Etiquetado en las publicaciones ‘dormir al bebé’

Tener un bebé en casa es sinónimo de no poder dormir, para muchos padres. La realidad es que en algún momento, los peques aprenderán a dormir seguido, pero no es nada extraño que, sobre todo durante su primer año de vida, el sueño del bebé sea irregular y se despierte con frecuencia por varias razones que no tiene por qué ser graves, ni mucho menos.

Lo habitual es que el bebé se despierte y no duerma seguido porque tiene hambre FUENTE: pixabay.com

Lo habitual es que el bebé se despierte y no duerma seguido porque tiene hambre
FUENTE: pixabay.com

Hasta que el bebé pueda dormir toda la noche seguida, los padres pueden perder entre 400 y 700 horas de sueño, así que el primer consejo de los especialistas es tener paciencia y ser muy conscientes de que la situación no se eternizará. Durante los primeros cuatro meses del bebé, lo habitual es que se despierte por hambre: su estómago crece desde el tamaño de una canica al de un huevo y así poquito a poco. Eso significa que se llena pronto, pero también que vuelve a tener hambre al poco tiempo. Y dormir con hambre no es nada sencillo, especialmente para ellos que no saben bien qué es esa sensación.

Sin embargo, la alimentación no es la única causa que puede llevar al niño a despertarse. A dormir también se aprende, y mientras un adulto puede despertarse fácilmente en las fases de sueño superficial, pero es capaz de darse la vuelta y seguir durmiendo, muchos bebés aún no saben hacerlo. Necesitan que alguien les ayude para poder volver a dormirse, y esa es la causa de que nos reclamen a altas horas de la noche. Lo mejor en estos casos es ofrecerles el pecho materno (si se lo dais) o su chupete. La succión les ayudará a calmarse y a relajarse y, por tanto, a volver a conciliar el sueño.

Además, hay otros factores que pueden influir en sus patrones de sueño del bebé. Por ejemplo, si tiene demasiadas siestas diurnas es posible que se desvele con facilidad por la noche. Al igual que el carácter del niño influye en su sueño: según los especialistas, los bebés de temperamento fácil son más adaptables y regulares que los que tienen un carácter más exigente. Por eso, mientras que un bebé tranquilo no necesitará rutinas muy estrictas para dormir de un tirón toda la noche, los pequeños con más temperamento o más nerviosos, seguramente, no se dormirán con tanta facilidad y serán más propensos a tener alguna dificultad con el sueño.

Si el bebé duerme demasiada siesta, su sueño por la noche también puede alterarse FUENTE: pixabay.com

Si el bebé duerme demasiada siesta, su sueño por la noche también puede alterarse
FUENTE: pixabay.com

Dicen los pediatras que lo más importante para evitar futuros trastornos del sueño es enseñarles a dormir solos desde muy pequeñitos, por lo que las rutinas básicas que te comentamos, pueden ayudarte bastante:

  • Elegir una hora para acostar al manteniéndolo despierto las dos horas anteriores.
  • Colocar al bebé en la cuna cuando esté despierto pero ya somnoliento, nunca antes.
  • Procurar no despertarle cuando esté durmiendo.
  • No darle el biberón en la cuna para que no asocie la alimentación al momento de dormir.
  • Mantener el silencio y la luz apagada si se despierta por la noche, para que sepa que ahora toca seguir durmiendo.

Es muy importante que seáis firmes y que tratéis de ir modificando esos hábitos que sabotean su rutina de sueño poco a poco. ¡Con paciencia y estos consejos, tu bebé aprenderá a dormir solito pronto!

Aunque los bebés recién nacidos tienden a dormir 18 horas al día, es cierto que lo hacen en pequeños periodos de tiempo a lo largo de todo el día. Además de tener mucha paciencia, hay otros consejos que pueden ayudarte a conseguir que tu bebé duerma bien y, poco a poco, lo haga de forma más seguida. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Te los resumo! ¡A mí, me funcionaron!

Es bueno que el bebé sepa con antelación cuando se le va acercando la hora de ir a dormir FUENTE: pixabay.com

Es bueno que el bebé sepa con antelación cuando se le va acercando la hora de ir a dormir
FUENTE: pixabay.com

1. Respeta siempre la misma hora para acostar a tu hijo. Así sabrá con antelación cuando se le va acercando la hora de ir a dormir.

2. No realices actividades bruscas ni excitantes con él durante el tiempo previo a irse a dormir. Por la noche sólo puede favorecerle un baño, un masaje, una nana… aquello que le tranquilice. En este punto, hay que decir que cada bebé es un mundo y tendrá sus preferencias, pero pronto sabrás cuáles son.

3. Vigila las condiciones de comodidad de su cuna, colchón firme, edredón suave, tejidos naturales. En la cuna, lo ideal para evitar que la cara del bebé quede cubierta durante el sueño, se aconseja que no haya almohadas, almohadones ni ropa enrollada. El colchón debe ser firme, ajustarse bien a la cuna sin dejar espacios libres y estar cubierto por una sábana ajustable fina.

