Archivos de la categoria ‘Salud y Bienestar’

Los bebés que roncan al dormir no siempre se encuentra bajo un problema. Muchos, o la mayoría de los niños roncan al dormir ocasionalmente. En algunos casos, los bebés que roncan están perfectamente sanos. Pero, existen ronquidos que pueden deberse a que el bebé tenga un problema de sueño o alguna dificultad en la respiración.

El ronquido en los bebés no es peligroso, pero si se acompañan de otros síntomas es necesario consultar con el pediatra. Por eso, te queremos dar algunas pistas, para que sepas discernir y no te asustes. Los bebés pueden roncar por estar resfriados o porque un catarro ha hecho que se le obstruyan de manera parcial las vías respiratorias. Si este es el motivo, en pocos días el bebé dejará de roncar, especialmente si el médico nos aconseja la mejor manera de dejar las vías lo más despejadas que se pueda; algo que puede conseguirse fácilmente con lavados nasales antes de irse a dormir.

Los bebés que roncan al dormir no siempre se encuentra bajo un problema grave de salud FUENTE: pixabay.com

Los bebés que roncan al dormir no siempre se encuentra bajo un problema grave de salud
FUENTE: pixabay.com

Alrededor del 20% de los pequeños que roncan pueden estar sufriendo un trastorno respiratorio y los ronquidos son un primer síntoma al que se debe estar atento. Se podría estar frente al denominado síndrome de apnea hipopnea del sueño, en estos casos los ronquidos van acompañados de una suspensión de la respiración por unos pocos segundos. Otra manera, de darse cuenta de este trastorno es ver que el pequeño transpira mucho mientras está durmiendo o si adopta extrañas posturas.

Cuando este problema continua hasta la edad escolar podría darse un bajo rendimiento escolar, problemas de atención, falta de apetito y enuresis nocturna. Si notamos que los ronquidos son un síntoma de este problema es importante consultar con el pediatra, para que realice a nuestros hijos los exámenes y exploraciones necesarios para verificar o no, el cuadro.

En otros casos los bebés puede que ronquen porque el paso del aire se ve obstruido cuando circula por las vías respiratorias, por las amígdalas (que son muy grandes) o por vegetaciones. También se podría tener problemas en la cavidad bucal o en la mandíbula. En este caso, también es muy conveniente prestar atención a esos ronquidos, ver si se mantienen a lo largo del tiempo, si generan problemas en el sueño y alteran el descanso o si repercuten durante las actividades del día. En cualquiera de estos casos, te aconsejamos buscar ayuda de un profesional.

Lo más normal, es que nuestro bebé ronque porque coincide que tiene un resfriado o un catarro FUENTE: pixabay.com

Lo más normal, es que nuestro bebé ronque porque coincide que tiene un resfriado o un catarro
FUENTE: pixabay.com

Y, por último, y puede que sea lo más habitual y lo más normal, es que nuestro bebé ronque porque coincide que tiene un resfriado o un catarro. Si el pequeño ronca de forma frecuente, sin estar ni resfriado ni acatarrado, es cuando debemos hablar con el pediatra. Si bien parece difícil de encontrar una solución esto no es imposible. Afortunadamente, los ronquidos irán disminuyendo de manera gradual a medida que van pasando los días y, de esta forma, se recuperará el tan apreciado silencio nocturno que tanto nos ayuda a descansar a todos.

Ahora bien, si quieres unos consejos, para ayudar a tu bebé a respirar bien también puede ser útil mantener la temperatura humedad adecuadas en la habitación del peque, mantener la nariz del niño siempre limpia (incluso con la ayuda de soluciones fisiológicas), mantener una buena postura mientras duerme y enseñar a los niños a realizar ejercicios de respiración, conforme van siendo más mayores.

