Etiquetado en las publicaciones ‘embarazo’

Una dieta equilibrada es siempre buena, pero en el embarazo aún lo es más. Y esa dieta pasa, ineludiblemente, por el consumo adecuado de fibra. La fibra está presente en muchos componentes de los alimentos de origen vegetal, y aunque la fibra no nos nutre, sí nos brinda muchos beneficios, entre ellos,  una buena digestión, una correcta absorción de otros nutrientes o una ayuda a reducir los niveles de colesterol aportados en la dieta.

Aumentar el consumo de fibra en el embarazo es fácil si sabes combinar bien los alimentos FUENTE:  pxhere.com

Aumentar el consumo de fibra en el embarazo es fácil si sabes combinar bien los alimentos
FUENTE: pxhere.com

Aumentar el consumo de fibra durante el embarazo es más fácil de lo que se cree, además de saludable. Un consumo adecuado de alimentos ricos en fibra ayuda a prevenir el estreñimiento, uno de los síntomas de embarazo más comunes e incómodos. Si bien no representa un peligro para tu bebé, el no poder ir al baño a diario, puede acarrearte dolor abdominal, gases, hinchazón y otros malestares. Ingerir alimentos ricos en fibra hace que comas menos, y por eso regula el aumento de peso. Pero además, el consumo de fibra en el embarazo está asociado con la prevención de la diabetes gestacional y de la preeclampsia.

La fibra está presente en las frutas, los vegetales, las hortalizas, las legumbres y los cereales, pero lo más recomendable es que no tiendas a comer los mismos alimentos ricos en fibra siempre, sino a explorar nuevas alternativas. La creatividad es fundamental para realizar mezclas que permitan enriquecer la dieta, todo esto dentro de los  gustos y costumbres que se tengan, claro. Para consumir tu ración necesaria durante el embarazo, ten en cuenta estas recomendaciones:
  • Escoge alimentos integrales en lugar de blancos (arroz, pan, pastas, etc.)
  • Es preferible consumir la fruta entera que solo el zumo. Si quieres refrescarte, haz un batido con trozos enteros de fruta.
  • Incorpora a tu dieta una variedad de ensaladas, que además de hojas verdes incluyan un puñado de legumbres y también frutos secos. También puedes añadir semillas como el lino o el sésamo.
  • Apuesta por las verduras de hojas verdes (acelga, espinaca, brócoli, coliflor, berenjena, calabacín, pepino, tomate, zanahoria, puerro, alcachofa, pimiento etc.)
  • Recuerda beber 8 vasos de agua al día o más, para ayudar a la fibra a mantener un tránsito intestinal regular.
La ensalada con canónigos, rúcula, queso feta y un poco de pasas es muy rica en fibra FUENTE: pixabay.com

La ensalada con canónigos, rúcula, queso feta y un poco de pasas es muy rica en fibra
FUENTE: pixabay.com

Si queréis algunas ideas de comidas y cenas llenas de fibra, probad a haceros una ensalada con canónigos, rúcula, queso feta (o algún queso que te guste), un poco de pasas, semillas de sésamo, cebolla y naranja en trozos.
También puedes probar lechuga, con tomate, champiñón, semillas de girasol, y un poco de piña en trozos. O la variedad de lechuga que más os guste con rúcala, cebolla, un poco de cilantro picado, avellanas, semillas de sésamo y alguna fruta de temporada. Y también, una base de lechuga, calabacín en trozos, pimiento en trozos, cebolla y tomate. O un poco de tomate en dados, champiñón, lechuga, cebolla, aguacate y nueces.

El aderezo ya depende de las preferencias que tengáis cada una, pero si os sirve alguno como sugerencias: probad a aliñarlas con vinagre de Módena, vinagre de jerez, vinagre de sidra o manzana, pimienta, sal (con moderación), aceite de oliva (preferiblemente crudo) o limón.

Hay múltiples opciones,  usando la creatividad  y atreviéndose  a innovar se puede ampliar las  alternativas a la hora de preparar comidas ricas en fibra. ¡No olvides que para tu embarazo van genial! ;-)

Son muchas las famosas que están luciendo barriguita de embarazada este verano. Lucen guapas y espléndidas en la mayoría de portadas de las revistas del corazón, salen haciendo poses casi imposibles y raro es el día en que no aparecen en los programas propios de las celebridades hablando de los bebés que esperan, que ya son famosos, incluso sin tener que haber demostrado ni el más mínimo mérito.

