Etiquetado en las publicaciones ‘dormir’

Encontrar la posición adecuada a la hora de dormir cuando se está embarazada no siempre es tarea fácil. Intentamos encontrar la postura más cómoda y relajada para nosotras y nuestras parejas, sobre todo conforme avanza el embarazo, pero no nos paramos a pensar en algunos aspectos que pueden resultar peligrosos para la salud del bebé. Y es que, algunas posiciones a la hora de dormir pueden suponer la muerte del bebé, según el último estudio realizado por investigadores del Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda.

Durante el embarazo es mejor dormir del lado izquierdo siempre FUENTE: pixabay.com

Durante el embarazo es mejor dormir del lado izquierdo siempre
FUENTE: pixabay.com

La investigación, publicada en el “British Medical Journal”,  vincula la posición del sueño de la madre, con el riesgo de muerte fetal, especialmente a lo largo de los últimos días del tercer trimestre. No en vano, y según las cifras que han manejado,  cuatro de cada mil niños pueden nacer muertos si la madre no ha dormido del lado izquierdo. Esta cifra bajaría a la mitad entre aquellas que sí lo han hecho.

Esta investigación se realizó entre 155 mujeres cuyos bebés habían nacido muertos y 310 cuyos hijos nacieron sin complicaciones. La pregunta principal era conocer la posición de la embarazada durmiendo durante la última semana y, especialmente, la última noche. También se cotejaron otros datos como si dormían siesta o si se levantaban a lo largo de la noche.

Aunque no se encontró un vínculo con los ronquidos (otro de los grandes mitos del sueño y la salud del bebé) o la falta de siestas durante el día, sí se comprobó que existía una relación entre la posición a la hora de dormir. Aquellas que lo habían hecho del lado izquierdo presentaban menos riesgo a que sus bebés fallecieran.

Según la OMS, cada día 7.200 bebés mueren en los últimos días del embarazo, y cuyas causas parecen ser un misterio. Es así que esta investigación intenta sacar un poco de luz ante esta terrible tragedia, comprobando que la posición de la embarazada en los descansos prolongados, suele ser más importante de lo que pueda parecer.

Dormir boca arriba o sobre el lado derecho, aumenta el riesgo de que el bebé fallezca FUENTE: pixabay.com

Dormir boca arriba o sobre el lado derecho, aumenta el riesgo de que el bebé fallezca
FUENTE: pixabay.com

Dormir boca arriba o sobre el lado derecho, aumenta el riesgo de que el bebé acabe falleciendo, la causa: la falta de riego sanguíneo que le llega al niño. De igual modo se comprobó que aquellas madres que se habían levantado una vez, o ninguna, a lo largo de la noche para ir al baño, también eran más proclives a tener problemas con la salud de su hijo, que aquellas otras que se levantaban más a menudo.

En cualquier caso, los expertos no quieren alarmar a la población ya que la incidencia es muy baja y todavía quedan muchas más investigaciones por realizar y los resultados deben ser confirmados por estudios más amplios y detallados, antes de que se establezca una recomendación formal de salud pública. Por tanto, podemos tener en cuenta lo que dice este estudio, pero no asustarnos en exceso si no dormidos tampoco siempre del lazo izquierdo.

Las embarazadas se despiertan varias veces durante la noche, especialmente en el último trimestre de embarazo. ¿Pero sabéis por qué es?  ¿Sabéis por qué se despiertan tanto por la noche? Pues porque su cuerpo se está preparando para la lactancia, según se ha puesto de manifiesto recientemente en una conferencia sobre orientación para un mejor seguimiento del embarazo y cuidado del recién nacido, organizada por el Hospital Quirónsalud Sur de Madrid.
Las embarazadas se despiertan mucho durante la noche porque están preparándose para la lactancia FUENTE: pixabay.com

Las embarazadas se despiertan mucho durante la noche porque están preparándose para la lactancia
FUENTE: pixabay.com

Muchas embarazadas cuentan que durante el primer trimestre del embarazo sufren de una gran somnolencia, mientras que a partir del segundo es frecuente sufrir trastornos en el sentido contrario, les resulta imposible dormir de un tirón. Esto es absolutamente normal, despertarse varias noches en la noche durante el embarazo no es sino una manifestación de que el cuerpo de la mujer está preparándose de forma natural para la lactancia.

