Etiquetado en las publicaciones ‘juguetes’

A ningún niño le gusta recoger sus cosas. Esta tarea resulta por lo general tediosa y aburrida para los más pequeños. Para conseguir que recojan y ordenen sus cosas sea en el lugar que sea sin que sea eso una lucha diaria, los padres pueden inculcar a los niños desde pequeños el hábito del orden, facilitarles la organización de sus cosas y emplear fórmulas y estrategias motivadoras.

La regla del "minuto uno" funciona muy bien a corto plazo para calmar al niño

La regla del “minuto uno” funciona muy bien a corto plazo para calmar al niño FUENTE: pixabay.com

¿Cómo podemos conseguirlo?  La respuesta está en la regla del minuto o como llaman en Japón el Método Kaizen, que significa ‘sabiduría para cambiar’. Este método japonés parece ser infalible para terminar con la pereza a la hora de hacer determinada tarea y conseguir que seamos perseverantes y no dejemos las cosas a medias. Aunque ahora estemos hablando de niños, por supuesto puede también aplicarse para adultos.

Consiste en destinar un minuto, un sólo minuto a la tarea que más le cuesta a nuestros hijos. La única condición es que hay que realizarla siempre a la misma hora. Pongamos un ejemplo: a nuestro hijo le cuesta mucho recoger y ordenar su habitación. Muy bien, entonces todos los días, a la misma hora, recogerá su cuarto durante un minuto. Tal vez pueda motivarle tener un reloj a mano marcando los segundos. ¿Quién no es capaz de realizar una tarea durante un minuto por poco que le guste? Teóricamente, no debería ser ningún cansancio para los peques porque 60 segundos pasan volando.

Puede parecer poco, escaso… pero un pequeño paso puede significar mucho. De hecho, el primer paso es siempre el comienzo de un gran camino. Lo que se consigue con este método es que conforme van pasando los días, el niño sea capaz de interiorizar la actividad y finalmente recoja su cuarto de forma automática, y ya no le cueste hacerlo. Entonces es el momento de aumentar el tiempo de la actividad y pasar de un minuto a 2, y después a 5 y más adelante a 10. Llegará el día en el que ya no le importe el tiempo invertido en realizar la actividad. El creador de este método es el japonés Masaaki Imai, que considera que esta técnica es una manera muy eficaz de adaptación para cambiar de forma progresiva y sin gran esfuerzo lo que menos nos gusta.

Otro método efecitvo para que los niños recojan sus cosas es al ritmo de alguna canción  FUENTE: pixabay.com

Otro método efecitvo para que los niños recojan sus cosas es al ritmo de alguna canción
FUENTE: pixabay.com

Otra de las estrategias habituales entre los educadores es instar a los niños a recoger sus cosas al ritmo de alguna canción específica que haga referencia a la propia tarea de ordenar. Entre los posibles juegos, se pueden hacer carreras cronometradas para comprobar quién es capaz de recoger más cosas en menos tiempo o jugar a la búsqueda del tesoro, que consiste en nombrar uno de los juguetes u objetos esparcidos por el cuarto y considerar ganador al primero que lo encuentre y lo coloque en su lugar.

Por supuesto, en ambos casos, una vez realizada la tarea de la recogida de cosas, incentiva a tus hijos, elógialos y, en la manera de lo posible, utiliza el juego y la imaginación para que las tareas que menos le gustan se conviertan en algo divertido para ellos.

Ayer os hablábamos en el blog sobre los regalos que se podían hacer al bebé de 0 a 6 meses de vida y, hoy, hemos considerado necesario haceros también un listado con los regalos que podéis hacer al bebé de un año, con el fin de completar esa etapa de su vida y ese primer año de existencia tan particular, en el que nuestros peques necesitan de obsequios acordes a su crecimiento y desarrollo.

Cundo están a punto de cumplir un año, los bebés ya son capaces de mantenerse sentados. Existen unos rodillos que les dan apoyo y les facilitan estar sentados en los primeros momentos, de manera que pueden estar jugando con sus peluches o cochecitos, sin ningún problema. Todos aquellos regalos que hagan mucho ruido durante serán un éxito con el bebé (a sus padres quizá no les haga tanta gracia, pero es lo que toca en esta etapa), como los teléfonos de juguete, los tambores, los xilófonos o los pianos.

