Etiquetado en las publicaciones ‘guardería’

Si este año, por primera vez, has decidido que tu bebé vaya a una guardería o escuela infantil, tienes que leer este post que hemos preparado hoy. Aunque, por regla general, en todas las guarderías te darán un listado con todas aquellas necesidades básicas que irá necesitando tu peque durante el curso, nosotros desde Chupetitos hemos querido también orientaros porque la mayoría de las cosas tendrás que ir reponiéndolas, según se vayan gastando, pero algunas son de única compra y se usarán durante todo el periodo en el que se encuentre allí.

Los pañales, el chupete, las toallitas, los baberos y la muda de ropa son imprescindibles para la guardería FUENTE: pixabay.com

Los pañales, el chupete, las toallitas, los baberos y la muda de ropa son imprescindibles para la guardería
FUENTE: pixabay.com

Si quieres saber qué cosas necesitará tu bebé y cuáles son los seis imprescindibles de la mochila para la guardería y para poner en su mochila, aquí te os los dejamos:

- Los pañales. No deben faltar en su mochila de guardería. Dependiendo del tiempo que vaya a estar, calcula los que pueda necesitar. De todos modos pon siempre alguno de más. En la guardería suelen moverse mucho y es fácil que se gasten más que si está en casa.

- Toallitas húmedas para el culete. Siempre es mejor que lleve las que usas normalmente. Mucho más si el peque tiene problemas de dermatitis, piel atópica o algún tipo de alergia. Es mejor que siempre elijas las que no contienen ningún tipo de perfume o agentes irritantes como el alcohol.

- Crema protectora. Incluye siempre una crema que le proteja también el culete. Puede que las irritaciones sean más frecuentes durante este periodo. Además, al igual que las toallitas, siempre es mejor que la profesora o cuidadaora utilice la misma que usas en casa.

- Un chupete personalizado. Si tu bebé usa aún chupete no te olvides de meterlo en su mochila. Es posible que allí, viendo a otros niños o estando entretenido, poco a poco se olvide de él, pero seguro que para sus ratitos de siesta o sus pequeños disgustos lo va a necesitar. Si se lo compras personalizado, será mucho mejor porque evitarás que se pierda o que se cambie con otro niño. El riesgo del intercambio puede traer contagios que nadie desea.

Un chupete persoanlizado es imprescindible para la guardería porque evita intercambios o que se pierda FUENTE: chupetitos.com

Un chupete persoanlizado es imprescindible para la guardería porque evita intercambios o que se pierda
FUENTE: chupetitos.com

- Baberos. Tanto si es para el almuerzo, la merienda o si se queda a comer en la misma guardería, es importante llevar un babero bien grande, a ser posible que le cubra todo el cuerpo. Esto te evitará tener que frotar las manchas difíciles de su ropa o de su uniforme escolar.

- Muda de ropa. Es bastante probable que nuestro bebé se moje, bien del pis, de las babas o bebiendo agua, así que no está de más meter en su mochila un cambio de ropa para así evitar que vaya mojado o manchado durante mucho tiempo. Además, es importante y muy recomendable también que marques todos sus objetos con su nombre. Aunque lo lleves todo en su mochila (que también deberá ir marcada), puede suceder que por un descuido se intercambien alguna prenda u objeto y las profesoras no sepan a quién pertenece, de esta forma siempre lo tendrás a salvo. En Chupetitos disponemos también de etiquetas para la ropa y para los utensilios y accesorios del bebé que te pueden ser muy útiles. Son de fácil aplicación, tienen un diseño muy original y puedes configurarlas desde nuestra web con el color, el dibujo y el tipo de letra que más te guste.

Ahora que estamos de vacaciones y tenemos un poquito más de tiempo es el momento de ir pensando en cosas que nuestro bebé puede utilizar cuando vaya de nuevo a la guardería. Para los peques de la casa, volver a la guarde supone ver a sus amigos otra vez, jugar con ellos, y pasárselo en grande. Pero para los papis, supone tener preparado todo lo que los niños van a necesitar. Y es que, aunque aún falte un poco para ir de nuevo, al final, hay que ir viendo qué accesorios necesitan renovar y así comprar otros.