Desde el momento en que nace un bebé, nos preocupamos por darle los cuidados que necesita, en especial en lo que se refiere a su higiene, su salud y su bienestar. Cuidamos su piel con productos especiales, le curamos el cordón umbilical, comprobamos a menudo que sus uñas están con el largo adecuado para que no se arañen, les proporcionamos masajes para que descansen y no tengan gases, pero ¿y su pelo?. El suave pelo del bebé también necesita de cuidados especiales y de una atención.

El pelo del bebé también necesita ser cuidado de forma especial FUENTE: pixabay.com

El pelo del bebé también necesita ser cuidado de forma especial
FUENTE: pixabay.com

Por eso, hoy vamos a desvelarte algunos consejos sobre cómo cuidar el pelo del bebé desde que nace hasta que se va haciendo más mayor. En primer lugar, hemos de comentaros que el pelo del recién nacido no es el mismo que tendrá unos meses más tarde. En algunos casos, los bebés recién nacidos son calvos, en otros vemos bebés con una gran mata de pelo, generalmente encontramos pequeños que están en un punto intermedio. Su pelo normalmente será suave y muy finito y cubrirá parcialmente su cabeza.

Cuando el bebé nace está cubierto por la vérnix caseosa, una sustancia sebácea que puede quedar en su piel, en su pelo. El color de su cabello estará determinado por los genes heredados de la madre y del padre pero nadie podrá garantizar que tendrá un aspectoespecífico. A medida que pasen los meses, el pelo cambiará gracias a las células que son las responsables de su color, lo mismo que sucederá con el color de sus ojos. Su pelo nuevo tendrá, seguramente, una textura y un color diferente al de sus primeras semanas.

No debes temerle a su primer corte de pelo, sabemos que existen algunos mitos vinculados al tema pero ninguno de ellos tiene fundamentos científicos. Podrás cortarle el pelo al pequeño sin que esto le genere ningún tipo de daño, un buen corte no será para nada perjudicial.

Los expertos en la materia señalan que los bebés comenzarán a desarrollar los folículos de su pelo durante el sexto mes de gestación. De hecho, es frecuente ver en las ecografías el crecimiento del cabello de los niños. Cuando nacen sus cabezas se encontrarán cubiertas de una pelusa que, a medida pasen los días, será reemplazada por el pelo definitivo, el que será más fuerte y tendrá más textura. Cada niño es diferente, algunos nacerán con mucho pelo, otros con menos y algunos serán prácticamente calvos.

Un punto clave es establecer un correcto hábito de higiene, desde muy pequeños los bebés deberán disfrutar de ese momento. Sin importar la cantidad de pelo, durante el día se acumulará transpiración, lo que hará necesario un buen baño en el que se incluirá un champú acorde a su edad que evite la irritación de los ojos. Si notamos que el bebé se incomoda o llora en el momento de lavarle la cabeza tendremos que cantarle, hablarle, distraerlo, así se acostumbrará a este importante hábito de higiene que lo acompañará para toda su vida. También podemos recurrir a prácticos accesorios que nos faciliten la tarea, como los aclaradores de pelo de Munchkin con los que no les entrará más agua en los ojos, gracias a su borde suave. Su asa ergonómica única facilita el correcto enjuague del pelo del bebé y su gran capacidad de agua proporciona un mejor aclarado. En la web de Chupetitos, los tenéis disponibles en colores rosa y azul y a un precio de tan sólo 4,75 euros.

Con los aclaradores de pelo de Munchkin no entrará más agua en los ojos de tu bebé FUENTE: chupetitos.com

Con los aclaradores de pelo de Munchkin no entrará más agua en los ojos de tu bebé
FUENTE: chupetitos.com

Cuando los bebés se hacen mayores, también se puede complementar la función del champú con un acondicionador que ayude a desenredar el cabello. Al pelo con tendencia a enredarse (sobre todo los rizos) se le debe pasar un cepillo o peine de púas anchas, con mucho cuidado, para evitar causar dolor en el pequeño y hacer que el cuidado del pelo se convierta en un momento desagradable para el pequeño.

