Archivos de la categoria ‘Familia’

Como bien sabréis, el apego es aquel vínculo que el bebé se establece con un cuidador principal (normalmente la madre y el padre) y que prevalece por encima de otras necesidades biológicas que tiene el pequeño. El apego se entiende como un vínculo con un lazo afectivo muy fuerte que determinará el desarrollo posterior de la personalidad del niño, su forma de relacionarse con los demás y con todo lo que le rodea. El apego también influirá en como se ve a sí mismo.

El apego es un vínculo muy fuerte entre el bebé y su cuidador principal FUENTE: commons.wikimedia.org

El apego es un vínculo muy fuerte entre el bebé y su cuidador principal
FUENTE: commons.wikimedia.org

Pero, ese apego, que puede puede presentarse de muchas formas, normalmente, se genera en cuatro fases bien diferenciadas: la fase de preapego, la fase de formación del apego, la fase del apego propiamente dicho y la formación de relaciones recíprocas.

1.- La fase del preapego se desarrolla entre las 0 y 6 primeras semanas de vida del bebé. En ese momento, el pequeño podrá aceptar a cualquier persona que le brinde comodidad. Los reflejos que fueron determinados de manera genética cuentan con un gran valor para su supervivencia, además tendrá la capacidad de responder a los estímulos de los demás.

Comienza a darse un reconocimiento rudimentario con la madres, ya que reconoce su voz y prefiere ésta a la de cualquier otra persona, pero aún no se puede decir que exista un vínculo de apego propiamente dicho.

2.- La etapa deformación del apego tiene lugar entre los seis y ocho meses. El bebé siente cierto grado de ansiedad cuando se separa de las personas, pero no únicamente ante la ausencia de la madre. Seguramente responderá a su madre de una manera más clara de lo que había hecho hasta ese momento y seguirá su mirada.

3.- La etapa del apego propiamente dicho tiene lugar desde los seis u ocho meses hasta casi los dos años de vida. Esta fase es realmente importante, ya que se crea un vínculo efectivo muy fuerte con su madre. En este momento de su vida se sentirá muy molesto y enfadado si su figura desaparece. El bebé disfruta estando en compañía de la madre y muchas de sus acciones se realizarán para atraer su atención y las hará en presencia de ella.

4.- Sin embargo, en la etapa posterior, en la de la formación de las relaciones recíprocas, que tiene lugar desde los dos años en adelante, el niño entenderá que la ausencia de la madre no es algo definitivo y podrá calmar su ansiedad. Además, empezará con el lenguaje y tendrá la capacidad de representarse mentalmente a su madre, lo que podrá ayudarlo a la hora de predecir su regreso.

Lo ideal en esta etapa de la vida es que la madre le explique, sin entrar en muchos detalles, los motivos de su salida y el tiempo que estará ausente. Los niños que tienen una explicación de este tipo suelen llorar menos que los que no la tienen.

Después de los tres años de edad puede que el pequeño comience a tener algunas estrategias para poder ‘pactar’ las entradas y las salidas que tienen en determinados momentos. Cuando termina la etapa de la formación de las relaciones recíprocas se habrá establecido un vínculo efectivo y sólido en donde ya no será necesario tener un contacto físico, ya que tendrá mayor seguridad por parte de su madre y sabrá que ella responderá en los momentos en que el pequeño la necesite.

El apego influirá en el desarrollo y futuro comportamiento del bebé FUENTE: pixabay.com

El apego influirá en el desarrollo y futuro comportamiento del bebé
FUENTE: pixabay.com

Así que, visto lo visto, puede que pensemos que cuando los niños son pequeños no entienden lo que ocurre a su alrededor, pero lo cierto es que todo lo que hagamos en la crianza de un hijo (lo entienda o no el niño) va a afectar a su futuro y a su desarrollo. Debemos ser afectuosos y cálidos, comprensivos y cercanos, calmados y alegres si queremos que el bebé desarrolle un apego seguro que le permita relacionarse fácilmente con su entorno social cuando crezca. A medida que se hacen mayores es importante combinar todo esto con unas rutinas diarias, con unas normas y límites establecidos y no caer en el error de la sobreprotección que tiene también efectos muy negativos sobre la autoestima, autonomía y confianza del hijo.

