Etiquetado en las publicaciones ‘coger un resfriado’

Ahora que estamos en plena época del cambio de tiempo, y que por las mañanas y por las noches refresca, pero por durante el día aún suele hacer calor en muchos puntos de España, es cuando más cuidado debemos tener con los resfriados de los bebés. Que el bebé coja un resfriado suele ser habitual porque su sistema inmunitario es mucho más débil que el de una persona adulta y se encuentra todavía sin desarrollar.

Si el niño está resfriado ponle un humidificador en a habitación cuando se vaya a dormir FUENTE: pixabay.com

Si el niño está resfriado, ponle un humidificador en a habitación cuando se vaya a dormir
FUENTE: pixabay.com

El otoño y el invierno son las épocas más propensas para coger un resfriado. Y si a esto unimos el hecho de que las fosas nasales del recién nacido son más estrechas y su sistema inmunológico esté aún inmaduro, lo hace un blanco perfecto para los resfriados y los catarros.

Los síntomas que nos anuncian que nuestro bebé puede padecer un resfriado es que si normalmente se muestra activo y juguetón, de repente deje de estarlo; este es uno de los primeros signos de alerta. La presencia de fiebre que dure más de dos o tres días puede ser otro, y ahí ya deberías empezar a sospechar que puede ser algo más que un simple catarro. La mucosidad es otra de la claves que nos anuncian la llegada de un resfriado, y es que podemos notar que nuestro bebé tiene bastantes dificultades a la hora de respirar a causa de los mocos. Éstos, unidos a la fiebre, pueden hacer que nuestro bebé duerma mal por las noches, y por lo tanto que no descanse adecuadamente.

Es normal que como padre o madre te sobresaltes si hay fiebre, pero simplemente se trata de una forma por parte del cuerpo del bebé de advertirnos que algo en su organismo no funciona bien. Por ello, durante los días que le dure el resfriado deberemos controlar su temperatura corporal. Debemos hacernos con un buen termómetro para poder medir la temperatura de su cuerpo y así poder ver si la fiebre remite o si por el contrario aumenta. Es recomendable que lo hagáis dos veces al día y si vuestro bebé tiene menos de tres meses y tiene fiebre es importante que acudáis a su pediatra, para que de esta forma os pueda orientar sobre lo que hacer.

Si tu bebé llora porque no puede respirar  límpiale la nariz con suero fisiológico FUENTE: pixabay.com

Si tu bebé llora porque no puede respirar límpiale la nariz con suero fisiológico
FUENTE: pixabay.com

Una vez que se hayáis detectado los síntomas y, efectivamente, sepáis que vuestro bebé padece un resfriado, debéis intentar que las condiciones en las que se encuentre sean las mejore posibles, y es que si por ejemplo la habitación en la que duerme o está habitualmente es demasiado seca, conviene poner un humidificador, para que de esta forma el ambiente este húmedo y así favorecer a que la fosas nasales de nuestro bebé se abran y pueda respirar mejor.

Otra parte del tratamiento consistirá en mantener las manos de nuestro hijo limpias en todo momento, ya que las manos suelen ser una acumulación principal de gérmenes, por eso debemos cuidar la higiene de esta parte del cuerpo. Otro producto que puede ayudar a que nuestro hijo respire mejor es el suero fisiológico. Es preferible utilizar ese tratamiento que usar gotas y sprays descongestionadores, ya que pueden ser malos para la salud de los bebés.