Asimismo, hay que tener en cuenta, por último, que la salud del cabello del bebé depende de la raíz, la zona que está debajo de la piel. Y, por lo tanto, ésta no debe verse afectada por la humedad ni por otros factores como, por ejemplo, lavar el pelo con mayor o menor frecuencia. La humedad sí afecta, sin embargo, al tallo piloso, la parte del pelo que emerge de la epidermis. Esto se debe a que el agua dilata las células cuticulares, lo que hace que, al peinarlo, atarlo o apoyarlo sobre otra superficie, la fricción sea mayor cuando está mojado que cuando está seco.

Como veis, el pelo del bebé también necesita cuidados especiales, pero con estos consejos seguro que lo haréis muy bien.

Cuando decidimos llevar a nuestro bebé a una guardería, tenemos que estar preparados y ser conscientes de que el primer año se va a contagiar y puede pasar temporadas de estar muchos días en casa. Sobre todo, al final de la temporada de invierno, tenemos la sensación de que los pequeños han pasado más tiempo malitos que sanos, más días en casa que en el cole. Los pediatras llaman a esto el síndrome de la guardería y la mayoría de contagios se producen por el chupete de los pequeños. Pero, ¿se puede minimizar el riesgo del contagio de enfermedades en la guardería por el chupete?

El intercambio del chupete es la causa más comuún del contagio de enfermedades en la guardería FUENTE: pixabay.com

El intercambio del chupete es la causa más común del contagio de enfermedades en la guardería
FUENTE: pixabay.com

Los contagios alcanzan a casi al 80% de los niños que comparten el mismo espacio. Los virus y bacterias más comunes son los que afectan a las vías respiratorias y producen catarros, rinofaringitis, bronquitis, neumonías, laringitis y también problemas gastrointestinales. Esto ocurre porque los pequeños aún tienen un sistema inmunológico inmaduro, pero también porque lo chupan todo, intercambian chupetes y es difícil mantener la higiene.

El contagio se puede evitar con una buena prevención, especialmente, con el accesorio que más utilizan: el chupete.

Una ventaja de los niños es que igual que enferman suelen curarse fácil y rápidamente. Sin embargo, los padres, cuidadores y maestros podemos hacer mucho para reducir los contagios y ahorrarles problemas:

1. Lavarnos muy a menudo las manos, de manera concienzuda, y hacerlo siempre antes y después de preparar o dar comidas, de cambiar pañales, de ir al baño, de tocar superficies sucias… es fundamental.

2. Mantener la higiene en suelos, mobiliario, utensilios de cocina, juguetes, chupetes, ropa, etc, también es muy importante. Las superficies donde se cambian pañales deben higienizarse entre usos o, en su defecto, deben cubrirse con un papel que se cambie después de cada uso. Si la superficie se moja o se ensucia se debe limpiar y desinfectar.

3. Ventilar bien las habitaciones y hacerlo a diario es otro requisito indispensable.

4. Enseñar hábitos de higiene a los niños, les ayudará a no contraer enfermedades. Por ejemplo, enseñarles que no hay que chupar las cosas, no compartir vasos ni chupetes, sonarse con pañuelos desechables y tirarlos a la basura.

5. Utilizar chupetes personalizados con el nombre, para evitar que se confundan, es otra gran solución. Hay que procurar que los pequeños no los usen mientras juegan para que uno no se lo arrebate a otro (algo muy habitual) y esto es más fácil si se sabe de quién es el chupete porque lleva su nombre.

Personalizar el chupete evita que se confunda y, por lo tanto, el contagio de enfermedades FUENTE: chupetitos.com

Personalizar el chupete evita que se confunda y, por lo tanto, el contagio de enfermedades
FUENTE: chupetitos.com

6. Guardar los chupetes en las cajas portachupetes  cuando no los utilicen permitirá conservar los chupetes sin que queden sueltos y reducirá el riesgo ante posibles infecciones.

7. Comprar chupetes que cumplan con la normativa Europea (como los que tienen en Chupetitos, por ejemplo) facilitará las cosas, ya que estos se pueden esterilizar con diversos sistemas sin riesgo de rotura o imperfectos.