Todos sabemos que durante el verano y las vacaciones hay que tener entretenidos a los niños porque, aunque salgamos de viaje con ellos unos días, aún quedan muchos otros días en los que hay tiempo para hacer muchas cosas. Las manualidades son una de esas actividades que siempre gustan a los peques y que resultan muy útiles para los padres a la hora de tenerlos ocupados y estimular su imaginación. Así que os mostraros algunas ideas para realizar bonitas manualidades en verano con los niños.

Las manualidades son una de esas actividades que  gustan a los niños y los entretienen mucho FUENTE: pixabay.com

Las manualidades son una de esas actividades que gustan a los niños y los entretienen mucho
FUENTE: pixabay.com

1.- Adornos realizados con conchas de mar. Como estamos seguros de que muchos iréis a pasar unos días a la playa, podéis aprovechar para que los niños cojan conchas de mar, las guarden y las lleven a casa. Una vez estéis en casa, comprad unas acuarelas o témperas de colores, unos pinceles , un pegamento, rotuladores de varios colores, unos ojitos y un poco de goma eva o foam de color.

Con imaginación podéis decorar y pintar las conchas del mar como si fueran mariquitas y pegarles encima unos ojitos. O aprovechar la concha para simular el caparazón de un cangrejo, al que luego pondréis a cada lado cinco patas hechas con foam de color y pegaréis encima unos ojitos.

2.- Abanicos o pay-pays con platos de plástico. Para esta manualidad, necesitaréis unos platos de plástico, un palo de madera como los que usan los médicos, pintura, unas tijeras y un poco de pegamento. Cortad en forma de “V” el plato de plástico y pegarle, por detrás, en el extremo que hace punta un palito de madera como los que usan los médicos. Decorad el plato a vuestro gusto con las pinturas o los rotuladores. y, ahora, ¡a hacerse aire!. En la fotografía podéis ver lo bien que quedan y lo divertidos que son.

Un abanico de plástico es una manualidad fácil de hacer y quita el calor FUENTE: makeandtakes.com

Un abanico de plástico es una manualidad fácil de hacer y quita el calor
FUENTE: makeandtakes.com

3.- Botellas de mar. Para esta manualidad, necesitaréis una botella de plástico transparente con tapa, un poco de agua, un poco de aceite, colorante alimenticio, témperas o acuarela líquida, algunas conchas de mar y peces de plástico.

Coged la botella y destaparla. Añadir agua hasta más arriba de la mitad de la botella. A continuación, añadir unas gotas de colorante hasta que se pinte el agua del color que deseas (el color azul es ideal pues imitará el mar). Agrega conchas de mar y los peces de plástico que tengáis (las conchas las puedes conseguir en la playa y los pececitos en alguna juguetería o tienda de chinos cercana a ti). Después, rellenar la botella con aceite de cocina, dejando un poquito de aire dentro de la botella. Taparla y mezclar, para luego dejarla en reposo mientras los niños observan cómo se separa el aceite del agua.

¡Listo! Ya atrapamos un pedacito de mar en una botella  Es increíble cómo se separa el agua del aceite y nos brinda esa imagen muy parecida al mar.

Recordad que las manualidades estimulan y refuerzan la mente de los niños. Son buenísimas para desarrollar su creatividad, su paciencia y su perseverancia. Con ellas, conseguiremos aumentar también su atención y concentración y aprenderán a memorizar, fijándose en cómo trabajamos on ellos, memorizando los pasos y copiando los mismos movimientos que les enseñamos. Así que… todos a hacer en verano manualidades con los niños. ;-)

El verano es, sin duda, una época maravillosa para ir con los niños a la playaSon tantas las cosas que podemos hacer en familia en la playa que lo mejor es elegir un destino que nos ponga las cosas aún más fáciles para disfrutar de un tiempo de ocio y vacaciones, recargando pilas a tope.

Las playas con bandera azul son seguras, limpias y ofrecen muchos servicios para los niños FUENTE: commons.wikimedia.org

Las playas con bandera azul son seguras, limpias y ofrecen muchos servicios para los niños
FUENTE: commons.wikimedia.org

Afortunadamente en nuestro país, los kilómetros de costa son abundantes y nos permiten que, a pocos kilómetros, podamos disfrutar del mar en toda su plenitud. Aunque nuestras playas gozan de buena calidad y acudimos a ellas con total seguridad, cada año, aquellas que presentan mejores condiciones, son galardonadas con una bandera azul, un distintivo que examina y entrega anualmente la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor y la Fundación de Educación Ambiental, e identifica los mejores arenales del país por sus servicios e instalaciones, como aseos, acceso al agua para carritos o sillas de ruedas, programas de educación medioambiental y limpieza.

