Etiquetado en las publicaciones ‘lactancia’

Hay varias circunstancias en las que una madre puede necesitar extraer su leche. Dependiendo de la razón que tenga cada madre, unas optarán por la extracción de leche manual y otras por la extracción mecánica. Hoy, vamos a hablaros de la primera de ellas, la extracción de leche manual, porque muchas de vosotras nos lo habéis pedido y no sabéis bien cómo hacerlo.

En primer lugar, la madre debe entender que necesita varias sesiones de extracción manual para dominar la técnica y para obtener suficiente leche. Una vez que la madre la ha dominado, esta técnica puede resultar una forma muy conveniente, rápida y muy eficaz, ya que la extracción manual de leche puede hacerse en un pecho mientras el bebé amamanta en el otro o se puede hacer en ambos pechos a la vez.

La extracción manual de leche puede hacerse en un pecho mientras el bebé amamanta en el otro FUENTE: pixabay.com

La extracción manual de leche puede hacerse en un pecho mientras el bebé amamanta en el otro
FUENTE: pixabay.com

Lo más importante para obtener una buena cantidad de leche es que la madre estimule el reflejo de bajada (o eyección) de la leche (esto también es importante si se usa un sacaleches). Si el reflejo de la bajada de leche no se estimula, la madre solo obtendrá una pequeña cantidad de leche. Con el fin de mejorar las posibilidades de una bajada de leche efectiva la madre debe extraer su leche en un ambiente familiar, sentirse cómoda y reducir al mínimo las distracciones; concentrarse en su bebé (ya bien pensando en él o mirándolo de cerca); masajear el pecho antes de empezar, utilizar un movimiento rítmico al tiempo que extrae la leche de la misma forma de la que el bebé succiona y cambiar de pecho cuando el flujo de leche disminuye.

Para la técnica de extracción manual, lo mejor es proceder de la siguiente forma:

  • Primero es necesario lavarse las manos y tener un recipiente esterilizado, limpio y seco.
  • Antes de comenzar la extracción de la leche, la madre debe comenzar masajeando los pechos suavemente con el fin de mover la leche por los conductos y estimular el reflejo de eyección de la leche. Los movimientos del masaje deben de hacerse de forma circular y hacia la areola.
  • A continuación, se debe agarrar el pecho con la mano en forma de letra C. El pulgar debe ponerse sobre el pecho y el índice debajo del pecho de forma opuesta al pulgar. Ambos dedos deben estar alejados del pezón, por encima de la areola o justo sobre la areola si ésta es muy grande. Si los dedos agarran el pezón la madre no obtendrá leche suficiente (o ninguna) y le causará dolor.
  • Presionar el pulgar y el dedo juntos hacia la pared torácica, luego tirar juntos hacia el pezón y finalmente liberar. Repetir la acción de forma rítmica (presionar y liberar). La leche comenzará a gotear y puede llegar a salir en chorro.
El pezón no se debe presionar porque le causará daño a la madre y no obtendrá leche  FUENTE: pixabay.com

El pezón no se debe presionar porque le causará daño a la madre y no obtendrá leche
FUENTE: pixabay.com

  • Una vez el chorro de leche empieza a disminuir, la madre debe rotar los dedos alrededor del pecho y repetir la misma técnica por todos los segmentos del pecho (todos los 360º del pecho) hasta que empiece a obtener muy poca leche de ese pecho.
  • Como ya se ha mencionado, el pezón no se debe presionar porque le causará daño a la madre y no obtendrá leche materna. La madre debe también evitar el deslizar sus dedos sobre la piel porque puede dañar el tejido subyacente.
  • Extraer la leche de cada pecho durante 3-5 minutos hasta que el flujo empieza a disminuir, entonces cambia al otro pecho. Haz lo mismo en cada pecho de nuevo. El proceso completo durará unos 20-30 minutos.

La extracción de leche manual es una sencilla técnica para extraer la leche materna, tan sólo hay que cogerle el punto poco a poco.