4. Mantén la temperatura adecuada en su habitación. Sin duda, los 22 grados centígrados parecen algo muy confortable para una habitación, y eso está muy bien cuando el bebé está despierto. Pero la temperatura ideal para dormir está entre los 16 y 21 grados centígrados. Esto se debe a que el sueño llega con un descenso de la temperatura del cuerpo, y ésta es la razón por la que un baño antes de dormir ayuda a tu hijo a dormirse antes. El baño lo deja calentito y cómodo, y luego la temperatura más fría hace que su temperatura corporal baje, lo que le provoca el sueño.

5. Dale su chupete, su mantita o su muñeco de compañía. En Chupetitos tienen gran variedad de chupetes de primera calidad y con muchos diseños y modelos, en diferentes tipos de tetinas para elegir, para los recién nacidos. Os aconsejo que echéis un vistazo. También tienen a la venta mantitas y doudous y peluches que les acompañarán para coger el sueño.

El chupete relajará a tu bebé y le ayudará a dormir FUENTE: chupetitos.com

El chupete relajará a tu bebé y le ayudará a dormir
FUENTE: chupetitos.com

6. Procura que el bebé asocie la hora de dormir con un rato agradable, de cariño e intimidad. Una canción, un poema o el cuento de buenas noches, en cuanto tenga edad, son el mejor preludio para indicarle que llega el momento de descansar hasta mañana.

7. Inventa una frase cariñosa de despedida que utilices siempre.

8. Sal de la habitación antes de que se duerma y no lo duermas en brazos, ya que cogerá esa costumbre. Lo mejor es acostarlo en su cuna (todavía despierto) y acompañarlo un ratito, antes de que se quede dormido.

9. No le cierres la puerta, entórnala y reduce la luz hasta la penumbra, no hasta la total oscuridad.

10. Acude si llora o te llama, comprueba que todo está bien, ofrécele su chupete si se le ha caído, dale un beso, repite la frase cariñosa de despedida y sal de su cuarto siempre antes de que se duerma.

Tener un bebé es cansado, pero crecerá mucho antes de lo que te gustaría. En definitiva, siguiendo estos consejos podemos conseguir que el bebé duerma bien y favorecer su sueño tranquilo, pero no olvidemos que es saludable que se despierten por la noche y esos despertares en principio no indican que nada “funcione mal”. Lo más probable es que el bebé necesite comer, que le cambien el pañal o simplemente que o cojamos un poquito en brazos.

Llega la primavera, ya la tenemos a la vuelta de la esquina. Es la época en la que salimos más con nuestros bebés, porque los días van alargando un poco, mejora la temperatura y las terrazas de las calles comienzan a llenarse. ¿Qué hacemos cuándo a los peques les entra el sueño y han de dormir en cualquier parte?

Los niños tienen que acostumbrarse a que la vida es cambiante y hay que adaptarse a lo que haya. Es verdad, que cuando son bebés muy pequeños conviene establecer rutinas y no salirse de ellas hasta que aprendan qué ahora toca comer,a qué hora toca dormir, después jugar, a continuación el baño… Eso les da seguridad y se adaptan a un orden que viene bien a toda la familia.

Yondi es una almohada ideal para que duerman los peques cuando están fuera de casa FUENTE: chupetitos.com

Yondi es una almohada ideal para que duerman los peques cuando están fuera de casa
FUENTE: chupetitos.com

Pero cuando se hacen un poco más mayores y empezamos a disfrutar de ellos y, como os decía antes, empezamos a salir a casi cualquier parte porque mejora el clima, si tienen que cambiar las rutinas un poco, se acostumbrarán, y cuando tengan que descansar o dormir, se dormirán en su cochecito sin problemas.

Con un bebé de pocos meses, hay que respetar sus horarios casi a rajatabla, porque si alteramos sus ritmos, se descentrará, se mostrará irritable, comerá mal, dormirá peor… Pero con un bebé un poquito más mayor podemos dejarle que se eche una siestecita en cualquier parte, mientras nosotros estamos tranquilamente tomando algo o paseando por la calle.

No se trata de salir de marcha con el pequeño hasta la madrugada, pero sí puede adaptarse a dormir en una terraza, un lugar no muy ruidoso y bien ventilado. Para ello, os recomiendo unos accesorios que os vendrán de maravilla si queréis dormir a vuestro bebé en cualquier parte. Si lo veis con sueño, lo mejores darle su chupete y, después, su almohada para que se duerma.

A mi, personalmente, me gusta mucho la almohada de viaje Yondi de la marca Trunki porque es suave y mullida, ideal tanto para la sillita de paseo como para la del coche, ideal para que el bebé duerma en cualquier sitio. Además, se fabrica con las formas de simpáticos animalitos y son perfectas para la seguridad de los más peques, porque evitan movimientos bruscos en el cuello mientras van de camino.