Cuando en una playa vemos ondear esa bandera azul es que nos encontramos ante una playa segura, limpia y que ofrece las mejores garantías y servicios, algo que nos va a venir muy bien si acudimos a ella con nuestros niños. Este año 2017 se han otorgado un total de 579 banderas azules en nuestras costas, pero de esas 579 hay algunas que resultan mucho más cómodas y seguras para los niños que otras, sobre todo, porque sus aguas son más tranquilas y facilitan el baño para los más pequeños. Desde Chupetitos, te contamos cuáles son, este año,  las seis mejores playas con bandera azul para ir con los niños, por si te animas a visitarlas. ¡Toma nota!

1.- Playa de Xeraco (Valencia). Su suave arena y su flamante paisaje en el que se puede disfrutar de imponentes dunas, hace de esta playa, cuyas aguas son tranquilas, una de las preferidas para gozar en familia. Cuenta con todo tipo de infraestructuras, así como un constante servicio de vigilancia y diversos comercios, chiringuitos e incluso un centro cultural en los alrededores.

2.- Playa de Torrenueva (Motril, Granada). Dos kilómetros de arena fina y aguas muy tranquilas. Además de todas las infraestructuras necesarias, cuenta además con zonas verdes y con sombra. En ella también se pueden realizar actividades acuáticas, ya que tiene puestos de alquiler de kayaks o hidropedales.

3.- Playa las Marinas-Bolanga (Vera, Almería). Se trata de una de las mejores playas de la provincia y, además de ser muy extensa, cuenta con todo tipo de infraestructuras con las que hacer mucho más fácil la experiencia de la playa para los niños. Arena fina, aguas muy tranquilas y zonas ajardinadas con sombra, son algunas de sus ventajas. Sin olvidar zonas deportivas, tanto para los peques como para adultos.

4.- Playa de Trengandín (Noja, Cantabria). Se trata de una playa tranquila, pero cuyo máximo valor está en el paisaje que ofrece. Sobre la fina arena se levantan unas imponentes rocas que le dan una característica muy singular. Además, el mar crea una especie de pozas en las que los niños se pueden bañar tranquilos e, incluso, pescar camarones y lapas.

La playa del Castellar en Mazarrón tiene un amplio programa de actividades dedicado para los niños FUENTE: murciaturistica.es

La playa del Castellar en Mazarrón tiene un amplio programa de actividades dedicado para los niños
FUENTE: murciaturistica.es

5.- El Castellar (Mazarrón, Murcia). A lo largo de todo el verano, el ayuntamiento de Mazarrón se dedica a organizar un amplio programa de actividades dedicado para todos los públicos pero, sobre todo, para los más pequeños de la casa. Festivales de danza, de teatro, de música… cine al aire libre, visitas guiadas en barco o talleres y juegos durante todos los días, son algunas de esas actividades que completarán, además del disfrute de una suave arena y un mar relajado, un verano perfecto para los peques.

6.- Playa de Heliópolis (Benicassim, Castellón). Esta playa destaca por tener un servicio permanente de biblioteca, algo que nos puede venir estupendamente para disfrutar de una jornada de playa diferente y en la que invitar a los niños a divertirse con la lectura. Además, tiene espacios verdes, actividades para niños e, incluso, acoge un festival de teatro infantil.

¡Animaos a disfrutar de las mejores playas con los niños! ;-)

Ahora que estamos de vacaciones o las vamos a empezar pronto, si estáis pensando en hacer alguna escapada y viajar con los niños por España, os proponemos visitar con ellos lugares nuevos en los que todos podréis disfrutar en familia. Esos lugares a los que nos referimos tienen unos museos impresionantes para visitar con los niños y estamos seguros de que os van a gustar.