En concreto, en la citadas charlas organizadas por Hospital Quirónsalud Sur de Madrid, se explicó que los primeros cambios son de tipo psicológico, en el primer trimestre la felicidad puede mezclarse con ansiedad, duda e irritabilidad; miedo a lo desconocido, a no estar a la altura, temor a tener un accidente por los abortos. Mientras que, en el segundo trimestre, el hijo pasa de ser una esperanza a una certeza, convirtiéndose en una certeza que reacciona, mientras que en el último trimestre es el centro de los pensamientos de la pareja, y ocupa su lugar en la familia.

Respecto a los cambios físicos, todas las mujeres durante el embarazo van a experimentar una serie de cambios corporales, de los cuales algunos van a desaparecer tras el parto, sin embargo, otros las van a acompañar durante el resto de su vida. Por ello, es siempre muy importante tomar medidas preventivas para que, en la medida de lo posible, estos cambios se minimicen.

Como he dicho muchas veces y me gusta decir a todas horas, el embarazo no es una enfermedad, pero sí produce una serie de cambios tanto físicos como psíquicos que nos hace cambiar la perspectiva de nuestra vida diaria, aunque no por ello debe detenerse nuestra vida: podemos desplazarnos, divertirnos, hacer deporte o trabajar… a no ser que tengamos indicaciones claras de nuestro médico.

Durante el último trimestre de gestación e cuerpo de la embarazada se está preparando para amamantar FUENTE: pixabay.com

Durante el último trimestre de gestación e cuerpo de la embarazada se está preparando para amamantar
FUENTE: pixabay.com

Así que ya lo sabes. Si estás en la recta final del embarazo y te despiertas continuamente, no te asustes. Simplemente, es que tu cuerpo se está preparando para la lactancia. Y lo que está claro es que, tanto si piensas en ello como si no, tu cuerpo de embarazada ya se está preparando para amamantar. Ese es uno de los motivos por los que tus senos se ponen tan grandes durante el embarazo: los conductos lácteos y las células productoras de leche empiezan a desarrollarse y los senos reciben más sangre que antes. Pero también tu mente, porque la naturaleza es sabia y sabe que se le espera, los primeros meses de vida del bebé, la dura tarea de criar y amamantar a un hijo.

Además, no olvidéis que la lactancia materna es el mejor alimento para el bebé, pues está perfectamente adaptado a sus necesidades. Tanto es así que la OMS y UNICEF recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé.

A todos los padres les inquieta conocer la mejor posición para dormir a su bebé.  Durante mucho tiempo se creyó que la mejor posición y más segura era colocar a nuestro pequeño boca abajo. De esta manera, el bebé estaría más cómodo debido a que la oxigenación sería mejor; pero el aumento de casos de muerte súbita en esta posición hicieron investigar la relación entre ambos.

Los pediatras recomiendan que el bebé duerma en la postura boca arriba o de costado FUENTE: pixabay.com

Los pediatras recomiendan que el bebé duerma en la postura boca arriba o de costado
FUENTE: pixabay.com

No fue hasta bien entrados los años 90 cuando la Academia Americana de pediatría, la Academia Canadiense de pediatría y otras instituciones expertas recomendaron que los bebés deberían descansar boca arriba o bien de costado.  De esta manera, se minimizaba el riesgo de sufrir una muerte súbita. Los pediatras recomiendan que el bebé descanse, dentro de lo posible, en la postura boca arriba. Esto puede ser al principio difícil para el bebé, ya que los recién nacidos tienden a dormirse de lado o boca abajo, especialmente cuando se relajan sobre el pecho de uno de sus padres. Lo mejor es por ello acostumbrar al peque cuando antes a que duerma boca arriba, para que se convierta pronto en un hábito.

No obstante, dormir boca arriba dicen que puede incrementar la aparición en el bebé de plagiocefalia en los lactantes, una deformidad transitoria del cráneo que se origina al acostar al bebé siempre en la misma postura. Por ello, conviene cambiar la posición de la cabeza del bebé durante el sueño, pero colocándole boca abajo solo mientras esté despierto y bajo nuestra supervisión.

¿Qué debemos tener en cuenta, pues,  cuando coloquemos al bebé para a dormir en las posturas recomendadas? Muy sencillo: sus pies han de tocar el borde inferior de la cuna. Lo esencial es que se sienta seguro, por eso a veces envolverlo en su mantita es una manera de hacer que se sienta protegido. Y también, otros factores como que el colchón de la cuna sea firme, que no haya almohadas ni juguetes peligrosos dentro de la cuna, que esté cómodo con su pijama, que esté con una temperatura neutra (ni mucho calor ni mucho frío) y que exista un ambiente siempre limpio.