8. Dejar a los niños en casa cuando tengan síntomas de estar malitos y avisar a la escuela para que extreme las precauciones con el fin de evitar contagios y para cortar la cadena de propagación , será otra medida que podremos tomar.

Es cierto que muchas veces no se puede evitar determinados contagios porque los niños están gran parte del tiempo con otros que pueden estar incubando algo. Pero nunca está de más tener en cuenta estos consejos para protegerles en las guarderías.

En ocasiones, muchos padres nos hemos visto en esta situación de dar un medicamento al niño, ya sea antibiótico, antipirético o antiinflamatorio y segundos después, el niño lo vomita todo. Hoy quiero ofreceros algunos consejos para que no lo hagan, a pesar de que también es cierto que muchas medicinas no suelen tener un sabor agradable y esto, normalmente, provoca el rechazo de los niños.

Es bueno dar la medicina antes de la comida para evitar que la vomiten FUENTE: chupetitos.com

Es bueno dar la medicina antes de la comida para evitar que la vomiten
FUENTE: pixabay.com

Si vuestros hijos vomitan después de haber tomado la medicación, lo mejor es que no os pongáis nerviosos y toméis con calma la situación. Si sabéis que vuestros peques son propensos al vómito, podéis consultar con el pediatra si existen opciones de medicamentos que no sean por vía oral.

Si estamos frente a un cuadro en el que el pequeño es alérgico a alguno de los componentes que tiene un medicamento o vomita frente a un medicamento específico o al tomar cualquier fármaco, independientemente de su enfermedad, también deberíamos consultar con el médico acerca de otras opciones de medicamentos para tratar la enfermedad que afecta al pequeño, proporcionando otra medicina diferente.

Pero, si como decía al principio, el vómito se produce porque el sabor del medicamento no es agradable o por sugestión propia de los niños, entonces, hay algunos trucos que pueden evitar, en cierta medida, que ocurra esto:

1- Podemos darle la medicina antes de la comida.

2- Podemos acompañarlo con un zumo o refresco que le resulte agradable de sabor, pero no debemos mezclarlo con grandes cantidades de líquido.

3- También podemos mezclarlo en alimentos como un vaso de yogur, natillas o incluso en una papilla de frutas.

4- Para los puntos 2 y 3, ten en cuenta el sabor. Busca un alimento con un sabor muy agradable e intenso para el niño que suele aceptar siempre. Lo típico es el dulce. Y mézclalo con la cantidad suficiente para que no note que el medicamento va en él. Pero, también, piensa en algo de sabor parecido que al niño le guste. Por ejemplo, para jarabes con sabor a fresa busca un yogur “de fresa.

5- Si le administras con jeringuilla la medicación, colócala en un lateral de la boca, así no le entrará directamente en la garganta y evitarás la arcada.

6- Algunas medicinas se presentan en la versión supositorio, una ventaja para esos niños que seguro vomitan con los medicamentos.

Si le das con jeringuilla la medicación, colócala en un lateral de la boca y evita el vómito FUENTE: flickr.com

Si le das con jeringuilla la medicación, colócala en un lateral de la boca y evita el vómito
FUENTE: flickr.com

La mayoría de los medicamentos se absorben entre 10 minutos y una hora después de tomarlos. Si un niño vomita el medicamento de forma inmediata y echa un vómito abundante (no lo escupe), podemos asumir que lo ha expulsado por completo. Ante eso, si el medicamento es importante en el tratamiento, por ejemplo un antibiótico, podemos volver a darle de nuevo la dosis completa. Estos medicamentos en su mayoría se dan a dosis muy inferiores a las que pueden generar intoxicación y por tanto aunque se haya absorbido algo y lo sumes a una nueva dosis completa, no suelen generar problemas. Pero ante la duda, lo adecuado es consultar en cada medicamento concreto. Si hace más de una hora que lo ha tomado, yo suelo asumir que lo ha absorbido ya y la dosis no debe repetirse.

