Archivos de la categoria ‘Lactancia’

Hay varias circunstancias en las que una madre puede necesitar extraer su leche. Dependiendo de la razón que tenga cada madre, unas optarán por la extracción de leche manual y otras por la extracción mecánica. Hoy, vamos a hablaros de la primera de ellas, la extracción de leche manual, porque muchas de vosotras nos lo habéis pedido y no sabéis bien cómo hacerlo.

En primer lugar, la madre debe entender que necesita varias sesiones de extracción manual para dominar la técnica y para obtener suficiente leche. Una vez que la madre la ha dominado, esta técnica puede resultar una forma muy conveniente, rápida y muy eficaz, ya que la extracción manual de leche puede hacerse en un pecho mientras el bebé amamanta en el otro o se puede hacer en ambos pechos a la vez.

La extracción manual de leche puede hacerse en un pecho mientras el bebé amamanta en el otro FUENTE: pixabay.com

La extracción manual de leche puede hacerse en un pecho mientras el bebé amamanta en el otro
FUENTE: pixabay.com

Lo más importante para obtener una buena cantidad de leche es que la madre estimule el reflejo de bajada (o eyección) de la leche (esto también es importante si se usa un sacaleches). Si el reflejo de la bajada de leche no se estimula, la madre solo obtendrá una pequeña cantidad de leche. Con el fin de mejorar las posibilidades de una bajada de leche efectiva la madre debe extraer su leche en un ambiente familiar, sentirse cómoda y reducir al mínimo las distracciones; concentrarse en su bebé (ya bien pensando en él o mirándolo de cerca); masajear el pecho antes de empezar, utilizar un movimiento rítmico al tiempo que extrae la leche de la misma forma de la que el bebé succiona y cambiar de pecho cuando el flujo de leche disminuye.

Para la técnica de extracción manual, lo mejor es proceder de la siguiente forma:

  • Primero es necesario lavarse las manos y tener un recipiente esterilizado, limpio y seco.
  • Antes de comenzar la extracción de la leche, la madre debe comenzar masajeando los pechos suavemente con el fin de mover la leche por los conductos y estimular el reflejo de eyección de la leche. Los movimientos del masaje deben de hacerse de forma circular y hacia la areola.
  • A continuación, se debe agarrar el pecho con la mano en forma de letra C. El pulgar debe ponerse sobre el pecho y el índice debajo del pecho de forma opuesta al pulgar. Ambos dedos deben estar alejados del pezón, por encima de la areola o justo sobre la areola si ésta es muy grande. Si los dedos agarran el pezón la madre no obtendrá leche suficiente (o ninguna) y le causará dolor.
  • Presionar el pulgar y el dedo juntos hacia la pared torácica, luego tirar juntos hacia el pezón y finalmente liberar. Repetir la acción de forma rítmica (presionar y liberar). La leche comenzará a gotear y puede llegar a salir en chorro.
El pezón no se debe presionar porque le causará daño a la madre y no obtendrá leche  FUENTE: pixabay.com

El pezón no se debe presionar porque le causará daño a la madre y no obtendrá leche
FUENTE: pixabay.com

  • Una vez el chorro de leche empieza a disminuir, la madre debe rotar los dedos alrededor del pecho y repetir la misma técnica por todos los segmentos del pecho (todos los 360º del pecho) hasta que empiece a obtener muy poca leche de ese pecho.
  • Como ya se ha mencionado, el pezón no se debe presionar porque le causará daño a la madre y no obtendrá leche materna. La madre debe también evitar el deslizar sus dedos sobre la piel porque puede dañar el tejido subyacente.
  • Extraer la leche de cada pecho durante 3-5 minutos hasta que el flujo empieza a disminuir, entonces cambia al otro pecho. Haz lo mismo en cada pecho de nuevo. El proceso completo durará unos 20-30 minutos.

La extracción de leche manual es una sencilla técnica para extraer la leche materna, tan sólo hay que cogerle el punto poco a poco.

Has estado esperando este día durante meses y, por fin, llega el momento en el que, finalmente, conoces a tu bebé. Pero como muchos padres primerizos, es posible que no tengas una idea clara de cómo será ese encuentro y de cómo será ese primer día del bebé. Para ayudarte, te vamos a dar algunas pistas, te lo vamos a intentar contar lo mejor posible.