Esta almohada evita movimientos bruscos en el cuello mientras vamos con los peques en el cochecito FUENTE: chupetitos.com

Esta almohada evita movimientos bruscos en el cuello mientras vamos con los peques en el cochecito
FUENTE: chupetitos.com

Hay  diferentes modelos: con la forma y la cara de un búho, de un oso panda, de un dinosaurio, de un mono; y otros dos modelos en azul y en rosa con la forma de un perrito. Todas ellas están especialmente diseñadas como almohadas de máxima seguridad, se conectan bajo la barbilla con dos imanes para proporcionar seguridad a los más pequeños, son de tacto suave y de gran calidad e impiden que los niños, en caso de baches o movimientos bruscos, puedan hacer malos gestos con el cuello, lo cual les puede evitar un montón de lesiones y molestias. En definitiva, hacen que los niños viajen cómodos y puedan dormir también en su carrito o cochecito.

En la web de Chupetitos las podéis adquirir, dentro de la sección de rebajas (ya que sólo cuestan ahora 9,50 euros) y ya veréis como os gusta su tejido de acogedora felpa, que proporciona un total confort y una facilidad de lavado en todo momento; y como su relleno de microfibra o microperla da una perfecta sujeción y comodidad al peque. Dormirá súper a gusto durante todos los trayectos que hagáis.

La nueva colección de doudous conejitos de Nattou personalizables ha llegado a Chupetitos y la verdad es que me tienen tan enamorada que no he podido resistirme a contaros cosas sobre ella. Se trata de una colección de peluches para dormir al bebé, única y muy original. Presenta diferencias de diseño respecto a los que la marca había realizado con anterioridad, aunque en ésta, también un animalito, en este caso un conejo, sigue siendo su motivo principal. Eso sí, con diferencias, como os digo.

Nuevo Doudou Lapidou de Nattou en color rosa FUENTE: chupetitos.com

Nuevo Doudou Lapidou de Nattou en color rosa
FUENTE: chupetitos.com

Nattou presenta sus colecciones siempre partiendo de diseños donde los colores llamativos se mezclan con tonos grises, creando un contraste que atrae a los más pequeños y que gusta a las mamis y a los papis. Si hay algo que hace muy bien esta forma es asignar perfectamente colores especiales a cada colección, con la finalidad de  hacerla diferente al resto, pero igual a todos los modelos que presenta el resto de su gama de accesorios para bebés: medidores, peluches, peluches musicales, doudous, espirales de juegos…

La gama de doudous Lapidou cambia el concepto y continua la línea de su predecesora, pero mantiene únicamente dos modelos peluche y doudou en colores rosa, azul, marrón taupe y menta; pero, a pesar de la diferencia entre los colores todos mantienen la característica de ser tonalidades suaves, muy en consonancia con su tejido de pelo muy fino, o como a mi me gusta llamarlo: “piel de melocotón”.

El doudou de Nattou es un gracioso y tierno conejo con la boca, nariz y ojos cosidos, con las orejas muy largas y caídas que le aportan personalidad, un cuerpo redondeado mullido y blandito, y unas piernas muy cortas donde observamos un “nudo”, que le da un punto de originalidad. La cabeza del conejo se presenta en la parte central del doudou, para dar más valor si cabe al detalle de sus orejas grandes.

Realizado íntegramente en polyester 100%, el doudou Lapidou de Nattou tiene un suave que hace que el bebé coja sus grandes orejas para abrazarlas, acariciarlas y relajarse de tal forma que pueda coger el sueño de inmediato. De hecho, es apto para bebés recién nacidos.

El doudou Lapidou tiene un suave tacto con un gracioso conejo con grandes orejas para que lo abrace el bebé FUENTE: chupetitos.com

El doudou Lapidou tiene un suave tacto con un gracioso conejo con grandes orejas para que lo abrace el bebé
FUENTE: chupetitos.com

Para mi, personalmente, es una opción muy acertada para las primeras semanas o incluso meses de vuestro bebé porque su forma cuadrada de pequeña manta les creará el hábito de descansar y dormir tranquilamente, acompañados de un amigo a su medida. Ademas, en Chupetitos lo podéis personalizar con el nombre de vuestro hijo o de vuestra hija. La personalización os la realizan mediante bordado en color fucsia y en un máximo 12 caracteres. ¡Eso, sí! Si no pulsáiss la opción personalizar cuando hacéis el encargo desde la web y ponéis el nombre que qieréis, el doudou no se personalizará. Así que debéis aseguraros antes de elegir la opción personalizada y completar vuestro pedido.
¿Qué penáis, será el conejo Lapidou de Nattou su primer amigo? yo estoy prácticamente convencida de que así será.