El síndrome de muerte súbita ha descendido en los últimos años considerablemente en todos los países del mundo, sobre todo, desde que se conoció que la mejor postura para el sueño del bebé era boca arriba o de costado.  El uso del chupete minimiza también el riesgo de muerte súbita, al igual que la lactancia materna.

Dormir con chupete minimiza también el riesgo de muerte súbita FUENTE: pixabay.com

Dormir con chupete minimiza también el riesgo de muerte súbita
FUENTE: pixabay.com

En definitiva, la mejor postura para un bebé recién nacido es boca arriba o de costado, aconsejado por los pediatras. Eso sí, estas indicaciones se hacen especialmente para los primeros meses de vida. Una vez que el bebé puede rodar y colocarse bien por sí mismo, será él quien elija la postura más adecuada y cómoda para si mismo.

Por último, siempre que tengáis alguna duda, yo os aconsejo, personalmente, que consultéis con el especialista. Él mejor que nadie también os puede orientar sobre las mejores posturas para dormir a tu bebé en cada etapa de su crecimiento.

Después de las largas vacaciones de verano  y la llegada de nuevo de la vuelta al cole y las rutinas propias del día día sin tanta diversión, sin tantos ratos de ocio y descanso y con un nuevo horario, a muchos niños les cuesta recuperar el hábito del sueño.

dormir por la noche

A muchos niños les cuesta recuperar el hábito del sueño con la vuelta al cole
FUENTE: es.wikipedia.org

De nuevo se imponen las normas propias del horario escolar y hay algunos niños que les cuesta mucho tiempo volver a ellas haciendo que, incluso, también tengan problemas a la hora de dormir y no lo consigan.

Dormir poco durante la noche suele acarrear un cansancio acumulado a lo largo de todo el día que se pone de manifiesto en cualquier tarea que se vaya realizando. Falta de atención en la escuela, emociones contrariadas e, incluso, desgana y apatía por los juegos. Pero ¿qué podemos hacer?

Pues unos cuantos consejos os pueden ir estupendamente para que los niños recuperen de nuevo el hábito del sueño:

Según han dicho muchas veces los expertos, los niños entre 3 y 8 años deben dormir entre 9 y 10 horas diarias, así que para retomar el hábito lo mejor es que sigáis las siguientes pautas:

  • Mantener horarios regulares para dormir, incluso los fines de semana.
  • Tener horarios regulares, también, para la alimentación. Es decir, respetar siempre las mismas horas de comer.
  • Exponerse a la luz intensa por la mañana, esto ayuda a adelantar la hora del sueño.
  • Realizar actividades estimulantes en aquellas horas del día en las que se tiene sueño.
  • Las siestas deben ser muy cortas, como máximo 45 minutos, y siempre a primera hora de la tarde.
  • Evitar bebidas estimulantes que lleven cafeína o teína. Aunque de esto estamos seguros de que la mayoría ya lo sabíais y de que no lo hacéis.
  • Practicar deporte y ejercicio físico, pero nunca en las horas previas a irse a la cama porque eso puede llevar a que el niño o la niña se anime y no quiera dormir.
humidificador ionizador

Humidificador Humiplus Advanced, ideal para la noche
FUENTE: chupetitos.com

 

  • Enseñarles a los peques a relajarse y a expresar sus emociones.

Con estos consejos seguro que conseguís que los niños recuperen de nuevo el hábito del sueño. En cuanto los apliquéis una semana seguro que les va mucho mejor.

¡Ya veréis, es muy fácil! Los niños se adaptan enseguida. Mucho antes que los adultos.

Las primeras semanas con un recién nacido en casa suelen ser frenéticas, sobre todo si es tu primer bebé. Para ayudarte a disfrutar de este momento, hoy te vamos a descubrir cuáles son los cuatro cuidados básicos del recién nacido.

1.- Dormir

Tener una rutina es lo primero que te recomiendan. Y tiene su lógica. De esta manera acostumbras al bebé a que coma y duerma siempre a las mismas horas y anticipe y relacione lo que va a ocurrir.

