grandes. Además se encargan de estimular la atención y despertar el intelecto.

El negro no se debería usar para la decoración de las habitaciones de los pequeños, se encarga de absorber la luz y se relaciona con la tristeza, la depresión o el luto.

Y, por último, nos referiremos al color blanco, un tono que se vincula con la calma, armonía, pureza y paz. Está considerada como una tonalidad fría que ayuda a estimular la actividad intelectual y ayuda a favorecer la imaginación. Es ideal para ser usado en las habitaciones de los niños.

En los juguetes y peluches, el color azul también relaja y calma al bebé FUENTE: chupetitos.com

En los juguetes y peluches, el color azul también relaja y calma al bebé
FUENTE: chupetitos.com

Además, en los juguetes del bebé también debemos aplicar estas mismas reglas y adquirir algunos en contraste con blanco y negro, y en otros colores, según la edad del bebé. Así, por ejemplo, las mantitas para dormir o los peluches en color azul contribuirán a serenarlos y a relajarlos. El Maxi Doudou Lapidou Azul puede ser una buena opción porque, además, su save tacto con un gracioso conejo con grandes orejas relaja al bebé y le anima a que lo abrace para coger el sueño.

Tener un bebé en casa es sinónimo de no poder dormir, para muchos padres. La realidad es que en algún momento, los peques aprenderán a dormir seguido, pero no es nada extraño que, sobre todo durante su primer año de vida, el sueño del bebé sea irregular y se despierte con frecuencia por varias razones que no tiene por qué ser graves, ni mucho menos.

Lo habitual es que el bebé se despierte y no duerma seguido porque tiene hambre FUENTE: pixabay.com

Lo habitual es que el bebé se despierte y no duerma seguido porque tiene hambre
FUENTE: pixabay.com

Hasta que el bebé pueda dormir toda la noche seguida, los padres pueden perder entre 400 y 700 horas de sueño, así que el primer consejo de los especialistas es tener paciencia y ser muy conscientes de que la situación no se eternizará. Durante los primeros cuatro meses del bebé, lo habitual es que se despierte por hambre: su estómago crece desde el tamaño de una canica al de un huevo y así poquito a poco. Eso significa que se llena pronto, pero también que vuelve a tener hambre al poco tiempo. Y dormir con hambre no es nada sencillo, especialmente para ellos que no saben bien qué es esa sensación.

Sin embargo, la alimentación no es la única causa que puede llevar al niño a despertarse. A dormir también se aprende, y mientras un adulto puede despertarse fácilmente en las fases de sueño superficial, pero es capaz de darse la vuelta y seguir durmiendo, muchos bebés aún no saben hacerlo. Necesitan que alguien les ayude para poder volver a dormirse, y esa es la causa de que nos reclamen a altas horas de la noche. Lo mejor en estos casos es ofrecerles el pecho materno (si se lo dais) o su chupete. La succión les ayudará a calmarse y a relajarse y, por tanto, a volver a conciliar el sueño.

Además, hay otros factores que pueden influir en sus patrones de sueño del bebé. Por ejemplo, si tiene demasiadas siestas diurnas es posible que se desvele con facilidad por la noche. Al igual que el carácter del niño influye en su sueño: según los especialistas, los bebés de temperamento fácil son más adaptables y regulares que los que tienen un carácter más exigente. Por eso, mientras que un bebé tranquilo no necesitará rutinas muy estrictas para dormir de un tirón toda la noche, los pequeños con más temperamento o más nerviosos, seguramente, no se dormirán con tanta facilidad y serán más propensos a tener alguna dificultad con el sueño.

Si el bebé duerme demasiada siesta, su sueño por la noche también puede alterarse FUENTE: pixabay.com

Si el bebé duerme demasiada siesta, su sueño por la noche también puede alterarse
FUENTE: pixabay.com

Dicen los pediatras que lo más importante para evitar futuros trastornos del sueño es enseñarles a dormir solos desde muy pequeñitos, por lo que las rutinas básicas que te comentamos, pueden ayudarte bastante:

  • Elegir una hora para acostar al manteniéndolo despierto las dos horas anteriores.
  • Colocar al bebé en la cuna cuando esté despierto pero ya somnoliento, nunca antes.
  • Procurar no despertarle cuando esté durmiendo.
  • No darle el biberón en la cuna para que no asocie la alimentación al momento de dormir.
  • Mantener el silencio y la luz apagada si se despierta por la noche, para que sepa que ahora toca seguir durmiendo.

Es muy importante que seáis firmes y que tratéis de ir modificando esos hábitos que sabotean su rutina de sueño poco a poco. ¡Con paciencia y estos consejos, tu bebé aprenderá a dormir solito pronto!