Chupetes personalizados  para tu bebé, la mejor solución para la guardería FUENTE: chupetitos.com

Chupetes personalizados para tu bebé, la mejor solución para la guardería
FUENTE: chupetitos.com

En este momento, los padres tenemos la oportunidad de comprar esos básicos que no pueden faltar nunca a un precio rebajado porque la vuelta al cole, para qué nos vamos a engañar, es toda una revolución económica para cualquier familia. Y como casi seguro que un chupete y un biberón nuevos va a necesitar nuestro peque, os dejamos idas que, aparte de muy molonas, seguro que le son muy prácticas.

Como nos encantan los chupetes personalizados; tenéis que echar un vistazo a las colecciones que tenemos en nuestra web de chupetes personalizados de 0 a 6 meses y de chupetes personalizados de 6 a 36 meses, y elegir los packs, tetinas y colores que más os gusten y poner el nombre de vuestro bebé. Son perfectos para llevar a la guarde porque al tener el nombre de tu peque, es más difícil que se pierdan. En ambas colecciones, se ofrecen chupetes que están fabricados en España, de la más alta calidad, seguros y prácticos para el bebé y libres de Bisfenol A y de ftalatos.

Y también deberíais echar un vistazo a los biberones Avent personalizables, (transparentes, en colores rosa o azul, naturales, con asas, de 125 ml., de 260 ml. y de 330 ml.), la tenéis a vuestro alcance, para combinar mejor la lactancia materna y el biberón y son muy fáciles de usar, limpiar y montar.

Si eliges un biberón Avent personalizado que, además, es anticólicos, aún será mejor, ya que su sistema anticólicos de dos piezas consiste en la tetina Avent y un anillo adaptador. Mientras el bebé se alimenta, el exclusivo borde de la tetina se flexiona para que el aire entre en el biberón en lugar de en la barriguita del bebé, gracias a su tetina de flujo lento. Vamos, su funcionamiento es igual que la succión en la lactancia materna natural, donde es el bebé el que controla el flujo de leche.

Biberón Anticólicos Avent Azul de 330 ml. FUENTE: chupetitos.com

Biberón Anticólicos Avent Azul de 330 ml.
FUENTE: chupetitos.com

En Chupetitos nos esforzamos cada día por que tu hijo o tu hija tenga siempre lo mejor y sea el auténtico protagonista de su vida. ¿Qué te han parecido estos productos tan molones? ¿A que son una buena idea para ir preparando la vuelta de tu pequeño a la guardería? Di adiós al aburrimiento en chupetes y biberones, sin dejar de apostar por elementos seguros y de calidad que velen por tu tranquilidad y la de tu bebé en las guarderías y en los colegios. Entra en la web de Chupetitos y disfruta viendo todos los modelos que tenemos de chupetes y biberones personalizados.

¡Te van a encantar!

Cuando decidimos llevar a nuestro bebé a una guardería, tenemos que estar preparados y ser conscientes de que el primer año se va a contagiar y puede pasar temporadas de estar muchos días en casa. Sobre todo, al final de la temporada de invierno, tenemos la sensación de que los pequeños han pasado más tiempo malitos que sanos, más días en casa que en el cole. Los pediatras llaman a esto el síndrome de la guardería y la mayoría de contagios se producen por el chupete de los pequeños. Pero, ¿se puede minimizar el riesgo del contagio de enfermedades en la guardería por el chupete?

El intercambio del chupete es la causa más comuún del contagio de enfermedades en la guardería FUENTE: pixabay.com

El intercambio del chupete es la causa más común del contagio de enfermedades en la guardería
FUENTE: pixabay.com

Los contagios alcanzan a casi al 80% de los niños que comparten el mismo espacio. Los virus y bacterias más comunes son los que afectan a las vías respiratorias y producen catarros, rinofaringitis, bronquitis, neumonías, laringitis y también problemas gastrointestinales. Esto ocurre porque los pequeños aún tienen un sistema inmunológico inmaduro, pero también porque lo chupan todo, intercambian chupetes y es difícil mantener la higiene.

El contagio se puede evitar con una buena prevención, especialmente, con el accesorio que más utilizan: el chupete.

Una ventaja de los niños es que igual que enferman suelen curarse fácil y rápidamente. Sin embargo, los padres, cuidadores y maestros podemos hacer mucho para reducir los contagios y ahorrarles problemas:

1. Lavarnos muy a menudo las manos, de manera concienzuda, y hacerlo siempre antes y después de preparar o dar comidas, de cambiar pañales, de ir al baño, de tocar superficies sucias… es fundamental.

