Etiquetado en las publicaciones ‘crianza’

Una vez has decidido ser madre y lo has conseguido, tu vida empieza a cambiar.  Empiezas a modificar muchas cosas para poder llevar tu vida con, más o menos, equilibrio y tu tiempo deja de ser tuyo para convertirse en una alocada montaña rusa de sorpresas, urgencias inesperadas y cambios de planes sin sentido. Eso sí, a pesar de todo ello y mucho más, ser madre merece la pena.

La autora del libro es la Señorita Puri FUENTE: senoritapuri.com

La autora del libro es la Señorita Puri
FUENTE: senoritapuri.com

Esto es lo que intenta narrarnos el libro “Madre in Spain“, escrito por la conocida señorita Puri (Purificación García), con su humor tan característico. Y es que cuando eres madre te pasas el día poniendo lavadoras y planchando y, al final, se te pone el brazo hiperdesarrollado como a Popeye. Cuando te sientas a hablar con tus amigas sobre cine o televisión, si alguna te pregunta cuál es tu programa favorito, seguramente le respondas que el de prendas delicadas. Ya no sales por ahí porque te caes de sueño por las esquinas. Tu fiesta de la espuma es el baño de los niños y, si te coronasen como Miss Camiseta Mojada, solo sería por la cantidad de lavadoras que pones. Y de sexo, mejor ni hablar: cuando tienes críos, tu concepto de pasarlo bien en bolas es ir a la piscina de un Chiquipark, y echar un polvo mañanero es preparar el biberón de la niña.

Algo así es como ve la maternidad esta valiente bloguera que ha decidido escribir este libro acerca de la crianza y sus consecuencias. Un libro lleno de risas, de pasajes super divertidos con los que, lejos de adoctrinar o aconsejar, sólo quiere dar una visión simpática de la tarea maternal.

El libro no es una narración continua, sino un compendio de textos independientes y, aunque podamos leer cada capítulo por separado, la agilidad del lenguaje y de la redacción harán que lo devoremos de una sentada, siempre con una sonrisa y con no pocas carcajadas.

Al título genérico de “Madre in Spain” le acompaña un subtítulo que va a darnos una pista muy acertada de lo que vamos a encontrarnos en sus páginas: “Historias de una madre que sueña con depilarse las dos piernas el mismo día”. Y es que ¿a cuántas de nosotras no nos ha sucedido esto alguna vez?

Narrado en primera persona, y con un un desternillante sentido del humor, la Señorita Puri consigue ponernos frente a frente ante el espejo de nuestro día a día. Pequeños gestos cotidianos que han cambiado con la llegada de los niños, diversiones a las que se acaba renunciando para dedicarse al cuidado de los peques o esas tareas interminables que han convertido en auténticas heroínas de las labores del hogar y la crianza.

Pero, ¿sabes cómo reconocer a una Madre in Spain? Según su autora, se la reconoce por todas estas cosas:

La autora del libro ha escrito cada hoja con un desternillante sentido del humor FUENTE: Twitter @senoritapuri

La autora del libro ha escrito cada hoja con un desternillante sentido del humor
FUENTE: Twitter @senoritapuri

- Suele llevar una sola pierna depilada.
– Tiene rastros de vómito o babas en la camisa.
– Las ojeras le llegan a los zapatos.
– Sus zapatos también tienen restos de algo.
– La única manera de despertar su deseo sexual es con una güija.
– Su casa parece el Toys”R”Us después de un bombardeo.
– La última vez que salió de marcha pagó en pesetas.
– Cuando le hablan de cumpleaños infantiles le da un tic en el ojo e hiperventila.
– Su bolso tiene la misma capacidad que el de Mary Poppins. Incluso más.
– Su mejor vestido de noche es un pijama de franela.
– Tiene el pubis más poblado que México DF.
– Puede manejar más temas a la vez que el malabarista del Circo del Sol.
– Su mayor fantasía sexual es dormir.
– Un plan relajante es ir sola al dentista a sacarse tres muelas.
– Viste a su hijo de esquimal en pleno agosto por si refresca.

