Etiquetado en las publicaciones ‘bebé’

Parece que dar el biberón al bebé es fácil, pero hay veces que muchos niños no pueden concentrarse a la hora de comer, no les gusta demasiado el momento de alimentarse y les cuesta más que a otros tomar el biberón.  En estos casos, saber cómo podemos darles bien el biberón es necesario; así que tener en cuenta una serie de consejos importantes nos vendrá bien a mamás y a papás.

Para dar el biberón a nuestro bebé de forma correcta, lo primero que hay que hacer es buscar un sitio tranquilo, donde todos estemos relajados y es muy importante no tener prisa; ya que algunos bebés son unos glotones y otros, simplemente, necesitan más tiempo y les cuesta más comer.

Busca un sitio tranquilo cuando le des el biberón a tu bebé FUENTE: youtube.com

Busca un sitio tranquilo cuando le des el biberón a tu bebé
FUENTE: youtube.com

Después, hay que preparar el biberón: la leche no debe estar a más de 37 grados ni a menos de 35. Si la leche está fría puede producirles retortijones. Además, cuando introduzcamos el preparado, hay que agitarlo bien, para que no quede ningún grumo que pueda obstruir la tetina.

El tercer punto a tener en cuenta es estar cómodos, tanto nosotros como nuestro bebé. Una buena postura sería con la espalda apoyada en algún lugar y el peque en brazos. Si lo necesitamos, podemos ponernos un cojín debajo del brazo que sostiene el biberón para nuestra mayor comodidad y para no tener el brazo tanto tiempo en tensión.

La cuarta clave es la postura, tanto la nuestra como la del bebé. Su cabeza debe apoyarse en nuestro brazo, estando a una altura mayor que el estómago para evitar posibles gases. Y para mayor seguridad aún, lo mejor es utilizar un biberón anticólicos como el biberón anticólicos de Dr. Brown’s de boca ancha de 120 ml., que es uno de los más efectivos a la hora de evitar los tan temidos cólicos del lactante. Dispone de un exclusivo sistema de ventilación completa que permite la entrada del aire en el biberón a través de una válvula colocada en la boquilla, impidiendo que el bebé trague aire o se mezcle con la leche, manteniendo todas sus vitaminas al reducir la oxidación de las mias y los cólicos del lactante.
Asimismo, previene la formación de vacío dentro del biberón y cavidad oral del bebé, disminuyendo el riesgo de otitis media por la acumulación de fluido en las trompas de eustaquio del bebé. Está fabricado en polipropileno, es libre de Bisfenol-A, cumple la Normativa Europea EN14350 y su tetina es de silicona pura de Nivel 1 (ideal para bebés de 0 – 3 meses).
El biberón anticólicos de Dr. Brown's de boca ancha de 120 ml., que es uno de los más efectivos a la hora de evitar los tan temidos cólicos del lactante FUENTE: chupetitos.com

El biberón anticólicos de Dr. Brown’s de boca ancha de 120 ml., es uno de los más efectivos a la hora de evitar los cólicos del lactante
FUENTE: chupetitos.com

La quinta clave es cómo colocar el biberón correctamente. Para ello, lo mejor es que la tetina siempre esté llena para que no trague aire y para poder hacerlo, el biberón debe estar inclinado. Hay que retirarlo de vez en cuando para que la tetina no se pegue y así el líquido pueda pasar correctamente.

Y, por último, los bebés han de echar los gases. Muchas veces, paran de comer porque tienen mucho aire en su estómago y, hasta que no lo echan, no pueden seguir comiendo. Por ello, para que lo echen, os recomendamos que lo coloquéis sobre nuestro hombros y le deis unas palmaditas ligeras en la espalda.

Si hay un accesorio por antonomasia que es el compañero preferido e inseparable de muchos bebés durante sus primeros meses y, a veces, años de vida, ese es el chupete. De hecho, separarse de un compañero de batallas tan fiel no es nada sencillo para muchos peques. Entre otras razones, porque el chupete les calma, les proporciona relax y hasta es capaz de hacerle olvidar el malestar cuando parece que ninguna otra cosa puede hacerlo.

Chupetes Personalizados de Chupetitos, básico niño, modelo Glamour FUENTE: chupetitos.com

Chupetes Personalizados de Chupetitos, básico niño, modelo Glamour
FUENTE: chupetitos.com

Os habéis preguntado alguna vez por qué a los bebés les gusta tanto el chupete. Según los especialistas, el chupete les gusta mucho porque el bebé tiene necesidad de succión desde que nace, una necesidad que recibe el nombre de succión no nutritiva (porque no le alimenta). Y ese instinto natural se sacia no solo alimentándose del pecho de mamá o del biberón, sino también con un chupete. En esa succión encuentra consuelo y relax, de tal forma que cuando se acostumbra a ello, no resulta nada fácil conseguir que se olvide del chupete. Por eso, decimos que el chupete evoluciona con el bebé, adaptándose a su crecimiento, lo que significa que hay que ir comprando distintos tipos de chupete para cada edad de os niños.