2. Mantener la higiene en suelos, mobiliario, utensilios de cocina, juguetes, chupetes, ropa, etc, también es muy importante. Las superficies donde se cambian pañales deben higienizarse entre usos o, en su defecto, deben cubrirse con un papel que se cambie después de cada uso. Si la superficie se moja o se ensucia se debe limpiar y desinfectar.

3. Ventilar bien las habitaciones y hacerlo a diario es otro requisito indispensable.

4. Enseñar hábitos de higiene a los niños, les ayudará a no contraer enfermedades. Por ejemplo, enseñarles que no hay que chupar las cosas, no compartir vasos ni chupetes, sonarse con pañuelos desechables y tirarlos a la basura.

5. Utilizar chupetes personalizados con el nombre, para evitar que se confundan, es otra gran solución. Hay que procurar que los pequeños no los usen mientras juegan para que uno no se lo arrebate a otro (algo muy habitual) y esto es más fácil si se sabe de quién es el chupete porque lleva su nombre.

Personalizar el chupete evita que se confunda y, por lo tanto, el contagio de enfermedades FUENTE: chupetitos.com

Personalizar el chupete evita que se confunda y, por lo tanto, el contagio de enfermedades
FUENTE: chupetitos.com

6. Guardar los chupetes en las cajas portachupetes  cuando no los utilicen permitirá conservar los chupetes sin que queden sueltos y reducirá el riesgo ante posibles infecciones.

7. Comprar chupetes que cumplan con la normativa Europea (como los que tienen en Chupetitos, por ejemplo) facilitará las cosas, ya que estos se pueden esterilizar con diversos sistemas sin riesgo de rotura o imperfectos.

8. Dejar a los niños en casa cuando tengan síntomas de estar malitos y avisar a la escuela para que extreme las precauciones con el fin de evitar contagios y para cortar la cadena de propagación , será otra medida que podremos tomar.

Es cierto que muchas veces no se puede evitar determinados contagios porque los niños están gran parte del tiempo con otros que pueden estar incubando algo. Pero nunca está de más tener en cuenta estos consejos para protegerles en las guarderías.

Con la llegada de septiembre muchos bebés empiezan a ir a la guardería por primera vez. Por eso, es bueno saber ciertas cosas sobre lo que esto supone para los peques y para los padres. Porque, realmente, cuando tenemos niños en casa y nos toca trabajar, llevarlos a la guardería es una opción que muchos tomamos con cautela y buena cabeza, porque no todos somos partidarios por igual de que los niños se desprendan tan pronto de los cuidados familiares.

Es cierto que los pediatras aconsejan que sea los peques vayan a la guardería a partir de los dos años, aunque, claro, esta decisión siempre es de los padres y está condicionada a las necesidades y limitaciones de cada uno. El hecho de que aconsejen esa edad, y no antes, se debe a su sistema inmunológico, que ya está preparado para enfrentarse al mundo exterior y, sobre todo, al contacto con otros bebés.

La guardería es un mundo de experiencias para los peques porque comienzan su contacto directo con otros niños de su edad FUENTE: flickr.com

La guardería es un mundo de experiencias para los peques porque comienzan su contacto directo con otros niños de su edad
FUENTE: flickr.com

No obstante, independientemente de la edad, hay que saber tres cosas fundamentales cuando llevas a tus hijos a la guardería y éstas son:

1.- La guardería es un mundo de experiencias para ellos. Desde el primer que un niño entra en la guardería y comienza su contacto con otros peques de su edad, se abre todo un mundo de nuevas experiencias para su crecimiento y desarrollo. De pronto, su mundo social se amplía, aprendiendo a relacionarse, a seguir ciertas pautas, así como a empezar a entender conceptos tan abstractos, aunque necesarios, de la generosidad, la paciencia o el respeto a los demás.

Además, también empiezan a tomar contacto con el mundo del aprendizaje y de los libros, las primeras letras, el nombre de los colores o de los números. Y es cuando comprueban que se pueden aprender muchas cosas mientras se juega y se comparte con el resto de amigos.

2.- Es normal e imprescindible que haya un tiempo de adaptación. Los niños no van a entender ni pueden entender de golpe que, de un día para otro, pasen de los brazos de mamá y papá a los de una persona extraña y que, además, tengan que aceptarlo con el mejor de los humores. Así que no es raro que nos encontremos que en algunas guarderías nos propongan llevar a los peques durante un tiempo limitado y poco a poco, aunque cada guardería tiene sus normas y nos irán indicando el mejor modo.