¿A que te sientes identificada? A todas las madres les ha pasado. Así que si eres madre, primeriza o no, da igual, el libro te gustará. Además, este es el tercer libro de la Señorita Puri, después de ‘Te dejo es jódete al revés’ y ‘La familia: alojamiento con tensión completa”; con lo cual el éxito ya está casi asegurado.

Criar a los niños es una aventura que plantea cada día preguntas y dudas: cómo ayudar a su educación en casa, qué límites debemos ponerle, cómo hablar con él de ciertos temas, qué precauciones se deben tomar o qué hacer ante situaciones complicadas. La blogosfera siempre nos brinda ayuda con expertos (que son madres o padres también) y que dan respuestas a muchas de nuestras dudas. Ese es el caso de un blog que he descubierto recientemente y que os puede venir genial: “Mamá psicóloga infantil“, escrito por Sara Tarrés.

Logo del blog "Mamá psicóloga infantil" FUENTE: mamapsicologainfantil.com

Logo del blog “Mamá psicóloga infantil”
FUENTE: mamapsicologainfantil.com

Lo que más me gusta del blog es que la autora, psicóloga y experta en dificultades del aprendizaje y psicopatología infantil, escribe sobre temas relacionados con la psicología infantil y escolar, la crianza y la maternidad o la estimulación del niño con juegos y aplicaciones didácticas; y todas las entradas del blog están súper bien clasificadas, ya sea por edades de los niños o por los temas que tratan. Por tanto, buscar algo que te interesa es rápido y muy sencillo.

En “Mamá Psicóloga Infantil” nos explican, con un lenguaje sencillo y cercano, por qué los niños y niñas se comportan de determinada manera o cómo manejar ciertas situaciones que nos preocupan y angustian, como son las rabietas, los celos entre hermanos, los complejos infantiles, las peleas entre hermanos, etc. Porque, como bien nos dice Sara en la portada de su blog: “Ser padres no es fácil, ni existe un manual pero estos artículos pueden ayudarte a entender mejor determinadas situaciones.”

Y es que la autora tiene un bagaje extraordinario para poder ayudarnos en estos temas. Es madre de dos niños de 6 y 4 años. Licenciada en Psicología por la Universidad de Barcelona. Máster en Dificultades del Aprendizaje (ISEP) y postgrado en Psicopatología Infantil (ISEP). Ha trabajado realizando reeducaciones y asesorando a padres, maestros y profesores en diferentes escuelas concertadas de la ciudad de Barcelona.

Por eso, “Mi Mamá Psicóloga Infantil” es un lugar donde encontrar lo que Sara Tarrés ha ido aprendiendo, un blog con lo que le sucede a ella o a otros padres y madres como nosotros. Un blog de sus experiencias vitales,  pero sin ser un diario personal; un blog magazine para padres y madres que buscan respuestas a los retos diarios que nos plantea la crianza de nuestros hijos.

Sara Tarrés, es la autora de este blog  FUENTE: mamapsicologainfantil.com

Sara Tarrés, es la autora de este blog
FUENTE: mamapsicologainfantil.com

A través de los artículos del blog descubriréis que la educación de nuestros hijos requiere de tiempo, paciencia y sentido común y constataréis aquello que ya sabéis: que educar a nuestros peques es toda una aventura. Pero os sentiréis ayudados para saber cómo educarlos mejor en casa, qué límites poner, cómo hablar con ellos, cuáles son sus miedos, cómo afrontarlos, qué precauciones de salud debéis tomar, qué libros pueden leer o qué hacer, por ejemplo, en su tiempo de vacaciones o en las fiestas y celebraciones señaladas. Un sinfín de temas útiles, prácticos y necesarios para no perdernos en el rumbo de la educación de nuestros hijos.