Y tú, ¿tienes algún truco para que tu hijo tome los medicamentos sin vomitarlos? ;-)

La caries dental en los bebés y niños pequeños, a menudo se conoce como ‘caries del biberón’ o caries de infancia temprana. Normalmente, se produce  cuando las bacterias de la cavidad oral se alimentan del azúcar de los zumos y la leche y afecta a sus dientes. Este daño puede decolorarlos e incluso dejarlos negros y puede causar también erosión en los dientes de leche. Si te estás preguntando si hay forma de prevenir la caries del biberón, te diré que sí.

No dejes que tu bebé se duerma con el biberón en la boca si quieres evitar las caries FUENTE: blogthinkbig.com

No dejes que tu bebé se duerma con el biberón en la boca si quieres evitar las caries
FUENTE: blogthinkbig.com

Aquí tienes cinco formas de hacerlo:

1.- En primer lugar, es muy importante tener la cavidad bucal de los bebés sanos. Los odontólogos aconsejan limpiar con un paño húmedo su cavidad bucal después de cada comida, así se podrá quitar la placa bacteriana y, además, además le estaremos ofreciendo un masaje relajante que al bebé le encantará. Por tanto, como adultos deberemos trasmitirles a los niños la importancia, desde muy pequeños, de llevar una correcta educación dental. Tendremos que enseñarles cuál es la mejor técnica para un cepillado. Cuando son pequeños deberán tener nuestra supervisión, con el paso de los años habrán adquirido este hábito sin ningún problema. Si tienes dudas de cuándo introducir el flúor en su limpieza dental te aconsej0 que consultes con el dentista.

2.- Es muy importante realizar controles con el odontopediatra de manera regular. Así se podrá saber el estado de salud bucal de los niños y prevenir distintos problemas porque, sin duda, los malos hábitos son grandes aliados para la aparición de las caries de biberón. Es normal que el niño se duerma con el biberón en su boca o, cuando llora, que se le moje el chupete en algo dulce, esto puede ser muy malo para la dentición de los niños. Lo mejor es dar a nuestros pequeños  chupetes limpios y no los mojes en líquidos azucarados.

3.- Conforme el bebé se vaya haciendo mayor, cambia enseguida el biberón por los vasitos o tazas, ya que así no se “engancharán” a ellos y aprenderán a beber más fácilmente en vaso. Poco a poco, se debe quitar el biberón durante el día y combinarlo con la taza.

En cuanto se hagan más mayores usa vasitos o tazas que le ayuden a beber FUENTE: chupetitos.com

En cuanto se hagan más mayores usa vasitos o tazas que le ayuden a beber
FUENTE: chupetitos.com

4.- No añadir azúcar a los zumos de fruta de los bebés. El pequeño debe acostumbrarse a saciarse con el azúcar natural de las frutas. Y lo mismo os recomiendo hacer con las papillas de fruta.

5.- Da agua a tu hijo, cuando ya sea un poco más mayor y pueda tomarla. Si estimulamos a los niños a beber agua pura entre las comidas, no solo les haremos un favor y los hidrataremos, sino que también les ayudaremos a enjuagar las bacterias de la boca.

No olvidéis que los dientes de leche son muy importantes para el desarrollo general de los niños y que los tengan sanos depende siempre de una buena articulación, masticación y también de la alimentación que reciben los pequeño. Por esa razón es fundamental que tengan un correcto desarrollo e higiene siempre, ya que aunque los dientes de leche se van perdiendo son muy importantes a la hora de guardar la posición para los dientes definitivos.

Sin duda alguna, uno de los momentos que más nos preocupa a los padres cuando tenemos un bebé en casa, es el momento del baño. En las primeras etapas de su vida, su cuerpecito es tan frágil y tan escurridizo, que cualquier movimiento nos resulta extremadamente peligroso y creemos que se nos va a caer dentro de la bañera. Sin embargo, para nuestros peques, el baño es el instante de tomar contacto con el agua y para ellos suele ser inmensamente placentero, por lo que nos conviene no estar en tensión y evitar que se nos escurra, se de la vuelta o se nos caiga con estos puntos antideslizantes para la bañera que pone a nuestra disposición la marca Munchkin.