Elegir un buen chupete para el bebé no es del todo difícil porque el bebé sabe perfectamente cuál es el que le gusta y si no le resulta cómodo, no dudará en desecharlo. Es cuestión de probar un poco al principio y actuar con el método prueba/error, pero para elegir el más adecuado debemos tener claro lo que queremos. El material de la tetina (látex o silicona) será una de las primeras decisiones a tomar. La tetina de látex es más blanda y flexible, lo que hace que se parezca más al pecho materno. Sin embargo, al ser un material natural, puede deformarse con más facilidad, por lo que se recomienda cambiar el chupete cada dos meses como mucho. Por el contrario, la tetina de silicona es más rígida y se desgasta menos, aunque resiste peor los mordiscos del bebé, razón por la que se recomienda antes de que le empiecen a salir los dientes.

Chupete con la Frase "No digo ni pío", disponible en tetina anatómica de látex o silicona FUENTE: chupetitos.com

Chupete con la Frase “No digo ni pío”, disponible en tetina anatómica de látex o silicona
FUENTE: chupetitos.com

Por lo demás, todos los chupetes deben cumplir determinadas características recogidas en la normativa europea, la cual  señala que deben ser de la siguiente forma:

  • La base del chupete debe tener al menos dos orificios de ventilación con un mínimo de 4 milímetros de diámetro.
  • Esa misma base debe tener bordes redondeados o protegidos para evitar cortes.
  • No puede contener piezas que se puedan desmontar. Así se evita que el niño trague sin querer algún elemento.
  • La tetina debe ser de un material flexible y medir como máximo 30 milímetros.

En Chupetitos, todos nuestros chupetes cumplen esa normativa y están pensados para satisfacer las necesidades y etapas de crecimiento de cada bebé. Tenemos chupetes personalizados para bebés de 0 a 6 meses y de 6 a 36 meses; pero también chupetes de diseño de las mejores marcas de puericultura, chupetes con frases, chupetes para ocasiones y celebraciones especiales (Día de la Madre, Día del Padre, etc.), incluso, sujetachupetes y conjuntos personalizados con chupetes. Echa un vistazo y elige el mejor para tu bebé.

Si hay un elemento imprescindible para el bebé, después de su chupete, es el sujetachupetes, como bien os podréis imaginar. Y es que, con el tiempo, cuando nuestro bebé empieza a usar el chupete descubrimos que las probabilidades de que se le caiga al suelo son mucho más que altas y si no tenemos a mano un sujetachupetes no damos a basto a limpiar y esterilizar el chupete o a coger varios de recambio.

Los sujetachupetes de tela reversible son muy prácticos y cómodos para llevar el chupete del bebé FUENTE: chupetitos.com

Los sujetachupetes de tela reversible son muy prácticos y cómodos para llevar el chupete del bebé
FUENTE: chupetitos.com

Para evitar estas situaciones están los sujetachupetes que hacen una función muy práctica y útil de prevención frente a caídas. Es muy importante a la hora de seleccionarlos, tener algunas claves de seguridad presentes, tal y como os hemos comentado en muchas ocasiones, ya que con elemento y accesorios como estos, la seguridad de nuestro bebé es lo primero.

A la hora de elegir bien un sujetachupetes, hemos de tener en cuenta las siguientes cosas:

1.- Ver a qué se sujeta. Es muy útil que se sujete a más cosas, no sólo a la ropa, como por ejemplo, al cochecito de paseo o a la sillita, de forma que nos haga más fácil la vida.

2.- El sistema del sujetachupetes. Cuanto más sencillo sea su uso, mejor. Por ejemplo, el sistema de clip.

3.- La seguridad. Esto es de sentido común. La cinta del chupete no debe suponer ningún peligro para al bebé, por lo que lo mejor es que no tenga esquinas ni puntas y que los bordes redondeados es una buena idea. Además, el sujetachupetes debe cumplir las normas de seguridad europeas EN-12586:2007.

4.- Deben resultar fáciles de limpiar. Por ejemplo, que se limpien fácilmente con un paño o debajo del grifo.