Ir de museos con los niños en vacaciones es una actividad divertida y diferente FUENTE. commons.wikimedia.org

Ir de museos con los niños en vacaciones es una actividad divertida y diferente
FUENTE. commons.wikimedia.org

En la mayoría de estos museos españoles tienen actividades pensadas directamente para las familias y para que los más pequeños se interesen por las colecciones que en ellos se exponen o por las cosas que explican. Según la edad que tengan vuestros peques, podéis elegir entre estos que os proponemos:

1.- El Museo Jurásico de Colunga, en Asturias. Como bien os imagináis, va de dinosaurios, un tema que en algún momento de la infancia causa furor. Descubrir que existían unos enormes animales que vivieron antes que el ser humano y que se extinguieron siempre despierta la curiosidad y la imaginación de la mayoría de los niños (y de muchos mayores). Uno de los museos sobre dinosaurios más reconocidos y espectaculares es el MUJA. Puedes visitarlo por libre, con audioguía o por medio de visitas guiadas gratuitas. Eso sí, se ha de reservar turno para la visita, pero vale la pena.

Además, hay ciertos días en concreto que realizan unas visitas animadas con las mascotas del museo para los menores de 4 años. Para complementar su programación también realizan talleres infantiles. Sus espectaculares reproducciones de dinosaurios en los exteriores y la zona de juegos infantiles, también merece mucho la pena. Ya sólo por verlas, hacerse fotos con los dinosaurios y jugar por allí, la visita está más que justificada.

2.- El Museo del Juguete en Ibi, Alicante. Si hay algo que siempre está presente en el día a día de los niños son los juguetes. En Ibi, una localidad juguetera por excelencia, tienen el Museo Valenciano del Juguete. Un lugar en el que guardar la historia de la industria juguetera y de los sueños y anhelos que acompañaron a distintas generaciones de niños y niñas.

En este peculiar museo podrás enseñar a nuestros hijos algunos de los juguetes que nosotros los adultos teníamos o queríamos cuando éramos pequeños. Incluso descubrirán con qué jugaban sus abuelos o bisabuelos.

En el Museo del Juguete de Ibi hay juguetes preciosos que llamarán la atención de los peques FUENTE: ibi.es

En el Museo del Juguete de Ibi hay juguetes preciosos que llamarán la atención de los peques
FUENTE: ibi.es

3.- El Museo del Chocolate en Barcelona. Los pequeños reposteros de la casa a los que además les guste chocolate tienen una cita ineludible en este maravilloso lugar de Barcelona. Este museo, promovido por el gremio de pastelería de Barcelona, quiere mostrar al público la historia del chocolate y transmitir el arte que existe tras las elaboraciones con este material, a través no solo de la exposición, sino de actividades que hacen disfrutar del chocolate a través de todos los sentidos. Entre ellas, destacan los talleres y degustaciones que organiza.

Hay talleres para todos los gustos y todas las edades: de elaboración, de maridaje, de pintar con chocolate…. Incluso, tienen talleres experienciales para bebés de 0 a 3 años. Una visita más que deliciosa.

4.- El Museo de Ciencias Naturales de Madrid. Su amplia colección y la variedad de temas que trata hace de él un lugar casi mágico, en el que se puede descubrir fósiles, minerales, dinosaurios, la evolución humana… Además de las fantásticas exposiciones temporales que acoge.

Todos los fines de semana realizan talleres y actividades para niños relacionadas con alguna de las exposiciones que programa el museo. Y de vez en cuando, incluso se organizan las noches del museo bajo el lema “Investiga con tu hijo” en la que acamparéis dentro del museo y disfrutaréis de una divertida jornada llena de actividades para disfrutar juntos.

5.- El Museo de las Villas Romanas en Puras, Valladolid. Si queréis que los niños descubran cómo se vivía en la antigüedad, este es vuestro museo. Por él, podréis pasear por una auténtica Villa Romana, ver dioramas, maquetas y una exposición de los restos encontrados en el municipio de Puras de la Villa Romana de Almenara-Pura.

También, a través de una pasarela elevada podréis recorrer esta gran Villa Romana que tenía hasta 30 dependencias alrededor de sus dos patios. E incluso unas termas privadas para el uso de los señores de la casa y de sus amistades. Pero, por si esto se os quedase corto, los niños podrán dar rienda suelta a su imaginación jugando en el parque infantil tematizado que tiene el museo en sus jardines. Montar en una cuadriga de madera, saltar sobre un acueducto romano, jugar en la arena… y muchas actividades más. Las visitas guiadas, teatralizadas y los espectáculos completan la oferta de actividades de este museo.

Ya veis que pasarlo en grande en España con la familia es muy fácil. No todo tiene por qué ser parques temáticos, de atracciones o actividades en la naturaleza. ¿Os animáis a visitar alguno estas vacaciones de verano?

