Etiquetado en las publicaciones ‘calor’

Con las altas temperaturas que estamos sufriendo este verano, a las que estéis embarazadas os conviene tomar algunas medidas para no sufrir un golpe de calor durante el embarazo. La temperatura corporal de la mujer crece de un modo natural como consecuencia del embarazo, por lo que las gestantes son más susceptibles de padecer un golpe de calor durante el verano.

Las embarazadas son más susceptibles de padecer un golpe de calor durante el verano FUENTE: pxhere.com

Las embarazadas son más susceptibles de padecer un golpe de calor durante el verano
FUENTE: pxhere.com

El calor agudiza algunos síntomas frecuentes de las embarazadas como el cansancio y la fatiga, especialmente en el último trimestre de gestación. Además, las altas temperaturas pueden traer consigo deshidratación, taquicardia y fallos circulatorios. En cualquiera de los casos, una correcta precaución reduciría las probabilidades de que cualquiera de estos trastornos aparezca. Así, que hoy vamos a daros algunos consejos que os vendrán bien, para no sufrir un golpe de calor.

1.- La hidratación es fundamental. El agua debe ser nuestra tu mejor compañía a lo largo de lo que queda de verano. Si no te apetece, cualquier otro líquido, como los zumos, puede venirte bien también, pero evita aquellos que contengan grandes cantidades de azúcar. Los mejores son siempre los zumos naturales.

2.- La alimentación debe seguir siendo la misma, especialmente si llevamos una dieta adecuada y equilibrada. Verduras, legumbres, hortalizas y frutas deben ser las reinas de la mesa. Mucho mejor si las tomas fresquitas y de temporada, ya que además de nutrientes y buenas vitaminas, también te van aportar fibra y agua, para seguir hidratándote.

3.- Evita las horas de mucho sol. El verano y la sensación de fatiga van unidos irremediablemente, por eso la mejor opción es evitar las horas más fuertes de sol y salir a pasear cuando las temperaturas hayan descendido. Llevar ropa ligera y calzado cómodo son la mejor opción para hacer que tu cuerpo se mueva sin grandes esfuerzos, pero aliviando esas otras molestias que, también, se agudizan en verano: piernas hinchadas o mala circulación que se puede combatir con algún que otro paseito cuando el sol ya ha descendido. Realizar una actividad física apropiada en las horas del día aconsejadas y no pasar largos períodos de tiempo sin andar, sin duda, te vendrá bien.

Beber agua o zumos de fruta naturales ayuda a las embarazadas a no sufrir un golpe de calor FUENTE:

Beber agua o zumos de fruta naturales ayuda a las embarazadas a no sufrir un golpe de calor
FUENTE: pxhere.com

4.- Túmbate del lado izquierdo en las horas de descanso. Esta es la mejor postura porque en el verano puede aumentar el conocido síndrome supino-hipotensivo, que consiste en la sensación de mareo y gran malestar que puedes sufrir al tumbarte boca arriba, donde el peso del útero comprime los grandes vasos abdominales (especialmente vena cava superior), y esto se traduce en la disminución del riego sanguíneo cerebral.

No olvides que el efecto de las hormonas, el aumento de peso o los cambios que se producen en tu organismo cuando estás embrazada, te convierten en víctima potenciales de lo que se conoce como golpe de calor. Por eso, es importante que conozcas tus puntos débiles y sepas ponerles remedio a tiempo. Con estos consejos, estamos seguros de que será mucho más difícil que te dé un golpe de calor.

¡Síguelos! Tu salud y la del bebé no correrá peligro.

¡Que sigáis teniendo un buen verano todas! ;-)

¿Te ha tocado estar embarazada en verano? ¿Has pensado que lo vas a pasar mal?. Pues no tiene por qué ser así. Aunque el calor agudiza las molestias de la gestación, la época estival también tiene sus ventajas y es posible reducir las molestias y afrontar este periodo con tranquilidad y felicidad.

Los principales beneficios de estar embarazada en verano son que el sol mejora el estado de ánimo y potencia la producción de vitamina D, esencial para el desarrollo del feto. Por esa razón, los bebés nacidos en verano suelen ser más grandes. Además, el verano es época de vacaciones y tendrás más tiempo para descansar, para cuidarte y contar con la ayuda y el apoyo de tu pareja y familiares.