5.- El material de fabricación. Los hay hechos de telas suaves, como es el caso del sujetachupetes Dr.Brown que tenemos a la venta en la web de Chupetitos, en color verde o naranja. Se trata de un sujetachupetes realizado en tela reversible, con terminación en aro de silicona para agarrar el chupete al botón o a la anilla y con una práctica pinza que se sujeta de forma sencilla a la ropa del bebé.

6.- Ver si pueden ser 2 en 1. Si además de hacernos la función de evitar que el chupete vuelva a perderse, nos ayuda a la estimulación del bebé, pues mejor. Os lo comentamos porque hay sujetachupetes que vienen con muchas etiquetas de diferentes colores y texturas para desarrollar el sentido de la vista y del tacto de nuestros pequeños.

Un sujetachupetes personalizado es una gran ventaja porque evita que se pierda el chupete y el propio sujetachupetes FUENTE: chupetitos.com

Un sujetachupetes personalizado es una gran ventaja porque evita que se pierda el chupete y el propio sujetachupetes
FUENTE: chupetitos.com

7.- Ver si se puede personalizar. Esta función es una gran ventaja, porque así no perderás ni el chupete ni el sujetachupetes. Para la guardería es perfecta esta opción porque evita que además se corra el riesgo de compartirlo con otro niño u otra niña. Nuestro modelo sujetachupetes Chupetitos es personalizable y está disponible en colores blanco, rosa, azul y naranja. Está realizado en copolyester y cumple las Normas de Seguridad Europeas EN-12586:2007. Se trata de sujetachupetes libres BPA y resultan ideales para combinar con los pack de chupetes de Chupetitos con anilla.

 Si tenéis en cuenta todas estas cosas, seguro que elegiréis adecuadamente el sujetachupetes de vuestro bebé. Recordad que no son accesorios muy caros y conviene tener uno porque resultan muy prácticos y evitan que el chupete termine siempre en el suelo.

Las visitas para conocer a un recién nacido pueden ser fantásticas o un desastre. Pueden alegrar el día a nueva familia o amargárselo en un momento. Así que hemos hecho una lista con 5 cosas que debes saber si vas a visitar a un bebé en el hospital. Si ha nacido hace poco un bebé en tu familia te conviene leerlas y si la reciente mamá eres tú, puedes compartirlas con los tuyos para que las lean.

Y es que cuando un bebé nace todos quieren conocerlo, obvio. Pero puede que los papás no quieran, de momento. Hay quienes adoran recibir visitas y presumir a su hermoso retoño, pero también está otro porcentaje de papás y mamás que no quieren ver a nadie más que a su bebé y su pareja después del parto. Por ello, estos consejos te vendrán bien si, finalmente, haces la visita al bebé en el hospital:

Si hay mucha gente en el hospital, la presencia puede interrumpir la lactancia adecuada del bebé FUENTE: pixabay.com

Si hay mucha gente en el hospital, la presencia puede interrumpir la lactancia adecuada del bebé
FUENTE: flickr.com

1.- Los bebés necesitan mamar muy a menudo. Así que si hay mucha gente en el hospital, la presencia puede no ayudar. Es posible que no mamen cuanto necesitan porque su madre está atendiendo a las visitas o porque le da reparo o le sabe mal amamantarlo cuando hay gente delante.

2.- Madres e hijos necesitan silencio y tranquilidad para descansar. La presencia de la gente puede ser agradecida por la madre a la que vamos a visitar, pero puede ser molesta para el resto de las madres y para todos los bebés, incluso para el que vamos a visitar. Lo que desea es estar lo más tranquilo posible con su madre.

3.- Es bueno colaborar con el personal del hospital siguiendo sus indicaciones para no interferir en su trabajo. Si nos dice, por ejemplo, que el turno de visitas ha acabado o que salgamos de la habitación porque van a lavar al bebé o a ayudar a la madre con alguna cosa, debemos hacerlo de inmediato.

 4.- Es bueno siempre hacer visitas cortas: 15 minutos como mucho y siempre con pocas personas. Si se va en grupos grandes, no es adecuado esperar en los pasillos para entrar. Podemos esperar junto a los ascensores o en el hall del hospital e ir a la habitación del recién nacido de dos en dos, por ejemplo. Hay ciertas cosas obvias que no debemos hacer cuando visitamos a un recién nacido y ésta es una de ellas.

Hay gente que va al hospital a pasar la tarde y que casi siempre lo hacen para quedar bien, pero en realidad es un gesto bastante molesto, así que tengamos en cuenta el tiempo que estamos y no nos demoremos mucho. Recuerda: ¡Lo bueno, si breve, dos veces bueno!