A medida que comienza el gateo y los niños van ganando en movilidad, podemos regalarles juguetes que incorporen el movimiento por sí mismos, para que los peques se motiven a ir tras ellos: desde los cochecitos que se autoimpulsan hasta una simple pelota, preferiblemente no demasiado pequeñas, para que puedan cogerlas y darles patadas más fácilmente.

Suave pelota de actividades de peluche de la marca Kaloo FUENTE chupetitos.com

Suave pelota de actividades de peluche de la marca Kaloo
FUENTE chupetitos.com

En la web de Chupetitos tençeis esta pelota de actividades de la marca Kaloo que veis en la imagen y que os puede ser my útil. Es una pelota de peluche de 15 centímetros de diámetro, realizada en materiales blandos y suaves, y si se la lanzas por el suelo se volverá loco por quererla coger, con lo que sus movimientos serán cada vez más variados e intencionados.

En estos meses, previos al momento en el que los niños comienzan a ponerse de pie y quizá dar sus primeros pasos con ayuda, un corralito para bebés puede ser un buen regalo. Al estar dentro de él, el bebé puede estar entretenido jugando y dar también tranquilidad a los padres, que sabéis que si los dejáis solos un momento pueden lastimarse. Además, les ayuda a la hora de practicar para pasar de sentado a de pie ellos solitos.

Por otra parte, hay una serie de juguetes que seguro triunfarán. Son los siguientes: los juguetes de arrastre, que los peques puedan acercar hacia ellos o bien arrastrar con su propio movimiento; los triciclos, preferiblemente aquellos en los que el bebé puede ir sujeto y que cuentan con un mango trasero mediante el cual el adulto puede empujarlos; los correpasillos o andadores, que le ayudarán a dar sus primeros pasos con ayuda; los ordenadores de juguete, que permiten descubrir sonidos o formas según qué botón se pulse; las vajillas para comer que incluyen plato con dos compartimentos para separar los alimentos y un bol y los cuentos, de diferentes temáticas y preferiblemente llenos de dibujos y colores que les llamen la atención. El escaso texto que tengan, deberíais leerlos con ellos, como una forma de pasar un tiempo con los peques facilitando de una manera excelente la adquisición del lenguaje por parte del niño, mediante la interacción directa con ellos y adquiriendo nuevo vocabulario progresivamente. Además, es una buena forma de iniciar en ellos el gusto y el hábito de la lectura.

El set de comida Zoo Dog incluye un plato y un bol  que fomenta la autonomía del bebé de un año a la hora de comer FUENTE: chupetitos.com

El set de comida Zoo Dog incluye un plato y un bol que fomenta la autonomía del bebé de un año a la hora de comer
FUENTE: chupetitos.com

Como veis, a un bebé de tan sólo un año, se le pueden regalar infinidad de juguetes adecuados para su momento de desarrollo. Esperamos que os haya servido de ayuda.

Hoy es el día más especial y mágico del año para los niños: ya han venido los Reyes Magos y todos nos hemos despertado ilusionados junto con nuestros peques. Es la culminación de la Navidad y verles la cara de emoción al descubrir los regalos, la verdad es que no tiene precio. La celebración de este día no es típica solo en España sino que se extiende a otros países europeos como Bélgica, Alemania, Austria, Polonia, Francia, Italia o Portugal.; y también podemos encontrarla al otro lado del Atlántico como en México, Cuba, Argentina, Uruguay, República Dominicana, Paraguay, Venezuela o Puerto Rico.

Ya han venido los reyes y los niños disfrutan de este día mágico FUENTE: pixabay.com

Ya han venido los reyes y los niños disfrutan de este día mágico
FUENTE: pixabay.com

En la gran mayoría de los hogares, los platos y las copas vacías son la muestra de que sus Majestades han pasado por casa y han tomado el refrigerio que les hemos preparado la noche anterior. ¿Por dónde habrán entrado y a qué hora habrán venido los Reyes?

Hablar sobre ello está genial, pero no cabe duda de que el momento de desenvolver los regalos para descubrir si exactamente les han traído lo que habían pedido en sus cartas es el mejor, aunque puede que haya habido algún regalo que los Reyes Magos no hayan podido conseguir. Da igual, si nos han dejado otra cosa, quizá es más chula y divertida que la que nos habíamos pedido. En el fondo, todos se han portado bien y los Reyes Magos lo saben.