Y es que son varias las celebrities que se encuentran en la recta final de su embarazo, por lo que tienen que hacer frente al calor de la temporada estival desde la playa, los yates o las terrazas haciendo gala de lo que están disfrutando del veranito y presumiendo de barriguita allá por donde van o han ido. En Chupetitos, hemos destacado una lista con las seis famosas que mejor lucen su embarazo este verano y es la siguiente:

1) Serenna Williams. Se trata de una de las deportistas de élite más importantes de los últimos tiempos. Por eso su embarazo ha sido seguido y aplaudido por la gran comunidad deportiva, especialmente del tenis, en todo el mundo. Serenna tiene 35 años y será su primer hijo. Lo está viviendo con tanta intensidad que no deja de alimentar las redes sociales con la evolución de su tripa.

La tenista Serenna Williams  está embarazada de su primer hijo FUENTE: flickr.com

La tenista Serenna Williams está embarazada de su primer hijo
FUENTE: flickr.com

2) Tania Llasera. La presentadora de televisión va ya por su segundo embarazo y, en esta ocasión, espera a una niña. Es así como la pequeña hará compañía a su hermano, Pepe Bowie, que nació en enero de este mismo año. Tania ya se encuentra en la recta final, así que de un momento a otro se recibirá la noticia de una nueva integrante en el mundo de las celebrities.

3) María José Suárez. La modelo y miss España ha tenido que esperar, después de varios intentos fallidos, a cumplir los 42 años para saber lo que es quedarse embarazada. Es así como lo está viviendo con gran intensidad y una especial ilusión. El bebé será un niño y ya han elegido nombre para él: Elías. Aunque para ella será su primer hijo, para su pareja, el empresario Jordi Nieto, será el cuarto.

4) Bar Refaeli. El mundo de la moda vuelve a abrir sus puertas a un bebé fruto del más exquisito glamour. La modelo israelí de 31 años luce su barriguita este verano para traer al mundo a su segundo bebé. La modelo ya tiene una niña llamada Liv, que tiene un año de edad. El sueño de Bar es montar una gran familia y, como siga así, sin duda que lo va a conseguir muy pronto.

5) Tamara Gorro. La colaboradora de televisión está viviendo con gran ilusión su primer embarazo, aunque se trata de su segundo hija. Su primera niña, Shaila, fue con vientre de alquiler, ya que la joven no conseguía quedarse embarazada. En esta ocasión, lo ha podido conseguir y viene de camino un varón, al que pondrá el nombre de Antonio.

La novia de Cristiano Ronaldo luce embarazo para la revista Hola FUENTE: Instagram @holacom

La novia de Cristiano Ronaldo luce embarazo para la revista Hola
FUENTE: Instagram @holacom

6) Georgina Rodríguez. Ni de la televisión, ni del cine, ni del deporte, esta joven aragonesa era una total desconocida hasta hace unos días. Claro que no hay nada mejor que convertirse en la novia de una gran celebridad para conseguir la fama de inmediato. Y es que Georgina es la flamante novia de Cristiano Ronaldo y que, además, ha conseguido quedarse embarazada del famoso futbolista. Para ella será su primer hijo, pero para el delantero, el cuarto.

El queso puede ser un añadido saludable a la dieta durante el embarazo si se come con abundancia de verduras, ricas frutas y ácidos grasos omega 3. Pero, hay determinados quesos que no es bueno que una embarazada consuma durante el periodo de gestación. Se trata de los llamados quesos blandos y fermentados como el tipo Feta, Brie, Cambembert o los quesos azules como el Cabrales o el Roquefort.

Los quesos blandos y fermentados no están permitidos en el embrazo porque pueden generar la bacteria de la licteria FUENTE: pixabay.com

Los quesos blandos y fermentados no están permitidos en el embrazo porque pueden generar la bacteria de la listeria
FUENTE: pixabay.com

La razón es que estos quesos blandos y fermentados como el tipo Feta, Brie, Camembert y los quesos azules, son menos ácidos y contienen más humedad que los quesos duros, lo que permite el crecimiento de bacterias como la listeria, una bacteria que se encuentra en animales, en las plantas, en el agua o en la tierra y puede contaminar algunos alimentos. Por ello, tampoco son recomendables los quesos no pasteurizados, como el Fontina, especialmente si se trata de un queso blando, ya que también pueden ser causa de listeriorsis y salmonelosis

Durante la gestación, los cambios hormonales ocasionan cambios en el sistema inmune, lo que hace a las mujeres más vulnerables a la listeriosis (infección por la bacteria listeria), lo que puede ocasionar partos prematuros, abortos, problemas graves de la salud del recién nacido e incluso la muerte del feto.