Es bueno siempre hacer visitas cortas, de 15 minutos como mucho FUENTE: pixabay.com

Es bueno siempre hacer visitas cortas, de 15 minutos como mucho
FUENTE: pixabay.com

5.- Si no tienes mucha confianza con los recientes papás no vayas al hospital. Obviamente este consejo puede cambiar si son los propios interesados los que te dicen que quieren que vayas al hospital, pero por regla general este consejo es sumamente importante porque los recientes papás llevan nueve meses esperando a conocer a su bebé y se merecen estar tranquilos para hacerlo.

Si hay momentos en la vida donde debemos frenarnos e intentar ponernos en la piel del otro, este del nacimiento del bebé y de las vivitas al hospital es sin duda uno de ellos. Así que antes de salir corriendo a verlo, medita y piensa en estas 5 cosas que te hemos expuesto.

Los bebés y los niños, sobre todo los más pequeños, son muy sensibles a sufrir daños por estar expuestos a las altas temperaturas sin cuidado. Ahora que se acercan los meses de verano y de calor intenso es bueno que sepamos cómo combatir y prevenir un golpe de calor en los niños, con el fin de estar preparados por si acaso.

La exposición a temperaturas elevadas, sobre todo durante una intensa actividad física y en condiciones de humedad alta, puede provocar un golpe de calor, ya que al sudar, se impide la dispersión del calor, y, en consecuencia, se eleva la temperatura corporal enormemente, corriéndose el riesgo de que el sistema nervioso sufra daños graves.

Con un golpe de calor, la piel se calienta, se produce un enrojecimiento general y se seca FUENTE: pixabay.com

Con un golpe de calor, la piel se calienta, se produce un enrojecimiento general y se seca
FUENTE: pixabay.com

Como los pequeños sudan poco y dispersan poco calor se hallan más expuestos a los trastornos causados por el golpe de calor que se produce cuando el organismo genera una cantidad de calor que no es eliminable por los sistemas de refrigeración del organismo.

Los golpes de calor o de sol aparecen de repente. La piel se calienta, se produce un enrojecimiento general y se seca (no parece haber sudor). La fiebre supera los 40 grados. El niño muestra confusión, pérdida de conocimiento, convulsiones y, posteriormente, estado de shock. Esto puede ser debido a que la producción de calor corporal es excesiva, a que la temperatura ambiente es muy elevada o bien a que los mecanismos de eliminación de calor no funcionan correctamente, aunque lo más habitual es que sea por la combinación de estos 3 factores. La insolación es su forma más habitual.

Para reaccionar adecuadamente, debemos llevar al niño a un lugar seco y desnudarle, enfriarle rápidamente con una esponja empapada en agua o con compresas, poniendo énfasis en ingles y axilas. Si se ha desmayado, sumergirlo en agua fría. Si, por otro lado, está consciente, procurar darle a beber agua fresca. Los fármacos contra la fiebre no surtirán efecto, esto también es importante saberlo. Con temperaturas superiores a 40 grados se debería bañar en agua fría para intentar disminuir la temperatura hasta los 38 grados, momento en el que se detendría el frío para evitar una hipotermia y pudiéndose reiniciar el proceso si la temperatura volviera a elevarse.

Lo mejor para que esto no ocurra y los niños no sufran un golpe de calor es seguir estas recomendaciones:

  • Procurar que el niño desarrolle una actividad física moderada, sobre todo, durante las horas más cálidas del día. Si debe desarrollar un ejercicio físico intenso, hacerle tomar mucha agua (cuando el esfuerzo se prolonga más de una hora, las soluciones de glucosa y sales minerales han de preferirse al agua).
  • Ponerle ropa ligera de fibras naturales (como, por ejemplo, hilo o algodón) y cambiársela si la tiene impregnada de sudor.
  • No dejar que permanezca expuesto durante mucho tiempo a la luz directa del sol. Ponerle un sombrero o una gorra.
  • Darle de beber con frecuencia y en cantidad, aunque no aparezca sed (si aparece sed, ya estará deshidratándose).
Llevad siempre un vaso portátil y procurad que los niños estén hidratados FUENTE: chupetitos.com

Llevad siempre un vaso portátil y procurad que los niños estén hidratados
FUENTE: chupetitos.com

Además, si viajáis en coche y hace calor:

  • Utilizad cortinillas contra el sol.
  • No dejar al niño dentro de un coche parado al sol.
  • Mantener siempre las ventanillas algo abiertas o con el aire acondicionado a buena temperatura.
  • Darle de beber con frecuencia y en cantidad, aunque no aparezca sed. Para ello, lo mejor es llevar siempre un vaso portátil. Los Zoobottle de Skip Hop son muy prácticos y originales. Además, son vasos que disponen de una pajita flexible para que el niñ@ beba con facilidad y tienen una tapa elevable para que no se derrame el líquido, por lo que resultan ideales para viajar.