Muchos bebés parece como si quisieran estar permanentemente pegados al pecho de mamá, y no siempre es por su deseo de alimentarse, sino para confortarse. La cercanía al cuerpo de mamá y sentirse abrazados brinda al bebé un contacto piel a piel, la posibilidad de sentir el olor de su madre o de sentir el calor corporal de mamá; lo que da como resultado una sensación de seguridad y tranquilidad al bebé. Pero, ¿qué pasa cuando el bebé utiliza el pecho como sustituto del chupete?

Es cierto que los bebés humanos (y, en general, todos los mamíferos) nacen con la necesidad biológica de succionar el pecho de su madre. Pero no siempre será posible que una madre pueda tener al bebé en brazos, y menos prendidos del pecho, por lo que se pueden hacer algunas cosas para ayudarlo a reconfortarlo cuando no tengan necesidad de tomar leche materna.

Ofrecer el pecho al bebé cuando no sea porque quiere alimento puede acostumbrarlo mal FENTE: pixabay.com

Ofrecer el pecho al bebé cuando no sea porque quiere alimento puede acostumbrarlo mal
FENTE: pixabay.com

El momento más difícil en el que los bebés pueden utilizar el pecho como sustituto del bebé es al final de la tarde, cuando ya tienen cansancio acumulado por toda la actividad del día y parece que lloran sin razón. En este caso, en vez de darle el pecho y que tome un poco y luego se suelten, puedes ayudarlo a liberar sus tensiones dándole un baño tibio, dándole masajes, escuchando música suave o cantándole una canción. La idea es reconfortarlo con algo que sea diferente a la succión del pecho.

Otro momento complicado se presenta durante la noche, el bebé tiene un estómago pequeño y necesitará alimentarse constantemente, lo hará durante la noche y de madrugada, aunque conforme vaya creciendo irá dejando las tomas nocturnas para dormir toda la noche. Pero, a veces, el bebé se despierta más de la cuenta y no necesariamente para alimentarse, y nuevamente necesita reconfortarse para poder conciliar el sueño nuevamente. Si se despierta hambriento y llorando, se le puede alimentar con el pecho rápidamente y con ello saciará su hambre, pero si se despierta llorando porque no puede dormir, lo mejor es calmarlo, acunándolo en tus brazos y cantándole una canción suavemente, pero manteniendo tu pecho lejos de él. Esto de acunarlo y cantarle es muy bueno,  si además le ofrecemos el chupete mientras lo tenemos en brazos y en contacto con él. De esta forma, además, se acostumbrará y entenderá que lo que no tiene es hambre, sino un desvelo que no le permite dormir.

El chupete calmante Avent de 0 a 3 meses, actúa como relajante para el bebé, ya que imita la succión en el pecho FUENTE: chupetitos.com

El chupete calmante Avent de 0 a 3 meses, actúa como relajante para el bebé, ya que imita la succión en el pecho
FUENTE: chupetitos.com

Para ello, puedes echar mano del chupete calmante Avent de 0 a 3 meses, que actúa como relajante para el bebé, ya que imita la succión en el pecho. En la web de Chupetitos, lo tienen disponible en diferentes colores y, ahora, con un 40% de descuento. Este chupete es de una sola pieza y tiene un bonito diseño de un oso, como podéis ver en la fotografía. Su escudo flexible se adapta cómodamente a la cara de los bebés de hasta 3 meses, está realizado en silicona médica y es libre de BPA.

¿Sabíais que uno de cada dos bebés no toma leche materna en sus primeras horas de vida, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), y aumenta así el riesgo de muerte en el primer mes de vida? Yo me acabo de enterar tras leer el informe que ha hecho Unicef y la verdad es que me he quedado de piedra.

Retrasar la lactancia materna 24 horas o más, incrementa el riesgo de muerte del bebé en un 80% FUENTE: flickr.com

Retrasar la lactancia materna 24 horas o más, incrementa el riesgo de muerte del bebé en un 80%
FUENTE: flickr.com

Según el informe, 77 millones de bebés no reciben los nutrientes, anticuerpos y el contacto con la piel de la madre al nacer y éstos  son esenciales para protegerlos de las enfermedades y de la muerte. Hacer que los bebés esperen demasiado tiempo para tener el primer contacto fundamental con su madre, fuera del útero, disminuye las posibilidades del recién nacido de sobrevivir y limita la producción de leche de la madre.