Para los niños, lo más valioso del día de Reyes es poder compartir ese tiempo de ocio en familia. Así que si quieres organizar una velada única, arremángate y prepárate para jugar mucho con ellos y dedicarles todo tu cariño ese día. Sólo así te asegurarás de que disfrutan de un día de Reyes mágico.

Seguro que en este día cada uno de nosotros recordamos con alegría los juguetes y la emoción que también sentíamos de pequeños al recibirlos. Y es que no hay hogar más feliz que aquel donde se reúnen los Reyes Magos y los niños, compartiendo momentos que hasta se pueden inmortalizar en las fotos del recuerdo. En cada álbum de fotos familiar existen aquellas de las Navidades que se comparten con los seres queridos y es ahí mismo donde podemos ir viendo cómo crecen las generaciones y el número de integrantes también.

Hoy es un día repleto de ilusión para los más pequeños FUENTE: pixabay.com

Hoy es un día repleto de ilusión para los más pequeños
FUENTE: pixabay.com

Como padres creemos en la magia y la llevamos hasta nuestros niños en cada oportunidad que tenemos. En este día, nuestro más grande reconocimiento son las sonrisas de todos los pequeños cuando alimentamos sus ilusiones. Por eso, me encanta este día de Reyes; el más feliz y mágico para los niños.

Hoy es un día repleto de ilusión para los más pequeños. Ya han venido los Reyes Magos y les esperan horas de juegos y diversión en familia durante muchos días. Os deseo que paséis un feliz día de Reyes junto a vuestros hijos.

¡Y que acabéis estas fiestas como toca: disfrutando de los más pequeños de la casa! ;-)

Los juguetes significan mucho para nuestros hijos, por eso, debemos darles los más adecuados según la edad de cada uno. ¿Cuál es el juguete ideal para los niños? Aunque hay juguetes a montones y a veces no sabemos cuál escoger, conviene tener en cuenta a la hora de comprarlos, las siguientes recomendaciones y consejos:

1- El juguete debe ser deseado por el niño o la niña.

2- El juguete debe ser seguro. Debe estar confeccionado con materiales que no se astillen o sean cortantes ni se rompan. Los colores han de ser sólidos y no tóxicos. Cuanto más pequeño es el niño o la niña, más grandes deben ser los juguetes.

3- Debemos comprarlos adecuados a su edad pensando, siempre, en la finalidad y actitudes que desarrollan en nuestros hijos.

4- También debemos de tener en cuenta la personalidad del niño o de la niña a la hora de elegir el juguete: un niño o una niña retraída necesitará juegos socializadores (es decir, de varios jugadores); a un niño o una niña hiperactiva le resultarán adecuados juegos de atención, artísticos, etc.

5-  El juguete debe de ser simple. Esto aumentará la gama de usos que se pueden hacer de él y así consegiremos también que los peques desarrollen su fantasía y su capacidad simbólica.

nino jugando

Debemos dar a los niños los juguetes más adecuados según su edad
FUENTE: Webadictos.com

6- No debemos comprar los juguetes para satisfacer un capricho momentáneo del niño o de la niña.

7-  Tampoco deben ser utilizados los juguetes para premiar o castigar al niño o a la niña.

8- Debemos tener en cuenta que el exceso de juguetes mata la fantasía y produce aburrimiento. Los niños necesitan pedir ante todo, pero no es bueno que acumulen tampoco demasiado juguetes.

9- Conviene instruir a los familiares para que no regalen juguetes de forma indiscriminada. Todo lo bien está bien.

10- El mejor juguete no es necesariamente el más caro, sino el que desarrolla la creatividad del niño.

Según la edad, considera las siguientes recomendaciones:

De 0-6 meses: Necesita juguetes que le ayuden a descubrir su cuerpo y a distinguir diferentes texturas, formas y colores. Los sonajeros, móviles de cuna, muñecos de goma, mordedores, alfombras con actividades, etc. En Chupetitos, en la sección “Juguetes para bebés” de nuestra tienda online, tenemos una gran variedad de juguetes para esta edad: mordedores, sonajeros, colgantes musicales, doudou, muñecos, toallitas con etiquetas y muchos más productos de las conocidas marcas Nûby, Abraza tu chupete, Lamaze y Taggies.

carly cowgirl

Muñeca Carly Cowgirl para coordinación visual-manual

mantita con etiquetas

Mantita de juegos Mis amigos Taggies con etiquetas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De 7-12 meses: El bebé empieza a explorar los objetos y a reconocer voces. Pelotas, muñecos de trapo, juguetes sonoros, tentetiesos, balancines y andadores.