Ahora bien, es importante que nosotros como padres tengamos una relación fluida con la profesora o cuidadora para que nos explique las reacciones del peque, el modo en el que se comporta cuando no estás o las rutinas que lleva a lo largo del día para que, de algún modo, podamos seguirlas en casa, haciendo que su aprendizaje sea más intenso.

Nuestras emociones determinarán la mejor o peor aceptación del pequeño a la guardería FUENTE: pixabay.com

Nuestras emociones determinarán la mejor o peor aceptación del pequeño a la guardería
FUENTE: pixabay.com

3.- Nuestra seguridad es la seguridad de los pequeños. Es habitual que durante los primeros días los peques estén nerviosos, angustiados y la separación les esté costando ríos de lágrimas. Este periodo pasará pronto en cuanto descubra un universo de juegos e interacción con otros niños. Sin embargo nuestra actitud es esencial. Si nosotros estamos nerviosos cuando le dejamos en la guardería, si nos ven casi a punto de llorar o perciben nuestros temores, seguro que para ellos va a ser mucho más difícil. Nuestras emociones son las que determinarán su mejor o peor aceptación de la nueva situación.

Así que yo, personalmente, os recomiendo que le ofrezcáis a vuestros hijos todo el apoyo posible para que el cambio sea tan suave como logremos conseguir.

El nuevo curso está a punto de empezar y tu peque volverá pronto a la guardería o al colegio. ¿Tienes preparado todo lo necesario? Quizás te interese recordar los cuatro imprescindibles para la vuelta el cole que no le deben faltar a los más pequeños.

Aunque la Asociación Española de Pediatría en Atención Primaria (AEPap) recomienda que niños y niñas no empiecen la guardería hasta los dos años para evitar enfermedades, a menudo no queda más remedio que llevar a los peques a la escuela infantil antes de esa edad, si los padres trabajamos y no tenemos a nadie con quien dejarles. Por tanto, sea o no vuestro caso, a estas alturas ya estaréis preparando para la vuelta a la guardería y la vuelta al cole de los más peques de educación infantil, por lo que estas cuatro cosas os serán útiles en estas etapas.

Vuestros peques necesitan una buena mochila para llevar sus cosas a la escuela infantil o al colegio FUENTE: chupetitos.com

Vuestros peques necesitan una buena mochila para llevar sus cosas a la escuela infantil o al colegio
FUENTE: chupetitos.com

1.- La mochila. El babero, el material escolar, el almuerzo o la merienda siempre son necesarios, pero vuestros peques necesitarán también una buena mochila para llevar todas estas cosas y más a la escuela infantil o al colegio. La mochila debe ser adecuada para su edad y además cómoda y divertida para que le encante llevarla cada día. Hay muchos modelos de mochilas para bebés y niños pequeños, al elegirla asegúrate de que sea plastificada, que tenga asas acolchadas y además disponga de compartimentos para ponerlo todo bien organizado. Un buena elección pueden ser las mochilas Zoopack de Ski Hop, aunque en Chupetitos encontraréis un extenso muestrario de mochilas para elegir.

2.- Etiquetas para marcar la ropa. Muchas guarderías y colegios en etapa infantil o preescolar piden que toda la ropa y el material escolar de los niños y niñas esté marcados con su nombre, y aunque no sea así es muy recomendable hacerlo para evitar que se pierdan o se intercambien por accidente. Si no tienes tiempo ni ganas de coser etiquetas en la ropa y el material escolar de tu bebé, las etiquetas y adhesivos personalizados te permiten poner el nombre, teléfono y el dibujo que prefieras.

Encarga ya tus etiquetas para la ropa y el material de guardería y del cole y no esperes al último momento.

Las etiquetas personalizadas para marcar la ropa, te ayudarán a no perder sus prendas FUENTE: chupetitos.com

Las etiquetas personalizadas para marcar la ropa, te ayudarán a no perder sus prendas
FUENTE: chupetitos.com

3.- Pañales y toallitas. En algunas escuelas y colegios infantiles, los centros centro ponen este material, pero en muchos otros cada alumno tiene que llevar los que va a necesitar. En cualquier caso, el inicio del curso es un buen momento para hacer acopio de pañales y toallitas. Así tendrás una reserva suficiente para no tener que estar pendiente de ir a comprar cada dos por tres al volver al trabajo. Además, si compráis paquetes grandes o packs de oferta, podréis ahorrar más.