El calor y los cambios hormonales aumentan la temperatura corporal en las embarazadas FUENTE: pixabay.com

El calor y los cambios hormonales aumentan la temperatura corporal en las embarazadas
FUENTE: pixabay.com

Es cierto que, a veces, sólo pensamos en que el verano tiene sólo inconvenientes. Uno de ellos el calor y eso, unido a los cambios hormonales de las embarazadas hace que aumente nuestra temperatura corporal, lo cual nos vuelve más propensas a sufrir sofocos y a sentirnos más fatigadas. Además, cuando se dispara el termómetro resulta bastante complicado descansar bien. Pero, para reducir las molestias del embarazo en verano, es bueno seguir estos consejos que os doy a continuación:

-Disfruta del mar, la piscina y el aire libre: aprovecha el buen tiempo para realizar algo de ejercicio moderado como bañarte, nadar un poco, andar por la orilla de la playa o dar un buen paseo a primera o a última hora del día.

-Toma el sol con precaución: una exposición al sol moderada resulta agradable y beneficiosa, pero si no tomas precauciones puedes sufrir quemaduras, insolaciones y manchas en la piel.

POnerse fresquita y disfrutar de la playa y el aire libre te hará llevar mejor el embarazo en verano FUENTE: pixabay.com

POnerse fresquita y disfrutar de la playa y el aire libre te hará llevar mejor el embarazo en verano
FUENTE: pixabay.com

-Bebe más agua: si ya es importante hidratarte cuando estás embarazada, en verano aún lo es más. Procura ingerir dos litros de líquidos cada día, sobre todo agua, zumos naturales e infusiones, pero evita los refrescos y el alcohol.

-Come ligero: Posiblemente, el calor te quite el apetito, por lo que es mejor que hagas más comidas a lo largo del día con menos cantidad, y que optes por platos frescos como ensaladas y cremas frías. Cambia primero y segundo por un plato único, y toma muchas frutas y muchas verduras, sin olvidar que hay una serie de alimentos que son esenciales en el embarazo.

-Ponte fresca: usa ropa holgada de tejidos naturales como el algodón. Elige zapatos cómodos y planos. Ventila la casa a primera y última hora y luego baja las persianas. Usa los ventiladores y el aire acondicionado con moderación. Un resfriado tampoco te convendría.

-Descansa bien: si no puedes dormir como quisieras por las noches por culpa del calor, échate una siesta o túmbate un rato varias veces a lo largo del día. Una ducha fresquita o un paseo antes de ir a la cama te ayudarán a conciliar mejor el sueño.

¿Qué te parecen estos consejos? ¿Conoces algún otro truco para llevar mejor el embarazo en verano? ¿Nos los cuentas?

Llega el verano, el calor, y tanto los adultos como los niños sudamos más porque aumenta nuestra temperatura corporal. Cuando sudamos, eliminamos agua por los poros, y por tanto es necesario reponer esa pérdida para evitar la deshidratación, especialmente, en los niños que, a veces, aún no saben pedir agua.

La deshidratación infantil consiste en una pérdida excesiva de líquidos del cuerpo de los niños. La deshidratación hace que se elimine no sólo agua, sino también diversos minerales como sodio, potasio, calcio… y, normalmente, puede estar asociada a otro tipo como consecuencias como los vómitos, la diarrea o la fiebre. Así que, si se nos ponen malitos, las precauciones con la deshidratación han de ser aún mayores.

La deshidratación en los niños hace que éstos eliminen no sólo agua, sino también diversos minerales como sodio, potasio o calcio FUENTE: pixabay.com

La deshidratación en los niños hace que éstos eliminen no sólo agua, sino también diversos minerales como sodio, potasio o calcio
FUENTE: pixabay.com

Nuestro cuerpo pierde cada día entre 2,5 y 3 litros de agua, a través de la orina, el sudor y la respiración, y esas cantidades son aún mayores si se realiza ejercicio físico o si estamos enfermos. Por lo tanto, ¿cómo devolvemos esa cantidad de líquido extraviado a nuestro organismo? La respuesta es fácil: bebiendo el agua necesaria y suficiente, más aún cuando sólo entre el 20% y el 30% del agua total que ingerimos al día proviene de los alimentos. El resto hay que beberla directamente.