De 13-18 meses: Los niños y niñas saben andar y reconocen las propiedades de los objetos. Los cubos para encajar y apilar, las bicicletas con ruedas y los cochecitos suelen ser los juguetes más apropiados.

De 9-24 meses: Como el niño o la niña ya habla y comprende, empieza a descubrir su entorno. Los juguetes ideales suelen ser coches, bicicletas, pizarras, pinturas, instrumentos musicales, muñecas y animalitos.

De 2-3 años: Empiezan a sentir curiosidad por los nombres e imitan escenas familiares. Los juguetes ideales suelen ser triciclos, palas, cubos, rompecabezas, pinturas, teléfonos y muñecas.

juego construcciones

A la edad de 2-3 años, construcciones con piezas grandes y lo cubos son sus juguetes preferidos

De 3-5 años: Los niños empiezan a preguntar, a aprender canciones y a jugar con sus amigos y amigas. En este momento, las bicicletas, las pizarras, los micrófonos, los cuentos, los juegos de pinturas, las marionetas y los muñecos articulados son los mejores juguetes.

De 6-8 años: Como los niños ya saben sumar y restar, leer y escribir; los juguetes que más les suelen gustar a esta edad y que más recomendables resultan son los los juegos manuales, los juegos de palabras, los juegos de preguntas y de experimentos.

De 9-11 años: A esta edad, se interesan por actividades complicadas. Complementos deportivos, juegos de estrategia y reflexión, audiovisuales, electrónicos y experimentos.

Más de 12 años: Como normalmente desaparecen las ganas de jugar y van construyendo su propia identidad, los juguetes ideales pasan a ser los libros, música y vídeojuegos. Pero siempre es bueno que lo elijan todo con vuestra supervisión.

Afortunadamente, no conocemos ningún niño que no juegue. Dentro de los derechos fundamentales de los niños está el del juego y la infancia ha de ser un lugar para el desarrollo físico y emocional de los niños, donde puedan disfrutar, con total libertad, de su imaginación y fantasía. Pero ¿os habéis preguntado alguna vez qué juguetes eligen los niños en cada parte del mundo para jugar?

Lamentablemente sus condiciones sociales y económicas influyen mucho. Todavía existen demasiados rincones en el mundo donde a los niños se les trata de forma irrespetuosa, como simple mercancía, sufriendo todo tipo de vejaciones y maltrato. Y los juguetes, entonces, se convierten en un objeto de lujo que, muchos, no pueden alcanzar.

El fotógrafo italiano Gabriele Galimberti, que empezó su andadura siendo reportero gráfico para los documentales, ha conseguido reunir una serie de fotografías, especialmente impactantes, con las que los niños del mundo se muestran posando ante sus juguetes. Unas fotografías en las que se puede descubrir cómo echando una mirada alrededor de los niños y los objetos con los que se divierten, podemos   darnos cuenta de las grandes diferencias que existen en nuestro planeta :-(

La muestra fotográfica se llama “Toy Stories” y es el resultado de 18 meses de trabajo de este fotógrafo  por 50 países diferentes. Un proyecto que exhibe, como decimos, no sólo qué juguetes eligen los niños en cada parte del mundo sino también sus condiciones de vida. Así, nos encontramos con que los niños y niñas más afortunados  los tenemos en Canadá, Suecia, Texas y Suiza. Las fotografías de una niña posando con una muñeca a su imagen y semejanza; de niñas con sus cocinas, todo tipo de menaje y abalorios para la decoración; niños con aviones de todos los modelos y última tecnología o en con coches, puzzles, libros y glamurosos disfraces, así nos lo demuestran.

aviones

Noel, de Texas, sólo juega con sus aviones de colección
FUENTE: Gabriele Galimberti

Pero de ahí pasamos al otro extremo y nos encontramos con una niña de Malawi que apenas tiene dos pequeños peluches; a otra pequeña de Indonesia que se divierte con unas pequeñas pelotas de colores o a un niño de Kenia que pasa sus ratos de juego con un mono medio roto.

juguetes ninos

Tangwizi, de Kenia, vive en una choza de estiércol y paja y su juguete preferido es un mono roto
FUENTE: Gabriele Galimberti

Sin embargo, más allá del nivel económico también nos encontramos con otras fotografías que resultan especialmente impactantes  como una que nos presenta a un niño de Ucrania rodeado de todo tipo de armas, afortunadamente, de juguete. A una niña italiana que, viviendo en una granja, sus objetos de diversión son una réplica infantil de herramientas de trabajo o a un niño de Japón rodeado de objetos de beisbol.