Durante el primer día de su nacimiento, el bebé se someterá a pruebas de salud FUENTE: pixabay.com

Durante el primer día de su nacimiento, el bebé se someterá a pruebas de salud
FUENTE: pixabay.com

Normalmente los bebés cuando nacen son pequeños, muy pequeños y nacen mojados. Su cabeza puede tener (aunque no siempre) una forma levemente puntiaguda, algo que se produce por haber pasado el canal de parto, pero esto será algo temporal, su cabeza tendrá un aspecto redondeado a medida van pasando los días.

También es posible que el bebé no logre extenderse por completo, piensa que ha pasado nueve meses con sus piernas y sus brazos doblados a la altura de sus rodillas y sus codos. Todo su desarrollo se ha dado en un espacio muy estrecho. Pero, conforme vaya transcurriendo el tiempo se enderezará y adquirirá una posición prácticamente normal.

Todos los padres tenemos la costumbre, muy bonita, de pasar horas mirando los dedos de sus manos y de sus pies, y veréis que sus uñas son muy finas y delicadas, a veces son mucho más largas de lo imaginable. La piel también os generará curiosidad, en algunos casos, será bastante roja y en otros más rosada. Algunos bebés pueden nacer con una capa de color blanco llamada vérnix caseoso, que tiene la función de proteger a la piel del contacto con el líquido amniótico. La capa será eliminada con el primer baño del bebé, no os preocupéis. Otros pequeños nacen muy arrugados, especialmente los prematuros. El pelito es fino y suave, el pelo con el que nacen se denomina lanugo y se irá cayendo después de un par de semanas.

Muchos recién nacidos pueden tener manchas blanquitas en la piel, que desaparecerán pasados unos días. El médico se encargará de revisar al bebé en las primeras 12 y 24 horas después del parto, para verificar que las manchas (si las tiene) sean totalmente normales.

El aspecto que tiene el bebé al nacer cambiará mucho en las semanas siguientes FUENTE: pixabay.com

El aspecto que tiene el bebé al nacer cambiará mucho en las semanas siguientes
FUENTE: pixabay.com

No olvidéis que el aspecto que tiene el bebé al nacer cambiará mucho en las semanas siguientes, a medida que vayan pasando los días.  Sus extremidades se comenzarán a estirar, el tono de la piel cambiará, lo mismo que su pelo y las manchitas de su cuerpo ya no se verán. Además, no os preocupéis porque a los recién nacidos se les realizará una serie de estudios el primer día que nacen  y se los evaluará mediante la denominado test de Apgar (entre otras cuatro pruebas más que se hacen a los bebés nada más nacer), con el fin de determinar su estado de salud. Estas son pruebas de rutina que se les hacen a todos los pequeños, para medir los signos vitales y su capacidad de respuesta. Las pruebas verifican cinco puntos: respiración, color, ritmo cardíaco, actividad y tono muscular, además de la respuesta refleja con muecas.

El primer día con el bebé podrá resultarte desconcertante. Durante todo el embarazo has soñado con este momento, pensando cómo sería tu primera noche como madre. Pero una vez que estás con él, lo más importante es que te lo coloques sobre tu pecho nada más nacer y le relajes para reforzar vuestro vínculo afectivo, iniciado durante el embarazo. Además, hacerlo favorece la predisposición del bebé a buscar el pecho y la de la madre a producir leche, algo que después os ayudará en el comienzo de la lactancia y de una vida juntos.

Un banco de leche materna es un centro especializado que, además de concienciar a la sociedad sobre la importancia y el valor de la lactancia materna, recoge, analiza, procesa, hace controles de calidad y distribuye leche materna. Puede haber diferencias logísticas según se trate de un banco independiente o integrado en un hospital, e incluso entre bancos de un mismo tipo, pero los rasgos generales son los mismos y lo que es cierto es que no entran en contradicción con la lactancia materna, sino que contribuyen a su mayor éxito.