Los bebés y niños pequeños son muy propensos a la deshidratación, pudiendo ser la deshidratación leve, moderada o incluso grave en caso extremos. Por ello, conviene tener siempre una botella de agua a mano, un biberón o un vaso especial para líquidos (si son bebés o muy pequeños), en los momentos de más calor si salimos fuera de excursión, al parque o a la calle. Y ofrecérsela cada dos horas. Si estamos en casa, una opción interesante es guardar, siempre en el mismo sitio, esa botella de agua, biberón o vaso de iniciación para que los más pequeños se puedan servir cuando quieran.

En la web de Chupetitos tienen un montón de tazas y vasos de iniciación de las mejores marcas, para ayudar al bebé a beber fácilmente y a que no se deshidrate. Uno muy apropiado es, por ejemplo, el vaso antigoteo Magic de 260 ml. de Avent, que además de estar de oferta, posee una boquilla antigoteo con válvula patentada, una tapa abatible a presión para mantener la boquilla siempre limpia y dos cómodas asas para un mejor agarre.

El vaso antigoteo Magic de 260 ml. de Avent se ha desarrollado a prueba de derrames FUENTE: chupetitos.com

El vaso antigoteo Magic de 260 ml. de Avent se ha desarrollado a prueba de derrames
FUENTE: chupetitos.com

Las evidencias de que nuestros peques están sufriendo de deshidratación son:

–   Orina escasa y con color amarillento.

–   Los peques se quedan sin energía.

–   Sin lágrimas cuando lloran.

–   Tienen los labios y la boca resecos.

–   Presentan episodios de somnolencia o bien se encuentran muy nerviosos.

Los bebés se suelen deshidratar muy rápido, por eso debemos acudir inmediatamente a un centro de urgencias si empezamos a ver algún síntoma. Dependiendo de la edad de nuestros hijos e hijas, el médico recomendará darle leche materna (si es menor de 3 meses) o bien que ingiera líquidos enriquecidos con fotolitos que llevan diversos minerales, ya que con la deshidratación se van eliminando y son esenciales para estar sanos.

La manera de evitar la deshidratación de los niños es que beban bastantes líquidos, pero también que ingieran fruta. Ésta puede ser una de nuestras mayores aliadas, ya que aporta minerales, proteínas, vitaminas, fibra, agua y son bajas en calorías… Y al presentarse con esos llamativos y variados colores, a vuestros peques les atraerán: sandía, melón, ciruela, melocotón, fresa, albaricoque… cualquier fruta de verano nos sirve a la perfección.

Si tienen fiebre, siempre hay que darles líquidos, ya que con la fiebre se pierde agua. Y si se empiezan a deshidratar normalmente demuestran que tienen sed, llorando o bebiendo con mucha rapidez. Yo siempre os aconsejaría que acudierais al médico si empezáis a ver los síntomas más normales como labios secos, ojos hundidos o incluso irritabilidad. Más vale siempre prevenir que curar.

En pleno verano como estamos ya, seguro que muchos de vuestros peques ya se han quejado en más de una ocasión de que no aguantan el calor. Para los niños, igual que para muchas embarazadas, es más difícil aguantar el calor y soportarlo con cierta entereza, y no es la primera vez que hemos oído hablar de golpes de calor en los más pequeños.

Por eso, es bueno que toméis ciertas precauciones o medidas con vuestros hijos para que les sea más llevadero este calor intenso.

Beber agua

Ofréceles líquidos cada dos horas

1.- Transporte. En esta época del año, si de algo no nos escapamos es de algún desplazamiento. Es interesante tener muy presente que son pequeños y que tienen unas necesidades muy concretas, por lo que si viajáis, ponedles ropa ligera y tened a mano siempre algo de comida y, sobre todo, agua o leche.

2.- Equipaje. Si vais a desplazaros o vais a realizar un viaje, es conveniente que el equipaje de la familia sea lo más reducido posible., ya que viajar con niños ya supone de por sí un aumento del equipaje, sobre todo cuando son bebés. Es fundamental sintetizar y llevar el equipaje justo. Los “por si acaso” (para nosotros) deben quedarse en casa. Y no os olvidéis de coger siempre un abanico, especialmente, si vais a viajar o desplazaros en coche.

3.- Hidratación. En todo momento id siempre con agua y ofrecérsela cada dos horas más o menos. También zumos o leche para satisfacer el extra de demanda de líquidos que se produce de forma natural con el calor en los peques. Recordad que los peques han de estar bien hidratados durante el verano.