4.- Libros y juguetes educativos. ¿Quién dijo que aprender es aburrido? Con los libros para bebés y los juguetes educativos adaptados a su edad, tu peque podrá seguir reforzando en casa todo lo que aprende en la escuela infantil, mientras compartís momentos inolvidables de diversión. Porque, aunque se acaben las vacaciones y vuelvas al trabajo y a las obligaciones diarias, cada día debes intentar encontrar un rato para jugar con tu peque. ¡Es lo que más les gusta!

Un doudou, un peluche, un sonajero, un libro… todo vale para seguir estimulando su imaginación y su psicomotricidad a través del juego.

Así que… ya lo sabéis. ¡Apuntaos estos cuatro imprescindibles y que no se os olviden! ¡Seguro que los vais a necesitar desde el primer momento del cole!

Una nueva forma de crianza que está consolidándose en España son las madres de día, profesionales tituladas que cuidan de un máximo de cuatro bebés en sus propias casas, mientras los padres trabajan. Se están convirtiendo, poco a poco, en una alternativa a las guarderías y están afianzando un modelo típico en Europa, aunque polémico por no estar aún regulado.

Generalmente son mujeres, pero también hay hombres que se dedican a esto. Se trata de una figura muy arraigada en el extranjero: en Alemania se llaman tagesmütter, en Inglaterra childminder y en Francia assistante maternelle. En estos países su trabajo sí está regulado e incluso hay ayudas públicas para costear el servicio.

Las Madres de Día se están convirtiendo en España en una alternativa a las guarderías y escuelas infantiles FUENTE: pixabay.com

Las Madres de Día se están convirtiendo en España en una alternativa a las guarderías y escuelas infantiles
FUENTE: pixabay.com

En España, la situación es muy diferente: las madres y padres de día no están regulados a nivel estatal, sólo existen normativas en la Comunidad de Madrid y en Navarra. Y esta situación de “alegalidad” está generando una considerable incertidumbre y ha movido a las madres de día a organizarse en asociaciones y establecer normas para autorregularse.

Una de las entidades más activas es Red Madres de día, que en su web establece los requisitos básicos que deben cumplir las personas que quieren ser madres de día:

-Tener un hogar adecuado y seguro para niños de 0 a 3 años.

-Contar con formación en educación infantil, pedagogía y psicología.

-Cuidar en su hogar a un máximo de 3 ó 4 niños menores de 4 años.

-Ofrecer un programa de educación y desarrollo que estimule a los niños.

-Estar dadas de alta en el régimen de autónomos o como empleada del hogar.

Esta asociación también ofrece cursos y prácticas para convertirse en madre de día. Sin embargo, conviene aclarar que estos estudios no tienen carácter oficial ni tampoco hay un control público fuera de las dos únicas comunidades que han regulado el sector.

Las madres de día dan gran importancia a las experiencias afectivas de los niños y a la crianza con apego FUENTE: pixabay.com

Las madres de día dan gran importancia a las experiencias afectivas de los niños y a la crianza con apego
FUENTE: pixabay.com

Por lo tanto, los padres no tienen ninguna garantía sobre la preparación y la labor que realizan las personas a cuyo cargo dejan a sus hijos, más allá de la confianza que les generen o las recomendaciones de otros usuarios. Otro inconveniente de las madres de día a tener en cuenta es su coste, más alto que el de una escuela infantil al tratarse de grupos reducidos y no existir subvenciones ni ayudas públicas. Por norma general suele situarse entre 300 y 500 euros, aproximadamente. A cambio, las madres de día ofrecen una atención más personal que en una guardería con ocho o diez niños.

Además, ese “amor de madre” que prestan se traduce en cosas muy concretas, como mucho contacto físico, mucha presencia, muchas ocasiones de atención no dividida, atención continua hacia sus necesidades, escucha a sus señales, contacto visual, determinados tonos de voz y determinada forma de tocar en los cuidados diarios, cierto tipo de lenguaje, ser tenido en cuenta en sus características particulares, etc, etc. En definitiva, todo lo que de forma natural surge de cualquier mujer que se permite entregarse a su instinto de madre.

Cada madre de día tiene su propia tendencia pedagógica. Aún así, por norma general suelen ser afines a la pedagogía respetuosa de los ritmos de desarrollo de cada niño, dando gran importancia a las experiencias afectivas de los mismos y a la crianza con apego.

¿Os habéis planteado llevar a vuestro bebé a una madre de día? ¿Lo haríais o preferís las guarderías?