Todas las madres que deciden hacerse donantes de leche deben realizar una entrevista con el personal del banco de leche materna, en la cual:

  • Se le realiza un cuestionario, para conocer la existencia de enfermedades transmisibles, enfermedades agudas, hábitos tóxicos y consumo regular de medicamentos.
  • Firma el consentimiento informado de la donación de leche.
  • Se le realiza un análisis de sangre, de para descartar la existencia de alguna infección por Hepatitis B, Hepatitis C, HIV y sífilis.
Con los Recipientes de Conservación SoftFlex™, se conserva de forma conveniente la leche materna FUENTE: chupetitos.com

Con los Recipientes de Conservación SoftFlex™, se conserva de forma conveniente la leche materna
FUENTE: chupetitos.com

Si la extracción se realiza en el domicilio, en la mayoría de los casos se proporciona a las donantes:

  • Un extractor manual.
  • Envases de recogida. Como pueden ser, por ejemplo, los recipientes de conservación SoftFlex™, que conservan de forma conveniente la leche materna, ya que incluyen un sistema de conservación del que se pueden fiar, es higiénico y fácil de usar.
  • Etiquetas identificativas.
  • Un manual de instrucciones para realizar correctamente el proceso.

La leche es recogida por la donante en su propio domicilio, según las instrucciones recibidas, y almacenada en su congelador doméstico particular, en los envases proporcionados por el banco de leche materna. Por norma general, se recomienda que antes de 15 días de su obtención, la leche materna extraída sea transportada congelada al banco de leche materna, donde se mantiene congelada hasta su procesamiento. El transporte bien lo realiza la madre o alguna persona de su confianza, o bien ésta contacta telefónicamente con un servicio de recogida implementado por el banco.

La leche se descongela a 4ºC y se manipula en cámara de flujo laminar (en condiciones estériles). Se toman muestras para estudio microbiológico. Se descartan aquellas que muestren la presencia de patógenos potenciales o un exceso de flora saprófita.

Todas las madres que deciden hacerse donantes de leche deben realizar una entrevista con el personal del banco de leche materna FUENTE: pixabay.com

Todas las madres que deciden hacerse donantes de leche deben realizar una entrevista con el personal del banco de leche materna
FUENTE: pixabay.com

La composición nutricional de la leche materna no es constante en todas las madres, sino que varía en función de la edad, del tipo de dieta, de las características genéticas e, incluso, en cada madre, la composición en nutrientes de la leche no es constante, sino que varía a lo largo de cada toma, del día y de las distintas semanas de lactancia.

Debido a la elevada variabilidad nutricional, la leche válida procedente de diferentes madres se mezcla para obtener un producto más homogéneo. La leche se reparte en envases y se pasteuriza y, una vez pasteurizada, se toma una muestra para estudio microbiológico. También hay algunos bancos de leche materna que realizan una valoración nutricional.

Por último, los envases se conservan debidamente etiquetados en el congelador, con la seguridad de que la leche materna procesada en el banco de leche conserva, en gran medida, las propiedades nutritivas e inmunológicas que hacen de la leche humana un producto insustituible a la hora de hablar de la alimentación de los bebés o de los bebés prematuros.

Investigadores de la Universidad de Lund, en Suecia, han estudiado el potencial de la leche materna como una posible fuente de tratamiento del cáncer en adultos. El estudio, del que se han hecho ya ensayos ‘in vitro’ e ‘in vivo’, ha descubierto que la unión de una proteína componente de la leche, la lactoalbúmina, con un ácido graso induce la muerte de las células tumorales, respetando a las células sanas.

La unión de la lactoalbúmina con un ácido graso induce la muerte de las células  del cáncer FUETE: pixabay.com

La unión de la lactoalbúmina con un ácido graso induce la muerte de las células del cáncer
FUETE: pixabay.com

Al parecer, esta proteína une sus fuerzas con un ácido graso y forma un nuevo componente llamado “Hamlet” (del inglés Human Alpha-lactalbumin Made Lethal to Tumor cells). Esta nueva “sustancia” se convierte en un arma letal para aquellas células tumorales que son las que provocan el cáncer, al mismo tiempo que deja intactas aquellas células que se presentan sanas. Eso sí, es una sustancia que se consigue modificando en laboratorio la lactoalbúmina de la leche materna. Sin esta modificación, el efecto de destrucción de las células cancerígenas no se lleva a cabo, por lo que no ingerir la leche materna tal cual, sin esa modificación, no tendría los mismos resultados sobre los enfermos de cáncer. De hecho, a los enfermos, en las pruebas llevadas a cabo, se les administraban la sustancia modificada, concentrada y mediante una jeringa cada 8 horas.