Por eso, hay que andarse con mucho cuidado, ya que no hay que olvidar que nuestra alimentación se convierte en la base principal para el desarrollo del bebé y es importante que, aunque sin grandes cambios, la sepamos encauzar con el fin de procurarnos el mayor beneficio posible.

Las bacterias de la listeria suelen ser eliminadas al cocinar los alimentos, pero pueden sobrevivir en congeladores y refrigeradores. Así que para prevenir esta infección, te aconsejamos que si algún día consumes quesos blandos estando embarazada porque te apetece mucho o tienes un pequeño antojo, no los comas crudos. Cocínalos hasta que hiervan (hasta que hagan burbujitas en su superficie).

Los quesos curados y semicurados sí que pueden consumirse durante el embarazo FUENTE. pixabay.com

Los quesos curados y semicurados sí que pueden consumirse durante el embarazo
FUENTE. pixabay.com

¡Pero no todo está perdido! Los siguientes tipos de quesos que te vamos a enumerar a continuación no ponen en riesgo la salud de las embarazadas: son los quesos curados o semicurados, así como los pasteurizados y cremosos para untar, o el requesón, que son totalmente seguros y, además, aportan una dosis de calcio extra que le vendrán estupendamente a la formación ósea del bebé. Pero, si consumes quesos duros hechos de leche no pasteurizada, elige los que tengan más de 60 días curados. Este dato suele indicarse en la etiqueta, o pregunta al productor de queso al que suelas comprar.
De cada futura mamá depende la salud del bebé  cuando se trata de tomar queso. Puedes evitar la infección por listeria tan sólo mediante la lectura de las etiquetas de los productos lácteos que consumes. Para una embarazada, las necesidades de consumo de leche y derivados están aumentadas durante este proceso, por lo que sería una contradicción disminuir su consumo en esta fase. Pero, por favor, tened mucho ojo y no toméis quesos que puedan provocar un mal o una complicación mayor.

Con las altas temperaturas que estamos sufriendo este verano, a las que estéis embarazadas os conviene tomar algunas medidas para no sufrir un golpe de calor durante el embarazo. La temperatura corporal de la mujer crece de un modo natural como consecuencia del embarazo, por lo que las gestantes son más susceptibles de padecer un golpe de calor durante el verano.

Las embarazadas son más susceptibles de padecer un golpe de calor durante el verano FUENTE: pxhere.com

Las embarazadas son más susceptibles de padecer un golpe de calor durante el verano
FUENTE: pxhere.com

El calor agudiza algunos síntomas frecuentes de las embarazadas como el cansancio y la fatiga, especialmente en el último trimestre de gestación. Además, las altas temperaturas pueden traer consigo deshidratación, taquicardia y fallos circulatorios. En cualquiera de los casos, una correcta precaución reduciría las probabilidades de que cualquiera de estos trastornos aparezca. Así, que hoy vamos a daros algunos consejos que os vendrán bien, para no sufrir un golpe de calor.

1.- La hidratación es fundamental. El agua debe ser nuestra tu mejor compañía a lo largo de lo que queda de verano. Si no te apetece, cualquier otro líquido, como los zumos, puede venirte bien también, pero evita aquellos que contengan grandes cantidades de azúcar. Los mejores son siempre los zumos naturales.

2.- La alimentación debe seguir siendo la misma, especialmente si llevamos una dieta adecuada y equilibrada. Verduras, legumbres, hortalizas y frutas deben ser las reinas de la mesa. Mucho mejor si las tomas fresquitas y de temporada, ya que además de nutrientes y buenas vitaminas, también te van aportar fibra y agua, para seguir hidratándote.

3.- Evita las horas de mucho sol. El verano y la sensación de fatiga van unidos irremediablemente, por eso la mejor opción es evitar las horas más fuertes de sol y salir a pasear cuando las temperaturas hayan descendido. Llevar ropa ligera y calzado cómodo son la mejor opción para hacer que tu cuerpo se mueva sin grandes esfuerzos, pero aliviando esas otras molestias que, también, se agudizan en verano: piernas hinchadas o mala circulación que se puede combatir con algún que otro paseito cuando el sol ya ha descendido. Realizar una actividad física apropiada en las horas del día aconsejadas y no pasar largos períodos de tiempo sin andar, sin duda, te vendrá bien.