Estas fotografías, sin duda, dan mucho que pensar sobre la vida y la diversión que ofrecemos a nuestros niños porque jugar se convierte en algo común para todos los niños, pero no sucede lo mismo con sus juguetes. Reflexionar de vez en cuando acerca del entorno y del contexto que tiene los niños nos ayuda a entender que sus condiciones de vida influyen en la elección de sus juguetes preferidos, pero que a veces (aún teniendo posibilidad de tener el mejor juguete del mundo), su juguete preferido es el más insignificante del mundo.

juguetes del mundo

Pavel, de Ucrania, ama las armas y juega con ellas todo el tiempo
FUENTE: Gabriele Galimberti

Pensemos pues en todo ello cuando decidamos comprar un juguete a nuestros niños. Quizá sea bueno hacerles ver todo esto desde el momento en el día que compramos su primer juguete de bebé.

Un osito, un conejo, una muñeca, un perrito, una mantita… Los peluches, esos amigos inseparables para los niños, forman parte de su  día a día. Conviene respetar esa dependencia a los peluches porque les da seguridad y confianza en sí mismos.

Si se abrazan a sus peluche cuando se meten en la cama, o se lo llevan cuando van al médico, lo cogen a la hora de cenar o mientras están viendo la televisión, no os extrañéis.  Es una conducta normal cuando son pequeños. Para ellos es su juguete preferido, una especie de amigo que siempre está a su lado y que les da seguridad y les ayuda a afrontar  las situaciones que les parecen más difíciles. Estos objetos, cuya presencia calma a los niños y rebaja su tensión, son denominados por los psicólogos “objetos afectivos o de transición” y tenerlos no es malo, al contrario.

La mayoría de los pequeños tienen un peluche en el periodo que va desde los 8 meses hasta los 2 ó 3 años. Generalmente suele ser una mascota u objeto que cumple una determinada tarea en cada etapa del desarrollo: les consuela, les acompaña, les hace tomar conciencia de sí mismos. En Chupetitos, conscientes de esta importancia, también tenemos para los peques de la casa, en la sección “Juguetes para bebés“, a nuestra muñeca Carly Cowgirl y una gran variedad de mantitas Taggies que, aparte de ser unos amigos inseparables para ello,  les ayudan a estimular la coordinación visual-manual. Ahora, además, las tenéis en oferta.

manta bebe interactiva

Mantita mis amigos Taggies cara de león

peluche

Muñeca Carly Cowgirl

Sin embargo, a los 2 años las funciones fundamentales de estos objetos cambian y pasan a ser las de ayudar a los pequeños a reafirmar su personalidad y a facilitarles la tarea de independizarse de su madre. Por eso, los dotan de vida, les hablan y los utilizan para expresar tanto sus alegrías y sus muestras de cariño como sus penas y sus desilusiones. Y, por eso también prefieren que sean personas o animales porque los peques los quieren, simplemente, para imitar a sus padres.

A finales del segundo año, cuando los niños y las niñas están más maduros y ya no necesitan su objeto afectivo constantemente, sino solo en momentos puntuales, los van dejando un poco más de lado. Sólo recurren a sus peluches cuando cuando les hace falta fortalecer puntualmente su personalidad, aumentar su autoconfianza o sentirse más autónomos. Aunque sea así, no conviene retirárselos en ese momento. porque eso les podría provocar inseguridad.

Ahora bien, si los peques cumplen 4 ó 5  años y siguen aferrados a su objeto de transición, entonces si que hay que ayudarles a ser más autónomos limitándoles un poco su uso. No dejéis que se los lleven a la calle  y en casa reservárselos sólo para momentos concretos de la jornada. En esos momentos, acordaos de dedicarles una atención extra y hablad mucho con ellos. Poco a poco, veréis como se irán sintiendo más seguros y no necesitarán ir siempre con su amigo bajo el brazo.