Chupetitosy a mi personalmente, nos encanta este blog porque es diferente a los demás y porque quizá, trata como pocos, el tema de la educación emocional de los niños porque en los peques todas las emociones son válidas y necesarias yes importantísimo saber reconocerlas, comprenderlas y que sepan expresarlas bien. Y os daréis cuenta de que eso se puede conseguir si nosotros los padres aprendemos también a vivir las emociones y a gestionarlas.

De verdad os digo que echéis un vistazo al blog. Os ayudará mucho. Y si queréis estar también al tanto de todo lo que sucede en el blog, podéis seguirlo en la cuenta de Twitter @mamapsicologain, que tiene más de 10.400 seguidores.

¡Así no se os pasará ni un detalle!

Hoy quiero hablaros de un tema que, en determinadas ocasiones, suele generar polémica cuando se habla de la crianza de nuestros bebés: el colecho, que consiste básicamente en compartir la cama con el bebé. ¿Estáis a favor o en contra?

Se ha demostrado que, siempre que se practique de forma segura aporta muchos beneficios para el bebé. Entre esos beneficios destacan: un mayor descanso del bebé, reduce la tasa de muerte súbita del lactante, favorece la lactancia materna, si se alimenta con lactancia materna la madre también descansa más puesto que no tiene que levantarse para dar las tomas al bebé, se refuerza el vínculo con los padres, se genera menor nivel de estrés, menos lloros y mejor desarrollo emocional a los pequeños.

El colecho aún sigue siendo un tema tabú en la crianza de los hijos FUENTE: en.wikipedia.org

El colecho aún sigue siendo un tema tabú en la crianza de los hijos
FUENTE: en.wikipedia.org

Para que el colecho sea seguro se recomienda que ninguno de los padres fume, ni padezcan de obesidad, ni tomen drogas, somníferos ni cualquier sustancia capaz de dejarnos sumidos en un profundo sueño, con el fin de evitar el riesgo de poder aplastar al bebé. Tampoco se recomienda practicarlo con menores de 3 meses, por el mismo motivo.

Lo mejor, hasta que el niño empieza a moverse, es que duerma al lado de la madre, ya que en general las madres después de parir tenemos el sueño más ligero y una especie de instinto con el que notamos el más mínimo movimiento del bebé. Pero una vez que ya se mueve es mejor que duerma entre medias de los dos padres (o de uno de ellos y una pared) para evitar que el bebé se caiga de la cama, que creedme, a veces pasa.

Otra opción muy buena para disfrutar de los beneficios que proporciona el colecho pero evitando riesgos y durmiendo todos un poquito más anchos, es adosar a la cama una cuna de colecho o cuna sidecar, que es básicamente una cuna normal a la cual se le quita la barrera que pega a la cama y que se regula la altura a la altura del colchón de la cama donde se va a dormir.

El colecho bien practicado genera un mejor desarrollo emocional a los bebés FUENTE: flickr.com

El colecho bien practicado genera un mejor desarrollo emocional a los bebés
FUENTE: flickr.com

Sin embargo, a pesar de todos estos beneficios, el colecho sigue siendo un tema un poco tabú y cuando lo comentas con otras personas, sobre todo los partidarios de un modelo de crianza más “tradicional”, o incluso con gente más mayor, siempre hay quien dice que esta práctica les parece un poco rara u opinan que no le estás haciendo ningún bien al bebé o que lo estás malcriando. Incluso, hay que dice que el dormir con los padres acarrea diversos problemas de sueño para el niño, y que con el tiempo duermen menos horas, tardan más en conciliar el sueño y además se despiertan más veces durante la noche. Y que, también, la pareja pierde su intimidad y puede haber un alejamiento en la relación entre papá y mamá.

Quizá la solución a este tema, como a muchos otros, esté en saber respetar a las madres y padres que hacen las cosas de forma distinta a las nuestras. El colecho, bien practicado durante un tiempo, pienso que nunca es malo para el bebé. ¿Qué opináis vosotros?