La lactancia materna entre las 2 y 23 horas después del parto aumenta el riesgo de muerte en los primeros 28 días de vida en un 40%, y retrasarla 24 horas o más, incrementa su riesgo de fallecer en un 80%. A su vez, este dato toma mayor relevancia como una cuestión de vida o muerte si se tiene en cuenta que si se alimentara a todos los bebés solo con leche materna desde el momento en el que nacen hasta los seis meses de edad, se salvarían más de 800.000 vidas cada año.

Y es que cuando se dice que la leche materna es la primera vacuna del bebé, la primera y mejor protección que tiene contra la enfermedad y los trastornos, no se dice en vano. Debido a que casi la mitad de las muertes de niños menores de cinco años son de recién nacidos, la lactancia temprana puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Al amamantar al bebé apenas nace, el contacto entre ambos es fundamental, tanto para el bebé como para su mamá. Recordemos que la primera leche se denomina calostro, un concentrado de anticuerpos y nutrientes. La cantidad que saldrá es muy poca, pero será la justa y necesaria para que el pequeño se encuentre bien alimentado.

Si se alimentara a todos los bebés soóo con leche materna desde el momento en el que nacen hasta los 6 meses de edad, se salvarían más de 800.000 vidas cada año FUENTE: pixabay.com

Si se alimentara a los bebés soló con leche materna desde que nacen hasta los 6 meses de edad, se salvarían más de 800.000 vidas cada año
FUENTE: pixabay.com

Los médicos señalan que el amamantamiento debe ser a libre demanda, el bebé deberá ser alimentado el tiempo que quiera sin ninguna restricción, no se debe esperar a que llore para alimentarlo y se deberán aprender a leer las diferentes señales, por ejemplo, cuando comienza a moverse o a chuparse el dedo poniéndose inquieto. Los primeros meses puede ser que requiera hasta unas 10 tomas al día.

Por tanto, si podéis, no demoréis la lactancia materna más de dos horas. Coged una postura cómoda y relajada, disfrutad del acto de amamantar y estableced un óptimo contacto con vuestro pequeño o pequeña. Será muy beneficioso para ellos. Será una cuestión de vida o muerte. Así de claro nos lo dicen los expertos y así lo constatan aún, desgraciadamente, los datos de mortalidad infantil en el mundo, que siguen siendo alarmantes en muchos sitios del mundo.

¿Diste tú leche materna a tu bebé nada más nacer? ¡Déjanos tu comentario!

Seguramente, muchas de vosotras estáis afrontando la lactancia materna ahora en verano. Y quizá muchas, lo estéis haciendo por primera vez. En verano, la lactancia materna adquiere una especial importancia porque la leche materna es la única fuente de hidratación del recién nacido (de hecho,  la leche materna contiene un 85 % de agua), así que conviene seguir una serie de consejos para hacerla más llevadera.

Una de las primeras cosas que debéis tener en cuenta es que si estáis dando el pecho a vuestro bebé, no es necesario que le deis también agua, mejor esperad hasta los seis meses. El bebé estará suficientemente hidratado con vuestra leche.

La lactancia materna adquiere una especial importancia en verano porque es la principal fuente de hidratación del bebé FUENTE: commons.wikimedia.org

La lactancia materna adquiere una especial importancia en verano porque es la principal fuente de hidratación del bebé
FUENTE: commons.wikimedia.org

Por otro lado, como habréis comprobado, el bebé también suda mucho en esta época debido al calor, por lo que pierde líquido y aumenta el peligro de deshidratación. Para evitar este riesgo, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría recomienda la lactancia a demanda en verano. Es decir, dar el pecho siempre que tu bebé te lo pida y durante todo el tiempo que desee, sin seguir unos horarios fijos para las tomas.

Posiblemente, notaréis que en verano vuestros peques ingieren menos cantidad en cada toma. A menudo lo achacamos a que el calor ha quitado el apetito al recién nacido, pero en realidad la explicación es otra. En esta época, los pequeños necesitan hacer más tomas de menor cantidad, para recuperar el líquido que pierden con la sudoración. Además, tened en cuenta que el primer flujo de leche que sale del pecho es más acuoso, y después se vuelve más denso y nutritivo. Por lo que muchos bebés prefieren tomar solo la primera parte cuando tienen sed y mamar más tiempo en otra toma cuando tienen hambre. Otras veces lo que sucede es que el bebé decide terminar la toma antes de tiempo porque está incómodo o el contacto con el cuerpo de mamá le produce calor.