Los puntos antideslizantes para la bañera de la firma Munchkin son un extra de seguridad para tu bebé FUENTE: chupetitos.com

Los puntos antideslizantes para la bañera de la firma Munchkin son un extra de seguridad para tu bebé
FUENTE: chupetitos.com

Los puntos antideslizantes de Munchkin, son un complemento especial para la seguridad del bebé en la bañera y con los que, además, vuestro bebé y vosotros mismos os vais a sentir la mar de cómodos. Aunque parezca algo evidente y enormemente sencillo, estos puntos antideslizantes están a la altura de las circunstancias y necesidades de los peques. Los Grippy Dots de Munchkin (asi se llaman) son bonitos, prácticos y eficaces. Podrás añadir protección y agarre exactamente donde necesites seguridad para tu bebé. Son muy higiénicos, fáciles de limpiar y de guardar, mucho más que cualquier alfombrilla de goma que coloques en el interior de la bañera.  

Si queréis saber cómo son estos 6 puntos antideslizantes, os doy más detalles: tienen una textura de goma que evitarán los temidos resbalones en el baño. En la base tienen 12 fuertes ventosas que los mantienen adheridos justo donde tú quieres. Además, el punto de color rojo incluye la función White Hot, que muestra la palabra “HOT” (caliente, en inglés), cuando el agua está a demasiada temperatura y puede quemar a tu bebé (aproximadamente unos 40ºC).

El punto de color rojo incluye la función White Hot, que indica cuándo el agua está a demasiada temperatura FUENTE: chupetitos.com

El punto de color rojo incluye la función White Hot, que indica cuándo el agua está a demasiada temperatura
FUENTE: chupetitos.com

¿Por qué gustan tanto y son tan demandados entre las madres y padres? Sencillamente, por los siguientes motivos:

  • Porque puedes colocar en la bañera los puntos antideslizantes como mejor te convenga: centrados, en el extremo derecho, en el extremo izquierdo… según tu comodidad o en el espacio en el que normalmente bañes a tu bebé.
  • Porque con los puntos antideslizantes de Munchkin, ya no necesitarás termómetro de baño. Tendrás controlada la temperatura del agua de baño mucho más fácil y rápidamente.
  • Porque son mucho más higiénicos que una afombrilla que, habitualmente, suele coger mucho moho y suele ser foco de humedad, bacterias y gérmenes constante.
  • Porque son cómodos de colocar y quitar cuando no los necesites. No es necesario que los tengas adheridos a la bañera permanentemente.
  • Porque se guardan en cualquier sitio, de forma que te los puedes llevar incluso cuando vas de viaje para ponerlos en la bañera del hotel, o en casa de algún familiar.
Los puntos antideslizantes tienen colores llamativos que ayudan a los bebés a ver el suelo de la bañera FUENTE: chupetitos.com

Los puntos antideslizantes tienen colores llamativos que ayudan a los bebés a ver el suelo de la bañera
FUENTE: chupetitos.com

  • Porque tienen un diseño divertido y colores llamativos que ayuda a los bebés a ver el suelo de la bañera e ir todavía con más precaución.
  • Porque a los peques les gustan tanto, que los puntos antideslizantes pueden convertirse también en un juguete de baño para aprender los colores.
  • Por último, sólo me gustaría deciros dos cosas más: los puntos son de silicona flexibe, sus medidas son 24,4 x 4,1 x 13,7 centímetros y todos ellos pesan 200 gramos; y si los compráis a través de la web de Chupetitos ahora los tenéis de oferta al 50% de descuento. Así que merece la pena aprovechar la rebaja porque tan sólo cuestan 10,60 euros.