¿Sabes lo que es el Síndrome de Burnout?  ¿Sabes que algunas mamás lo padecen? Se conoce como Síndrome de Burnout el trastorno emocional que padecen ciertos trabajadores relacionados con su responsabilidad y entrega. El estrés que les genera ese deseo de agradar y realizar bien su trabajo, así como el desgaste físico que este supone, les empuja a caer en un cansancio intenso y prolongado que les afecta tanto a su cuerpo como a su mente. No en vano, es una de las causas más frecuentes de bajas laborales.

Pues bien, este síndrome se aplica cada vez más al entorno familiar. Específicamente a las madres, tanto primerizas como a las que tienen más de un hijo. ¿Suena lógico, verdad? Las mamás no pueden dejar de asumir la responsabilidad que genera criar, cuidar y responsabilizarse de los hijos.

Las mamás no pueden dejar de asumir la responsabilidad que genera criar, cuidar y responsabilizarse de los hijos FUENTE: flickr.com

Las mamás no pueden dejar de asumir la responsabilidad que genera criar, cuidar y responsabilizarse de los hijos
FUENTE: flickr.com

Si este trastorno se da en aquellos oficios elegidos de forma vocacional y se presenta con bastante asiduidad en los médicos, las enfermeras o los profesores, no es de extrañar que también llegue hasta las madres, especialmente para aquellas que continúan con sus tareas laborales fuera de casa, con el cuidado del hogar y con la responsabilidad de la crianza de sus bebés. Mucho más si son madres que aspiran a ser perfectas en todos los ámbitos de su vida.

Y es que parece que la sociedad nos ha empujado a que las madres tengamos que ser perfectas. Siempre sonrientes, atentas, diligentes y amables, y que no podamos permitirnos el lujo de enfadarnos, salir con las amigas o dejar la cama sin hacer, aunque sólo sea por un día. Por muy “super-woman” que una sea, lo queramos o no, no hay cuerpo que aguante ese estrés, mucho más si nuestro peques han salido peleones y apenas nos dejan dormir. Como madres solemos exigirnos más de lo que podemos dar. Desde bien temprano iniciamos nuestra jornada junto a nuestros pequeñines y a mediodía ya sentimos que nos faltan fuerzas, pero continuamos. Y cuando llega la noche el agotamiento nos sobrepasa; y cuando por fin logramos dormir al bebé, queremos salir corriendo y la culpa nos ataca.

Eso puede hacer que surjan en nosotras los síntomas del Síndrome de Burnout: dolores de cabeza, agotamiento, insomnio y algún que otro problema gastrointestinal, por lo que, a veces, puede ser confundido con otro tipo de patología. Además, las madres podemos  sentirnos madres especialmente nerviosas, con claros síntomas de ansiedad y con la continua sensación de ser inservibles para nuestros hijos.

Pero ¿qué podemos hacer? Es importante que sepamos priorizar las tareas que tengamos que realizar durante el día y no angustiarnos si no llegamos a todas; sacar tiempo para nosotras, aprovechar los momentos en los que el bebé está descansando para echar una cabezadita, leer un poco o hacernos la manicura, por ejemplo, nos puede relajar. Y, por último, y más importante, pedir ayuda. ¿Por qué no? No es nada malo confesar que estamos cansadas, que el trabajo de madre nos ocupa las 24 horas del día los 365 días del año, así que no nos sintamos culpables por declararnos agotadas en muchas ocasiones. Seguro que la familia puede echarnos una mano, además los profesionales de la salud están ahí para hacer que nuestra vida se llene de tranquilidad y podamos disfrutar de nuestra labor maternal.

El Síndrome de Burnout está latente y debeos pedir ayuda a la familia cuando la necesitemos FUENTE: flickr.com

El Síndrome de Burnout está latente y debeos pedir ayuda a la familia cuando la necesitemos
FUENTE: flickr.com

Si no reconocemos que necesitamos ayuda, o que posiblemente el Síndrome de Burnout esté latente y ponemos manos a la obra para superar este cuadro, sólo permitiremos que nuestro malestar se agrave y que, incluso, la depresión postparto que se puede presentar durante los primeros meses de vida del bebé, se quede en nosotras por largo tiempo.