Los bebés necesitan dormir mucho. Un recién nacido puede dormir hasta 16 horas al día, a veces incluso más. Pero lo hacen en intervalos cortos, de unas 2 a 4 horas. A medida que vayan creciendo, esos periodos aumentarán. Hay que tener paciencia mientras nuestro bebé se acostumbre a su nueva vida.

dormir el recien nacido

El bebé es necesario que coma y duerma siempre a la misma hora para ir creándole rutinas
FUENTE: freedigitalphotos.com

Dónde duerma nuestro bebé recién nacido es una cuestión personal. Ya sea en una cuna o un moisés hay ciertas reglas a seguir. Si duerme en una cuna, ésta debe cumplir todos los requisitos de seguridad: las medidas estándar son 120 x 60 centímetros, los barrotes deben tener un mínimo de 50 centímetros desde la superficie del colchón hasta el borde de la cuna y los espacios entre barrotes deben tener entre 4 y 7 centímetros para evitar que el bebé saque la cabeza y se lesione. El colchón debe ajustarse perfectamente al somier, sin que haya huecos en los laterales, en la cabecera y en los pies. Tampoco debe tener salientes, ni bordes cortantes para evitar que el recién nacido pueda engancharse la ropa. Los pediatras recomiendan no utilizar almohadas ni cojines por peligro de asfixia.

Si por el contrario, tu bebé recién nacido duerme en un moisés, asegúrate de que sea lo más estable posible y tenga un material acolchado por dentro para evitar lesiones al apoyarse en las paredes del moisés. El colchón debe ser lo suficientemente duro para que al apoyar al bebé no se hunda. Una de las ventajas del moisés es que es al ser más pequeño y fácilmente transportable, podrás tener a tu bebé recién nacido en tu habitación y así poder estar cerca cuando se despierte y tengas que darle de comer. La ventaja de la cuna es que son más grandes y funcionales y le servirá al bebé durante más tiempo.

En cualquier caso, tendrás que tener a mano un buen chupete por si en algún momento de la noche lo pierde y te lo pide.El chupete les ayuda de nuevo  conciliar el sueño.

2.-Vestir
A un recién nacido se le cambia la ropita varias veces al día. Por eso es importante que las prendas sean fáciles de poner y quitar. Sobre todo aquellas que permitan cambiar el pañal con facilidad. Aunque un bebé debe de dormir contenido, asegúrate de que las prendas no opriman al bebé. A medida que vaya creciendo y se empiece a mover, lo mejor es ponerle ropa que le permita la libertad de movimientos.
Por otra parte, no es recomendable sobre abrigar a tu bebé. Su temperatura es distinta a la nuestra.  Para comprobar si la temperatura de su cuerpo es normal, tócale la espalda o la barriguita en lugar de sus manos o pies, que tienden a estar más frías. Una buena opción es ponerle a tu bebé una capa más de ropa que la que llevas tu.
Evita ponerle prendas que tengan lazos y demasiados elementos decorativos. La ropa ha ser suave y hecha con fibras naturales. Cuando vistas a tu bebé, procura que la ropa se ajuste a él y no al contrario.  Para cambiarle, es mejor hacerlo en una cama grande o en un cambiador. Aprovecha este momento para crear recuerdos bonitos. Mírale, háblale y canta. Tu bebé aprenderá a responder al sonido de tu voz.

3.- Comer 

Los bebés comen a demanda y la leche materna es la mejor opción, siempre que se pueda, porque aumenta las defensas y ayuda al crecimiento y a un desarrollo saludable. Los bebés necesitan comer cada 2 ó 3 horas pero si estás amamantando, es difícil saber cuanto comen.

Un bebé recién nacido pierde el 5% al 8% de su peso la primera semana pero vuelven a cogerlo durante la segunda. Lo recomendado es darle de mamar durante 10 a 15 minutos por pecho. Si tu bebé parece satisfecho, le cambias los pañales unas seis veces al día, duerme bien y va cogiendo peso de manera regular, lo más seguro es que esté comiendo suficiente. Si tienes alguna duda lo mejor es consultar siempre con tu pediatra.

4.- Higiene

Los baños se han de realizar al bebé recién nacido a diario y hasta los 6 meses de edad, es conveniente que cuando los bañemos estén tumbados o semi-tumbados en agua tibia, a unos 37ºC más o menos. Igual de importante es secarlo bien cuando acabe el baño.

tijeras unas bebe

Set de Manicura De Luxe para bebés de la marca Nûby
FUENTE: chupetitos.com

Si has de cortarle las uñas, que no te dé miedo a pesar de sus dedos  diminutos porque es importante mantenerle las uñas cortas para evitar rasguños. Con unas tijeras pequeñas de punta redonda, aprovecha los momentos en los que está durmiendo para cortárselas. Te vendrá bien nuestro Set de Manicura De Luxe de la marca Nûby, que incluye un cortauñas infantil, unas tijeras con filos redondos para sus uñas pequeñas y una lima especial de plástico

¿Has descubierto algún truco sobre cómo vestir, dar de comer o dormir a tu recién nacido que quieras compartir con otros padres? Cuentanóslos, por favor.