La primera zona afectada por cáncer, y en la que se ha detectado mayor sensibilidad y mejores resultados en este tratamiento, ha sido en la vejiga. Los pacientes que han querido someterse a este tratamiento han podido comprobar como, en sólo cinco días, las células malignas eran eliminadas a través de la orina, viendo como tanto el tamaño y la apariencia de los tumores mejoraba. Y sólo fue con la sustitución de sus medicamentos habituales por otra medicación compuesta por ingredientes de leche materna.

El estudio ha dado muy buenos resultados en el tratamiento del cáncer de colón y de vejiga FUENTE: pixnio.com

El estudio ha dado muy buenos resultados en el tratamiento del cáncer de colón y de vejiga
FUENTE: pixnio.com

Otra zona que se vio afectada por sus beneficios fue la del colon. En esta ocasión el estudio se realizó con ratas de laboratorio, y se ha comprobado que en poco tiempo los tumores reducían su tamaño hasta el 60%. Lo que lleva a pensar que seguir investigando en esta línea puede abrir nuevas ventanas de esperanza hacia la curación de una enfermedad tan tremenda como es el cáncer. Y es que las futuras investigaciones se basarán en estas premisas para desarrollar fármacos que disminuyan el riesgo de tumores en las personas más vulnerables o con más antecedentes. El objetivo del equipo de estos investigadores suecos es llevar a cabo un ensayo clínico a gran escala con una muestra significativa de pacientes, poniendo el foco en aquellos tipos de cáncer para los que aún no se ha definido una cura totalmente efectiva.

Lo cierto es que este tipo de estudios abren una ventana a la esperanza. Y, por eso, nos gusta compartirlos con todos vosotros porque lo que deseamos es que este descubrimiento constituya una nueva posibilidad de cura para los adultos y también para los niños afectados por esta enfermedad. Todas las investigaciones que se generen al respecto siempre serán bienvenidas.

Todos sabemos que la leche materna es el mejor alimento que le podemos a nuestro bebé desde que nace. Pero, seguro que muchas veces os habéis preguntado qué es lo que la hace especial para que sea así y cuál es la diferencia que hay respecto a las leches de fórmula para que todos los pediatras recomienden antes la leche materna. Pues bien, los nutrientes de la leche materna son la clave.

 FUENTE: es.m.wikipedia.org

La leche materna es el mejor alimento que le podemos a nuestro bebé desde que nace
FUENTE: es.m.wikipedia.org

La leche materna está compuesta de grasas, carbohidratos, proteínas, vitaminas, minerales y agua. Las proporciones de estos nutrientes son exactas para garantizar el pleno crecimiento y desarrollo de tu bebé, por ello es que la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros de vida. Pero, ¡atención! porque hay otros componentes que la hacen realmente especial y única. ¿Quieres saber cuáles son?

1.- El DHA (ácido docosahexaenoico) es un tipo de ácido graso que también está de forma natural en la leche materna y otros alimentos. Gracias a este ácido, durante el primer año de vida, tu bebé mejora su desarrollo cognitivo, verbal y motriz. Además, este componente resulta básico para que los bebés prematuros estén perfectamente nutridos.

2.- Los neuronutrientes. Son aquellos que, también, se conocen como nutrientes esenciales, con la diferencia de que aunque no pueden ser sintetizados por el organismo, resultan ser necesarios para su desarrollo y funcionamiento. En la leche materna son esos minerales como el yodo, hierro, codina y zinc, entre otros.

3.- Por último, se encuentra la membrana del glóbulo de grasa de la leche (MFGM, por sus siglas en inglés). Ésta, aunque se conoce desde hace mucho tiempo, ha tomado mayor relevancia porque además de ser un componente bioactivo de la leche materna es fuente de lípidos y proteínas bioactivas. A ella se le reconoce la relación que tiene en el desarrollo del sistema nervioso y el sistema inmune de tu bebé, además de que favorece el desarrollo emocional y mental, junto a otros nutrientes.