Todos los padres hemos necesitado alguna vez, bien por obligaciones laborales o por otros compromisos, de los servicios de una niñera para que los más pequeños se quedaran bajo su supervisión y cuidado. Las niñeras desempeñan un papel fundamental en muchas familias españolas, por eso, posiblemente, sus honorarios son más altos que en el resto de Europa.

canguro

Todos los padres hemos necesitado alguna vez una niñera FUENTE: pxphoto.com

Y es que las niñeras españolas son las mejor pagadas entre los países europeos, ya que, de media, según un estudio realizado por la web de canguros para España “Quiero Canguro“, los padres españoles que recurren a una canguro pagan 7,44 euros por hora; una tarifa que las coloca a la cabeza de Europa en precios, incluso por encima de otros países como Finlandia, Noruega o Dinamarca.

El precio medio de una niñera en todo nuestro territorio es de 7,44 euros la hora. Pero, no en todas las comunidades autónomas se cobra el mismo precio. En algunas resulta más elevado, como es el caso de Cataluña, que llega hasta 8,16 euros la hora; la Comunidad de Madrid, que es de 7,96 euros por hora; y Guipúzcoa, que se sitúa en los 7,94 euros la hora. En el polo opuesto nos encontramos con Comunidades Autónomas como Galicia, que es la comunidad más económica con 6,92 euros la hora, seguida, en ranking más barato, de Murcia, y también Cantabria, con 7 euros la hora.

Sin embargo, por ciudades, San Sebastián es la ciudad más cara de España para contratar un canguro al presentar una tarifa de 9,21 euros/ hora. En segundo lugar aparece Bilbao, con 8,62 euros la hora y Barcelona, 8,16 euros la hora. En el otro lado de la mesa se posiciona Santiago de Compostela, 6,92 euros por hora y Ferrol, con 6,77 euros por hora. Este estudio, también explica que las zonas rurales incrementan también drásticamente sus precios debido a la falta de oferta en estos territorios.

Una niñera cobra, de media, unos 7,44 euros por hora FUENTE: flickr.com

Una niñera cobra, de media, unos 7,44 euros por hora
FUENTE: flickr.com

Aunque en nuestro país siguen siendo los abuelos los principales cuidadores o “niñeros”, son muchos los casos en los que no puede ser así y es necesario dejar a los más pequeños al cuidado de otras personas que, por otra parte, son especialistas en su trabajo. En España hay muchas niñeras con una enorme paciencia, mucha vocación, gran actitud y mucha madurez, aspectos que para los padres son los principales para acabar contratándolas. Una buena cuidadora o niñera siempre ha de tener en cuenta los intereses y necesidades del niño y, siempre que sea posible, debe tener conocimientos básicos sobre las distintas etapas de desarrollo del niño y por supuesto, saber técnicas básicas sobre la alimentación, vestuario, cambio de pañales, juegos adaptados (según la edad del pequeño); además de ser cariñosa, fiable, responsable y educada. Vamos, que a la niñeras también hay que saber elegirlas.

Y es que aunque a veces nos parezca que son caras, realmente, estas personas tienen una gran responsabilidad: el cuidado de nuestros hijos, lo más valioso que tenemos ¿no os parece? Y, muchas niñeras, si pasan mucho tiempo con los peques, marcan para siempre la vida de los niños, y muy posiblemente esos niños son más tarde lo que son, por el amor, el tiempo y enseñanza que, también en buena medida, su niñera les brindó.

Pasar buenos ratos con nuestros hijos y entretenerlos cuando llega el verano es una de las principales preocupaciones de los adultos. Terminan las clases y no sabemos si comprarles juguetes nuevos para que pasen buenos ratos,  si llevarlos de viaje a un campamento, si inscribirlos a clases de arte o deportes, a extraescolares… Pero, hay algo muy importante que a veces se nos escapa y es que los niños ven el mundo de manera más simple de lo que lo hacemos nosotros, por lo tanto, ¡no es tan complicado hacerlos felices en verano y disfrutar con ellos en familia!

No importa que creas que es algo muy sencillo, seguro que tus hijos disfrutarán realizando actividades cotidianas más de lo que te imaginas. Por eso,  te vamos a proponer cinco con las que seguro se lo pasan en grande.