Beber agua o zumos de fruta naturales ayuda a las embarazadas a no sufrir un golpe de calor FUENTE:

Beber agua o zumos de fruta naturales ayuda a las embarazadas a no sufrir un golpe de calor
FUENTE: pxhere.com

4.- Túmbate del lado izquierdo en las horas de descanso. Esta es la mejor postura porque en el verano puede aumentar el conocido síndrome supino-hipotensivo, que consiste en la sensación de mareo y gran malestar que puedes sufrir al tumbarte boca arriba, donde el peso del útero comprime los grandes vasos abdominales (especialmente vena cava superior), y esto se traduce en la disminución del riego sanguíneo cerebral.

No olvides que el efecto de las hormonas, el aumento de peso o los cambios que se producen en tu organismo cuando estás embrazada, te convierten en víctima potenciales de lo que se conoce como golpe de calor. Por eso, es importante que conozcas tus puntos débiles y sepas ponerles remedio a tiempo. Con estos consejos, estamos seguros de que será mucho más difícil que te dé un golpe de calor.

¡Síguelos! Tu salud y la del bebé no correrá peligro.

¡Que sigáis teniendo un buen verano todas! ;-)

Una de las inquietudes de toda embarazada es el aumento de peso durante el embarazo. Saber si lo está haciendo bien para que su bebé nazca sano, al mismo tiempo que la preocupación de no aumentar demasiadas tallas, se convierten en una verdadera preocupación. Aunque se supone que es normal coger kilos durante la gestación, no es conveniente comer en exceso, como tampoco lo es empezar una dieta restrictiva.

El aumento de peso es una de las cosas que más preocupa a la mujer durante el embarazo FUENTE: pixabay.com

El aumento de peso es una de las cosas que más preocupa a la mujer durante el embarazo
FUENTE: pixabay.com

Ambas situaciones pueden tener consecuencias negativas para el bebé, desde parálisis cerebral, retraso mental e incluso la muerte dentro del útero de la mamá. Aunque no podemos decir que tenemos que comer por dos, lo que sí debemos es alimentarnos de manera sana y saludable, ya que todos los nutrientes que ingerimos los necesita nuestro bebé.

El número de kilos que los especialistas consideran que se debe aumentar durante el embarazo varía de una mujer a otra, pero éstos rondarían entre los 11-16 kilos, aunque depende mucho de la constitución de cada persona. Algunas mujeres engordan bastante y sus bebés nacen sanos y fuertes  e, incluso al revés, mujeres que cogen poco peso, se han alimentado bien y nace su bebé fuerte. Lo importante es alimentarse de forma sana, ya que si hacemos dieta durante el embarazo el cuerpo libera los llamados cuerpos cetónicos (toxinas) que pueden llegar al feto, dañándolo.

El peso ideal al final del embarazo depende del peso inicial de cada mujer. Si se tiene bajo peso al quedarse encinta, se debería ganar más que alguien que tenga sobrepeso. Asimismo, el peso inicial se calcula mediante el IMC (Índice de Masa Corporal), que es la relación con la estatura.

Como pauta, lo habitual es ganar una media de 2,2 kilos en el primer trimestre. La tendencia a engordar durante el segundo trimestre es de unos 5,5 a 9 kg (alrededor del doble que en el primer trimestre) y un máximo de 5 durante el tercero. Lo normal es coger entre 9 y 15 kilos a lo largo de los nueve meses.

El peso ideal al final del embarazo dependerá del peso inicial de cada mujer FUENTE: pixabay.com

El peso ideal al final del embarazo dependerá del peso inicial de cada mujer
FUENTE: pixabay.com

Para poder controlar realmente el peso durante el embarazo hay que dejar de pensar en aquello de que si estamos embarazadas nos podemos aprovechar y comer de todo. Comer sano no es comer de todo, hay alimentos que debemos eliminar de nuestra dieta. Lo que comemos lo percibe nuestro bebé, así que si, por ejemplo, comemos en exceso “comida basura” igualmente la comerá nuestro bebé.