Para evitar o paliar todas estas situaciones incómodas, yo os recomiendo lo siguiente:

-Buscad un sitio fresquito para dar el pecho, pero sin corrientes de aire directas, especialmente procedentes del aire acondicionado o de los ventiladores.

-Elegid una postura en la que ambos estéis cómodos. No hace falta que siempre sea sentada con el bebé encima de tu cuerpo.

-Para evitar el calor que provoca el contacto directo piel con piel, podéis interponer una muselina de algodón, que es fresquita y favorece la transpiración.

-También es conveniente que el bebé vista la menor ropa posible mientras toma el pecho, ya que al comer aumenta su calor corporal. A menudo es suficiente con dejarlo con el pañal.

Si das el pecho en verano, ingiere mucho más líquido de lo normal FUENTE: pixabay.com

Si das el pecho en verano, ingiere mucho más líquido de lo normal
FUENTE: pixabay.com

Debéis tener en cuenta que, además de la deshidratación que provocan las altas temperaturas, la producción de leche materna también consume una cantidad de agua considerable de las reservas de vuestro organismo. Por esa razón, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria recomienda que las mujeres que dan el pecho beban más líquido, como mínimo 2,5 litros diarios. Pero no hace falta que sea siempre agua: también podéis beber leche, zumos de frutas, infusiones, etc. Eso sí, en verano y durante el resto del año debéis evitar el tabaco y el alcohol mientras dais el pecho y es conveniente que sigáis una dieta equilibrada con muchas frutas y verduras, para que la producción de leche sea a correcta.

Por ultimo, si habéis optado por la lactancia materna con biberón o la lactancia mixta, tened en cuenta que la leche que os extraigáis se estropea mucho más rápido con el calor. Después de usar el extractor de leche, es conveniente que pongáis la leche en un recipiente de conservación de leche materna y la guardéis inmediatamente en la nevera o el congelador, en función de si vais a usarla en las próximas ocho horas o más tarde.

¡Feliz lactancia materna, también en verano!

Suele ser bastante habitual que las mamás recientes, sobre todo si son primerizas, sientan cierto temor ante la duda si su bebé se está alimentado de forma adecuada. Son muchas las madres que se quejan de que su pecho no produce toda la leche que su bebé necesita. Y en ese proceso, recurrimos a remedios caseros que sirven de poco, cuando la solución es mucho más sencilla.

En primer lugar, es necesario entender que tu peque te va a pedir siempre que lo necesite y si tiene un comportamiento normal, llora lo justo y duerme plácidamente, es porque está bien satisfecho. Eso, nos tiene que quedar claro.

Tu pecho puede producir leche materna desde el primer día siguiendo unos simples consejos FUENTE: en.wikipeia.org

Tu pecho puede producir leche materna desde el primer día siguiendo unos simples consejos
FUENTE: en.wikipeia.org

Como siempre, tu ginecólogo o tu matrona serán los especialistas más adecuados para darte toda la información que necesites, aunque existen algunos consejos que te pueden servir para que la producción de leche materna sea constante. ¿Quieres conocerlos? Te los voy a dar desde la experiencia propia, porque a mi me funcionaron en su día.

  • Es necesario que le des de mamar a tu bebé nada más nacer, de esta forma estará totalmente predispuesto y entrenado para agarrarse bien al pecho.
  • Aliméntale de día y de noche. Durante las primeras semanas realizará tomas entre 8 y 10 veces al día y esto hará que tu pecho no deje de producir leche. Es como una especie de entrenamiento para las mamas.
  • Permanece atenta a que el bebé succione de la forma correcta. Que lo haga mal, además de no alimentarse bien y frenar la producción de leche, también puede provocarte otros problemas como grietas o heridas molestas en el pecho. Además, de que el bebé coja aire y tenga cólicos.
  • Antes de pasar al otro pecho, asegúrate que has vaciado el primero. Si lo haces así tu bebé se alimentará mucho mejor y, además, el pecho producirá leche con más eficacia.
  • La leche siempre a demanda. Cada vez que te pida y según su propio ritmo. Cada criatura es un mundo y tiene unas necesidades distintas. Pero, es bueno hacerle caso y darle el pecho cuando lo requiera.
Chupete para bebés de 0 a 6 meses de NIP FUENTE: chupetitos.com