Ir a ver animales de cerca con nuestros hijos es una opción que les encantará FUENTE: pixabay.com

Ir a ver animales de cerca con nuestros hijos es una opción que les encantará
FUENTE: pixabay.com

1.- Ir a ver animales de cerca. No es una sorpresa que los niños pequeños sean fans de todo tipo de animales ya que, son los protagonistas de la mayoría de los cuentos que le leen, de los dibujos que ven o de los peluches que tienen en casa. En casa, son los mejores al imitar los sonidos de los animales: ¡Miau! ¡Guau! ¡Beee!, por eso, nada mejor que verlos en vivo y de cerca. Les hará mucha ilusión, más aún si es una especie que no conocían. La mayoría de los pequeños menores de tres años no le tiene miedo a los animales, aunque sean diez veces más grandes que ellos, como por ejemplo un caballo o un tigre. Así que ir con ellos a un zoo, a una granja o a un parque de animales es una gran opción.

2.- Escuchar música y bailar. A los niños, desde muy pequeñitos, les encanta escuchar música y al hacerlo, su cuerpo comienza a moverse. El baile es una reacción innata en los niños, tienen una predisposición natural a moverse al ritmo de la música y, casualmente, cuanto más sincronizan sus movimientos con la música, más les gusta. Son movimientos que les provocan placer y que suelen ir acompañados de una sonrisa.

Además, nuestros hijos tienen una gran ventaja sobre nosotros los adultos y es que se dejan llevar y no sienten ninguna vergüenza. Esa predisposición les permite disfrutar del baile con mayor libertad porque ellos crecen escuchando música, cantando canciones, y moviéndose al ritmo de la música, lo que les hace tener un mejor sistema sensorial y crear más enlaces en las conexiones neuronales de su cerebro.

3.- Escuchar historias. Los niños se sienten atraídos naturalmente a la fantasía y su imaginación no tiene límites. Les encantan los cuentos y cantar canciones que cuentan historias sencillas. Y es que, lo que no sabemos, es que a través de estas historias, ellos ven reflejada su propia realidad y descubren el mundo que les rodea. Piden las historias porque necesitan comprender muchas cosas. Al fin y al cabo, la finalidad más importante de los cuentos es transmitir el sentido de la vida. Así que os recomendamos que dediquéis tiempo a leer a vuestros hijos, a contarles historias de sus abuelos, de sus hermanos y de cuando ellos era más pequeños.¡Los vais a  hacer muy felices!.

4.- Disfrazarse y ver a personas disfrazadas. Si hasta para los adultos es impresionante ver espectáculos donde las personas van vestidas con trajes llamativos, imagina para los niños pequeños. Para ellos, es como ver en vivo y de cerca a los personajes de sus películas y cuentos favoritos, se emocionan tanto que seguro seguirán hablando sobre eso durante mucho tiempo después.

De igual forma, vestirse con ropa de otras personas, disfrazarse, y representar papeles de otros, los hace sentir creativos y en mundo de fantasía. Si regalas a tus hijos un baúl de ropa vieja o unos disfraces baratos se pasarán muchas horas entretenidos, interpretando diferentes papeles.

Ir a la playa o jugar dentro del agua en una piscina es una de las actividades con las que más disfrutan los peques FUENTE: pixabay.com

Ir a la playa o jugar dentro del agua en una piscina es una de las actividades con las que más disfrutan los peques
FUENTE: pixabay.com

5.- Ir a la playa o jugar dentro del agua en una piscina. La verdad es que ir a la playa es algo que a todas las edades se disfruta, aunque en cada etapa de nuestras vidas se vive una experiencia completamente diferente. En el caso de los niños pequeños es perfecta porque es el lugar donde pueden sentirse libres para correr, gritar, saltar, jugar a la pelota y muchas otras cosas que dentro de casa están limitadas.

Si vives en alguna ciudad que no tenga playas, trata de planear unas vacaciones en la playa mientras tus hijos aún son pequeños. Juega con ellos a hacer castillos de arena, a enterrarse y a hacer pelotas de arena. Estas actividades en familia serán memorables para tus pequeños.

Y si no puedes ir a la playa, haz que jueguen dentro del agua en una piscina o que llenen globos con agua y organicen unas “guerras”, o que se disparen con pistolas de agua o, simplemente, que jueguen  con una manguera mientras riegan las plantas.

Os recomendamos poner en práctica estas cinco cosas con vuestros hijos. ¡El verano será para ellos mucho más divertido!