4.- Seguridad. Tened en cuenta todas las medidas de seguridad, desde las más obvias hasta las menos. Por ejemplo, las ventanas tenedlas siempre bien cerradas y las piscinas si no saben nadar) bien valladas cuando no las estén utilizando. Para combatir el calor en casa, un ventilador fuera de su alcance o un aire acondicionado a 23 grados de temperatura es suficiente para mantenerlos fresquitos sin riesgo a que se constipen.

Niños y protección solar

Ponles protección solar hasta cuando vayas a pasear

5.- Protección solar. Cremas, parasoles, sombrillas y otros elementos que nos ayuden a mantener a raya el sol son también muy importantes. La piel tiene memoria y hay que cuidarla mucho. Incluso, cuando realicéis un pequeño paseo o vayáis al parque a jugar, es conveniente que, antes de salir de casa, pongáis crema solar a vuestros peques.

6.- Rutinas y horarios. Procurad no saltároslas demasiado durante el verano y las vacaciones. Sobre todo las que tienen que ver con la alimentación y, especialmente, si los niños aún son bebés. Si las seguís, el niño se pondrá menos potroso y aguantará mejor el calor y el verano.

Sabemos que hay muchos más consejos, pero hemos citado los que creemos que son más importantes para tener en cuenta este verano con los niños. ¿Se os ocurre alguno más que pueda ser de utilidad para todos? Cuéntanoslo ;-)

Las altas temperaturas que se alcanzan estos días y el aumento del número de actividades que realizamos con los niños durante el verano aumentan su necesidad de consumir líquidos con más frecuencia.

Taza Antiderrames con tapa

Taza Antiderrames No Spill Easy Grip con tapa

Es muy importante dar agua a nuestros pequeños cuando nos la pidan y, si aún no la piden porque son bebés y no hablan, es conveniente ofrecerles agua cada cierto tiempo para evitar problemas de deshidratación y prevenir golpes de calor inesperados.

El porcentaje de agua en el peso corporal de un niño es mayor que en el de un adulto y en el caso de un bebé que aún no ingiere sólidos ese porcentaje puede llegar al 75% de su peso. Por eso, si no se les da la hidratación necesaria en los momentos de más calor, el cuerpo de los niños deja de transpirar y pueden aparecer síntomas de fatiga, debilidad o desmayo. Especialmente en el grupo de edad de 0 a 3 años.

En Chupetitos, tenemos la solución para que, cada dos horas como mucho, puedas hidratar a tus hijos con agua, zumos o preparadas lácteos. Nuestros vasitos y tazas de plástico, con boquilla ancha o con pajita, con tapa, antiderrames, de diseños originales y variados modelos decorados son ideales para el verano. Los puedes tener en casa o te los puedes llevar allí donde vayas. Permiten que los niños beban sin dificultad, se limpian muy bien (algunos, incluso, en lavavajillas), son fáciles de sujetar y se adaptan fenomenal a las etapas de crecimiento de tu hijo.

 

Vaso Retro Revolution

Vaso Antiderrame Retro Revolution

Es el caso de la Taza Antiderrames No-Spill Easy Grip con tapa de Nûby, perfecta para principiantes y con capacidad de 295 mililitros. O la divertida taza Grip-n-sip, ideal para la transición de biberón a taza y con una boquilla muy suave, parecida a las tetinas de silicona.

El Vaso Antiderames No-Spill Soft Sipper es perfecto para pequeñas manos que ya cogen con seguridad y lo tienes disponible en amarillo, morado, naranja y verde. Si aparte de color buscas también decoración con simpáticos dibujos infantiles, el Pack de 3 Tazas Decoradas con boquilla es muy práctico y resistente para el uso diario. Y si deseas que los líquidos se mantengan frescos, el Vaso Térmico Antiderrames No-Spill es el mejor que vas a encontrar.

Para expertos que ya beben solitos, no os perdáis el vaso de Retro Revolution, combinado en verde y negro y con válvula desmontable. O la taza No-Spill con Pajita Flexible, con la que se divierten mucho y aprenden a beber de forma saludable.

Nunca va a ser tan fácil poder dar solución a esa frase mítica de ¡Mamá, tengo sed!

Taza- Grip-n-sip

Taza Grip-n-sip de colores

Vaso Antiderrames No Spill Soft Sipper

Vaso Antiderrames No-Spill Soft Sipper

Vaso Termico No Spill

Vaso Termico Antiderrames No Spill

Pack 3 tazas decoradas con boquilla

Pack 3 tazas decoradas con boquilla

Taza con Pajita Flexible

Taza No Spill con Pajita Flexible