Hace unos días encontré en las redes sociales un texto que, al parecer, ya llevaba tiempo circulando con bastante éxito. Se trata de una carta que colgó una pediatra en la puerta de su consulta para que fuera leída por todas las mamás y papás que allí acudían, quizá un poco como respuesta a las muchas dudas que sobre la maternidad se le preguntaban a la doctora.

Lo mejor para el bebé eres tú FUENTE: Blog más allá del Rosa o Azul

Lo mejor para el bebé eres tú
FUENTE: Blog “Más allá del Rosa o Azul”

No cabe duda de que muchas veces nos preguntamos muchas cosas y recibimos también muchos consejos sobre cómo criar a nuestros bebés y la respuesta es muy clara: hay que criarlos con sus madres (y también sus padres) a su lado. Y eso es lo que venía a decir, básicamente, el texto que colgó la médico en su consulta sobre lo que necesitan nuestros bebés, y que ahora os reproduzco para que lo leáis detenidamente y lo compartáis con todas las madres y padres que conozcáis. Aquí va :

Lo mejor no es el pecho.
Lo mejor tampoco es el biberón.
Lo mejor no es que lo cojas.
Lo mejor tampoco es que lo dejes de coger.
Lo mejor no es que lo tumbes así.
Lo mejor tampoco es que lo tumbes del otro modo.
Lo mejor no es que lo tapes de una forma.
Lo mejor tampoco es que lo tapes de la otra forma.
Lo mejor no es que lo abrigues con esto.
Lo mejor tampoco es que lo abrigues con aquello.
Lo mejor no es que le des purés.
Lo mejor tampoco es que le des trozos.
Lo mejor no es lo que te dice tu madre.
Lo mejor tampoco es lo que te dice tu amiga.
Lo mejor no es que esté con una niñera.
Lo mejor tampoco es que vaya a la guardería o esté con abuelos.
Lo mejor no es que siga ese tipo de crianza.
Lo mejor tampoco es que siga ese otro estilo de crianza.

¿Sabes lo que es realmente lo mejor?

Lo mejor eres tú

 El texto de Jaione Yabar ha revolucionado la forma de saber qué es lo que necesita la crianza de los hijos FUENTE: flickr.com

El texto de Jaione Yabar ha revolucionado la forma de saber qué es lo que necesita la crianza de los hijos
FUENTE: flickr.com

Con esta bonita forma de ver la crianza de los hijos, la autora original del texto Jaione Yabar, creadora del blog ‘Más allá del Rosa o Azul’ y madre de dos hijos, ha conseguido revolucionarnos a todos. La historia comenzó a convertirse en viral cuando la foto de dicha hoja en la que aparece una lista de que es “lo mejor…” para una madre primeriza fue subida al perfil de Facebook ‘Partos múltiples’ el día 16 de febrero, desde donde fue compartido más de 10.000 veces. Y es que el mensaje no podría ser más poderoso y cuánta verdad recogía en sus líneas.

Ahora que se acerca el Día de la Madre, puede ser un bonito regalo que ofrecerle para esa fecha tan especial, tanto si ya es mamá como si lo va a ser pronto. Podéis imprimirlo, ponerle un bonito marco, y así­ que lo tengan presente en cada momento, porque efectivamente, lo mejor para tu bebé siempre eres tú: su madre y su padre.

Hace ya un tiempo que mi hijo dejó de ser un bebé y el tiempo me ha dado una perspectiva distinta de aquella época de recién nacido. Y es que cuando los hijos se hacen mayores es cuando te das cuenta que has intentado ser la mejor madre para ellos mientras fueron bebés, aunque en aquel momento todo eran dudas, culpas e inquietudes, como lo es en este momento respecto a la etapa que vive ahora mi hijo.