Como decía Leo J. Burke, “La gente que dice que duerme como un bebé, generalmente no tiene uno“. Muchos son las madres y padres que aún se desesperan porque su bebé no duerme bien y las noches se hacen interminables. Se despierta mucho, le cuesta conciliar el sueño de manera seguida, llora… Para intentar ayudaros, os hemos preparado hoy algunos consejos para enseñar a dormir a vuestro bebé, especialmente, durante la noche.

dormir al bebe

Bebé durmiendo
FUENTE: Fotos y Fondos

En Chupetitos sabemos que no siempre es fácil conseguir que se duerman. Somos padres como vosotros y somos conscientes de que enseñarles a dormir no es algo que se consiga de un día para otro. Sin embargo, sí que existen pautas que les pueden ayudar a adquirir  unos buenos hábitos de sueño y las compartimos con vosotros porque hemos comprobado que resultan muy prácticas.

1) Es importante sincronizar el ritmo de sueño y vigilia del bebé con el ciclo noche día. Desde el primer día en que nacen es importante ayudarle a distinguir el día de la noche. Durante el día debe haber luz, juegos y ruidos habituales; por la noche la luz debe ser más tenue y el niño debe permanecer tranquilo, sin juegos ni ruidos que puedan alterar su estado de tranquilidad.

2) Los horarios deben ser regulares y el sueño debe estar precedido de actividades rutinarias. Si nosotros como padres nos anticipamos a las diferentes actividades del día, daremos seguridad y tranquilidad al niño. Es el caso, por ejemplo, del baño relajante de la noche. Si lo hacemos siempre a la misma hora y a continuación le damos la cena y lo acostamos, su cuerpo se acostumbrará a eso y sabrá que después de todas esas rutinas toca dormir placenteramente.

3) Controlar la siesta durante el día. La siesta es un hábito normal en niños.Por regla general, el bebé realiza una siesta por la mañana y otra por la tarde a partir de los 4 ó 5 meses. A medida que el niño crece, necesita menos siestas y a partir de los 18 meses ya no suele dormir por la mañana. Controlar esas siestas de acuerdo a la edad del bebé,  también es importante para que el sueño no se altere por las noches.

4) Que se despierten por las noches es normal en los lactantes. Lo más habitual es que los bebés no duerman de forma estable y continuada durante los primeros meses de vida. No hay que desesperase. En condiciones normales eso es temporal e irá cambiando conforme el bebé se haga más mayor.

luz quitamiendos

Luz de noche oveja, diversos colores

5) El bebé debe dormir solo. Eso sí, durante los primeros cuatro meses de vida que es cuando el lactante se despierta más por la noche, es conveniente poner la cuna en la habitación de los padres. Sin embargo, es recomendable que duerma en su propia habitación a partir de los 6-12 meses. Eso les ayuda a entender que ese es su espacio para dormir y que mamá y papá van a estar atentos a cualquier cosa que les pase o puedan necesitar. Nuestros vigilabebés (si son muy pequeños) o la luz de noche Oveja (si son más mayorcitos) os harán sentir más cómodos a todos.

6) Nunca un bebé tiene que dormir en la cama de sus padres. El colecho no es aconsejable si de verdad queremos ayudar a dormir al bebé.

7) No hay que realizar actividad física por la noche. A pesar de lo que a menudo se cree, es recomendable disminuir la actividad física conforme se acercan las 20:00 horas de lactare y también después de cenar, para evitar que el niño se acueste nervioso y facilitarle la transición hacia la hora de acostarse. Eso que oímos a veces de “si se cansa y está hasta las 9 de la noche jugando, luego caerá rendido”, a veces no funciona. Corremos el riesgo de que el niño se active y, aunque caiga rendido, se despierte después a mitad de noche.

Y, por último, no olvidéis nunca algo muy importante tengan la edad que tengan: el cariño y los mimos. Una cuestión muy importante para enseñar a dormir al bebé es transmitirle el calor de mamá y papá. Acompaña siempre el momento de dormir con muchas caricias, besos y palabras dulces. Ellos os lo agradecerán de por vida.