La leche materna contiene nutrientes esenciales para el desarrollo físico, emocional y cognitivo del bebé FUENTE: Wikimedia Commons

La leche materna contiene nutrientes esenciales para el desarrollo físico, emocional y cognitivo del bebé
FUENTE: Wikimedia Commons

Expertos en nutrición infantil, han explicado recientemente en algunos estudios, que explicó que la membrana del glóbulo de grasa de la leche es un componente bioactivo de la leche y se encuentra tanto en la leche humana como en la de vaca; su composición de lípidos y proteínas es similar y se ha demostrado que posee importantes beneficios en la población infantil.

Ahora que conoces algo más sobre los componentes de la leche materna ¿te animas a hacerlo o a seguir haciéndolo? Recuerda que amamantar a tu bebé no sólo le garantiza una buena nutrición, sino que contribuyes en su desarrollo emocional y mental. Así que, disfruta de ese tiempo porque, sin duda, le estás ofreciendo a tu bebé el mejor alimento y el más adecuado a sus necesidades.

Si sois de las que alimentáis a vuestro bebé con leche de fórmula porque no podéis, por los motivos que sean, darles el pecho, debéis tener en cuenta una cosa que seguro en más de una ocasión os habréis preguntado: ¿es bueno guardar la leche que nos sobra en el biberón?

Si esta pregunta se la habéis hecho a vuestro pediatra, que es el que mejor os puede guiar en la alimentación que más conviene al bebé, seguro que os h comentado que cuando preparéis el biberón sigáis las pautas que marque cada fabricante y no os excedáis en las dosis recomendadas porque la leche que sobre en el biberón nunca se debe guardar.

La leche que sobre en el biberón nunca se debe guardar porque puede contaminarse con gérmenes FUENTE: Wikimedia Commons

La leche que sobre en el biberón nunca se debe guardar porque puede contaminarse con gérmenes
FUENTE: Wikimedia Commons

Al igual que sucede cuando le preparas el biberón a tu bebé porque ya se acerca la hora de su toma y pronto te lo estará reclamando, es importante no hacerlo con demasiada antelación. Es es el caso, por ejemplo, de las tomas nocturnas. Por muy práctico que nos resulte dejarlo preparado antes de ir a dormir y colocarlo en el calientabiberones para que se mantenga a buena temperatura, no es la mejor opción.

Pues, algo parecido sucede con los restos sobrantes del biberón que ha tomado el bebé porque hay veces que sobran, ya que no siempre tiene la misma hambre y puede que las cantidades varíen en función del apetito que tenga en ese momento. La leche que haya sobrado hay que tirarla. Piensa que puede haberse mezclado con algunos microbios y este líquido es muy propenso a contaminarse fácilmente y a coger gérmenes.

Por otro lado, el agua que vayamos a utilizar siempre hay que hervirla, incluso aunque sea embotellada, así se destruyen las posibles bacterias que contenga la leche en polvo. Tampoco es convenientes que se hierva más de un minuto ya que se concentrarían los minerales contenidos en el agua, creando algún problema en el bebé.

Cuando salgas de paseo, es mejor que lleves un termo con el agua calentita y un dosificador con la leche en polvo. No te lleves el biberón ya hecho, mejor lo preparas en el momento en el que lo reclame tu pequeñín. El termo portalíquidos Termaline de Bebe Due os puede venir genial. Gracias a su doble sistema de vertido, a su práctica válvula de líquidos que se bloquea por pulsación y a su doble pared interior de acero con cámara de vacío, proporciona un máximo rendimiento térmico a la vez que lo hace irrompible.

El termo portalíquidos de Bebe Due mantien el agua caliente durante 8 horas para que prepares correctamente el biberón FUETE: chupetitos.com

El termo portalíquidos de Bebe Due mantien el agua caliente durante 8 horas para que prepares correctamente el biberón
FUETE: chupetitos.com

Está fabricado con acero inoxidable de la más alta calidad y con materiales atóxicos. Tiene una capacidad de 300 ml y sus medidas son: altura 19.5 cm. x diámetro 6.5 cm. Incluye una guía de nutrición y una bolsa porta termos y destaca por mantener hasta 8 horas la temperatura del líquido introducido frío o caliente. En la web de Chupetitos lo podéis comprar por tan sólo 15,57 euros.

Tomar precauciones en la alimentación de nuestros hijos es lo mejor porque su salud depende de ellos. ¡Ya lo sabes! No guardes las sobras de una toma para otra, ni siquiera en la nevera. A partir de la hora desde el inicio de la toma, la leche sobrante del biberón debe ser desechada.