Aunque, en mi caso, la primera infancia ya ha pasado, para las madres que acabáis de tener un bebé, puede ser útil seguir los consejos de las que ya hemos pasado por ahí y el primero que yo os daría sería que los quisiérais mucho, nada más. Es verdad que las madres primerizas reciben muchos consejos (a veces contradictorios) y son juzgadas por cada paso que da en la crianza, la lactancia, el sueño, el tiempo que cogen a sus bebés en brazos, la ropa que les pone… pero esa no es mi intención. Todo lo contrario, yo no pretendo angustiaros ni no dejaros disfrutar de lo más importante que tenéis que es vuestro bebé.

Los consejos de otras madres pueden ser útiles para aquellas que acaban de tener un bebé FUENTE: pixabay.com

Los consejos de otras madres pueden ser útiles para aquellas que acaban de tener un bebé
FUENTE: pixabay.com

Como sé que es difícil mantener la cabeza fría con las hormonas disparadas, no es extraño que estéis estresadas y que os sintáis, en ocasiones, unas malas madres. Por eso, intento ayudaros para que os deis cuenta de que yo también ha pasado por ahí y sé lo que es acabar de tener un bebé. Así que aquí van mis pequeños consejos, por si os sirven:

  • Lactancia. Sin duda la leche materna es el mejor alimento para vuestro bebé, lo avalan todos los estudios científicos sobre el tema. Pero, si no queréis, si no podéis, si os angustia y lo único que conseguís es un bebé llorando y una madre histérica, con sensación de fracasada, hablad con vuestro pediatra sobre la conveniencia de darle leche de fórmula. No pasa absolutamente nada. No porque utilicéis los biberones vais a tener unos bebés menos sanos, o menos inteligentes o menos felices.
  • Dormir. Hablando de sueño, leeréis tanto que lo mejor para el bebé es el colecho como que debe dormir solito desde el principio. Solo vosotras conocéis a vuestro bebé y a vosotras mismas y, vuestro instinto y circunstancias encontrarán la mejor solución para ambos. Y digo para ambos porque la madre sigue siendo importante y necesita descansar, unas lo hacen mejor con el niño en la misma cama y otras con el bebé cerca pero independiente.
  • Llanto. También os encontraréis que unos os dirán que no le dejes llorar nada y otros que el bebé tiene que llorar para aprender. Mi experiencia vuelve a ser que cada niño es distinto y que tú lo conoces mejor que nadie, sabes si puedes dejar que ese llanto dure un poquito o, si debes correr a calmarle. También cada madre es única y reacciona de forma diferente ante el mismo estímulo. El sentido común y el cariño por vuestro hijo os harán saber qué debéis hacer.
Conoce a tu bebé, quiérelo mucho y adáptate a sus circunstancias FUENTE: pixabay.com

Conoce a tu bebé, quiérelo mucho y adáptate a sus circunstancias
FUENTE: pixabay.com

  • Brazos. Coger al bebé constantemente para unos es quererle para otros mal acostumbrarle. Para mi depende del niño y por supuesto de las madres. Yo nunca me lo planteé, lo cogí cuando consideré, para unos muy poco, para otros en demasía. Para mi hijo que es lo importante, lo necesario.
  • Ropa. Encontraréis quien os diga que le abrigáis demasiado o quien os advierta que vuestro bebé tiene frío. Aunque ninguno de los extremos es bueno para el bebé, informaos de lo que realmente necesita y dejad que los demás hablen.
  • Guardería. Que el bebé necesita relacionarse con otros de su edad es falso, que es mejor que pase los catarros y enfermedades comunes antes que después, también, que la guarde le servirá para entrar mejor al colegio, dependerá de cada niño. La guardería es un lugar donde te atienden a vuestros peques porque lo necesitáis o porque queréis. Optéis por ella o no, hacedlo con convencimiento, sin recurrir a falacias ni excusas y con la cabeza bien alta.

El resumen es sencillo, conoce a tu bebé, quiérelo mucho y adaptaos a las circunstancias que tengáis de la mejor forma posible, sin dejaros llevar por modas y falsos temores. Haced caso sólo de alguien que os quiera a tu bebé y a ti, informaos y sacad vuestras conclusiones y, sobre todo, huid de seguidoras fanáticas de gurús de temporada.