Chupete para bebés de 0 a 6 meses de NIP
FUENTE: chupetitos.com

  • Dale de vez en cuando el chupete. Sobre todo, si quiere coger el sueño o está un poco inquieto. La succión le ayudará a saber que es momento de relajarse y asociará esa situación a cuando tú le des después el pecho. No hace falta que os recuerde que en Chupetitos tenéis miles de modelos de chupetes de 0 a 6 meses, incluso personalizados con el nombre de vuestro bebé, que os vendrán muy bien.
  • Come bien y descansa siempre que puedas. Tu leche agradecerá que lleves una alimentación correcta y que aproveches algunos ratitos para descansar, especialmente cuando el peque está dormido.

No convine olvidar en ningún momento que el pecho es más que alimento. La succión les tranquiliza y, por tanto, si tu bebé no siempre pide el pecho porque tenga hambre, sino porque tal vez sólo necesite unos minutos de contacto piel con piel, no se los niegues. No hay cosa  más bonita en este mundo que amamantar a un hijo o una hija. ¡Espero que te sirva de ayuda!

¡Vaya, vaya, lo que acabo de descubrir para los bebés recién nacidos! :D :D :D Un biberón anticólicos apto desde los 0 meses, de la marca MAM, que en su interior incluye una sorpresa: un chupete, también apto para bebés de 0 a 2 meses. ¿Puede haber pack más completo que éste?

Os cuento cosas sobre ello porque, de verdad, me parece una gran idea. MAM es una empresa líder en el diseño y desarrollo de chupetes, biberones y todo tipo de accesorios de puericultura ligera. Todos los productos ofrecidos por esta marca están desarrollados conjuntamente con un grupo de expertos y especialistas, parteras, psicólogos, diseñadores, profesionales de la salud, etc. El biberón anticólicos MAM con chupete para bebés, es un innovador biberón que permite reducir la incidencia de los cólicos del lactante recién nacido hasta en un 80%.

Mi primer biberón anticólicos MAM + Chupete recién nacido FUENTE: chupetitos.com

Mi primer biberón anticólicos MAM + Chupete recién nacido
FUENTE: chupetitos.com

Contiene una innovadora válvula anti cólicos que regula el flujo de succión del bebé facilitando que se realice una toma tranquila y rítmica. Se presenta en un formato de tamaño de 130 ml. y tiene una tetina de silicona extra suave (la más suave que existe) para propiciar una lactancia agradable e impedir que el bebé trague aire al succionar. ¡Ah! ¡ Y comprobado! La tetina no coge olores ni sabores. Si me ha gustado más que otros es porque este biberón anticólicos MAM para recién nacido se adapta genial a aquellos bebés que por cuestiones diversas no pueden disfrutar de la lactancia materna tras el parto y deben ser alimentados con leche de fórmula desde el primer día. He de decir, además, que este biberón se ha fabricado evitando la inclusión de bisfenol A, que como ya sabemos, existen varios estudios que muestran los posibles riesgos que esta sustancia plastificante puede ocasionar a la salud de los bebés.

El biberón anticólicos MAM para recién nacido se desmonta en su totalidad para facilitar su higienización, y también incluye un protector de tetina que permite aislarla de los gérmenes presentes en el ambiente. Su precio en Chupetitos es de 4,90 euros, IVA incluido, con el chupete de 0 a 2 meses, incluido.

Tengo una amiga que ya lo ha probado y por eso os cuento todo esto, porque creo que os puede ser de mucha utilidad si tenéis un bebé recién nacido al que debéis alimentar con biberón. Yo, desde luego, si tuviera que volver atrás no me lo pensaba y compraba este biberón anticólicos MAM directamente. ¡Ojalá lo hubiera descubierto hace unos años!