Existen calculadoras de peso para ir controlando durante la gestación, pero es nuestro ginecólogo el que nos indicará si nuestro peso es el ideal y si todo funciona de manera correcta. Lo ideal es pesarse cada 15 días y así podrás ir viendo los cambios y hacer modificaciones si es preciso sin que supongan un gran esfuerzo. Si te encuentras en el segundo o en el tercer trimestre y tu incremento de peso ha sido superior al recomendado, debes tomarte en serio lo que te queda de embarazo. Además, no puedes hacer dietas hipocalóricas para perder peso, pero  tienes que adecuar tu alimentación para no seguir  engordando. Por otro lado, es importante que planifiques tus menús semanalmente y no te salgas de ellos y, por supuesto, no compres lo que no puedas comer y así evitarás tentaciones. Te puedes dar algún capricho siempre y cuando no influya en el aumento de peso.

Un embarazo normal no impide viajar en avión, pero sí que es verdad que existen una serie de recomendaciones para viajar en avión si estás embarazada y la primera y principal de todas es evitar viajes largos o que resulten pesados, fundamentalmente, en el primer trimestre y en las cuatro semanas antes de la fecha prevista del parto.

El mejor periodo para viajar en avión es el segundo trimestre FUENTE: pixabay.com

El mejor periodo para viajar en avión es el segundo trimestre
FUENTE: pixabay.com

No obstante, hay más consejos que queremos darte desde Chupetitos si este es vuestro caso concreto, sobre todo, ahora que vamos de cara al verano y estamos pensando en las vacaciones. Así que allá van:

- El mejor periodo para viajar es el segundo trimestre, cuando es menor el riesgo de aborto y es raro que se produzca un parto prematuro. No obstante es recomendable que el viaje tenga como destino un lugar con servicios sanitarios. A priori, los viajes en avión en general son seguros y no suponen incremento del riesgo para el bebé, para la madre ni precipitan el parto.

- Otro punto que se debe tener en cuenta es que si no existe la posibilidad de moverse por la cabina del avión puede haber una mayor predisposición a tener calambres o una inflamación de las piernas, incrementando la posibilidad de desarrollar trombosis venosa profunda, una patología que aumenta siempre en los embarazos. Si vas a coger un vuelo de larga duración te aconsejamos levantarte y caminar un poquito cada hora, para conseguir una correcta circulación.

-  Atendiendo al mes de gestación evolan el que te encuentres, también debes tener en cuenta lo siguiente: para embarazos simples en vuelos de larga distancia se te permite r hasta la semana 36 y para embarazos múltiples, en vuelos de larga distancia, hasta el final de la semana 32.
No se aconseja viajar si se trata de un embarazo con complicaciones o cuando la madre tenga problemas de salud; tampoco es aconsejable volar si eres una embarazada con problemas obstétricos, riesgo de parto prematuro o de aborto espontáneo.
No se recomienda viajar en avión durante el último mes de embarazo y hasta pasados 7 días después del parto y pasada la 28 semana de embarazo se debe llevar un informe del médico que confirme el  buen estado de salud, que se trata de un embarazo normal y donde figure la fecha probable de parto. También deben figurar si existen antecedentes de problemas en partos anteriores o abortos, grupo sanguíneo  y Rh, antecedente de hipertensión, alteraciones en  la placenta, embolismos previos, etc. Además, es conveniente contactar con la compañía de vuelo por si exigen algún requisito especial para el vuelo. Así que, en esa recta final, mejor no viajar y esperarse a viajar en avión ya con el bebé.

No es aconsejable viajar en avión durante el último mes de embarazo y hasta pasados 7 días después del parto FUENTE: flickr.com

No es aconsejable viajar en avión durante el último mes de embarazo y hasta pasados 7 días después del parto
FUENTE: flickr.com

- Aunque los viajes en avión no aumentan el riesgo de parto prematuro, hay compañías aéreas que restringen el viaje a partir del 7º mes, con el fin de que no ocurra el parto en el avión, y exigen un informe del médico que sigue el embarazo emitido dentro de las 72 horas anteriores al vuelo y donde figure la fecha prevista del parto, o si puede esperarse alguna complicación durante el mismo.

En ese caso, se debe tener en cuenta también que el capitán del avión la tripulación o la aerolínea pueden denegar el permiso a viajar a un pasajero si consideran que puede existir un riesgo para el mismo o para el resto de la pasajeros o tripulación. En cualquier caso, es preferible no volar en el último mes de embarazo por el riesgo de que se produzca una rotura de bolsa o un parto prematuro.