Viajar con un bebé es asumir que él se convierte en el protagonista de las vacaciones y del equipaje, mientras nosotros pasamos a un segundo plano. Desde la ropa a la alimentación o los juguetes, debemos contemplar todo lo que le puede hacer falta a nuestro hijo cuando estemos fuera de casa. Por eso, os aconsejamos un kit de lactancia y alimentación básico, para cuando viajéis con vuestros bebés.

Como punto de partida y dado que se trata de un kit de lactancia y alimentación básico para viajar con el bebé, hemos hecho un esfuerzo para distinguir lo imprescindible de lo que no lo es (al fin y al cabo hay muchas cosas que podremos comprar en el lugar de destino) y también un esfuerzo por fijarnos en la edad del bebé y en lo largo que vaya a ser el viaje. En cualquier caso, el kit que te proponemos es lo equilibrado posible e idóneo para viajar o irse de vacaciones tanto a la playa como a la montaña.

Si tu bebé es aún menor de seis meses y habéis optado por la lactancia materna, se simplifica todo bastante (aunque también puedes necesitar un sacaleches); pero si toma lactancia mixta o lactancia artificial y ya ha comenzado con la alimentación complementaria tendréis que llevar varias cosas. ¡Allá vamos!

1) Biberones: para la leche y también para el agua. Podéis valorar si necesitáis un calienta biberones o un portalíquidos  o si podréis prepararlos en algún establecimiento, en el medio de transporte en el que viajéis o en el lugar que tengáis de alojamiento. en cualquier caso, lo mejor es optar siempre por un biberón anticólicos. Los Bebe Due Medic son una buena opción porque su exclusivo sistema de anticólicos evita que el aire se mezcle con el alimento y su cánula incorpora un práctico sensor de temperatura, pasando de color morado a rosa si el líquido supera los 37 grados. El flujo continuo facilita que el líquido salga al ritmo que el bebé necesita, sin tener que hacer esfuerzos antinaturales.

Biberón Bebe Due Medic anticólicos con 160 ml de capacidad FUENTE: chupetitos.com

Biberón Bebe Due Medic anticólicos con 160 ml de capacidad
FUENTE: chupetitos.com

2) Leche en polvo, tarritos, cereales, agua y otros alimentos: al menos, la cantidad suficiente para el viaje de ida y el primer día, luego los podéis ir comprando en el lugar de destino. Si vuestro bebé ya come sólidos, podéis llevar algunas galletas o alguna pieza de fruta.

3) Termo para conservar la comida caliente. También es muy útil llevar una pequeña nevera o bolsa isotérmica para mantener los alimentos en buen estado. Los termos de comida de Skip Hop son uno de los más prácticos porque, aparte de tener  unos dibujos y un colorido llamativo para los niños, son uno de los recipiente de acero inoxidable que mejor mantienen calientes o frías las comidas infantiles durante horas. Además, incluyen una cuchara-tenedor y una capacidad de 325 mililitros.

El termo de comida búho de Ski Hop es de acero inoxidable y mantiene calientes o frías las comidas infantiles FUENTE: chupetitos.com

El termo de comida búho de Skip Hop es de acero inoxidable y mantiene calientes o frías las comidas infantiles
FUENTE: chupetitos.com

4) Baberos: al menos un par de ellos, que podrás ir lavando a mano si se ensucian mucho.

5) Platos y cubiertos de plástico, para tomar las papillas. Las cucharas de silicona son ideales para las primeras tomas (en caso de que el bebé sea aún pequeño) porque no dañan sus encías. Y si tienen mangos ergonómicos de fácil sujeción, mejor qué mejor. Si el bebé ya es más mayor puedes optar también por los set de tenedor y cuchara Zootensils de Skip Hop, que ya están realizados en acero inoxidable, y son los mejores aliados para una comida divertida, gracias a su empuñadura suave para un agarre fácil.

Set de tenedor y cuchara Zootensils modelo búho de Skip Hop, el mejor aliado para viajar y hacer comidas divertidas FUENTE: chupetitos.com

Set de tenedor y cuchara Zootensils modelo búho de Skip Hop, el mejor aliado para viajar y hacer comidas divertidas
FUENTE: chupetitos.com

De todas formas, no estará de más que llevéis algún estropajo para limpiar las piezas de la vajilla y un esterilizador de biberones portátil.